Tienda de rock progresivo

Inicio Artículos Biografías Biografía de Mike Oldfield (parte 3)
Domingo, 27 de Marzo de 2011 20:08

Biografía de Mike Oldfield (parte 3)

por  Grimble
6. La edad de bronce

La década de los 90 comienza para el artista con un nuevo proceso de terapia a lo largo de casi un año. También pasó por el trance de su segunda separación, que en sus propias palabras fue su peor momento al margen de sus ataques. En marzo de 1991conocía a Rosa Suárez, gallega con la que mantuvo una relación; ambos, acompañados por Tom Newman, viajaron a  A Coruña y en una fiesta privada Mike Oldfield pudo empaparse de la tradición celta del noroeste peninsular viendo actuar al grupo folk Luar na lubre, el guitarrista incluso se animó a tocar con ellos para sorpresa de todos los asistentes, entre los que también se encontraba el gran Emilio Cao. Incluso pidió a Bieito Romero que le encargase una gaita confeccionada por la familia Seivane. Todos estos acontecimientos desembocaría en un futuro trabajo del músico inglés.
Ya liberado del contrato con Virgin es cuando se plantea crear la segunda parte de su popular obra y para ello decide contar con el productor Trevor Horn, además de Tom Newman. Este hecho pudo ser una especie de venganza hacia Virgin, pero también es una manera de querer empezar una nueva etapa, ahora en la Warner, con buen pie. De hecho no queda excesivamente claro este punto ya que en su autobiografía nos revela que llegó a ofrecer el proyecto a Virgin, claro que también tendría que ver el hecho de que en esos momentos estaba siendo absorbida por EMI.


Trevor Horn vivía en Los Angeles, así que en parte por dicho motivo, en parte para evitar impuestos allá se fue Mike, instalándose en 90210 de Beverly Hills... igualito que la serie.
Mike Oldfield nos habla de que el trabajo junto a Trevor fue muy agaradable, lo que unido a su terapia le ayudaron a llevar de manera positiva su divorcio... Sensación de vivir...
Tubular Bells II, fue un nuevo boom comercial y además, para disfrute de sus seguidores, no exento de calidad, si bien seguía el esquema casi a pies juntillas, de su Opus 1, quizá la parte que más diferenciaba un trabajo de otro era la interpretada por las bandas de gaitas; Scots Pipe Band y Celtic Bevy band en la pieza llamada “Tatto”.
Poco después de la salida del disco se realizaba un magnífico evento como presentación del nuevo trabajo. El 4 de septiembre de 1992 se interpretaba al completo Tubular Bells II en el castillo de Edimburgo, con una asistencia masiva. La recaudación se destinó a la fundación creada por los Príncipes de Gales.
Se editó, entre otros, un single que contenía una versión ambient de “Sentinel”, a cargo de The Orb. Y también editado en este formato aparecia “Silent night”, versión del famoso villancico a cargo de Mike Oldfield.


Aprovechando el filón Virgin editaba un recopilatorio llamado Elements, en forma de caja cuádruple y tambien como cd sencillo, llegando a un acuerdo con Warner para que les permitiesen incluir  “Sentinel”.


