Inicio Revisiones A-Z P Porcupine Tree: "Fear Of A Blank Planet" (2007)
Viernes, 12 de Noviembre de 2010 23:17

Porcupine Tree: "Fear Of A Blank Planet" (2007)

por  David Fresno
Valora este disco
(66 votos)
Hacia el nuevo disco

El material fue escrito mayoritariamente por Steve Wilson durante la primera mitad de 2006. El grupo estuvo de gira entre septiembre y octubre de 2006 con una doble finalidad: promocionar el DVD y presentar material nuevo. Los conciertos de la gira se dividían en dos partes: durante la primera el grupo presentaría 50 minutos de nueva música y durante la segunda el grupo tocaría temas ya conocidos. Los teloneros de esa gira serían distintos en Europa que en Estados Unidos. En Europa fueron los suecos Paatos y Oceansize (en Francia y Bélgica) mientras que en Estados Unidos fueron ni más ni menos que… ¡¡PROJEKCT SIX!! Es decir, Robert Fripp y Adrian Belew.

Meses después y previamente a la publicación de su nuevo disco conseguí una grabación pirata que contenía los 50 minutos de música nueva grabada por el grupo en el concierto de Philadelphia el 7 de octubre de 2006. La casualidad quiere que haya música de ese mismo día en una grabación oficial de ProjeKct Six que está disponible a través de DGM Live. Eso tuvo que ser la hostia. Aunque quería esperar a escuchar el nuevo disco tal cual escuché la cinta una vez y me gustaron algunas cosas, en especial el tercer tema, muy largo y que Steve Wilson presentaba con sorna diciendo que si era muy largo eso quería decir sin duda que también era muy bueno. Pero no quise escucharlo más veces porque esperaba escucharlo en forma de nuevo disco, grabado en condiciones y en esa escucha tampoco el material me pareció muy allá.

En cualquier caso el material compuesto y ya rodado se fue grabando entre los meses de octubre y diciembre de 2006.

Nuevo cambio de compañía. Si Stupid Dream y Lightbulb Sun eran editados por Snapper e In Absentia y Deadwing suponían el salto del grupo a Lava-Atlantic, el nuevo disco supone su fichaje por Roadrunner, algo que hizo temer a mucha gente un giro mu jevi por parte del grupo.

Porcupine Tree publica su nuevo disco en abril, momento en que retoma los directos. De hecho pasan el resto del año girando salvo agosto y septiembre. Usaron en directo gran cantidad de proyecciones y películas a cargo de Lasse Hoile. Por desgracia esta gira no pasó por nuestro país.

El nuevo disco consta en efecto de 50 minutos de música repartidos en 6 temas que giran en torno a un tema verdaderamente preocupante. Ofrece una visión desoladora del estado de los adolescentes en pleno siglo XXI. Consolas, centros comerciales, habitaciones con la TV todo el día de fondo o en primer plano, aburrimiento, incomunicación, psicofármacos que no logran resolver la gran cizalla que hay entre muchos niños y sus padres…

Como personal sanitario me parece que el disco no puede ser más actual. Los problemas de conducta en jóvenes es algo cada vez más prevalente y preocupante. La visión que Wilson tiene del problema es poética y no técnica, está claro, pero es cierto que tiene la intuición suficiente como para captar la esencia del problema y presentarlo de una manera creíble y artística.


La música de este disco es potente, intensa y no es tan jevi como mucha gente podría imaginarse por el sello para el que está grabada (de hecho muchos músicos como Steve Howe han grabado en él). Se trata de un disco sin fisuras, con la dirección que se ha comentado y a la que el grupo se dirige de una manera decidida y sin titubeos. La producción es soberbia. En los 6 temas tenemos la suerte de comprobar que el grupo pasa de tijeras y presenta la música más o menos con el espíritu que fue concebida, sin concesiones a elementos (ésto en varias acepciones) ajenos a su propia creatividad. Todo lo que importa aquí es la música, que se desarrolla para nuestra suerte sin prisas, dejándola respirar y dejándonos participar, sin condensarla para la radio. Es un disco que pertenece a Porcupine Tree pero por suerte está muy lejos de sus obras iniciales. Y sobre todo es de verdad y creíble.

Fear Of A Blank Planet abre el disco presentando sin rubor la cotidianidad para muchos adolescentes. El video del tema fue, según parece, censurado tras un tristemente célebre asesinato en un instituto estadounidense a manos de un menor de edad. En My Ashes el niño de la portada nos cuenta que en casa se siente desplazado y que cuando pasea en bici y se mete en su mundo se da cuenta de que hay cosas que no van bien. está compuesta por Barbieri y Wilson. Totalmente patética. Anesthetize es igualmente soberbia. Si los temas anteriores son la presentación de la obra éste es el nudo y supone una descarga que no es ni medio normal.


Sentimental se resigna al aburrimiento y ante esa situación surge Way Out Of Here, un grito totalmente desesperado… francamente angustiosa y de una brutalidad extrema. Sleep Together acaba el disco como Dios manda.

Nota: La versión de Way Out Of Here (que compone el grupo al completo) es muy distinta a la que el grupo tocaba en directo meses antes de la publicación del disco: para nuestra suerte el cambio es para mejor, pero recomiendo a los fanáticos del grupo (o del disco) buscar la versión original, que merece mucho la pena. Está claro que las maquetas no son la Biblia y no son intocables. Pero lo que se espera es que los cambios sirvan para pulir la obra y no supongan rebajar la música y cambiarla de orientación.

Robert Fripp aporta un fabuloso soundscape al tema Way Out Of Here y Alex Lifeson aporta un solo de guitarra al tema Anesthetize. Hay orquestaciones a cargo de Dave Stewart (parece ser que no es ni el de Camel ni el de National Health ni el de Eurythmics  Sonreir). Su labor en Sleep Together es encomiable.

En general se trata de una obra que capta, denuncia y crea algo nuevo que a la vez entretiene. Y sin dar la brasa como hacen la mayoría de los cantautores. En mi opinión este disco es una obra maestra.
Login to post comments