Inicio Artículos Biografías MAGMA- Biografía
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 09:06

MAGMA- Biografía

por  Carlos Romeo
Magma (y Offering) – La persistencia de la visión

Nota previa

No es ésta una biografía de Christian Vander. Sólo tenemos datos contrastados hasta el año 1976, ya que estamos pendientes de la reedición de la biografía de Magma en francés, escrita por Antoine de Caunes, y que conocemos por su primera edición. También se aproxima la fecha de la edición de un nuevo libro. Esperamos ambas cosas. No abordaremos la obra de Vander fuera de Magma u Offering, ya sea bajo su propio nombre o de otros conjuntos. La vida de Magma supera los cuarenta años. Teniendo en cuenta esto y la enorme cantidad de músicos que por sus filas han pasado resulta que no es posible hacer un recuento detallado de todas las formaciones del grupo. La idea es acudir a lo que es esencial.
Debemos reconocer que el título de este escrito no es original, sino que utiliza el de una novela de John Varley, que encontramos muy adecuado para representar el concepto subyacente a esta música.




Introducción

El concepto de Magma evoca un conjunto de músicas poderosas con el influjo evidente del jazz –John Coltrane–, la música de Carl Orff e Igor Stravinsky, y diversos elementos de rock progresivo, jazz rock y música soul, que dieron lugar a una serie de discos fascinantes, muchos de ellos conceptuales, que incluso formaron series; y donde se dieron cita muchos de los mejores músicos franceses de los años setenta. Su obra es el germen de lo que hoy llamamos música Zeuhl, movimiento que ha trascendido las fronteras de lo francófono por lo que podemos encontrar reflejos suyos en Japón o Italia.
Magma sigue vivo en la actualidad y prueba de ello fueron sus actuaciones a lo largo del año 2009, presentando abundante material nuevo que aún no ha sido objeto de ninguna edición. Frente a compañeros generacionales, que parecen abocados a vivir sólo del mercadeo de la nostalgia, este grupo ha sido capaz de retomar su línea de trabajo más clásica sin merma de la calidad. Ya sea completando trabajos que tuvieron que dejarse de lado hace décadas o presentando obra nueva del mismo lustre.

El único músico en común a lo largo de toda la vida del “conglomerado” Magma – Offering es su compositor principal, batería y cantante Christian Vander. La simplificación sería engañosa ya que Magma es algo más que el grupo de Christian Vander, como lo atestiguan otros proyectos del músico. Utilizando un concepto de Robert Fripp, Magma sería una “manera de hacer las cosas”.

Lo que sí se ha demostrado es que Magma es un árbol fecundo, con una larga serie de artistas y grupos relacionados con el grupo, del cual deben su “toque”, pero que aportan su propia visión en los años setenta y en la actualidad. Grupos más jazzísticos o enfocados al jazz-rock como Zao, Neffesh Music o Surya; o más rock desde una perspectiva Zeuhl, como Weidorje, por hablar de algunos conjuntos antiguos. De los más recientes podemos destacar aquellos relativos a Emmanuel Borghi, Jame Mac Gaw o Philippe Bussonnet. Hablamos de One Shot, Snake Oil, NHX, Electric Epic y otros grupos relacionados entre sí y con Magma en la actualidad.

Comienzos




Desde un pasado muy influido por la música de  jazz, ya que no en vano Vander era hijo de músicos de jazz, motivo por el que tuvo contacto desde muy niño con artistas de esta escena; tomando como referencia absoluta a John Coltrane y Elvin Jones –al que conoció–; pasando por experiencias en el pop y rock y tras la sucesión una serie de formaciones pre-Magma, se llegó a un punto en el que el concepto Kobaïa se reveló en la mente de Christian Vander. Una palabra seminal que fue la fuente de todo lo demás y el título del primer tema que éste compuso para este proyecto. Se organizó un grupo en 1969 siguiendo estas directrices que, tras algunos cambios en su formación y extenuantes ensayos, grabó en París en abril de 1970 su primer álbum, Magma. Ahora incluso conocemos las maquetas de este primer disco, e, incluso, de forma no oficial con una de 1969 –tal vez– del tema “Naü Ektila”. Éste primer álbum era un vinilo doble producido por Laurent Thibault, que había sido bajista del grupo. Aunque la mayoría de las composiciones son de Christian Vander nos encontramos que la mitad del disco está compuesto por piezas de Teddy Lasry, François Cahen, Claude Engel y Laurent Thibault. Más jazz-rock que rock progresivo, con fuerte presencia de la sección de viento y, por lo tanto, con fuertes reminiscencias de los grupos que incorporaban estos instrumentos en un contexto rock, como Soft Machine, entre otros. La paleta sonora incluía pasajes con guitarra acústica y la obra era, en conjunto, más instrumental que lo que luego grabaría Magma. La nota diferencial con otros grupos es el lenguaje con el que se canta con un fraseo muy jazzístico, el propio Kobaïa. En este momento de su evolución estaba bastante clara su procedencia del Yougourt, forma típicamente francesa del scat, que pretende buscar sonoridades inglesas, aunque sin un sentido concreto. El Kobaïa -como idioma- evolucionó rápidamente hacia formas fonéticamente germanizadas del francés. El grupo estuvo formado por Christian Vander (batería y voz), Claude Engel (guitarra, flauta y voz), Francis Moze (bajo eléctrico y contrabajo), François Cahen (piano), Teddy Lasry (saxo soprano, flauta y vientos), Richard Raux (saxos alto y tenor, flauta), Alain “Paco” Charlery (trompeta y percusiones) y Klaus Blasquiz (voz solista). Varias de las piezas de este disco se han interpretado en directo, sobre todo la pieza que abre el álbum, “Kobaïa” propiamente dicha, que sobrevivió a muchos cambios de personal y se ha tocado en 2009.