El 1 de marzo de 1993 comenzaba después de largo tiempo sin salir, una enorme gira mundial cuyo primer concierto fue en el Carnegie Hall de Nueva York. Por supuesto la gira también llegó a Europa y en España se pudo disfrutar en diversos lugares; los consabidos Madrid y Barcelona, Oviedo, Vigo y Málaga. El bis en dicha gira solía estar formado por “Orabidoo” de Five miles out y “The Bell”.
La inspiración para el siguiente trabajo vendría de la aficción de Mike por la ciencia ficción, especialmente por 2001, una odisea del espacio, film de Stanley Kubrick guionizada y novelada por Arthur C. Clarke, quien había escrito previamente un relato llamado “El Centinela” sobre el que se basó el cineasta neoyorquino. Seguramente quien reseñe Tubular Bells nos comentará algo acerca de la relación entre disco y película, a nosotros ahora nos interesa un libro publicado por Arthur C. Clarke llamado Cánticos de la lejana Tierra, el cual sin ser de los mejores que ha escrito el autor británico sí que atrapó al guitarrista por los ambientes que lograba transmitir. El propio músico viajó a Sri Lanka, donde vivía el escritor, para conocerlo en persona aunque la estancia fue breve dado que el músico se puso enfermo.
El disco sorprendió a los seguidores por su alto componente electrónico. Personalmente opino que consiguió crear algo nuevo respecto a su carrera, y además de gran calidad.
Si alguien creía que Mike se había olvidado de la creación audiovisual desde The Wind Chimes estaba equivocado. Por esta época se interesa por la creación 3D  y se hace con un equipo llamado Silicon Graphics workstation, y ayudado por dos asistentes crea un entorno interactivo que acompaña la música de The songs of distant Earth. ¿Problema? Solo podían disfrutarlo los usuarios de Mac...
En noviembre de 1994 se puso a la venta, con una presentación en el planetario de Londres, hecho que repetiría más tarde en el planetario de Madrid.


Influenciado por aquella estancia en A Coruña y el éxito del que gozaba en ese momento la música celta se editaba en 1996 Voyager, que se abría con un tema de Bieito Romero de Luar na Lubre llamado “O son do ar” o “The song of the sun” en la versión oldfieldiana. La intención de este disco podría remitirnos a un ya lejano QE2, aunque el resultado final es de un sonido quizás demasiado artificial para la música que se interpretaba. En cualquier caso el disco terminaba con una joyita sinfónica titulada “Mont St. Michel” que muchos deseamos fuese el camino a seguir por el músico y lo siguió pero con un rodeo de unos 12 años que terminó con las esperanzas de muchos.

El contrato con Warner era por tres discos así que tocaba renovar o cambiar de aires. Se optó por lo primero y ya que empezar nueva etapa con un Tubular Bells II había funcionado a la perfección ¿Por qué no hacerlo ahora con un Tubular Bells III?


Rosa Cedrón en la presentación de TB III

Es por esta época cuando se muda a Ibiza, protagonizando alguna que otra anécdota local como la noche que estampó un mercedes contra un árbol por conducir bajo los efectos del alcohol.
La tercera parte de las “Campanas tubulares” se publica a lo largo de 1998. Grabado en gran parte en su estudio de Ibiza entre diciembre del ´96 y marzo del ´98, todavía siguió trabajando en él cuando volvió al Reino Unido, entre abril y junio del ´98. En el recopilatorio XXV ya se nos daba una pequeña muestra de TB III. Se trata de un disco un tanto disperso que rompe con la estructura de las partes precedentes, echando mano incluso de ideas de su etapa pop. Se rodea de numerosas cantantes, entre ellas Rosa Cedrón, de Luar na Lubre. Y el hecho de que dos de las vocalistas, Cara y Amar, vengan del sello Blanco y Negro nos da indicios de que caminos seguiría su música.
La presentación del nuevo disco se efectuó en el Horseguards Parade de Londres el 4 de septiembre de 1998, en un concierto estropeado por la lluvia, aunque el espectáculo fue magnífico.
A este disco le siguió casi inmediatamente Guitars, editado en el ´99. Un disco donde Mike Oldfield pretende mostrar todas las capacidades de la guitarra gracias a la tecnología midi. Es un disco muy interesante pero que, en mi opinión, lo que le hace perder puntos es el sonido general de la mezcla. En cualquier caso se trataba de una obra que daba esperanzas para algo “más grande”.



