Inicio Revisiones A-Z K Kevin Ayers and the Whole Word - Shooting at the Moon (1970)
Martes, 09 de Noviembre de 2010 08:07

Kevin Ayers and the Whole Word - Shooting at the Moon (1970)

por  RAMJUR
Valora este disco
(9 votos)


Tras la grabación de Joy of a Toy, Ayers necesita formar un grupo estable para funcionar ya que la ausencia de este obstaculizó la promoción de su primer disco, hecho mas bien con sus amistades, y realizar actuaciones  en directo, el resultado fue la creación de The Whole World. Grupo de gente muy dispar y por tanto de diferentes influencias musicales.
The Whole World (el mundo entero o mas bien todo el mundo) queda formado por David Bedford, procedente del mundo clásico que ya trabajó en el disco anterior de Ayers, a los teclados y orquestación, Lol Coxhill veterano saxofonista proveniente del mundo del Free Jazz  y la improvisación, un desconocido joven introvertido de 17 años a cargo del bajo y alguna que otra guitarra de nombre Mike Oldfield, mientras que los baterías cambian constantemente, llegando a participar incluso Robert Wyatt en algunos momentos, quedándose finalmente para las sesiones de grabación Mick Fincher. Toda una mezcla de veteranos, niñatos, clásicos, jazzeros, Hippies…. ¡vaya grupo!

Kevin Ayers / Guitar, bass, Vocals
The Whole World:

David Bedford / Organ, Piano, Accordion, Marimbaphone, Guitar
Lol Coxhill / Saxophone, Zoblophone
Mike Oldfield / Bass, Guitar and vocal
Mick Fincher / Drums, Percussion, Bottles & Ashtrays
Bridget St. John / Vocals
The Whole World Chorus / vocals

El resultado plasmado en el estudio fue esto:



Toda una sorprendente amalgama de Instrumentación vanguardista, experimentación, bufonadas, canciones de cuna, fantasías musicales, romanticismo, desenfado, extravagancia y mil cosas mas bajo el marco de un Kevin Ayers como catalizador de todo, aderezado con gran cantidad de “sustancias alteradoras de la conciencia”.

1. May I? (4.01) Encantador tema, lo mires por donde lo mires, tras un inicio “velvetiano” (grupo del que Ayers era un incondicional) Ayers canta con una gran dulzura, acentuada por  el acordeón y los vientos, Oldfield maneja su bajo con una gran libertad cabalgando sobre el resto del conjunto, el resultado es sencillamente  delicioso y elegante.

2. Rheinhardt & Geraldine/Colores Para Delores (5:40) Este tema me parece uno de los mejores del “sonido Canterbury”. Es una oscura canción donde Ayers se muestra como un maestro en dosificar la melodía y  los ambientes dramáticos, con un Oldfield al bajo tremendo. La pega que tiene es que presenta un intermedio con cientos de pedazos inconexos de la música del grupo como si cambiaras continuamente una estación de radio, que dura mas de un minuto resultando un poco molesto, pero no debes quitar el tema ya que la parte final (donde Wyatt echa unas voces) es también buenísima.
En mi opinión la parte experimental intermedia es demasiado larga, con 20 segundos  como mucho hubiera quedado mucho mejor, aun así es un tema  progresivo genial

3. Lunatics Lament (4:53) Temazo rockero y Psicodélico (puedes imaginarte tanto a Allen como a Barrett aquí dentro) con un  brutal y sorprendente  Oldfield a la guitarra como no habréis escuchado nunca, terminando en una auténtica explosión de locura, para pasar sin solución de continuidad al siguiente tema.

4. Pisser Dans un Violon (8:02) Esto son 8 minutos de auténtico coñazo que deben de evitarse en la audición del disco. Consiste en una serie de  ruidos de experimentación  vanguardista, una especie de collage de exploración sonora sin tema ni melodía ninguna, para finalizar la antigua cara A del vinilo.

5. The Oyster and the Flying Fish (2.37) Graciosa y simple canción de ambiente folky donde contrasta la grave voz de Ayers con la dulce de Bridget St. John (que me recuerda bastante a Nico) la instrumentación es mínima, pero si prestáis atención aparece de fondo un delicioso piano de Bedford muy a lo “Rick Wright” de aquellos tiempos, todo un caramelito.

6. Underwater (3:54) otro tema “experimental” sin pies ni cabeza ¡fuera!

7. Clarence in Wonderland (2:06) Canción amable y bufona, fue escrita por Ayers en una playa cuando se fue de vacaciones con Daevid Allen en 1966, todos vuelven a lucirse, a pesar de que creo que estaban bastante “medicamentados” incluido Wyatt que también está por aquí a las voces. Una alegría tras el tema anterior.

