Inicio Revisiones A-Z M Vander Top Blasquiz Garber: Sons - Document 1973
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 20:12

Vander Top Blasquiz Garber: Sons - Document 1973

por  David Fresno
Valora este disco
(4 votos)
Fecha de grabación: 15 de abril de 1973 en The Manor (Inglaterra).
Primera edición: 1993
Diseño de la carátula: UZ Grafik (Christian Kranz y Adolphe Alias). Realizada por Géraud Nimault.
Grabado en mono por: X

Los músicos:

Klaus Blasquiz: Voces, percusiones.
René Garber "Stundëhr": Voces, percusiones y clarinete bajo.
Jannick Top: Voces, percusiones y órgano.
Christian Vander: Voces, percusiones y batería.

La música:

1. Nëhèh (Këhr) (70.06)

“¿Cómo? ¿Un único corte otra vez en una sesión relativa a Mekanïk Destruktïw Kommandöh?”.

Bueno… no exactamente… Si entras en el catálogo de Seventh Records te encuentras la siguiente descripción:

"El 15 de abril de 1973, la noche siguiente a la grabación de Mekanïk Destruktïw Kommandöh, Jannick Top tocaba el órgano en un estudio de The Manor cuya ventana daba a un cementerio. Ambiente especial para una música extraña que sirve de punto de partida a esta larga improvisación en que Vander, Top, Blasquiz y Vander se reencuentran en un terreno musical sin relación con la música escrita de Magma pero en que lo esencial reside en el hecho de vivir un de esos momentos intensos en que se siente que cualquier cosa puede pasar entre los músicos."

Es más… por si la situación fuese poco turbadora… el libreto del disco te dice que…

"Improvisación capturada en una habitación de The Manor (Inglaterra) el 15 de abril de 1973 a la 1:00h., la noche siguiente a la grabación de Mekanïk Destruktïw Kommandöh".

¡¡La grabación de estos setenta minutos tuvo lugar a la una de la mañana!! Durante la escucha no es fácil distinguir a cada músico puesto que todos cantan y manejan percusiones, pero además Christian Vander tocará la batería, René Garber el clarinete bajo y Jannick Top el órgano, en una sesión en que característicamente no tocará el bajo.


Comienza con varias voces cantando la misma nota. Voces superpuestas. Hacia los tres minutos se suma un órgano que si los créditos no fallan debe acreditarse a Jannick Top.


Jannick Top

También aparecen percusiones, probablemente un triángulo. Llegados a este punto la música ha ganado volumen, las voces son francamente guturales, invariables desde el principio, siendo las percusiones las que parecen tener prisa. La atmósfera es tremenda. Pese a que hay percusiones esta música no pulsa. Todo es una convención para echar inquietudes y sonidos distintos a la olla y en que hay libertad para los músicos, que no tienen reparos en gritar si la situación lo pide. Hay maracas, castañuelas, triángulos, sonajas, cencerros... y por momentos todo ello parece flotar sobre el órgano. Aparece también un glockenspiel... lo más ordenado que ha sucedido en los 10 minutos que van de pieza, pero... desiste. Tras un par de minutos dominados por órgano y percusiones reaparecen las voces de manera puntual e individual y luego de manera colectiva. En el minuto quince parece reverberar un bombo. Más tarde reaparece el órgano ("¡Ah! ¿Se había marchado?") y todas las voces gritan de manera caótica: uno no sabe si tienen miedo o si tratan de transmitirlo. La primera vez que escuché este fragmento me pareció muy macabro… luego supe que la ventana del estudio daba a un cementerio. En ese momento Christian Vander utiliza los diferentes elementos de su batería pero "no como de costumbre".


