Inicio Revisiones A-Z B Blackfield – “Welcome To My DNA” (2011)
Miércoles, 06 de Abril de 2011 18:23

Blackfield – “Welcome To My DNA” (2011)

por  jordi costa
Valora este disco
(10 votos)

Ya tenemos aquí la tercera entrega del proyecto llamado Blackfield. El prolífico músico y alma mater de Porcupine Tree, Steve Wilson, se une una vez más con uno de los artistas más polémicos y a la vez más geniales de Israel, Aviv Geffen (por si alguien todavía no lo sabía). En este Welcome To My DNA, Balckfield se entrega un poco más a las melodías más puras. El sonido del grupo ha ido evolucionando desde una versión depurada de Porcupine Tree a otra capaz de generar un perfecto art-pop de bellísima factura. La forma que dan a los nuevos temas se mueve por terrenos más sinfónicos, con arreglos orquestales de gran delicadeza y tono, como siempre, melancólico. El disco es una auténtica obra de arte de la arquitectura musical, creada por dos expertos artesanos del sonido extremadamente perfeccionistas, en busca constante de la emoción sensorial. Son 11 temas que van entre los 3 minutos a los 5, un disco relativamente corto pero intenso.

“Glass House” es el single de este nuevo álbum y no deja nada indiferente, una melodía de potente carga emocional mezclada con arreglos de cuerda y teclados lejanos, con un medio tiempo fuerte. “Go To Hell”, como su nombre indica es una de la piezas más agresivas, con solo tres frases que se repiten y el trazo típico de la guitarra rítmica de Steve Wilson. “Rising Of The Tide” define bien el estilo de la banda. Un tema que se desenvuelve en terrenos semi-acústicos y que se crece al final con una excelente sección orquestal. “Waving” recuerda Blackfield II, porque la intensidad de la composición se funde perfectamente con las voces y los arreglos, con un ritmo, en este caso, de velocidad contenida. “Far Away” es una pequeña canción acústica con la misma firma estilística de las anteriores. “Dissolving With The Night” es hipnótica, con unas voces y una constante adición de capas musicales. Los tema en general hablan de infancias recordadas, supongo, que con una cierta melancolía y de controversias no resueltas como el tema “Blood”. Este potente paréntesis dentro del álbum da quizá un toque de agresividad al trabajo y de cambio de registro, una pieza de Aviv Geffen donde denuncia el eterno conflicto palestino-israelita. “On The Plane” son junto con “Oxygen” dos momentos de un corte pop perfecto. Trevor Horn se encarga de producir esta última y la verdad es que se nota (no hay manera que este hombre se aleje de las voces distorsionadas). “Zigota” es cien por cien Porcupine Tree, con un filo mucho más cortante y una guitarra eléctrica que hasta ahora no se había escuchado. “DNA” cierra el trabajo con una canción que se divide en dos, una acústica y otra orquestal, todo ello aliñado con una fantástica melodía perfectamente expresada por las dos voces.

El disco es quizás un paso grande hacia el reconocimiento de Blackfield como un proyecto serio e independiente, fuera de la fuerte orbita Porcupine. De todas maneras el sello sigue estando ahí y todos los que disfrutamos de este estilo nos encanta que haya cosa para consumir como Welcome To My DNA.

Jordi Costa

Login to post comments