Warning: fsockopen() [function.fsockopen]: unable to connect to 193.0.6.135:43 (Connection refused) in /home/content/30/7728430/html/portal/administrator/components/com_joomlastats/count.classes.php on line 1038

Warning: fsockopen() [function.fsockopen]: unable to connect to 200.3.14.10:43 (Connection refused) in /home/content/30/7728430/html/portal/administrator/components/com_joomlastats/count.classes.php on line 1038

Warning: fsockopen() [function.fsockopen]: unable to connect to 196.216.2.21:43 (Connection refused) in /home/content/30/7728430/html/portal/administrator/components/com_joomlastats/count.classes.php on line 1038
Inicio Revisiones A-Z M Magma- "Wurdah Itäh" (1974)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 09:28

Magma- "Wurdah Itäh" (1974)

por  Snowgoose
Valora este disco
(6 votos)
WURDAH ITÄH (1974)


Músicos:

- Christian Vander / batería, piano, Fender Rhodes, percusión, vocales
- Stella Vander / vocales
- Klaus Blasquiz / vocales, percusión
- Jannick Top / bajo

Temas:


1. Malawelekaahm (3:37)
2. Bradia da Zimehn Iegah (2:18)
3. Maneh Fur Da Zess (1:38)
4. Fur Dihhel Kobaia (4:55)
5. Blum Tendiwa (3:29)
6. Wohldunt Mem Deweless (3:29)
7. Wainsaht (2:30)
8. Wlasik Steuhn Kobaia (2:46)
9. Sehnnteht Dros Wurdah Sums (3:24)
10. C'est la Vie Qui les A Menes La! (4:58)
11. Ek Sun Da Zess (2:16)
12. De Zeuhl Undazir (3:40)

Tiempo total 38:58'


No me imaginaba, cuando decidí escribir una reseña de Magma, que iba a ser tan complicado en todos los sentidos.
He intentado documentarme por no quedarme en la superficie, pero pocas cosas hay al respecto y todas son o muy uniformes o muy dispares.

Desde identificar al grupo como Zeuhl, sus raíces en los coros de Carl Orff o la música de John Coltrane, sus indiscutibles influencias de Bela Bartok o Stravinsky... reconozco que me produce dolor de cabeza meterme ahí, intentar desentrañar un montón de variables de las cuales desconozco muchas de ellas. No quiero, pues, realizar la reseña desde ese punto de vista.

También he probado a informarme sobre la película “Tristan e Iseult”, de Ives Lagrange, de la que este disco representa la banda sonora. Y muy poca cosa he encontrado. La obra, en muchos sentidos, parece todo un misterio. Sí encontré (¡¡en Wikipedia!!) que es la segunda parte de la trilogía THEUSZ HAMTAAHK, junto con la obra homónima y el MDK. Luego, las interpretaciones han sido dispares... No dí con las letras (normal, supongo), ni con las traducciones (es lo que tiene no poseer ya vinilos que te informen de todo). Así que... ¿qué se supone que tengo que describir?.


Simplemente voy a quedarme con mis propias impresiones, nacidas del puro desconocimiento, de la introducción brusca e intensa en los sonidos del grupo, del gusto repentino nacido de escuchas intermitentes.
Voy a quedarme con el regusto amor-odio del principio, que acabó decantándose por la admiración a los sonidos y a las voces, a la personalidad de los protagonistas, a esos mantras que me atraen, quiera o no quiera.

Wurdah Itäh
se escucha todo seguido, como obra conceptual. Está compuesto por doce pequeños fragmentos, de no más de 5 minutos, ligados entre sí. Sólo en el mismo centro hay un verdadero núcleo en el tema 6 (no me lo hagáis escribir de nuevo). En francés, se llama “Message dans l'etendue” (Mensaje en  la Extensión).
No se puede, o al  menos yo no puedo, realizar un análisis, ni siquiera emocional, tema por tema. Sí puedo dar impresiones sobre el conjunto, tal y como suena a mis oídos.
Son cuatro los músicos que lo trabajan, incluyendo el mismo Vander, con lo que, si bien representa la misma esencia de Magma, no podemos considerarlo el grupo en sí. Resuelven el trabajo de un modo mucho menos agresivo y más dulcificado, a momentos, de lo que he escuchado en Magma. Reconozco que las voces me obsesionan, sobre todo el timbre a veces forzado de Stella, ese vibrato tan personal que le da a temas como el 5 (“L'ame du peuple”, El alma del pueblo) un sentimiento intenso y cálido.
El disco es, como todo lo que he escuchado de ellos, repetitivo en el sentido mántrico de la palabra, así trabaja Christian Vander, moviendo a sus oyentes psicológicamente hacia sus propios mundos.

Empieza con fuerza en la voz y en la instrumentación, la letra comienza a repetirse para introducirnos paulatinamente en el ambiente que se pretende, envolvente y duro, con ritmos prácticamente de corte oriental. Me gusta el paso de las voces que fluyen entre el forte y el piano a los ritmos cortantes de letra rápida e ininteligible, los gritos y la fuerza viva del teclado. Así transcurren los cuatro primeros temas del disco; un vaivén de sensaciones y de pasiones que oscilan continuamente.
En el tema 5, como ya he comentado, la dulzura se apodera del timbre y de la música. El cambio en los tres minutos es manifiesto, es un fragmento que me encanta escuchar por lo distinto, por lo cálido de las voces, por cómo asciende lentamente hasta un clímax vocal que se apodera del oyente y le prepara para el tema central y poderoso del disco. Bellísimo el último minuto instrumental con el que, por primera vez en el trabajo, se pone fin a un tema.

“Wohldunt Mem Deweless”... me atraen los sonidos, la elegancia de las voces y de la instrumentación, el poder que desprende esta pieza maestra, de tono épico y marcial. Es repetitiva, pero no llega al cansancio precisamente porque ese mismo poder que ostenta te mantiene inmersa en la música, en las ondulaciones de las voces. Una palabra que llena de significado todo el tema: Hamtaï!! (aparece el recuerdo a David Fresno, inevitable). El final apoteósico y cortante te deja con ganas de más y esos segundos de silencio antes del siguiente tema no te permiten relajarte a la espera de lo que vendrá.

Y, como es normal en el caso de Vander, lo que llega a continuación es inesperado y agobiante... un tema que siempre me recuerda al querido Carlos Romeo, capaz de imitarlo con una precisión que sólo consiguen esos amantes de la música de Magma que llegan al mimetismo con el concepto del grupo. “Wainsaht” (Adelante!!): voz y piano, una sola nota y no sé cuántas vocalizaciones repitiéndose a velocidad de impresión, coros cortantes y afilados que emiten un grito cada vez, agresivo y sonoro, denotando fuerza. Pasa a ritmo marcial y se convierte en un tema grande que asciende en fuerza y en pasión.

A partir de aquí, la obra cambia en cuanto al sonido, se convierte en trepidante el manejo de las teclas. Hasta el final, vuelve a ser un tema musical continuo sin interrupciones. Con ascensos y descensos, con momentos grandilocuentes, coros voluptuosos, pasajes de gran majestad. En algunos de ellos se repite la estructura musical del tema central con más o menos variaciones, hasta llegar a un final apoteósico.

Personalmente, ha sido uno de los regalos musicales más hermosos que he recibido en los últimos tiempos, no sólo por la belleza de la pieza en sí, sino por lo que me ha permitido acercarme a estilos que desconocía totalmente. Gracias, Victorio! Tú sí que sabes.
Login to post comments