En la caja Studio Zünd podemos encontrar siete piezas interpretadas por esta misma formación de Magma en julio de 1970 con destino a la película 24 heures seulement. Son composiciones de Lasry, Cahen, Engel, Raux y Vander. Los temas compuestos por el batería aparecerían tiempo después en el álbum de Univeria Zekt The Unnamables.




El segundo álbum se registró en abril de 1971, con una formación similar a la del disco de debut, pero de la que se había descolgado el guitarrista, que no fue reemplazado: Christian Vander (batería, percusión y voz), Francis Moze (bajo eléctrico), François Cahen (piano y piano eléctrico), Teddy Lasry (clarinete, saxo soprano, flauta y voz), Jeff Seffer (saxo y clarinete bajo), Louis Toesca (trompeta) y Klaus Blasquiz (voz solista y percusión). Llegó un día en que Claude Engel recogió sus cosas en un ensayo y no volvió. Eso provocó un problema ya que sus partes eran muy importantes y por ello Vander considera que hay un “agujero” en este álbum al faltar Engel, “una orquesta él sólo” en palabras del batería. Musicalmente hablando, este segundo disco es una versión corregida y aumentada de su álbum previo. Vander compuso una extensa pieza mientras que el resto del álbum se repartió entre Teddy Lasry y François Cahen. No debemos olvidar que aunque Magma es la visión de Vander, el resto de los músicos tuvieron un papel muy destacado en la obra del grupo. Los temas de Lasry y Cahen prolongan el sonido del primer disco, mientras que la pieza de Vander preludia la nueva estética, más vocal, que presidirá Magma dos años más adelante. Aparentemente en las mismas sesiones se registró un disco sencillo con los temas “Hamtaahk” y “Tendeï Kobah”, también publicado en 1971 y recogidos en el álbum recopilatorio Simples (1998). Esta antología sólo dura 20 minutos y recoge 5 piezas grabadas entre 1971 y 1974 para sencillos. De gran interés, por cierto.

Como sucede de vez en cuando, hay crisis que provocan cambios a coro o medio plazo. En la primavera de 1971 Vander tuvo necesidad de amigos y de frescor. Así que una tarde se acercó al Gibus, y junto a Klaus Blasquiz (voz), René Garber (clarinete bajo) Clément Bailly (batería) y Doudou Weiss (batería), interpretó al piano Fender y cantando Wurdah Ïtah ante un público de rock que no supo cómo reaccionar. Un instante único, premonitorio. No se sabe que haya grabación alguna de esto.




En agosto de 1971 se grabó a nombre de Univeria Zekt el disco The Unnamables para el sello Theleme, de Laurent Thibault, como una aproximación a la música de Magma desde estéticas menos “rompedoras”. Se implicaron músicos de Magma y de Ergo Sum, otro grupo del sello. Las piezas fueron escritas por Lasry, Cahen y Vander. Los músicos implicados fueron Christian Vander (batería, percusión y voz), Klaus Blasquiz (voz y percusión), François Cahen (pianos), Francis Moze (bajo y órgano), Teddy Lasry (saxos, flautas y órgano), Jeff Seffer (saxos), Tito Puentes (trompeta), Claude Engel (guitarra acústica y eléctrica), Zabu (voz) y Lionel Ledissez (voz). Artísticamente el disco cumple el objetivo de trasladar al oyente desde una estética más usual, dada la época, hacia la de Magma. Aunque no es un disco del grupo propiamente dicho, sus contenidos y la formación que lo grabó lo anclan claramente en esta época concreta de su evolución.

De forma muy acertada, la serie AKT del sello Seventh publicó en 1996 un disco en directo, registrado en Bruselas el 12 de noviembre de 1971, con una formación  que incluía a Klaus Blasquiz (voz y percusión), Louis Toesca (trompeta), Teddy Lasry (saxo soprano y flauta), Jeff Seffer (saxo tenor), François Cahen (piano), Francis Moze (bajo) y Christian Vander (batería y voz). El repertorio incluye todo lo que fue el segundo disco del grupo, junto a temas de su primer álbum así como las piezas “Sowiloï (soï soï)” y “Mekanïk Kommandöh”. Este último tema es, ni más ni menos, la versión más antigua publicada hasta la fecha de lo que acabaría siendo Mekanïk Destruktïw Kommandöh.




Esta misma formación de Magma grabó en algún momento de 1972 un disco sencillo, en directo, con tomas de las piezas “Mekanïk Kommandöh” y “Klaus Kombalad”. La primera de ellas corresponde al comienzo de la pieza y apareció también en una antología del sello Theleme. La segunda se puede encontrar también en la antología Mythes et Legendes. De esta época del grupo queda por editar una pieza de Teddy Lasry, que formaba parte de una banda sonora.
Magma sufrió una serie de cambios por los cuales la mayor parte de esta formación iba a irse del grupo para formar otros, como Zao, donde volverían a reencontrarse Cahen y Seffer. En esta época es cuando se produjo la incorporación de dos miembros del grupo belga Arkham, el batería Daniel Denis y el teclista Jean-Luc Mandelier. La presencia de Denis fue fugaz, aunque muy importante para él. Mandelier se quedó más tiempo y hay un testimonio discográfico de su presencia, junto con la de René Garber al clarinete bajo y voz, en esta formación provisional (con Moze, Cahen, Seffer y los demás) en el disco recopilatorio de rarezas Inedits, que contiene la pieza “Terrien si je t’ai convoqué” grabada en junio de 1972; que es, como indica su título, una invocación.

