Inicio Revisiones A-Z M Magma - Mekanïk Kommandöh
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 19:53

Magma - Mekanïk Kommandöh

por  David Fresno
Valora este disco
(7 votos)
Fecha de grabación: enero de 1973 en el Studio Aquarium de París.
Primera edición: 1989
Diseño de la carátula: UZ Grafik (Christian Kranz y Adolphe Alias (primavera de 1989) según el proyecto original de Jean-Paul Fenneteau Urval (comienzos de 1973). Realizada por Géraud Nimault.

¿Qué es la serie AKT?

El propio libreto incluido en cada disco incluye una descripción del tipo de grabaciones que pretende rescatar la serie:

"AKT se nutre de archivos sonoros, de documentos personales. Los autores de estas obras elaboradas en instantes poco comunes han conservado a veces cintas salvajes, hordas magnéticas. Estas cintas salen hoy de la penumbra, se trata de un ACTO nuevo. Estos documentos no son elegidos principalmente por su calidad técnica de grabación. A veces registrados con "medios caseros", estos documentos son instantes raros. Concierto memorable o "locura" en estudio, en la oscuridad de la noche, magia de un lugar o magia de los hombres, un día la luz se hace.

O. D. S. con la aprobación de UNIWERIA ZEKT."
Dicho esto… - y preguntándome qué quiere decir O. D. S. - no todo lo editado en esta serie pertenece a Magma. Hay discos a nombre de Magma y otros a distinto nombre. De entre ellos hay algunos que por razones diversas guardan relación con el universo de Magma (los de Offering, Baba Yaga La Sorcière y Les Voix De Magma) y otros en que no es tan clara (el titulado Les Voyages De Christophe Colomb de Christian Vander o el disco a trío de Alby Cullaz, Michel Graillier y Simon Goubert). Los que van a nombre de Magma generalmente contienen grabaciones en directo, pero pueden ser también para la radio (BBC Londres 1974) o en estudio (como la que nos ocupa). El sonido es variable, pero suele predominar la calidad.


"¡El Pueblo y la suprema sabiduría aspiran al Hombre! ¡Al Acto! ¡Quizá quien ha vivido años entre vuestros asesinos y ha dormido entre vuestros prisioneros se levantará para cometer el Acto!" - Stephan George (1868-1933; poeta alemán)

Esta frase tan controvertida de un poeta no menos polémico es la que ocupa la parte central del libreto que acompaña a esta versión de Mekanïk Destruktïw Kommandöh. "¿Otra versión? ¿Para qué? ¿Qué la convierte en especial?" Bueno… es la pregunta más razonable. Habitualmente uno compra primero la versión definitiva y supone que lo es por algo. Pero también es cierto que el criterio con el que algo se considera "definitivo" puede no venir del músico, ser propio de él pero no compartido por el oyente y en cualquier caso no ha de invalidar otras posibilidades. Este disco es una de ellas… y hay cambios como para tener interés. En la música, en la instrumentación... No estamos hablando de una maqueta, un esbozo o un descarte. Hablo de que este disco contiene otra expresión del mismo suceso artístico.

Los músicos:

Klaus Blasquiz - Voz, percusiones
Stella Vander - Coros
Coros de la Storchhaus
René Garber "Stündëhr" - Clarinete bajo, voz
Jean-Luc Manderlier - Teclados
Jean-Pierre Lambert - Bajo eléctrico
Christian Vander - Batería, voz, órgano, percusiones

Si comparamos esta formación con la que grabó Mekanïk Destruktïw Kommandöh vemos que el bajista no es todavía Jannick Top. No figuran ni guitarrista ni instrumentos de viento (Claude Olmos y los comandados por Teddy Lasry respectivamente). El papel del órgano es similar al que juega en la obra definitiva. Pero el núcleo del grupo es esencialmente rítmico – batería, bajo, piano y percusiones – y va arropado por un coro arrollador a lo largo de toda la pieza. Resulta enigmático el nombre: Coro de la Orquesta de la Storchhaus (Casa de Cigüeñas). Las búsquedas en la red sólo lo mencionan en relación con este disco. No se especifica el número de componentes, pero con gran riesgo diría que debe haber alrededor de 10 cantantes. Parece que en dos actuaciones de noviembre de 1972 - escasamente dos meses antes de estas sesiones - Magma contó con el mencionado coro.


René Garber "Stündëhr"
Christian Vander al fondo

La música:

1. Mekanïk Destruktïw Kommandöh (37:50)

¡Un único corte! Con una versión de la pieza tres meses anterior a la grabación definitiva. Pero también cambia la mezcla: en este disco es quizá más cruda y otorga mayor protagonismo a la batería y las percusiones. A tenor de las maquetas de Mekanïk Destruktïw Kommandöh que circulan de manera no oficial no puede descartarse que ésa fuese la intención de Christian Vander para esta música. Otra de las diferencias destacadas es que la obra comienza de manera distinta y finaliza con música. No sólo no aparece el pitido continuo de la versión definitiva sino que parte de la música que le antecede no figura en esta versión.

