Inicio Revisiones A-Z M Magma- "1001 º Centigrades" (1971)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 09:20

Magma- "1001 º Centigrades" (1971)

por  Grimble
Valora este disco
(6 votos)
MAGMA 2 - 1001º Centigrades (1971)


MAGMA 2 - 1001º Centigrades

1001º Centígrades se grabó entre el 5 y el 10 de abril de 1971, justo un año después del anterior Kobaïa y  muestra a un grupo desbordante de creatividad, el cual en dicho periodo ha creado una trilogía sonora de corte conceptual. Efectivamente, este disco continúa con odisea kobaiana. En palabras de Christian Vander, “Rïah Sahïltaahk” (primer tema de este disco) “es el siguiente capítulo de la historia del primer álbum...”. Pero volveremos sobre la historia más tarde.
Aparecen algunos cambios respecto al disco de debut. Ya no tenemos un álbum doble compuesto de canciones de entre 5-10 minutos sino un solo disco con tan solo tres canciones, una de las cuales ocupa toda la cara A, se trata de la antes mencionada “Rïah Sahïltaahk”. Se producen cambios de personal donde destaca la marcha del guitarrista Claude Engel , siendo la guitarra un instrumento que no se reintegraría . También se iban Paco Charlery y Richard Raux. La formación quedaba de la siguiente manera:

- Christian Vander / Voz, batería y percusión
- Klaus Blasquiz / Voz y percusión
- François Cahen / Piano acústico y eléctrico
- Francis Moze / Bajo
- Teddy Lasry / Clarinete, saxo, flauta, voz
- Jeff Seffer / Saxo, clarinete bajo
- Louis Toesca / Trompeta

A pesar de estos cambios no solo se mantuvo la identidad conceptual de la obra sino también la musical, predominando, en mi opinión, la influencia del jazz, superior incluso al disco anterior, especialmente en los arreglos de los instrumentos de viento. Pero sin duda, el instrumento que va adquiriendo mayor protagonismo es la voz, bien acompañada por piano, o por los vientos, predomina el uso rítmico de estas, pocas veces o ninguna se le da un uso digamos, coral, solemne, como si Magma quisiera influir en nuestro estado físico más que emocional. También encontramos un tratamiento más teatral, sin embargo no me parece tan acentuado como en Kobaïa. Por otra parte a nivel personal diré que 1001º Centigrades posee los dos temas que más suelo tararear de los discos de Magma, me refiero al comienzo del primer tema, “Rïah Sahïltaahk” y el final del último “Ki Ïahl Ö Lïahk”.
La autoría de las canciones se reparte entre Vander (“Rïah Sahïltaahk”), Teddy Lasry (“”Iss” Lanseï Doïa”) y François Cahen (“Ki Ïahl Ö Lïahk”):

1.   “Rïah Sahïltaahk”: Es el tema más largo de la obra, auténtico pilar de la música Zeühl, con un comienzo muy rítmico a cargo del bajo y unas voces un tanto pegadizas como ya comenté. A partir de aquí se suceden continuos cambios de ritmo, momentos muy jazzeros, con otros de catarsis minimalista vocal, preciosas miniaturas pianísticas o momentos de corte épico, en fin, como decía, todo un catálogo Zeühl.
2.   “”Iss” Lanseï Doïa”: De nuevo un riff de bajo da la pauta sobre la cual se va formando la pieza, esta vez no de una forma tan dinámica y “alegre” sino algo siniestra un tanto “free” que da paso al desarrollo instrumental por parte de los vientos. A partir del minuto 5 más o menos comienzan a sucederse pasajes vocales en una especie de pregunta respuesta entre una voz grave y por veces otras voces no tan graves o el piano, mientras los instrumentos de viento continúan manteniendo el carácter que la canción lleva desde el comienzo.Termina el tema de una forma un tanto siniestra... Realmente una pieza excelente que hay que escuchar.
3.   “Ki Ïahl Ö Lïahk”: Mientras que el último tema empieza de una forma más inquietante donde bajo, batería y vientos van tejiendo un entramado rítmico sobre el cual la voz lanza su discurso o estableciendo de nuevo un pregunta – respuesta. Esta pieza evoluciona desde un ambiente inquietante a otro más esperanzador o incluso alegre, siempre guiado por los instrumentos de viento, termina con un fade que te deja con ganas de más y que ciertamente estropea un poco este precioso tema.


Respecto a la historia que “Rïah Sahïltaahk” nos cuenta, nos encontramos con un kobaiano, que no sigue a sus compañeros en la vuelta a Kobaïa y decide quedarse en la Tierra convencido de que podrá cambiar la forma de pensar de la gente hacia una forma más positiva y armoniosa. No se trata de un kobaïano cualquiera  sino que es un gran maestro. Personalmente este giro me recuerda a los Maestros de la 2ª Fundación de Isaac Asimov. Llegados aquí, me parecería interesante también, indagar en las influencias que pudo tener Vander para su historia. Desconozco cuales pudieron ser las lecturas habituales del percusionista pero la historia, literariamente enlaza con multitud de clásicos de la ciencia ficción, historias que podrían haber salido de la mente de un Simak o un Silverberg.
También destaca la lectura social. Llama la atención y hemos hablado algunas veces de ello, toda la iconografía Kobaïana, su lengua, sus símbolos, los trajes, y adornos de los músicos de Magma nos hacen pensar en una especie de secta que espera que seres de otros mundos vengan a rescatarnos de la barbarie terráquea. Recordemos que a finales de los 60 y 70 existió un boom de movimientos y creencias relacionadas con la vida fuera de nuestro planeta. Siendo Magma un grupo francés, uno no puede dejar de pensar en Jacques Vallèe, pionero en el estudio serio del fenómeno, que acercó las teorías sobre el fenómeno ovni a posturas sociales o psicológicas, no hablamos solo de imaginar cosas sino también de manipulación psicológica o social.  Como anécdota decir que el personaje que interpreta François Truffaut en Encuentros en la tercera fase esta inspirado en el investigador francés.

Concluyo ya. Sin duda estamos ante otro grandísimo disco, que continúa y completa junto a Kobaïa una trilogía increíblemente coherente. Es uno de los discos que yo recomendaría para iniciarse en el grupo, ojo que no quiero decir que sea un trabajo más o menos amable sino que los mecanismos, en mi opinión, con los que funciona el grupo están tan bien expuestos que me parece ideal para comprender a Magma.


La corrupción de una cosa corresponde necesariamente a la genereción de otra.
(Aristóteles)

Login to post comments