Inicio Revisiones A-Z M Magma- "Mekanïk Destruktïw Kommandöh" (1973)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 09:23

Magma- "Mekanïk Destruktïw Kommandöh" (1973)

por  Anin Jadas
Valora este disco
(13 votos)
Mekanïk Destruktïw Kommandöh  (1973)


Christian Vander: batería, voz, órgano y percusiones
Claude Olmos: guitarra
Jannick Top: bajo
Klaus Blasquiz: voz y percusiones
René Garber: clarinete bajo y voz
Jean-Luc Mandelier: teclados

***

Stella Vander — Voz y coros. Organik Kommandeuhr
Muriel Streisfield — coros
Evelyne Razymovski — coros
Michele Saulnier — coros
Doris Reinhardt — coros
Teddy Lasry — Vientos, flauta. Organik Kommandeuhr

Coro dirigido por Stella Vander
Teddy Lasry dirigió la sección de viento


Temas:
1.   "Hortz Fur Dëhn Stekëhn West" - 9:36 (C. Vander)
2.   "Ïma Süri Dondaï" - 4:30 (C. Vander)
3.   "Kobaïa Is de Hündïn" - 3:33 (C. Vander)
4.   "Da Zeuhl Wortz Mekanïk" - 7:30 (C. Vander)
5.   "Nebëhr Gudahtt" - 6:03 (C. Vander)
6.   "Mekanïk Kommandöh" - 4:09 (C. Vander)
7.   "Kreühn Köhrmahn Iss de Hündïn" - 3:13 (C. Vander)


Voy a comenzar esta reseña advirtiendo de mi inexperiencia en una banda tan importante como Magma. De hecho, la descubrí hace poco más de dos años, cuando empecé a frecuentar Sinfomusic y, por lo tanto, me enfrento a este disco con bastante respeto. Hecha esta advertencia espero que los lectores se muestren indulgentes con mi ignorancia (en general) y mi falta de conocimientos del universo Kobaiano (en particular).

LOS HECHOS

Mekanïk Destruktïw Kommandöh es una obra conceptual pergeñada por el genio de Christian Vander que se adentra una vez más en las entrañas de la mitología Kobaiana y que musicalmente se expresa a través del género denominado Zeuhl, también creado por el propio Vander.
Es importante destacar que el idioma utilizado para narrar la historia que nos cuenta MDK es el Kobaiano, otra creación de Vander, y que suena como una suerte de dialecto franco-nórdico. La inmersión en el universo Kobaiano, de este modo, es total.
El disco se grabó en abril de 1973, producido por Giorgio Gomelsky y, como era de esperar, no tuvo demasiada repercusión comercial, aunque los numerosos seguidores de Magma de medio mundo no dudan en calificarlo como una de las obras maestras de la banda.
La version original de ese disco se grabo un año antes como "demo" y se  llamó Mekanik Kommandoh, pero no se editó hasta 1997 a través del sello Seventh Records.
Mekanïk Destruktïw Kommandöh es el tercer movimiento de la trilogía 'Theusz Hamtaahk', el disco contiene siete cortes que dividen la obra principal, que dura en su totalidad algo más de 35 minutos. Curiosamente la segunda y tercera parte de esta trilogía (Wurdah Itah y Theusz Hamtaahk respectivamente) vieron la luz casi 30 años después que el final de la historia.


LA HISTORIA

Mekanïk Destruktïw Kommandöh es la historia del profeta Nebehr Güdahtt, que hace a los habitantes de la tierra la siguiente revelación: si quieren salvarse de sí mismos, deberán limpiarse moralmente adorando al Principio Supremo Kobaiano: 'Kreuhn Kohrmahn', mediante el aprendizaje del canto sagrado denominado Zeuhl Wortz. En respuesta a este imperialismo cultural evidente, la gente de la tierra marcha inicialmente contra Güdahtt, pero lentamente, como cualquier creyente verdadero y mediante una espectacular conversión, Güdahtt atrae una base lo suficientemente amplia de adeptos para sobrevivir y cantar la música Kobaiana. Lo que era una marcha de odio y lucha, se transforma en una catarsis colectiva.
Según Carlos Romeo, Mekanïk Destruktïw Kommandöh, es una de las obras cumbres de Magma como concepto y “manera de hacer las cosas” y de Vander como músico, y abre la gran época dorada de la banda francesa.


