Inicio Revisiones A-Z O Offering- " A Fïïeh" (1993)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 12:41

Offering- " A Fïïeh" (1993)

por  icrp1961
Valora este disco
(5 votos)
Offering – A Fiïeh



01 – Hymne Kobaïne (variation improvisée) – 4:30
02 – Cosmos – 5:20
03 – A Fiïeh – 10:26
04 – La Marche Celeste – 5:28
05 – Magnifi – 10:39
06 – Purificatem (accord des instruments) – 4:17
07 – Purificatem – 26:20

Christian Vander – Teclado (01), voces (02 a 07), piano (04 a 07) y glockenspiel (04).
Stella Vander –voces (02 a 05).
Isabelle Feuillebois –voces (02 a 05).
Emmanuel Borghi – piano (02 y 03).
Pierre-Michel Sivadier – teclados (02, 03, 06 y 07).
Pierre Marcoult – percusiones (02 y 03).
Marc Delouya – percusiones (02) y batería (06 y 07).
Jean-Claude Buire – percusiones (02 y 03) y batería (03).
Julie Vander – voces (03 y 04).
Benedicte Ragu – voces (04).
Addie Deat – voces (04).
Jean François Deat – voces (04).
Jean Christophe Gamet – voces (04).
Alex Ferrand – voces (04) y saxo alto (06 y 07).
Phillipe Dardelle – contrabajo (04, 06 y 07).
Virginie – voces (05).
Valérie – voces (05).
Ogun – percusiones (06 y 07)

Todo compuesto y arreglado por Christian Vander. Grabado entre el cinco de diciembre de 1992 y el veintinueve de marzo de 1993. “Purificatem” se realizó el veintiséis de febrero de 1993.

A Fiïeh es el último álbum de Offering y tiene un ambiente que difiere de los dos previos ya que éste es el que más tiende hacia Magma de todos ellos. Fue grabado tras la experiencia de Les Voix de Magma y basta con escuchar piezas como la inicial “Hymne Kobaïen” para acreditarlo.
Todos los participantes del álbum de Les Voix de Magma aparecen en este álbum, salvo Simon Goubert. Un dato más de la interrelación entre Magma y Offering.

La primera parte del álbum vuelve la mirada al este de Europa y reconocemos de nuevo la huella de Igor Stravinsky y de Carl Orff en esta música.

“Hymne Kobaïne (variation improvisée)” es una improvisación de Vander a los teclados que desemboca en uno de los temas de Wurdah Ïtah. Su función en el contexto del álbum es ser un preludio magnífico para la obra.

“Cosmos” tiene unos pianos bartokianos que establecen un ambiente algo ominoso. Como en otras piezas de Vander, se va construyendo un clímax donde las voces muestran una pasión pura. Justo al final y sin solución de continuidad llega “A Fiïeh”. Cantado en kobaïano sobre una base cuasi minimalista de piano, las líneas vocales que canta Vander suenan a ópera de cámara zeuhl con influencia orffiana. Siempre a la búsqueda de un clímax, que se repite dos veces. Hacia el final, la música cambia de carácter y se relaja para dejar paso al silencio.

“La Marche Celeste” es otra pieza vocal de carácter orffiano y es, efectivamente, una marcha. En mis notas –garabatos casi ilegibles– escribí sobre esta pieza que se trata de una forma de belleza telúrica. Recuerdo la primera vez que escuché este álbum. Hasta llegar a esta misma pieza yo estaba maravillado. Sigo pensando lo mismo y eso que escuchado mucha más música de Christian Vander. El conjunto de las cuatro primeras piezas de A Fiïeh es de lo mejor que ha compuesto jamás este artista. Estamos ante música tan bella que a mí me faltan los epítetos.

En “Magnifi” parecemos encontrarnos ante música de escena, con voces que cantan y con Vander que recita en un idioma que parece o que suena como la lengua alemana. Lo cierto es que la pieza me deja frío y no me gusta ese medio recitado de Vander. El tema se enlaza con “Purificatem (accord des instruments)”, que es una suerte de preludio instrumental para “Purificatem”. Ya en la recta final del álbum, esta pieza retoma la estética del Coltrane más free jazz, la de sus grabaciones en directo de 1966 en el Village Vanguard o en Japón. De alguna manera volvemos al territorio de “Joïa”, ya que la pieza ofrece es retomar ese scat kobaïano en el que la voz de Vander hace lo que haría un saxofonista. No es ese el problema. Sí lo es lo desmesurado de su duración, más allá de los veintiséis minutos, cuando algo así puede resolverse con un poco de contención en menos de diez, diciendo todo lo que hay que decir. La diferencia con la pieza citada es que “Purificatem” es obviamente jazzística y cuenta con un saxofonista que le da la réplica.

Y así terminamos de comentar la caja Magma presents Offering, conjunto de los tres álbumes editados por Offering durante su existencia. Un objetivo principal era mostrar la vinculación y continuidad entre el grupo y Magma, y creo que se ha conseguido.

1 comentario

Login to post comments

Revisiones - O