En 1999 comenzaba también el “Then & Now Tour", una gira que constó de 63 actuaciones y que lo llevó a actuar por primera vez en el bloque de los  países del Este. En España, quien esto escribe pudo disfrutar del concierto dado en A Coruña, en un evento gratuito con motivo del Xacobeo que reunió, dicen algunos, a unas 150.000 personas en la playa de Santa Ana. Seguramente no todos serían fans del de Reading, en primer lugar pudimos disfrutar de Luar na Lubre, en una actuación donde se le vió muy motivados, quizá debido a que “jugaban en casa” y sin duda fue lo mejor de la noche. Siguió el grupo pop (algunos dicen celta) The Corrs y por fin el esperado Mike Oldfield; el concierto se nutría básicamente de sus últimos trabajos, destacando personalmente, las interpretaciones correspondientes a The songs of distant earth. Rosa Cedrón volvió a subir al escenario para interpretar su parte en “The Inner Child”. Incluso hubo un pequeño guiño al pasado interpretando un fragmento de “Ommadawn” sin embargo aquí no se le veía cómodo tocando, sin embargo al margen de esto a algunos nos hizo pensar en como hubiese sido un Ommadawn II... pero bueno, por si acaso, mejor dejar las cosas como están ¿no?


1999 aún vería otro trabajo del músico inglés. En este año todos quisieron darse prisa para aprovechar el filón que suponía el cambio de milenio, además de los intensos debates de si esto se producía en 1999 o en 2000... como las navidades, que ahora empiezan meses antes... Se le ofreció la posibilidad de realizar un espectáculo para tal ocasión en Berlín en el Siegessäule  y Mike Oldfield se puso a trabajar inmediatamente en The Millenium Bell. Al evento acudieron unas 100.000 personas, aunque se habla que como consecuencia del show las calles berlinesas se vieron inundadas por un millón de curiosos, y Mike quedó encantado con el espectáculo y como este se había integrado en la ciudad alemana. El disco intenta reflejar 2000 años de historia, pero dejaremos para su correspondiente reseña como intentó plasmarlo.


Se terminaba el contrato con Warner y por sorpresa, Mike firma con Warner Spain para la publicación de dos discos, aunque se habla de que en principio iban a ser tres. Esta claro que se quería explotar el lado ibizenco y en 2002 salía a la venta Tr3s Lunas, cuya música se puede describir como el chill out visto por Mike Oldfield. De nuevo hace gala de su pasión por el entorno audiovisual ya que este trabajo incluía MusicVR-3D un videojuego que nos mostraba otra vuelta de tuerca al aspecto interactivo de la música. Esta idea del videojuego estuvo influida por el conocimiento de Mike del juego Myst, en el cual, por cierto, participó Peter Gabriel componiendo algún tema. Realmente, hablando de este trabajo, se le da más importancia al juego que a la música y leyendo as palabras del músico este habla de creación de videojuego y no de una obra musical. Por tanto lo correcto quizá debería decir música que acompaña al juego.
La presentación tuvo lugar en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia y los ingresos por las ventas no superaron el coste del proyecto. Sin embargo Mike Oldfield se muestra más que satisfecho con la idea y el resultado final.
En 2003 se cumplían 30 años de su obra más conocida con lo cual el músico aprovechó para regrabar la obra maestra prácticamente nota por nota pero con los avances técnicos de los que disponemos hoy en día, además de dividir ambas suites en diferentes cortes cada uno con su título. Mike Oldfield siempre hablaba de pulir cosas con las que no estaba contento de la obra original, pero esta claro que, al menos en el corazón de los fans, el primer amor es el que permanece. Más interesante sería el lanzamiento en 2009, tras cumplirse el 35º aniversario, de una caja que contenía además de un amplio libro, la edición en vinilo y cd de la mezcla original, una nueva mezcla realizada por Mike Oldfield, además de la maqueta y una mezcla en 5.1. Un auténtico goce de edición.
Tubular Bells 2003 fue el último disco con Warner España y hasta 2005 no habría nuevo disco.