LA MÚSICA
Mekanïk Destruktïw Kommandöh es una creación musical difícilmente definible, clasificable o acotable. No suena a nada parecido que no sea Magma, aunque se encuentran reminiscencias de música clásica vocal, Jazz y Rock Progresivo.
Es un sonido agresivo e incluso histriónico. Los coros, liderados por la potente voz de Klaus Blasquiz y las evoluciones imposibles de Stella Vander y su conjunto coral, son los grandes protagonistas de esta obra, sin desmerecer la potencia de su sólida sección rítmica y los adornos de los instrumentos de viento y la guitarra. Mención aparte merece la violencia con que son usados los teclados.
El hecho de que canten en Kobaiano pudiera parecer un impedimento para apreciar la obra en su conjunto, pero por el contrario permite centrarse en las voces como un instrumento más.
Los falsetes, los aullidos, los gritos son continuos y delirantes en muchas ocasiones, lo que ha llevado a algunas voces a calificar este tipo de música como una especie de antecedente lejano del Black Metal, cosa que no me sorprendió leer ya que yo mismo en alguna ocasión lo había pensado, pero que me había abstenido de comentar por temor a estar un tanto ofuscado, dada mi afición al Metal extremo.
El disco, en una primera escucha, puede parecer caótico dada la enorme mezcla de elementos que entran en escena sin un aparente orden ni, nunca mejor dicho, concierto; pero lo cierto es que es hipnótico y sumamente atrayente. Recuerdo a la perfección mi primera escucha (que también fue mi primer contacto con Magma), ya que fue hace relativamente poco, y puedo decir que cuando acabó el disco me sorprendí soltando aire: me había atrapado de tal forma que estaba estresado y tenso. No supe decidir en aquel momento si me gustaba o no, pero una cosa si que tenía clara: ¡¡lo iba a volver a escuchar seguro!!
Al final me convertí.


Hortz Fur Dëhn Stekëhn West

Se trata del corte más largo del disco. La cosa empieza suave, como un tren arrancando al que le cuesta coger velocidad. De hecho el ritmo inicial es muy similar al de una máquina de tren, no se si intencionadamente o no. El rimo va subiendo poco a poco, así como la intensidad de los coros y se van añadiendo instrumentos hasta que la banda al completo está funcionando. Es de destacar el protagonismo de la guitarra en algunos momentos y la enorme lección de percusión del señor Vander.

Ïma Süri Dondaï

Para mi la sección más pegadiza del disco con ese comienzo tan característico a cargo de la voz de Klaus Blasquiz. También impresionante el trabajo del bajo de Jannick Top.

Kobaïa Is de Hündïn
Hay que destacar que la música no tiene interrupción, es como una gran suite en la que los cortes definen los conceptos que se tratan, pero enlazados unos con otros. Y el crescendo continúa con momentos de verdadera locura e intensidad instrumental alternados con breves descansos para darle un descanso al oyente. Es justo este tema el que acaba en una coda descendente, supongo que por exigencias del vinilo, ya que marca más o menos la mitad del disco.

Da Zeuhl Wortz Mekanïk
Otro tema largo que también empieza con relativa suavidad, aunque los vehementes coros no tardan en aparecer acompañados por una guitarra solista. También bastante pegadizo para mi gusto, con toques de jazz y contundentes ritmos, a ratos rozando el minimalismo en las percusiones.
Hay que destacar la intervención de Stella Vander hacia la mitad del tema con unos impresionantes agudos.

Nebëhr Gudahtt

Enlazando con el mismo y precioso motivo de piano con el que acaba el anterior corte, este empieza con calma para, una vez más, seguir in crescendo hasta llegar a una impresionante batalla vocal entre los dos protagonistas y unos gritos que hielan el alma, de verdad. Ya hacia el final a los tremendos gritos se une un trombón del infierno que te deja petrificado.

Mekanïk Kommandöh
De nuevo recuperamos el motivo musical vocal recurrente del disco y llegamos poco a poco a la parte más veloz (ojo, que no digo rápida) del disco donde metales, voces y guitarras entran en un desenfrenado éxtasis absolutamente majestuoso y espléndido que se resuelve en…

Kreühn Köhrmahn Iss de Hündïn
…un delicado toque de piano al que pronto se unen las voces en una cadencia solemne que nos conduce hacia el final, que llega tras una enfática sección donde la magnífica batería se adueña del ambiente y todo se solventa en un ensordecedor pitido definitivo.


Ya puedes respirar. Impresionante. Recomendable escuchar a toda potencia para apreciar en su totalidad las sensaciones increíbles que produce esta música. Gustará más  o menos, pero definitivamente es toda una experiencia.
Login to post comments