Christian Vander

Llevamos veinte minutos de pieza y es probable que en la habitación en que grabaron no quede ya nada en el mismo sitio que al comienzo de la sesión. Tengamos en cuenta que son ya más de la una de la madrugada. Si en The Manor hubiese vecinos a buen seguro estarían contentos. Por alguna razón me acuerdo de Mike Oldfield y la grabación de Tubular Bells... con Viv Stanshall paseando su cogorza por The Manor a las tantas...   Si se trata de salirse de lo habitual esta sesión se antoja como más seria, tribal, inmediata y ritual. Al menos así parece en el minuto 25, en que Vander aporrea su batería con rabia mientras Jannick Top exprime el órgano. Entiendo que René Garber y Klaus Blasquiz se encargan de golpear el resto de percusiones que podemos escuchar. Me da por pensar que una sesión así debe ser totalmente catártica y que habría que hacerlo alguna vez... se sepa música o no. Porque a muchos de estos músicos les encantaba Pharoah Sanders - su música era importante para Zabu, Laurent Thibault y el propio Vander... y sabemos cómo Coltrane "hermanó" a Vander y a Garber- pero... ¡esto es mucho más libre! ¡¡Como si alargases a 70 minutos el segmento central de The Creator Has A Masterplan!! Hablando de René Garber... Es hacia el minuto 29 en que ataca con el clarinete bajo por primera vez. Y quizá aquí pueda haber algo cercano al free jazz: hay un momento glorioso entre Vander a la batería, Top al órgano y René Garber al clarinete bajo. Y en ese instante varios de los músicos retoman las voces del principio. Los tambores son atronadores y me puedo imaginar perfectamente a Klaus Blasquiz desfogándose.


Klaus Blasquiz

Coincide que el ecuador de la pieza es uno de sus puntos más álgidos. Vander trata de marcar un ritmo con la batería, Jannick Top marca algo parecido a un acorde con el órgano y René Garber chirría su clarinete sin ningún tipo de complejo. Llevamos varios minutos en que los músicos parecen muy conectados y se me ocurre que con alguna modificación este "producto en bruto" tiene hallazgos que podrían usarse en otro contexto. Hacia el minuto cuarenta hay momentos en que Jannick Top aparece solo al órgano, pero paulatinamente se va silenciando. ¿Qué sucederá a continuación? Hay instantes muy latentes, con el órgano sonando muy agudo y suave mientras que el glockenspiel tintinea por encima. Reaparece Garber al clarinete bajo y quizá Klaus Blasquiz al bombo. Tras cuarenta y cinco minutos de experiencia quedan las voces, el órgano y Garber parece respirar con normalidad haciendo sonar el clarinete rítmicamente al exhalar.


René Garber "Stundër"

Muchas percusiones otra vez, muy insistentes y metálicas. El caos que aparece después es pura expresión, ruido a mansalva y los músicos parecen querer dejarse la piel y el juicio en esta sesión. Y la situación no termina de serenarse aunque por momentos pudiese parecerlo. Van 55 minutos de sesión y hay un muy buen momento entre el órgano y las percusiones, que no necesariamente se comprometen entre ellas. Y esto es así hasta el minuto 60, en que el órgano calla y las percusiones terminan por desaparecer tras unos susurros. Por primera vez en la grabación hay cierto silencio, que se interrumpe al minuto por un plato y algunas voces, pero no hay demasiada actividad en este tramo de la sesión. Hasta el minuto 64, en que el grupo retoma parte del ambiente que iniciaba la sesión pero con más batería, que domina el final de la sesión. Si no fuera por el fundido que pone fin a la sesión… ¡quizá después pudiésemos escuchar un korusz de Christian Vander!


Christian Vander

Es una grabación – como se ha comentado – inmediatamente posterior a la grabación de Mekanïk Destruktïw Kommandöh, pero la música de este documento de archivo resulta tan opuesta a ese disco que fácilmente puede odiarse amándose ese disco de estudio. Por las mismas… puede haber quien no disfrute con Magma pero encuentre interés en la libertad de esta sesión. ¡Es algo que hay que advertir a los potenciales compradores de un disco así! Pero quien busque más allá de la marca Magma puede ver aquí a cuatro de sus músicos claves interaccionando en otro contexto más abierto y quizá liberador tras los esquemas recién practicados de Mekanïk Destruktïw Kommandöh. Sólo en algunas grabaciones no oficiales - y con todo son anecdóticas, como la de Angers en mayo de 1973 - puede contemplarse a músicos de Magma hacer algo semejante. ¿Paradoja? ¿Versatilidad? ¿Consecuencia? ¿...?
Login to post comments