Casi 30 años después de estas fechas, Christian Vander publicó un doble disco, Korusz, formado casi en su totalidad por solos de batería grabados en recitales de Magma entre 1972 y 1975. Aunque está grabado en conciertos del grupo, el único músico que se puede escuchar de éste es Klaus Blasquiz a la voz y percusión; el resto aparece muy fugazmente en las entradas o salidas de las piezas. “Korusz 1”, registrado el 29 de septiembre de 1972, es el sólo más antiguo de la colección. No vamos a intentar siquiera dar una descripción de éste. Supongo que a muchos lectores les abrumará la idea de un doble álbum de solos de batería, pero nosotros encontramos la escucha de Korusz apasionante.

Median dos años entre el segundo y el tercer álbum de Magma. Esto es mucho tiempo en la vida de un grupo y en éste pasaron varias cosas. En primer lugar la formación del grupo cambió casi por completo aunque siempre estuvieron el propio Vander y Klaus Blasquiz; René Garber también, aunque su presencia siempre tuvo algo de intermitente; y se incorporó Stella Vander, primero también de una forma discontinuada. En un segundo lugar la música va a cambiar perdiendo el énfasis jazzístico e incrementándose los elementos extraídos de la música de Stravinky y de Orff. Empieza a haber menso espacio para los solos instrumentales y eso será un problema para los músicos de jazz que participaban en el conjunto. Ésta es la época en que se conciben y gestan las dos trilogías básicas del grupo aunque sólo Theusz Hamtaahk se desarrollará del todo en esta década, aunque Köhntarkösz Anteria y Ëmëhntëhtt-Rê deberán esperar aún mucho tiempo.

Mekanïk Destruktïw Kommandöh y las primeras obras maestras




Hay una grabación de Mekanïk Destruktïw Kommandöh registrada en enero de 1973 y editada por el sello Seventh en 1997, llamada Mekanïk Kommandöh. La formación del grupo era la siguiente: Klaus Blasquiz a la voz y percusiones, Stella Vander a la voz, René Garber al clarinete bajo y voz, Jean-Luc Mandelier a los teclados, Jean-Pierre Lambert al bajo, Christian Vander a la batería, voz, órgano y percusiones y los coros de la Storchhaus. Hay diferencia apreciable en los arreglos entre esta versión y la definitiva, grabada cuatro meses después. Esta música se nos presenta aquí mucho más austera que en su versión definitiva en estudio. Siguiendo con esta época, podemos escuchar en la recopilación Inedits la pieza “Gamma Anteria” de esta formación de Magma, sin Stella Vander y con Gérard Bikialo al piano, grabada el 15 de febrero de 1973. El tema, precedido por “Om Zanka”, forma parte del final de la tercera sección de Köhntarkösz Anteria. El álbum Inedits recoge, pues, dos fragmentos de esta obra.




Aunque nos hemos referido a otros discos Mekanïk Destruktïw Kommandöh es el tercer álbum del grupo. Éste fue grabado en abril de 1973 bajo la producción de Giorgio Gomelsky. Magma estaba compuesto, para la ocasión, por los siguientes músicos: Klaus Blasquiz a la voz y percusiones, Stella Vander a la voz, René Garber al clarinete bajo y voz, Claude Olmos a la guitarra, Jean-Luc Mandelier a los teclados, Jannick Top al bajo, y Christian Vander a la batería, voz, órgano y percusiones. Además, había un coro dirigido por Stella Vander y reaparecía puntualmente Teddy Lasry al viento y flauta, para dirigir la sección de viento. Como se ha apuntado en cierta forma antes, éste es un disco conceptual, cuya acción se desarrolla en la Tierra mucho tiempo después de los acontecimientos narrados en los dos primeros discos. Un profeta, Nebehr Gudahtt, predica a las gentes que para salvarse de la destrucción total, para purificar sus mentes y tener acceso a la existencia definitiva, deben sacrificar su vida en la Tierra. Obviamente, se les impele a entregar su espíritu. Esto, por supuesto, no es entendido y las gentes organizan una marcha contra el profeta, al que acusan de ser un tirano de intenciones crueles. Durante la marcha, el espíritu del universo intenta manifestarse a estas gentes, y al menos logra iluminar a una de ellas, bajo la forma de un ángel de luz. Esto cambia su opinión y esta mutación es contagiosa hasta tal extremo que lo que era una marcha de odio se convierte en una marcha de amor y, en definitiva, se cumple el destino de purificación. Mekanïk Destruktïw Kommandöh es una de las cumbres tanto de Vander como compositor como de Magma como grupo, que inaugura su gran época. En este disco se lleva a cabo la transición hacia una estética más vocal, que recuerda la música de Carl Orff, y que es la que domina la Trilogía Theusz HamtaahkEl Tiempo del Odio–. Hay que reseñar la entrada de Jannick Top en Magma, hecho de gran trascendencia para el grupo. Hay una anécdota relativa a Mike Oldfield, que en aquella época casi vivía en los estudios Manor mientras daba forma a su Tubular Bells. El guitarrista estuvo presente en algún ensayo del grupo, en el que se interpretó la pieza “‘La’ Dawotsin”. Pasado un tiempo Christian Vander fue a ver la película El Exorcista para encontrarse, con gran sorpresa, que en la banda aparecía la cadencia inicial de su “‘La’ Dawotsin”, como compuesta por Mike Oldfield. Esta información proviene de dos entrevistas diferentes realizadas a Christian Vander y Klaus Blasquiz. El comienzo de ambas piezas es parecido, pero son composiciones muy diferentes. Si escuchamos la maqueta de Tubular Bells grabada en 1971 resulta que aquel riff tan característico al teclado ya estaba allí, años antes de que Magma grabara este álbum en los estudios Manor, ensayando allí éste y otro material. Sinceramente creo que es casualidad y que Vander se equivoca con sus acusaciones.

