Autor Tema: OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA  (Leído 8142 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado CORONEL MORTIMER

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 2943
  • Agradecimientos: 77
  • El Spaguetti Western mejor a la Carbonara...
    • lamuerteteniaunblog.blogspot.com
OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« en: 13 de Octubre de 2011, 11:02:27 am »

Hoy vamos a rescatar otro clasicazo de nuestra infancia: LAS PISTOLITAS DE PETARDOS Y OTRAS TERRIBLES Y DEVASTADORAS ARMAS que inevitablemente, tras el quinto o sexto disparo provocaban que nuestros progenitores nos diesen una torta bien dada en la cara.



En este breve recorrido empezaremos por las más sofisticadas: las pistolitas de petardos que venían en un blíster de papel y plástico con ominosos dibujos.
Hechas de metal macizo las primeras y de plástico las más modernas, su principio era básico: tenían una especie de salientes en los que se acoplaba una balita con una laminilla de pólvora que inexorablemente era golpeada por un percutor haciendo saltar una divertida chispa sonora que iba seguida de un horrible e inconfundible pestazo acre a pólvora...
Las había que permitían una sola balita y las había con capacidad para todo un cargador de petardos cual ruleta de la violencia. En ocasiones el presupuesto no nos daba para recambios (que se vendían en cualquier añejo quiosco) y nos veíamos obligados a buscar por el suelo algún petardito que algún incauto hubiese dejado caer... ¿quién no ha cogido del suelo uno de estos petardos y ha comprobado si le quedaba pólvora?...



Degraciadamente, era difícil tener tan peligrosa arma y guardar para luego los petardos, y es que era muy sugerente el sentirse un fuera de la ley y no disparar cada minuto a más tardar... mientras antes gastásemos los petardos antes buscábamos presupuesto para recambios, y así se cumplía tan mayestático designio...
La evolución llegó también a las pistolitas y se fabricaron dardos a los que se les acoplaba los petardos en la punta, de tal modo que estallaban al hacer contacto con una superficie dura... todo un alarde de la ciencia, señores.
Sea como fuere, este juguete de nuestra infancia enfebreció las calenturientas mentes de toda una generación, que fantaseaba con ser un criminal, un policía o simplemente un loco que iba descargando tiros a diestro y siniestro por la calle. Inevitablemente, la torta de nuestros padres cuando el ambiente estaba demasiado cargado de pólvora acababa con nuestra fantasiosa historia, dándonos de bruces en una realidad en que las armas las carga el diablo y son más peligrosas que una simple reproducción de metal.



La siguiente parada por nuestro recorrido posiblemente os haga estremecer de nostalgia... se trata ni más ni menos que de los tirachinas hechos con palillos de la ropa, una tabla y gomillas (preferentemente de cámaras de neumáticos, que eran más resistentes).
En la simpleza de esta terrible arma está su gracia. Fácil de realizar, con materiales baratos y fáciles de encontrar, las pistolas de palillos eran un arma bestial si se tuneaban, ya que si utilizabas el alambre que traían los palitos para reforzar la gomilla los resultados eran devastadores. Los había manitas que hacían las pistolas de dos, tres y hasta cuatro disparos, siempre dependiendo del ancho de la tabla, hasta el punto que no había un Dios que levantase semejante peso. Los tirachinas de palillos eran rápidamente confiscados por nuestros mayores, sabedores de que aquello podía acabar en tragedia...

Mención especial para los tirachinas hechos con alambre de colchones tirados, aunque por desgracia no he podido encontrar ninguna foto. Básicamente lo que se hacía era desmontar los engarces de los alambres de los colchones, que tras una breve torsión quedaban abiertos en forma de V y con dos dobleces para meter la gomilla... fácil de realizar y terriblemente efectivo, señores. Sin embargo sí he encontrado imágenes del tirachinas realizado con una botella y un globo, que a la postre resultaba incluso más letal...



Sus ingredientes eran básicos: una botella de plástico a la que cortábamos un poco por debajo de la boquilla y un globo resistente de los de toda la vida, que se ajustaba a la boca de la botella. Dentro del globo se metía el proyectil, se estiraba el globo y al soltarlo la diversión y la matanza estaban aseguradas... como anécdota diré que un primo mío le pegó en todo el ojo a mi abuela con un hueso de dátil... afortunadamente no perdió el ojo, pero mi primo perdió el tirachinas y su padre las huellas dactilares de la mano...

Hasta aquí este breve recorrido por las armas de nuestra infancia; omitidas quedan otras como los arcos hechos con ramas de adelfa y las pistolitas también de aldelfa que se hacían en los pueblos, que requerían bastante técnica y buen hacer. Las hondas son demasiado peligrosas siquiera para hablar de ellas... no para los demás, sino para nosotros y es que quien no se ha pegado a sí mismo con una honda...

EN DEFINITIVA, TODA UNA MUESTRA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA CAÑÍ Y UN EJEMPLO DE QUE LA IMAGINACIÓN ES EL MEJOR DE LOS JUGUETES...