8. Red Green and You Blue (3:52) Aquí se repite la fórmula del May I?, de tono agradable, aunque presenta un tono “sambero” sobre el que Oldfield vuelva a cabalgar con su bajo y Coxhill domina y da color a un tema en que la languidez de la voz de “crooner lánguido” le da por momentos un cierto aura de misterio.

9. Shooting the Moon (5:53) Este tema, que le da nombre al disco, nos retrotrae a los tiempos de Soft Machine, estaba grabado en las demos del Jet Propeled Photograph, aunque en este caso tiene una desarrollo mucho mayor, el uso de la vanguardia, psicodelia y extravagancia si tiene aquí un objetivo y melodía a tratar, con la que juegan todos de un modo salvaje y desquiciante (a veces parece que cada uno la hace de modo totalmente independiente), pero mucho mas soportable que los temas “raros” anteriores, tiene un sabor sesentón que me gusta bastante, terminando todo en una gran explosión, impactante final para el disco.

-Bonus Tracks-

10. Gemini Child (3:16) Tema que quedó relegado y saldría a la luz en la recopilación de rarezas Odd Ditties de 1976, algo que nunca comprenderé ya que es una de las canciones de Kevin Ayers que mas me gustan, tiene fuerza, melodía y una cierta melancolía, además de unos teclados de los que ya no hay.

11. Puis Je? (3:41) Versión francesa de May I?. Cara B del single Butterfly Dance, cantada en francés que le da un ambiente diferente e incluso más elegante, que le va como anillo al dedo ya que Kevin en eso de la seducción lo hace como nadie, el resultado total es otra perla.

12. Butterfly Dance (3:45) Cara A del single de presentación del disco (también se editaría en el Odd Ditties), verdaderamente muestra todo el potencial de la banda en menos de 4 minutos. El inicio es una típica canción de cuna del estilo de Ayers, tan inquietante, a guitarra y voz, acentuando dicha sensación la aparición de The Ladybirds en el coro y la sección rítmica, pero al llegar al minuto el cambio es drástico y pasamos a un tema de corte rockero y psicodélico típico de la época, a destacar el bajo frenético de Ayers, los teclados, la percusión santanera, los coros y Oldfield a la guitarra, todos en una carrera furiosa con la sensación de pasarlo fenomenal, pura fiesta y tremendo tema.

13. Jolie Madame (2:26) Otra joyita mas que quedó relegada, consiste en una preciosa balada en francés. Un nuevo duo de Kevin con Bridget St.John, ayudados al piano por Bedford y una  adecuada orquestación. Un temita precioso.

14. Hat (5:27) Este tema no estaba editado anteriormente se podría definir como un “cebollón comunitario” de todo el que estaba en el estudio, que comienza Ayers y se va apuntando la peña. Solo curioso como documento sonoro del ambiente que a veces reinaba en este grupo.



Shooting at the Moon puede describirse como un montón de buenas canciones intercaladas con instrumentales de “vanguardia” y grandes dosis de fantasía, resultado de la combinación de las personalidades e influencias musicales de todos los participantes. En palabras de Ayers “yo era una especie de marco y se les dejó a todos mostrar lo que tenían en su cabeza con un gran margen de maniobra”.

Ayers vuelve a mostrar una gran colección de canciones desenfadadas y extravagantes, esta vez  interpretadas con instrumentación vanguardista. El resultado fue un disco que aunque muy recomendable presenta en su audición completa muchos altibajos, debido a que la faceta más experimental  llega a aburrir bastante.

Pero a fin de cuentas es un gran disco, las canciones en general son muy buenas, además presenta el debut de Mike Oldfield y la reedición con los bonus tracks ha sido muy acertada. En mi opinión si le quitan Pisser Dans un Violon y Underwater, además de acortar el intermedio entre Rheinhardt & Geraldine y Colores Para Delores y le meten los 4 primeros bonus tracks (que son de aquellas grabaciones) El resultado mejora aun más (cosa que puede hacerse hoy día sin problemas con el CD reeditado).

Kevin Ayers and The Whole Word hizo giras por Europa hasta el 71, pero era una banda poco estable, Fincher se largó pronto y fue sustituido por Robert Wyatt, con actuaciones tanto sublimes como caóticas separándose rápidamente, aunque sin broncas ni malos rollos, Kevin Ayers contaría con  Wyatt, Bedford y Oldfield para su siguiente trabajo.



F.J.Ramírez
Login to post comments

Revisiones - K