Sons Document 1973 es un disco de archivo de la serie AKT (a nombre de Vander, Top Blasquiz, Garber) que recoge una improvisación que tuvo lugar en los estudios Manor al día siguiente de terminar la grabación de Mekanïk Destruktïw Kommandöh. No es en sí un disco de Magma, aunque todos los participantes fueran miembros del grupo. Se trata de un único tema, “`Nëhèh (Këhr)”, que se desarrolla a lo largo de 70 minutos, pero no baja parámetros jazz rock o similares, sino con acentos ambientales, étnicos y de otro tipo. Algunas personas ven en esta pieza el parentesco que de alguna forma se estableció entre Henry Cow y el grupo. En una ocasión leí una entrevista a Vander en los años setenta en que el preguntaron por Henry Cow, cuya música conocía y en concreto por el álbum Concerts. Él admitío algún tipo de cercanía entre ambos grupos en cuanto a la “energía”.




En el camino que lleva desde aquí al cuarto álbum del grupo, Köhntarkösz, hay bastante material disperso en varios discos. Grabada en junio de 1973, la pieza “Gamma” se encuentra en el álbum Inedits, con un sabor jazzy. Los músicos eran Klaus Blasquiz a la voz y percusiones, Claude Olmos a la guitarra, Gérard Bikialo y Michel Grailler a los teclados, Jannick Top al bajo, y Christian Vander a la batería y voz. Pasando a 1974, y con la misma formación que acabamos de mencionar hubo una gira de la cual se extrajeron los siguientes solos de batería, “Korusz 2” (11 de enero de 1974), “Korusz 3” (16 de enero) y “Korusz 4” (15 de febrero); los tres incluidos en el doble ya citado Korusz. Además, podemos hallar las piezas “Sowiloï / KMX-EXII-Opus 3” (comienzo de 1974) en la recopilación de Magma Inedits. “Sowiloï” es una composición típica de Vander, mientras que “KMX-EXII-Opus 3” es una composición jazzística de Jannick Top, que le deja espacio para que haya un solo de bajo. En un momento dado de esta época Vander descartó proseguir con el trabajo con Köhntarkösz Anteria (K.A.) para decantarse finalmente por desarrollar Köhntarkösz.

BBC 1974 Londres es otro disco de archivo de la serie AKT de Seventh Records, publicado en 1999, que nos aporta material de muy alto interés. La formación presente en este registro del 14 de marzo de 1974 fue la compuesta por Klaus Blasquiz a la voz y percusiones, Claude Olmos a la guitarra, Gérard Bikialo y Michel Grailler a los teclados, Jannick Top al bajo, y Christian Vander a la batería y voz. El valor documental es enorme ya que contiene la grabación de estudio –posiblemente la única– más antigua disponible de "Theusz Hamtaahk", que tiene muchos puntos de contacto, por su estética, con la versión que de “Mekanïk Destruktïw Kommandöh” pudimos conocer en el disco Mekanïk Kommandöh, grabado 16 meses antes; pero aún más los tiene con Wurdah Ïtah, con la que comparte material temático. De nuevo nos encontramos con una estética austera, deudora de Carl Orff y de implacable belleza. La segunda mitad del disco es una excelente toma de “Köhntarkösz”, que preferimos a la versión original de estudio grabada este mismo año. La pieza incluye el fragmento “Om Zanka” de  Köhntarkösz Anteria. En esta misma época se registró –el 17 de marzo de 1974– el solo “Korusz 5” que aparece en Korusz. También hay grabaciones no oficiales (como la del 14 de febrero en Bruselas o la del 6 de marzo en Bremen) que permiten conocer el repertorio de un concierto de Magma en esta época. Éste era: “Köhntarkösz”, “Sowiloï / KMX-EXII-Opus 3”, “Korusz” –el solo de batería-, “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”, “Theusz Hamtaahk” y, como bis, lo que parece un fragmento de Köhntarkösz Anteria.






Wurdah Ïtah puede y debe ser considerado un álbum de Magma a todos los efectos ya que, de hecho, es la segunda parte de Theusz Hamtaahk y está grabado en abril de 1974 por una versión reducida del grupo formada por Klaus Blasquiz a la voz y percusiones, Stella Vander a las voces, Jannick Top al bajo, y Christian Vander a la batería, pianos y voz. En España se publicó en vinilo, siguiendo la versión francesa, que acreditaba la obra a Christian Vander, como la banda sonora de la película Tristan et Yseult. Efectivamente, una versión previa de esta música es la banda sonora de aquella película francesa, pero no esta versión, para gran disgusto de Vander, ya que él considera que la contenida aquí es superior. Wurdah Ïtah parte de Theusz Hamtaahk, lo cual es evidente para cualquiera que escuche ambas obras. Ambas comparten su austeridad y bastante material melódico, casi idéntico en lo que era el comienzo de la primera cara del vinilo; luego difieren y se separan. Nunca como en esta obra el parentesco estético de la escritura de Vander con el Orff de Catulli Carmina fue más evidente. Las voces son las grandes protagonistas de esta música, aquellas que transmiten una pasión casi inverosímil. Siempre nos ha parecido que este disco es la expresión más pura del alma de Magma y, por ello, o se le ama o se le odia, ya que esta música no deja indiferente.




