Inicio Revisiones A-Z M Magma- "Mythes et Légendes- EpokI III 1973-1979 (2007)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 18:13

Magma- "Mythes et Légendes- EpokI III 1973-1979 (2007)

por  jajani
Valora este disco
(4 votos)
Magma - Mythes et Légendes - Epok III
1973-1979




Resulta realmente difícil establecer una cronología en las composiciones de Magma. Por ello la selección de algunos temas para representar ciertas etapas del grupo puede ser bastante discutible. Este tercer DVD de la serie Mythes et Legendes viene a rememorar la etapa comprendida entre 1973 y 1979. De Köhntarkösz a Attahk. Aunque la dilatada gestación de más de 30 años de alguna conocida pieza, distorsione cualquier limitación temporal. Poco importa. Por suerte la música de Magma es un "continium" en el que el denominador común es la calidad.

En esta ocasión el músico invitado es Benoît Widemann. El titular del moog de enorme sensibilidad de la época dorada del grupo (Live, Retrospektïws, Attahk...). El resto de la formación, es la habitual de la época.



ZEBEHN STRAIN DE GEUSTAAH


El inicio del concierto es directo a la yugular. Köhntarkösz constituye una vuelta de tuerca en la escritura de Christian Vander. Él mismo piensa que es su composición más incomprendida: "Para asimilar esta pieza es necesario tomar su pulsión a la inversa, esa concepción del tempo al revés. A excepción del inicio, todo se interpreta al aire, no hay un solo acorde a tempo, incluso las síncopas y los redobles de bajo se tocan al aire con respecto a la mano derecha del piano."

Aproximarse con esta premisa es redisfrutar de la pieza. Quizás este DVD nos permite acercarnos más a esta idea. Tomando como referencia el omnipresente golpe de piano de la mano derecha de Widemann, vemos como el lenguaje corporal de los músicos nos indica por donde se encamina esta peculiar rítmica. Mientras las manos dicen una cosa, los hombros, las ligera oscilaciones de cabeza y cuello, nos indican la inmensa concentración que conlleva tocar "a la contra".

Pero esto no es una simple "boutade", un juego matemático. Con este recurso Vander consigue generar una intranquilidad, una tensión latente, que no se libera ni siquiera en los momentos más exultantes de la interpretación. En ocasiones, esta característica parece encorsetar al músico, incapaz de dejarse llevar como la haría a favor de una métrica más convencional (aunque hay que ver como se "escapa" Widemann en su emocionante solo de moog). Pero así es Köhntarkösz, tan Magma y a la vez tan diferente al resto de Magma.

Lihns libera al público y a los músicos antes del descanso. Lo hace con su bellisima melodía y toda la emoción que genera Vander cuando canta con su corazón. Como anécdota, a pesar de proceder del Magma Live, allí era una canción de estudio... por lo que ésta es su primera versión oficial en directo.



Tras el intermedio vuelve otro plato fuerte en la discografía magmática. Un Ëmëhntëhtt-Ré todavía gestante pero ya muy formado: Ëmëhntëhtt-Ré 1 - Rindoh - Ëmëhntëhtt-Ré 2 - Hhaï - Zombies se suceden durante más de 35 minutos ante un público atónito. Las voces son magníficas, las teclas de Borghi y Widemann son fastuosas. Mención especial para el Moog de este último, protagonista estelar de la parte que históricamente han ocupado los solos en Hhaï, perfectamente secundado por Mac Gaw dando la réplica. Lo que hacen (y cómo lo hacen) Vander y Bussonnet durante Zombies es difícilmente describible: qué facilidad, qué factura técnica, qué musicalidad, qué manera de hacernos disfrutar disfrutando.

Nono casi suena a fiesta tras lo escuhado anteriormente. Suena amigable. Los músicos sonríen y se dejan querer por un público entregado. Antoine Paganotti lo canta muy bien aunque se resiente en algunos registros agudos.


El bis lo constituye otro tema de Attahk, un más que convincente The Last Seven Minutes con una banda completamente sobrada. Por momentos todo suena muy funky. Es el momento de gloria para Borghi con un endiablado sólo, muy técnico, aunque menos emocionante que los protagonizados en temas anteriores por el invitado Benoît Widemann (reconozco que su sonido de sinte me derrite). Vander disfruta como un niño. Y además tenemos la suerte de poder seguir sus evoluciones en una toma adicional del tema centrada en su quehacer. Toda la pasión de un hombre que ha dedicado su vida a una idea.





Stella Vander: voces, percusón
Antoine Paganotti: voces
Himiko Paganotti: voces
Isabelle Feuillebois: voces, percusión
James Mac Gaw: guitarra
Emmanuel Borghi: teclados
Benoît Widemann: teclados
Philippe Bussonnet: bajo
Christian Vander: voces, batería
Login to post comments