Algunas fuentes - como la wikipedia - aseguran que en su momento Virgin rechazó la publicación de esta grabación. Yo no conozco ninguna fuente oficial que justifique algo así. Esta música fue registrada exclusivamente en el Aquarium Studio de París mientras que la versión definitiva de la pieza se grabó en él y en The Manor.


Klaus Blasquiz

Dado el título de este disco hay que aclarar dos cuestiones:

  • Mekanïk Kommandöh no es sólo el título del sexto corte del disco Mekanïk Destruktïw Kommandöh. En 1972 se editó un single de Magma cuya cara a la ocupaba un corte de igual título: los cinco minutos del tema Mekanïk Kommandöh abrían con una bossa nova cantada por Klaus Blasquiz, pero dos minutos después ya aparecen fragmentos que de hecho en Mekanïk Destruktïw Kommandöh recibían el título de Mekanïk Kommandöh.
  • El disco oficial Concert Bruxelles 1971 – Théatre 140 contiene una grabación en vivo de noviembre de 1971, en que se interpretaba una versión primigenia de 17 minutos de lo que sería Mekanïk Destruktïw Kommandöh. El título era – al igual que la mencionada cara a del single… - Mekanïk Kommandöh. Pese a lo que pueda argumentar el libreto de dicho disco en directo… hay varias grabaciones no oficiales que contienen tomas anteriores en directo de esta misma música (por ejemplo: mayo de 1971 en París y octubre de 1971 en Dizon).

Ambas versiones fueron grabadas por la misma formación de Magma: la responsable del segundo disco.

En cambio en este disco de archivo no obtenemos una cara a, un fragmento del total ni una pieza embrionaria: es una toma previa y distinta pero completa y madura de Mekanïk Destruktïw Kommandöh, el tercer movimiento de la trilogía Theusz Hamtaahk. Y el sonido es glorioso.

De esa forma, si pusiésemos por orden las versiones editadas oficialmente de Mekanïk Destruktïw Kommandöh y cuya fecha de grabación es previa a la versión definitiva nos encontramos con:

  • Mekanik Kommando, grabado en julio-agosto de 1971. Parte de la recopilación del sello Theleme Puissance 13+2.
  • Mekanïk Kommandöh, en el directo en Bruselas en noviembre de 1971. (AKT VIII)
  • Single grabado en 1972. Simples (1998)


Single Mekanïk Kommandöh / Klaus Kömbälad

  • Mekanïk Kommandöh, registrada en enero de 1973 y motivo de esta reseña. (AKT X)
  • Maqueta cuasi instrumental de Mekanïk Destruktïw Kommandöh. Data de los días 11 a 15 de abril de 1973). Aparece al final de algunas reediciones en cd del disco Mekanïk Destruktïw Kommandöh y del primer cd del doble Archiw (2009).

La pieza comienza aquí con un piano de cola que aparece solo y reiterativo durante más de un minuto. Es entonces cuando aparece la voz de Christian Vander totalmente dramática. Si en Retrospektiw I-II este segmento está en francés ("Terrien, si je t'ai convoqué c'est parce que tu le mérites...") aquí se utiliza el kobaïa. La versión definitiva conserva un discurso de Vander pero muy enterrado en la mezcla y en un momento musical que en esta versión es posterior. Tanto la voz como el piano son aquí protagonistas y van subiendo en intensidad hasta el minuto tres, en que tras una pausa ocupada por un glockenspiel aparecen ya las notas que tardamos poco en identificar como pertenecientes a Mekanïk Destruktïw Kommandöh: es el inicio de Hortz Fur Dëhn Stekëhn West. Nada de lo que hemos escuchado hasta ahora aparece en la versión definitiva. La contundencia de la batería y la seriedad durante este fragmento son máximas. En esta versión se escuchan batería, bajo eléctrico, piano de cola, un órgano cuya melodía queda muy clara y sobre todo... los coros. Este fragmento prepara el terreno para el resto de la pieza a base de repeticiones que parecen acelerarse para luego remansarse. En los más lentos parecen predominar las voces masculinas mientras que en los más rápidos predominan los registros más altos de las voces femeninas. Hacia el minuto nueve parece haber un pequeño resquicio para la luz. Pero las voces se golpean entre sí como si fueran espadas. Y justo después las voces femeninas tocan la misma nota de manera repetida mientras que las voces masculinas cantan partes distintas. Existen momentos en que ambas parecen alternarse pero terminan acompasándose justo antes de encarar esas frases circulares de órgano que nos introducen en Ïma Sürï Dondaï (minuto 11.35). Igual que en el disco de estudio hay una voz inicialmente solista a la que contesta el coro. Y de nuevo acompasadas dan lugar a momentos de gran intensidad y euforia. Pero no dura mucho. Nada es seguro y la inquietud es manifiesta en Kobaïa Is De Hündïn (13.20): batería, bajo eléctrico y piano totalmente tensos, pulsando constantemente, firmemente, aumentando la tensión de una manera magnífica. Se añaden todas las voces y el órgano: para ese momento ya estás rendido y es probable que tu cuerpo permanezca quieto, pero fácilmente tu cabeza irá girando en espiras cada vez más amplias a medida que los coros insistan e insistan en las mismas frases. ¡Pura magia! A diferencia de la versión definitiva no encontrarás aquí a los instrumentos de viento. Pero en ese momento sólo habrá un grito casi imperceptible seguido de dos segundos de silencio en lugar del fundido que había en Mekanïk Destruktïw Kommandöh. En ese momento quizá puedas plantearte vagamente que estamos ante una versión más cruda y menos ¿sobreproducida? de la música que ya conocías. Probablemente sea más funcional y desde luego ¡es de combate!