Un mes después se registró Köhntarkösz, el cuarto álbum del grupo. La formación fue la siguiente: Klaus Blasquiz a la voz, Stella Vander a los coros, Brian Godding a la guitarra, Gérard Bikialo y Michel Grailler a los teclados, Jannick Top al bajo, y Christian Vander a la batería. En la práctica diríamos que éste es un disco casi conceptual, ya que la mayor parte del álbum contiene la pieza “Köhntarkösz”. La edición en vinilo escindió esta pieza en dos, pero es una única composición. Completan el disco dos piezas más cortas, “Ork Alarm” debida a la pluma de Top y la espiritual “Coltrane Sundia”. Estas traen una explicación. Para “Ork Alarm” el texto es el siguiente: –El pueblo de Ork marcha sobre nosotros. Está hecho de una materia indescifrable que es a las máquinas, lo que las máquinas son para el hombre. La alarma ha sonado ¡Alarma Ork! El pueblo de la ZEUHL Wortz se prepara para la batalla... –. “Coltrane Sundia” es más sencillo: –Coltrane descansa en paz–. En la instrumentación de la obra llama la atención el empleo del órgano eléctrico, algo que no se mantendrá en versiones posteriores de “Köhntarkösz”. En las mismas sesiones de este álbum se grabó un tema más, “Mekanïk Machine”, escrito por Jannick Top, que finalmente vio la luz en un disco sencillo. Hoy se puede encontrar en la recopilación de los sencillos de Magma Simples y en el disco de Jannick Top Soleil D’Ork Inedits 74-76. La pieza en sí es típicamente Magma, incluso podría parecer obra de Vander. Una excelente cabalgada Zeuhl.



¿Es posible un Zeuhl Glam?


Antes de que se produjera uno más de los cambios radicales en la formación a los que nos tiene tan acostumbrados Vander, hay una pieza grabada por Klaus Blasquiz (voz y percusiones), Gérard Bikialo y Michel Grailler (teclados), Jannick Top (bajo), y Christian Vander (batería) el 26 de septiembre de 1974 y recogida en el recopilatorio Inedits. Se trata de la composición de Top “KMX-BXII-Opus 7” que comienza con una voz gutural, pero que básicamente es un largo sólo de bajo, acompañado por todo el grupo. Con la marcha de Top y la reestructuración de Magma termina la época en la que se han grabado las obras que definen el estilo maduro del grupo: Mekanïk Destruktïw Kommandöh, Wurdah Ïtah, y Köhntarkösz. El nuevo Magma que surgió después fue estable con pocos cambios en la composición del grupo durante casi dos años. No lograron grabar un disco de estudio a la altura de su calidad, pero si dejaron extraordinarios testimonios de su musicalidad y fuerza en directo. Se constituyó en la práctica un supergrupo, aquél que quizá –en un mundo ideal– hubiera debido registrar Ëmëhntëhtt-Ré. De nuevo es Inedits el álbum que nos trae una grabación histórica, en este caso la más antigua oficial de esta formación: Klaus Blasquiz (voz y percusiones), Didier Lockwood (violín), Gabriel Federow (guitarra), Benoît Widemann y Jean-Pol Asseline (teclados), Bernard Paganotti (bajo) y Christian Vander (batería y voz). Este fue el grupo que registró el 25 de enero de 1975, en un ensayo, el tema “Om Zanka” –el fragmento con el que se inicia la tercera parte de Köhntarkösz Anteria– una pieza de 5 minutos y medio que, para nuestro gusto, tiene un sabor similar al de “Köhntarkösz”, donde se había interpolado en la versión de 1974 en Londres. Durante las actuaciones de este grupo se registraron el breve “Korusz 7” (8 de abril) y “Korusz 6” (18 de abril de 1975) ambos recogidos en el disco de Vander Korusz.




Live y Live Hhaï son dos ediciones distintas del quinto álbum del grupo, primero en directo, grabado en el Olympia de París entre el 1 y el 5 de junio de aquél año. La formación que interpretó esta música era la misma que registró “Om Zanka” con la adición de Stella Vander a los coros. La primera edición en compacto se corresponde al doble vinilo original y ocupa un sólo disco. La edición de Seventh se convierte en doble compacto al añadir “Emehnteht-Rê (announcement)” al primer disco después de “Köhntark”; y cambia el orden del segundo, que empieza con “Hhaï” y sigue con “Kobah” y “Lïhns”; se interpola “Da Zeuhl Wortz Mëkanïk” para terminar de nuevo con “Mëkanïk Zaïn”. Estaba construido como una mezcla de temas nuevos junto con piezas clásicas del grupo. La calidad del sonido, la interpretación, su fuerza y el repertorio van a la par. Fácilmente, éste es uno de los mejores discos en directo de la música progresiva. Ya conocemos las virtudes de Vander, pero el conjunto de la sección rítmica, con Paganotti, se vuelve imbatible. Didier Lockwood añade un sabor especial a este conjunto y sus aportaciones realzan sobremanera las piezas. Desde luego, Lockwood es el perfecto sucesor del trono del violín francés, de Stephane Grapelli a Jean Luc Ponty. Si hubiera que recomendar sólo un disco de Magma recomendaríamos éste, pero si hay que recomendar sólo una canción, “Hhaï” sería la elegida.




Parece un momento pletórico pero no es eso lo que piensa Vander. Jean-Pol Asseline se va y es sustituido por un jovencísimo Patrick Gauthier. Pese a las virtudes de éste el batería pensaba que aún no estaba realmente maduro para Magma. No obstante, Gauthier se quedó. Luego formó parte de Weidorje y colaboró con Richard Pinhas, llegando a publicar varios discos en el sello Seventh.