Desconectado zappamacias

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 17676
  • Agradecimientos: 627
    • Discos Pat
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #1 en: 13 de Octubre de 2011, 11:18:47 am »
Yo hacía algo muy parecido a esto:

Pinza Pistola

Desconectado Boqueroni di Málaga

  • No puedo vivir sin Sinfomusic
  • *******
  • Mensajes: 7850
  • Agradecimientos: 270
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #2 en: 13 de Octubre de 2011, 11:26:16 am »
Ní de focos en el portal de mi bloque que he roto yo con el tirachinas del globo ;D...¡y la de ostias que me dio mi padre! ;D

La que ha puesto Fran también era letal. :armado:

Desconectado RAMJUR

  • No puedo vivir sin Sinfomusic
  • *******
  • Mensajes: 6064
  • Agradecimientos: 281
  • ¿Te gusta el Rock and Roll?
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #3 en: 13 de Octubre de 2011, 11:30:36 am »
lo mio era esto


horquilla de rama de arbol, gomas de cámaras de ruedas cortadas y atadas con hilo de cobre, y el soporte del proyectil (una piedra) hecho de material de zapato viejo (cuero generalmente) ¡eso era reciclaje!

y hala a cazar gorriones (los coñazo-ecologistas de hoy me hubieran metido en la carcel)  ;D
Eres mas raro que un punteo de los Ramones

              

Desconectado CORONEL MORTIMER

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 2943
  • Agradecimientos: 77
  • El Spaguetti Western mejor a la Carbonara...
    • lamuerteteniaunblog.blogspot.com
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #4 en: 13 de Octubre de 2011, 11:43:44 am »
Yo hacía algo muy parecido a esto:

Pinza Pistola


Es que tu siempre has sido un violento...  ;D ;D ;D :metralla: :metralla:

Desconectado CORONEL MORTIMER

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 2943
  • Agradecimientos: 77
  • El Spaguetti Western mejor a la Carbonara...
    • lamuerteteniaunblog.blogspot.com
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #5 en: 13 de Octubre de 2011, 11:44:57 am »
lo mio era esto


horquilla de rama de arbol, gomas de cámaras de ruedas cortadas y atadas con hilo de cobre, y el soporte del proyectil (una piedra) hecho de material de zapato viejo (cuero generalmente) ¡eso era reciclaje!

y hala a cazar gorriones (los coñazo-ecologistas de hoy me hubieran metido en la carcel)  ;D

Es que tu eras el de Bricomanía...  :explosivo:

Desconectado eliade

  • Profundizando en Sinfomusic
  • ****
  • Mensajes: 1340
  • Agradecimientos: 136
  • Me, I'm just a lawnmower...
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #6 en: 13 de Octubre de 2011, 20:27:40 pm »
Recuerdo, sin apenas nostalgia, cierta práctica violenta que se llevaba a cabo en época escolar, sobre el quinto curso de la primaria de antes (mediados los setenta). Viene a cuento, porque para poder llevarla a cabo era necesaria el arma primigenia: las manos.
Durante una larga temporada, en cualquier momento, lugar y circunstancia podías recibir un golpe seco, cual latigazo, no ya en el bajo vientre sino que en los huevos directamente. El golpe daba inicio a una situación bastante grotesca: el agredido manifestaba el dolor retorciéndose y ululando, doblando las rodillas y deseando que el calentón durase lo menos posible, mientras que el autor  material y los presentes vitoreaban la causa y al causante, desternillándose ante el grotesco danzante dolorido. Los roles se alternaban más o menos justamente y jamás se discriminó a nadie, que yo sepa, por razones de raza o religión. Sí por razones de sexo, dada la absoluta ausencia de educación en igualdad de género en aquellos tiempos.
Nunca supe a que respondía semejante salvajada, ni que mecanismo neuronal permitía mantener la amistad de quién te machacaba sistemáticamente los testículos. La cuestión es que aquello se convirtió en algo absolutamente normal y nadie se extrañaba de vernos recorrer los pasillos con el torso enganchado a la pared.

Existía otra práctica, quizás menos frecuente, pero sin duda mucho más refinada y que necesitaba de la absoluta falta de escrúpulos del agresor. Este, en un alarde de precisión y velocidad, estrujaba con la mano los testículos del agredido, gritando imperativamente: SILBA!!!, SILBA!!!....

Ay, qué tiempos aquellos…

Desconectado mellotron

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 1528
  • Agradecimientos: 140
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #7 en: 13 de Octubre de 2011, 21:20:08 pm »
Los seres humanos de raza masculina en periodo adolescente son (hemos sido) una subespecie de dificil clasificación.

Y sí, yo también recuerdo habermos machado los huevos y ver al deshuevado con los ojos llorosos de dolor y descojonado de risa ... mira! igual viene de ahí el vocablo  ;D

Desconectado Joselu Bornerman

  • Profundizando en Sinfomusic
  • ****
  • Mensajes: 544
  • Agradecimientos: 25
Re:OBJETOS IMPOSIBLES: LAS ARMAS DE NUESTRA INFANCIA
« Respuesta #8 en: 13 de Octubre de 2011, 21:48:52 pm »
Mi arma de destrucción masiva, era un boli bic, el cual se ponia en la calefacción, para que se curvara en forma de L, y así poder masacrar con arroz, a los de los pupitres de al lado, mientras tenias controlado en todo momento al profesor, recuerdo que mi madre siempre estaba extrañada, de la cantidad de arroz que se gastaba en mi casa.