Tras fichar por Universal publica en 2005 un cd doble llamado Light + Shade que efectivamente, como si de un Jedi se tratase contenía lo mejor y peor que había hecho el músico desde que se fue de Virgin. Siguen escuchándose en Light esos ambientes chill out pero al menos ahora se intuye cierta intención de contenido y no de sonido “vacuo”, resultando un disco muy disfrutable. Al contrario que Shade, un disco disperso en el que da rienda a la vertiente más tecnochunga.
En 2006 nuevo recopilatorio, esta vez triple, llamado The Platinum Collection. Y a finales del mismo año participa en el festival Nokia Night of the Proms, donde realiza una serie de miniconciertos a lo largo de una semana en Alemania.
Tras publicar en 2007 Changeling, su autobiografía, la cual a día de hoy permanece inédita en castellano, volvió a participar en Nokia Night of the proms, pero esta vez el lugar donde se celebró tal festival fue en España, actuando en Valencia el día 30 de marzo y el 31 en Madrid.
Maggie Reilly where are you?

Y por fin, después de un gran rodeo como he mencionado anteriormente, se publicaba un 17 de marzo de 2008, Music of the Spheres. Un disco de corte clásico, en la línea del tema de Voyager, “Mont St. Michel” y donde contaba con un viejo conocido, Karl Jenkins, ayudándole en las labores de orquestación y producción, además de la inclusión de dos importantes figuras del mundo clásico, el pianista Lang Lang y la voz de Hayley Westenra. Un disco que, a pesar de sus guiños al pasado, nos devolvía a un Mike Oldfield grande. La obra se presentó en el Guggenheim de Bilbao el 7 de marzo con la Euskadiko Orkestra Sinfonikoa, con gran éxito tanto crítico como de público... La obra llegó a ocupar el puesto nº1 en las lista bitánica de música clásica.
...Y desde entonces nada nuevo, tan solo las fantásticas reediciones que esta llevando a cabo el sello Universal/Mercury de las cuales llevan hasta ahora sus tres primeros trabajos, aunque ya se anuncia/rumorea nuevas reediciones para mediados del presente año.


Ahora vive en las Bahamas, con su mujer Fanny y sus hijos y dice sentirse bien y sin necesidad de crear nada nuevo, lo cual me parece, después de su último disco un gran cierre a una gran carrera.
Hasta aquí este repaso a la vida y obra de un músico al que seguro que muchos apreciamos por más de un motivo. Humildemente creo que es sin dudas uno de los más grandes en esto de la “música popular” y por fin tiene su merecido sitio en esta Sinfopedia que comienza.


Obras consultadas:
Mike oldfield – José Cantos (Cátedra)
Changeling – Mike Oldfield  (Virgin Books)
Tubular Bells – Mark Paytress (Universal)
www.mike-oldfield.es
www.mikeoldfieldblog.com
Login to post comments

El CD en sí, empieza con una instrumental

<a href="http://sinfomusic.net/portal/images/stories/revisiones_discos/argent encore.gif" id="mb2" class="s5mb" title="camel"> <img src="http://sinfomusic.net/portal/images/stories/revisiones_discos/argent encore.gif" class="boxed" alt="" /> </a> <div class="s5_multibox mb2">Multiple Image #1. It can support <strong>html</strong>.</div>












El CD en sí, empieza con una instrumental y con la narración de Orson Welles, donde nos explica más o menos el tema del poema de Poe:

 

“Un sueño dentro de un sueño”, que es homónimo al título del tema ("A dream within a dream") y que acaba con los dos últimos versos de la primera estrofa del    poema: “All that we see or seem, is but a dream within a dream” (Todo lo que nosotros vemos o parecemos, es solo un sueño dentro d eun sueño).

Login al portal

Noticias de actualidad

Publicar o ver todas las noticias...

Biografías destacadas

Publicar o ver todas las biografías...

Reportajes especiales

Publicar o ver todos los reportajes...

Otras artes

Publicar o ver todos los artículos..

Usuarios en línea

Tenemos 289 invitados conectado(s)

Síguenos en...