La serie AKT del sello Seventh nos ha proporcionado un disco de archivo de esta misma época, Théâtre du Taur Concert 1975 Toulouse, con una formación idéntica a la de Live Hhaï, salvo por la sustitución de Jean-Pol Asseline por Patrick Gauthier. El repertorio es muy similar al del álbum anterior ya que se incluyen las piezas “Köhntarkösz”, “Hhaï” y “Kobaïa” en el primer compacto, mientras que el segundo está dedicado por completo a Mekanïk Destruktïw Kommandöh. Precisamente la inclusión de esta obra es lo más interesante de este doble disco, ya que los arreglos del directo difieren bastante –al no estar presentes los vientos– del original.
Mientras sucedía lo anterior, Jannick Top grabó una maqueta de la pieza “De Futura” en 1974, junto a Richard Pinhas. Ésta pieza fue conocida por Vander que sintió un gran entusiasmo por ella. En octubre de 1975 Top preparó un concierto con esta composición, a la que presentó como “De Futura Hiroshima”. Más de 20 años después y a nombre de la Utopic Sporadic Orchestra verían la luz dos versiones de este tema, la de los ensayos y la de al interpretación frente al público, grabadas el 16 y 17 de octubre de 1975. Este disco se llama Nancy 75 y en éste participaron varios miembros de Magma, pasados, presentes y futuros, entre los que se encontraba el propio Vander, tremendamente vitoreado al ser presentado al público. Ésta es quizá la composición más famosa de Top, una tema largo cuyos motivos melódicos principales son presentados por una voz gutural, y que es una continua progresión hacia un clímax aterrador. Como muchas de las composiciones del bajista, es una pieza muy rítmica y un tanto obsesiva. Vander lo tiene claro ante “De Futura”, que espiritualmente considera que es absolutamente Magma y la incorpora al repertorio del grupo, aunque Jannick Top no forme parte activa en éste, aún.
Una prueba evidente de lo dicho con anterioridad con relación al entusiasmo de Vander por “De Futura” se encuentra en el disco de archivo triple de la serie AKT Concert 1976 Opéra de Reims, grabado el 2 de marzo de 1976 y editado en 1996, que recoge un concierto que había sido pirateado ampliamente con anterioridad. Grabado por exactamente la misma formación que Théâtre du Taur Concert 1975 Toulouse el repertorio incluye, para empezar, nada más y nada menos que “De Futura”, seguida por “Sons et Chorus de Batterie”; y versiones de “Köhntarkösz”, “Theusz Hamtaahk” y “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”. Esta grabación nos presenta esta formación del grupo en su recta final, ya que Vander se había propuesto, una vez más, remodelarlo.




Üdü Wüdü, el sexto álbum del grupo, marcó el fin de la gran época de Magma. La formación anterior estaba desintegrándose mientras que la nueva aún no estaba del todo perfilada. Vander quería que Jannick Top volviese al grupo, Bernard Paganotti quería quedarse, pero Vander insistió y Paganotti se marchó muy a su pesar para formar Weidorje con otros ex Magma. Antes de ello participó en este disco, donde precisamente se grabó la composición suya que dio nombre a su nuevo grupo, “Weidorje”. Por primera vez en la historia de Magma, y algo que nunca más volvió a suceder, más de la mitad de la música de un álbum del grupo no estaba compuesta por Vander, ya que la larga “De Futura” y “Soleil D’Ork” eran piezas de Jannick Top. Los músicos fueron Christian Vander (percusión, voz, teclados, batería, coros y piano), Jannick Top (bajo, arreglos de viento, coros, sintetizador), Klaus Blasquiz (voz), Stella Vander (voz), Pierre Dutour (trompeta), Alain Hatot (saxo y flautas); Bernard Paganotti (bajo, coros y percusiones), Patrick Gauthier (teclados), Michel Grailler (piano), Benoît Widemann (teclado); y “Lisa”, Lucille Cullaz y Catherine Szpira (coros). Miembros de Magma, pasados y futuros junto con músicos de sesión reunidos entre mayo y junio de 1976. Pese a lo dicho el balance es bueno y el disco tiene sus momentos.




Christian Vander le ofreció a Jannick Top el coliderazgo del grupo y se organizó una gira con la nueva formación de Magma, también llamada VanderTop. Los músicos eran Christian Vander (batería), Klaus Blasquiz (voz), Didier Lockwood (violín), Gabriel Federow (guitarra), Michel Grailler (teclados) y Jannick Top (bajo). Como puede verse Stella Vander no estuvo en esta formación. Hay dos discos de Utopic Records que recogen material grabado en la gira. Best on Tour 76 y Paris 76, cuyo sonido es simplemente correcto, de disco pirata audible mejorado en la medida de lo posible. Al ser ediciones de Top, éste primó la presentación de sus propios temas frente a los de Vander. Existe una grabación no oficial del concierto dado el día 1 de noviembre de 1976 en Paris, en el Théâtre de la Renaissance, cuyo repertorio fue el siguiente: “Hhaï”, “De Futura”, “Korusz” –es el sólo de batería–, “Troller Tanz”, “La Musique des Spheres” y “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”. Como bien se puede ver, es material suficiente para hacer un buen disco doble.

Un periodo de transformación



Magma 1, pintura de H R Giger


Más importante que esto, VanderTop no funcionaba bien y se mantenían reservas sobre la música que proponía Top, que no gustaba a la mayoría de los miembros del grupo. Después de esta gira Magma se disolvió y comenzó un período de una gran inestabilidad para la banda, con muy diversas formaciones, algunas de corta vida, de las cuales ninguna grabó nada oficial aunque sí hicieron giras, presentando material nuevo. Esperamos que algo de esto salga a la luz algún día, sobre todo por el repertorio y la configuración de doble batería que se intentó para liberar a Vander, para que pudiera tocar el piano y cantar, como sí quedó reflejado en un programa para la televisión. Una de las piezas de esta época indocumentada es “Morrison on the Storm”, un homenaje a Jim Morrison basado en el clímax de “Riders on the Storm”. Debido a tanto problema acumulado, no hubo un nuevo disco del grupo hasta 1978.




