Inicio Revisiones A-Z M Magma- "Merci" (1984)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 10:48

Magma- "Merci" (1984)

por  Edu Senogul
Valora este disco
(6 votos)
MAGMA - MERCI (1984)


01 - Call from the dark [ooh ooh baby] (Christian Vander / Julie & Ricky Dassin)
02 - Otis (Christian Vander)
03 - Do the music (Christian Vander)
04 - Otis [ending] (Christian Vander)
05 - I must return (Christian Vander / Julie & Ricky Dassin)
06 - Eliphas Levi (René Garber)
07 - The night we died (Christian Vander)

Christian Vander:chant, piano, Rhodes piano, synthesizers, claviers, celeste, percussions, Linn drum program
Stella Vander: chant (1, 2, 3, 5, 6, 7)
Guy Khalifa: chant (1, 2, 3, 5, 6, 7) Rhodes piano (2), flute (2, 6)
Demis Visvikis: chant (1)
Alex Ferrand: chant (1, 3)
Liza Deluxe: chant (2, 5, 6, 7)
Klaus Blasquiz: chant (5)
Maria Popkiewicz: chant (5)
Benoît Widemann: synthesizer (1, 2, 3, 5)
Simon Goubert: synthesizer (1, 3)
Patrick Gauthier: synthesizer (3)
Jean-Pierre Fouquey: rhodes piano (2)
Michel Graillier: rhodes piano (6)
Marc Eliard: basse (2, 3, 5)
Jean-Luc Chevalier: guitare (3)
François Laizeau: Linn drum program (1), batterie (2, 3, 5), percussions (5)
Zaka Percussions: percussions (5)
François Kokelaere: percussions (5)
Steve Shehan: percussions (6)
Philippe Slominski: trompette (1, 3, 5)
Christian Martinez: trompette (1, 5)
Freddy Opsepian: trompette (2)
Christian Guizien: trombone (2)
Denis LeLoup: trombone (3, 5)
Jérome Naulay: trombone (5)
Michel Goldberg: saxophone (1, 3)
Robin Kenyatta: saxophone (2)
Michel Gaucher: saxophone (2)
Paul Bayle: saxophone (3)
Arrigo Lorenzi: soprano saxophone (3)

La primera vez que me enfrenté a la audición de Merci fue gracias a la caja Studio Zünd. Sólo conocía del grupo, con cierta propiedad, el directo Live/Hhai, su segundo trabajo de estudio 1001º centigrades, y un recopilatorio que incluía temas de Üdü Wüdü y Attahk, por lo que me hacía ligeramente a la idea de algunas de sus etapas creativas y sus elementos característicos. Antes de dedicarme a profundizar por orden cronológico los discos de la caja, escuché una vez cada disco (así me aseguraba de que los discos estaban en buen estado  Sonreir Sonreir). Lógicamente, a pesar de ir viendo su evolución disco tras disco, cuando sonó “Call from the dark” por primera vez me sorprendió muchísimo. La primera referencia que me vino a la cabeza fue la de Earth, Wind & Fire, con esa mezcla de funk, soul y hasta pinceladas de disco, todo hecho con muy buen gusto. Posteriormente, mi acercamiento al disco ya vino tras haber escuchado con detenimiento sus trabajos anteriores.



De entrada, hay tres cosas que pueden sorprender al adentrarse en este disco:

- Por un lado, la casi ausencia de la lengua kobaiana en los títulos y en los textos.

- También resulta significativo que en la cubierta del disco no se haga alusión al título Merci (apareciendo el nombre de Magma y el de Christian Vander, quien asume la figura de productor. Se desdibuja así el papel del grupo, en cierto modo, entrando en otra concepción distinta).

- Por otro lado, Vander no aparece como baterista (sólo toca percusión en una pieza), pasando a encargarse de voces y pianos, en un particular estilo muy hipnótico y evocador, a veces utilizando el instrumento de manera rítmica y en otros como entramado armónico, pero nunca aportando motivos melódicos ni solos. Esta vertiente se verá enfatizada en el proyecto Offering durante la segunda mitad de los 80. Alain Raemackers, en el libreto que acompaña al disco en su edición de Studio Zünd, nos indica que mientras las primeras sesiones del disco tuvieron lugar (sobre 1982), Vander lideraba con la batería un cuarteto de jazz llamado Alien, junto a los pianistas/teclistas Michel Graillier y Jean-Pierre Fouquey y al bajista Alby Cullaz. Los dos primeros participarán en el disco.

A pesar de que se usaron varios estudios de grabación, con diferentes dinámicas y una extensa y variante plantilla instrumental (que incluía a miembros históricos del grupo como Klaus Basquiz, Stella Vander o Michel Graillier, junto a jóvenes músicos de sesión) la labor de Vander como productor denota un trabajo muy concienzudo a la hora de imprimir una coherencia sonora y estilística al conjunto global de la obra (165 días de grabación y 3 de mezcla). No obstante, el propio Vander considera que el trabajo no ha sobrevivido en el tiempo, aunque no se puede plantear una remezcla porque gran parte de las cintas han sido destruidas en un incendio.

La sección de viento metal (muy diferente a la que aparece en los primeros trabajos discográficos del grupo), para mi gusto realiza un muy buen papel en este álbum, asumiendo un rol rítmico en “Call from the dark” o “Do the music”, y más armónico en “Otis” o “I must return”, aunque Vander quedó bastante descontento con su trabajo en estudio (consideraba que les faltaba cierta experiencia y madurez musical). “Call from the dark” aparece en el primer álbum de Offering (1986), bajo el título “Love in the darkness”, mientras que “Otis” ya se puede apreciar en el directo “Paris-Bobino” (1981). Hay además algunos motivos que aparecen retomados con diferente carácter a lo largo del disco (como por ejemplo con las piezas “I must return” o “The night we died”). “Otis” (ending) es una pieza que aborda Vander en solitario con una sensibilidad muy espiritual (voz, piano, teclados y celeste), mientras que el final del disco (“The night we died”) retoma de alguna manera ese registro, acompañado de tres voces más. “Eliphas Levi” (composición de Garber) es uno de los registros más magmáticos de todo el disco, con ese carácter hipnótico y repetitivo que te va conduciendo a un clímax expresivo. En el doble “Archiw” hay una toma muy interesante sin flauta y con batería.



Un álbum controvertido pero muy rico en contenido y expresividad, que refleja a la perfección las inquietudes de Vander en aquellos años y que supone un nuevo escalón evolutivo bajo el nombre de Magma. En muchos casos supuso un reclamo para nuevas audiencias, quienes bucearon hacia atrás en su discografía y descubrieron sus pasos anteriores aunque también supuso una ruptura para quien esperaba un álbum más en la línea de los anteriores. Pero más allá de situarlo en un eje cronológico concreto o dentro de una trayectoria discográfica particular, me gustaría destacar este trabajo tan sólo por su composición, la elaboración y el buen gusto para llevarlo a cabo. En mi caso, me gusta más que algunos anteriores (sin ir más lejos, que Attahk, por ejemplo).

Eduardo G. Salueña
Login to post comments