Inicio Revisiones A-Z O Mike Oldfield - Hergest Ridge (1974)
Sábado, 19 de Marzo de 2011 11:57

Mike Oldfield - Hergest Ridge (1974)

por  MrBrain
Valora este disco
(18 votos)
Debo empezar esta reseña diciendo que sólo tengo 3 discos de Mike Oldfield: Tubular Bells, Hergest Ridge y Ommadawn. Tubular Bells es un disco que descubrí de pequeño escuchándolo en la radio. Hace un par de años me compré el disco, pero no lo disfruto como se merece. Y es que, en mi opinión que ha sido tan exprimido, que al final uno termina aborreciéndolo. Por su parte Ommadawn, es una obra que estoy descubriendo en la actualidad, y de la que aún no puedo emitir un juicio de valor.

¿Y por qué digo esto? Pues porque puede parecer todo un atrevimiento atreverme a reseñar un disco, Hergest Ridge, de un músico como Mike Oldfield, del que prácticamente no conozco nada. Y, ¿por qué cometo semejante osadía? Pues porque Hergest Ridge me parece uno de los discos más bellos que he escuchado últimamente, y que me ha descubierto a Mike Oldfield como ese músico que muchos admiran, y que espero me sirva de puerta de acceso a su ingente obra discográfica. Y ya, sin más preámbulos pasemos a hablar de Hergest Ridge.

En 1973 un joven Mike Oldfield publica uno de los discos más exitosos e influyentes de la historia de la música: Tubular Bells. Sin embargo, Mike Olfield, por entonces un joven tímido y recluido de tan sólo 20 años, se vio superado por todo lo que se le vino encima: las peticiones de entrevistas no paraban de sucederse; y por otra parte las presiones de Richard Branson, el propietario de Virgin, para llevar a cabo una gira para promocionar el disco iba en constante aumento. Sin embargo, Oldfield, se negó en todo momento a dichas peticiones; de hecho, sólo se realizaron dos actuaciones en las que se interpretó Tubular Bells.

Para escapar de este acoso mediático y del de su propio sello discográfico, Oldfield decide recluirse en una casa de campo que compra en Herefordshire, llamada The Beacon. De este modo iba a llevar una vida más placentera y tranquila, juntándose por las noches con Leslie Penning para beber vino y tocar melodías medievales; construyendo y volando aviones dirigidos por radiocontrol... y por supuesto componiendo nueva música. Es aquí donde Olfield, construye un estudio de grabación y graba una nueva demo, titulada Hergest Ridge, llamado así por la colina situada cerca de su casa. Al igual que en Tubular Bells, se trata de una única composición dividida en dos partes y que finalmente sería publicada como un nuevo disco el 28 de agosto de 1974 para el sello Virgin con la referencia V 2013. Para este disco iban a colaborar con el músico, David Bedford encargado de dirigir el coro y los arreglos de cuerdas que interpretan la London Sinfonietta; June Whiting y Lindsay Cooper, a cargo de los oboe; Ted Hobart a la trompeta, Chili Charles al tambor; y por último Clodagh Simmonds y Sally Olfield, que se encargarían de las partes vocales. La portada de nuevo corrió a cargo de Trevor Key, en el que se muestra a Bootleg, el perro pastor irlandés, que acompañaba a Oldfield en sus paseos y el avión que hacía volar dando vueltas.


Este nuevo disco es un fiel reflejo de su estancia en The Beacon, teniendo un sabor mucho más folk o celta que el anterior. Y es que este ambiente campestre, rodeado de la naturaleza iba a influir, como reconoce el propio músico, en su nueva obra. Esto queda patente nada más comenzar el disco, en el que se puede escuchar el sonido de un Penny Whistle o Tin Whistle, una especie de flauta irlandesa de gran tradición en la música celta. Estos primeros minutos del disco nos traslada en el espacio y en el tiempo. De repente estamos en The Beacon, en 1974, volando aviones por radiocontrol, disfrutando de un aire limpio, sin contacto telefónico con el exterior. Han desaparecido las presiones, los miedos y temores han desaparecido.


Hergest Ridge

A estos primeros minutos introductorios, le sucede un pasaje dominado por una trompeta,  y acompañado por un redoble de tambor. La música se torna más sinfónica y apoteósica. Sin embargo el momento para mi cumbre del disco se produce cuando entra el oboe de Lindsay Cooper, que ya había colaborado con Oldfield al oboe, en el que. No es ya que sea uno de los momentos cumbres del disco, es que este fragmento es uno de los más bellos que he escuchado en mi vida. Sólo por escuchar esta parte merece la pena comprarse este disco y reconocer a Oldfield como uno de los grandes músicos del s. XX. Son cerca de 5 minutos de éxtasis, donde el tiempo se para y solo existe la música. Y como por mucho que escriba, nunca podré intentar ni acercarme a describir lo que transmite esta música, lo mejor es que lo escuchemos:



Esta parte se interrumpe con la irrupción del bajo, que nos introduce en uno de los momentos más optimistas del disco, y en el que Oldfield nos quiere transmitir, en mi opinión la felicidad que siente en ese ambiente. Esta primera parte del disco se cierra con una coda en el que se vuelve a la melodía inicial interpretada a cargo del coro.

La cara B del disco empieza de forma tranquila y acentuando el carácter celta o folk del disco. Sin embargo este ambiente pastoral se rompe bruscamente con la parte que se conoce como la “tormenta eléctrica”, 6 minutos en el que se superponen infinidad de overdubs de guitarras distorsionadas creando un clima pesado y frenético y pesado, que contrasta con la paz y armonía que refleja el resto del disco. El disco termina de nuevo con un pasaje acústico acompañado de unos violines, así como de las voces de su hermana Sally Oldfield y de Clodagh Simonds.

Termina así uno de los mejores discos de Oldfield, y que de hecho desbancó de las listas de ventas a su predecesor, ocupando ambos los dos primeros puestos.


En resumen, un gran disco que no solo refleja un momento y lugar en la vida de Olfield, sino que creo que, además componer esta obra le sirvió para evadirse de las presiones que conllevaron el gran éxito de su disco anterior. De hecho, el propio Oldfield reconoció posteriormente, y así se recoge en el libreto de la reedición del disco, que el aeromodelismo y componer música fue su salvación en ese momento. Bendita salvación.
Login to post comments

Revisiones - O