El séptimo álbum de Magma, Attahk, fue producido por Laurent Thibault en 1978. Vander tuvo la oportunidad de hacer este disco y aún sin contar con una formación más o menos fija ni con un repertorio claro se puso a ello. Afortunadamente contaba con la ayuda de Thibault –el productor del primer álbum del grupo- que le ayudó a clarificar conceptos. Leímos en una entrevista dada por Vander que lo esencial aquí fue condensar el material el máximo posible. Sobre la pieza “Dondaï” comenta que originalmente duraba unos treinta minutos y ésta fue condensada a menos de la tercera parte de su extensión, como ejemplo de este proceso. De nuevo toda la música fue escrita por el batería y los músicos que grabaron el disco fueron el propio Christian Vander (voz solista, batería percusiones y teclados), René Garber (aunque con su reaparición su papel no quedó claro), Jean-Luc Chevalier se hizo cargo de las dos partes de bajo que requería la música (Ourgon y Gorgo), Klaus Blasquiz quedó relegado por el productor a segundas voces, Benoît Widemann tocó teclados, Stella Vander y Liza Deluxe se encargaron de las voces; y aparecieron como invitados Tony Ruso (trompeta) y Jacques Bolognesi (trombón). La portada fue del afamado H.R. Giger. Musicalmente el disco es un desarrollo de los temas compuestos por Vander para el álbum anterior, dejando la vía libre a una clara influencia de la música afroamericana, del jazz, góspel y soul. Este álbum no aseguró una estabilidad al grupo. Magma siguió con abundantes entradas y salidas del personal. La crítica por primera vez empezó a ser hostil –debemos recordar la época– y en vista de lo visto se empezó a escribir sobre la muerte de Magma y otros comentarios similares. Vander reaccionó componiendo una nueva pieza llamada “Retrovision”.




En 2008 la serie AKT se enriqueció con la edición de un concierto dado en Bourges el 17 de abril de 1979. Bourges 1979 recoge una vibrante actuación que incluyó “Retrovision”, junto a material de Attahk y excelentes tomas de clásicos como “Hhaï” y “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”. Los músicos fueron Christian Vander (batería y voz), Klaus Blasquiz (voz), Stella Vander (voz y Fender Rhodes), María Popkiewicz (voz), Liza Deluxe (voz), Jean-Luc Chevalier (guitarra y bajo), André Hervé (Fender Rhodes y sintetizador), Michel Hervé (bajo), y la colaboración de René Garber al saxo en el sólo de batería de Vander. Un recital como éste demostraba que Magma estaba bien vivo.

Para celebrar el décimo aniversario del grupo se ofrecieron una serie de conciertos en el Olympia de Paris, en la que se reunieron muchos músicos presentes y pasados del grupo. Parte de ello fue finalmente editado en dos discos (uno de ellos doble), aunque aún permanece material inédito de aquellas sesiones. Esto tuvo lugar entre el 9 y el 11 de junio de 1980.




Así pues Retrospektïw I – II es el octavo álbum del grupo. En lo musical y por los músicos involucrados es un retroceso feliz a 1975 y 1976, a los tiempos previos a Üdü Wüdü. Cada disco está dedicado a dos movimientos de la trilogía. El primer compacto contiene la primera versión editada oficialmente de la primera parte, Theusz Hamtaahk. El segundo acoge una nueva versión de Mekanïk Destruktïw Kommandöh. Los intérpretes fueron Klaus Blasquiz (voz), Stella Vander y Liza Deluxe (coros), Didier Lockwood (violín), Gabriel Federow (guitarra), Benoît Widemann y Patrick Gauthier (teclados), Bernard Paganotti (bajo) y Christian Vander (batería, teclados y voz). En Mekanïk Destruktïw Kommandöh hay que añadir la presencia de las cantantes Claire Laborde y María Popkiéwicz, junto con Jean Luc Chevalier, aquí a la guitarra. El máximo interés radico en su día en la puesta de largo de Theusz Hamtaahk junto con esta feliz reagrupación de aquél maravilloso Magma, que es un regalo para los oídos.




Siempre se ha indicado que Retrospektïw III, el noveno álbum del grupo, no es un buen punto para empezar, por ejemplo, el conocimiento de Magma; dando a entender que es de alguna forma inferior. Creemos que su única pega real es que es algo corto de duración y nada más. Se inicia con “Retrovision (Je suis devenue de l’univers)” una pieza absolutamente trepidante de 18 minutos de duración. La variedad y la energía son tan intensas que no es aventurado sugerir que ésta es la última gran pieza de Magma antes de la edición de “K.A”. Le sigue “Hhaï (versión integrale)”, que es justamente ese tema, ligeramente alargado sobre lo ya conocido. El disco se completa con otro tema nuevo, aunque ya se ensayaba durante 1974, “‘La’ Dawotsin”, una hermosa pieza en la más pura tradición pre Üdü Wüdü que acaba en fade out. Los músicos que tocan en los tres temas son sólo los siguientes: Christian Vander (batería, piano y voz), René Garber (¿primer teniente?); y Stella Vander, Liza Deluxe y María Popkiéwicz (coros). En “Retrovision” aparecen Jean Luc Chevalier (bajo y guitarra), Benoît Widemann (teclados), Jean Pierre Fourquey (piano), Guy Khalifa (voz), François Laizeau (percusiones) y Dominique Bertram (bajo). En “Hhaï” están Didier Lockwood (violín), Jean Luc Chevalier (guitarra), Benoît Widemann (teclados), Bernard Paganotti (bajo), Jean Pierre Fourquey (piano) y François Laizeau (percusiones). Finalmente en “‘La’ Dawotsin”están Bernard Paganotti (bajo) y Guy Khalifa (voz). Es aquí donde encontramos artistas que aparecerán en las próximas etapas del grupo y de Offering.




Magma siguió adelante y en 1981, entre los días 27 y 30 de Mayo se registró un concierto en el Bobino, recital que fue publicado en vídeo –después reeditado como DVD– y en disco por la serie AKT de Seventh Records en 1995. La formación era la siguiente: Stella Vander y Liza Deluxe (coros), Yvon Guillard (saxo), Alain Guillard (trompeta), Guy Khalifa (teclados y voz), Benoît Widemann (teclados), Jean Luc Chevalier (bajo aéreo), Dominique Bertram (bajo terrenal), Doudou Weiss (batería) y Christian Vander (batería y voz). El disco es doble, algo que responde acertadamente a la música que contiene, ya que el primero de los compactos presenta al grupo tocando una música más a priori identificable con la historia anterior del grupo, mientras que el segundo nos propone una música más influida por la música soul. Es un documento interesante de una época de transición.