Jean-Luc Manderlier

Estamos en el minuto 16:20 en lo que luego fue denominado Da Zeuhl Wortz Mekanïk. Un piano de lo más nervioso comienza a acumular nuevamente fuerza y es empujado primero por la batería, luego por el bajo y finalmente por la seccion femenina del coro, algunas de cuyas notas son tocadas también por el glockenspiel. Se suman las voces masculinas y el tema pega un pequeño giro. Cada vez más arriba. Explosiones de batería, voces que presagian un desastre gris y que gritan con insistencia y desesperación. Da Zeuhl Wortz Mekanïk es en mi opinión uno de los momentos cumbres de la obra de Magma. La seguridad y el poder que transmiten todas las voces en el ecuador de estos 38 minutos de música es verdaderamente sobrecogedor. Tanta fuerza es poco habitual. Nada da lugar a ninguna sucesión. Es insistencia, reiteración que acaban por echar abajo la inercia que pudiésemos tener. Y ante una afirmación de tal intensidad uno puede darse cuenta de que hay otras formas de estar vivo. Pero la pieza sigue yendo cada vez más arriba y uno no sabe cómo va a acabar todo. Sólo percibes que hay algo bello gestándose y en el que no tiene ninguna cabida la muerte ni el vacío. Tras 25 minutos de música la celebración es total Las voces parecen alentarse y cooperar entre sí. El motor de todo ello es la batería de Christian Vander, totalmente enérgico, prudente, pero con cada vez más dificultades para contenerse. Finalmente cesa el paroxismo y emerge un piano totalmente reiterativo, al que acompaña el bajo y Christian Vander queda como solista a la voz y golpeando de vez en cuando los platos. Es Nebëhr Gudahtt, que hace su aparición un minuto después. La voz es aquí más nítida aunque igual de estridente que en la versión definitiva, pero no por ello menos apasionada y excitante. Y no por ello el piano va a dejar de repetir las mismas cuatro notas, ni va a hacer que el bajo deje de pulsar... todo lo más puede añadirse de vez un órgano rodeando al resto de instrumentos. También el glockenspiel, martilleante... y finalmente todo el coro, cada vez a mayor volumen... Todo lo que va ganando su batería lo va perdiendo la voz de Christian Vander, que finalmente se ahoga entre el tumulto. Es ahora el coro, con Klaus Blasquiz en lo más alto quien domina el aspecto vocal. La pieza ha cumplido media hora pero se acelera y las voces siguen sacando intensidad de donde ya no parecen quedar fuerzas. Las voces femeninas comienzan a reiterar las cuatro notas a la par que el piano mientras que las voces masculinas entonan una única nota en tonos cada vez más graves. Pero vuelven a unirse todas las voces y el órgano de manera muy reiterativa mientras la batería de Vander - que avanza de manera metronómica y casi militar - sigue siendo el motor de esta fábrica de energía, manteniendo siempre la tensión. Las voces van alargando las notas y descendiendo progresivamente a tonos cada vez más graves y finalmente guturales y cuando parece que van a caerse vuelven a la firmeza con los golpes de Vander a la batería, que parece llamarles al orden. Ante ello terminan por acelerarse y lejos de sucumbir afrontan con violencia los últimos cinco minutos de la pieza. Golpes de batería, golpes de voz, gritos de Klaus Blasquiz frente a las voces femeninas y de nuevo todas las voces entonando al unísono y con vehemencia las palabras Da Zeuhl Wortz Mekanïk!! Los dos minutos finales de la pieza Kreühn Köhrmahn Iss De Hündïn son extremadamente bellos: el piano... lento, más reposado... y las voces - que tienen que sonar como la luz - de alguna manera nos dicen que ya podemos volver a respirar.


Christian Vander
Login to post comments