Inicio Revisiones A-Z Y Yang: "Une Nature Complexe" (2004)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 17:37

Yang: "Une Nature Complexe" (2004)

por  Pantagruel
Valora este disco
(3 votos)
01 – Les Deux Mondes
02 – Souterrain
03 – Séducteur Innocent
04 – Compassion
05 – Homme-enfant
06 – Impatience
07 – Le Masque Rouge
08 – Orgueil

Grabado del 30 de Marzo al 1º de Abril de 2004 en Studio 26, Antibes, Francia
Ing. de grabación: Frédéric Bétin
Producido por Yang

Yang es otro grupo fundado por el gran guitarrista francés Frédéric L'epée después de Shylock y Philarmonie, formado de hecho con parte este último ensamble tras un accidente y una subsecuente operación quirúrgica en 2001 que lo alejó por un tiempo de la música. Fue durante una sesión de improvisaciones que conoció al bajista Stéphane Bertrand. La sesión fue tan satisfactoria que L'epée decidió formar una banda nueva con el baterista de Philarmonie Volodia Brice y su mejor alumno de guitarra, Julien Vechié. Comenzaron a ensayar una vez a la semana en 2002, pero seis meses después L'epée se mudó a Paris viniendo a Niza cada dos semanas a ensayar. Así se fueron desarrollando las ocho piezas de "Une Nature Complexe" que fue finalmente grabado y publicado por Cuneiform Records en Septiembre de 2004.



Yang es un paso adelante de lo que fue Philarmonie, ambos grupos tocan progresivo instrumental sincopado 'ad nauseum' con muchas guitarras, con influencias evidentes de King Crimson y Gordian Knot, sobre todo en las exitantes piezas iniciales "Le deux mondes" y "Souterrain". Sin embargo en Yang hay una personalidad propia mucho más acusada. "Impatience" por ejemplo, es una pieza que podría firmar el mejor ensamble de jazz-rock sin que en realidad se parezca a ningún grupo en particular. Lo fino y bien trabajado de las armonías de sus instrumentos de cuerda hace pensar en la habilidad de los músicos que además grabaron el CD completo en solo tres días.

La última, "Orgueil" es aun más dura, con las guitarras aun más distorsionadas y tocando riffs sólidos y muy bien conjuntados, constituyen un cierre perfecto.

Una tras otra las composiciones se suceden en un todo coherente del que es difícil destacar alguna sobre las demás, usando en cada una recursos distintos para sacar timbres y colores diferentes sobre todo del duo de guitarras, pero la base rítmica es tambien muy sólida.

Tal vez sean las más personales la tercera "Séducteur Innocent" y la séptima "Le Masque Rouge". De una melodía casi diríamos accesible monta una progresión que va aumentando en intesidad hasta volver a la melodía inicial.

El CD de Cuneiform contiene información muy escueta como suele ser la costumbre de Frédéric L'epée, como queriendo que sea la música la que hable por sí sola. De hecho esto último es lo que yo recomendaría a quien quiera saber de qué se trata este disco.

Login to post comments