Así se llega a Merci, el décimo álbum del grupo, el cual se grabó entre junio de 1982 y octubre de 1984; y su proceso de mezclas no finalizó hasta febrero de 1985. Un período de tiempo muy largo, dado abarca tanto el final de los conciertos de Magma en los ochenta como la puesta en marcha de Offering. El disco es una reflexión sobre la muerte y está dedicado a John Coltrane. La obra es muy peculiar, ya que aparecen las canciones más pop o soul que jamás ha grabado Magma. Otro detalle es que en ningún momento Vander toca la batería, centrándose en la producción del álbum y en proporcionar su voz solista y teclados. La lista de colaboradores es muy larga e incluye a los más recientes miembros del grupo junto a veteranos que volvieron para colaborar puntualmente en la grabación. Así, junto a Vander, no encontramos a Stella Vander, Guy Khalifa, Benoît Widemann, François Laizeau, Jean Luc Chevalier, Patrick Gauthier, Klaus Blasquiz y Michel Grailler ente otros. Toda la música fue escrita por Vander, salvo “Eliphas Levi” que lo fue por René Garber. Los arreglos de viento se deben a Vander junto con Simon Goubert. Qué decir de este disco, que hay un gran esfuerzo para un resultado muy pobre. Lo más reconociblemente Magma, desde un punto de vista historicista son los dos últimos temas. “Eliphas Levi”, que incluye el sólo de piano de McCoy Tyner para la interpretación del “My Favourite Things” de Coltrane, y el maravilloso “The Night We Died”, pórtico de elementos que va a ofrecer Offering. Algunos de estos temas fueron o serían interpretados en directo por el grupo tanto como Magma (hasta 1983, “Do the Music”, “I Must Return” y “Otis”) como por Offering (desde el mismo año citado, “The Night We Died” y “Call from the Dark (ooh ooh baby)”. Entre ambos grupos repasaron casi todo el disco.

Offering




La caja que recopila toda la obra de estudio de Offering


Acostumbrados ya a cambios radicales en las formaciones u orientaciones de Magma, lo que sucedió en este momento fue el cambio más radical de todos, la aparición de Offering.

Éste grupo es diferente a los proyectos fuera de Magma que tiene Christian Vander, los cuales son varios y diversos. Orientados al Jazz Rock en el caso del supergrupo Fusion o de las diversas formaciones del grupo Alien –el único proyecto de Vander que aún no tiene nada publicado de forma oficial–, al jazz en el caso de propios tríos o cuartetos o de su proyecto con Simon Goubert, Welcome; y todo ello sin olvidar sus discos en solitario tales como To Love o Les Cygnes et les Corbeaux, en una línea muy personal. Todo eso es de una gran calidad y merecería ser reseñado, pero fuera del estudio del “conglomerado” Magma – Offering.




En 1983 se produce la transición entre ambos. En los últimos recitales de Magma el grupo ya interpretaba material del nuevo conjunto: “Joïa” y “Another Day”. Éstas son piezas capitales del repertorio de Offering, que también va a incluir composiciones de Magma como “The Night We Died”, “Call from the Dark (ooh ooh baby)”, “Zess” y “Coltrane Sundïa”. En 1990, en una ocasión se interpretó “Mekanïk Destruktïw Kommandöh” y hubo espacio en los conciertos del grupo para tocar música de To Love o Les Cygnes et les Corbeaux. Se produjo, pues, un trasvase tanto de personal como de repertorio entre las dos formaciones.




El último Magma de los ochenta era un grupo eléctrico donde se amalgamaban elementos de rock, soul y jazz. Offering, que es una ofrenda a John Coltrane –como es en la práctica todo lo que hace Vander– es una agrupación acústica que ponía el énfasis en la voz, el piano y las percusiones. Por todo lo expuesto se hace evidente que, en cualquier caso, la ruptura no fue absoluta entre estas dos maneras de abordar la música en grupo por parte de Vander. Parte de lo registrado en I-II podría haber entrado en Merci.




Ya en 1980 se publicó III-IV –en nuestra opinión el mejor disco de Offering en conjunto– y que incluía una versión de “Another Day” de más de cuarenta minutos de duración, una pieza a mitad de camino entre la versión y el homenaje a A Love Supreme de John Coltrane. Con respecto al devenir, en Offering se dieron cita músicos que más adelante formarían parte de Magma en los noventa. Hablamos de Julie Vander, Isabelle Feuillebois, Simon Goubert o Emmanuel Borghi. Incluso Francis Moze tocó en Offering en un momento dado.




Antes de la vuelta de Magma como tal, apareció Les Voix de Magma, agrupación de alguna manera intermedia entre ambos grupos (ya que su repertorio se extraía de Magma y Offering) y que es un germen de las versiones sólo vocales de los recitales de Magma en la primera década del siglo XXI. En 1992, aprovechando la oportunidad de una gira Vander montó Les Voix du Magma, conjunto que iba a explorar el lado más vocal de la música del conglomerado Magma-Offering. Parte de un concierto dado en Douarnenez el 2 de agosto de 1992 fue la primera referencia de la serie AKT de Seventh, publicado como Les Voix y a nombre de Magma dándole la vuelta al concepto.




Un último y muy depurado álbum de Offering, A Fiïeh, presentaba ya rasgos muy propios de Magma en sus contenidos. Llegados a este punto Offering se “durmió” y Magma “despertó” en la transición entre 1995 y 1996.

La vuelta de Magma y las nuevas obras maestras

El asunto no fue tan sencillo en realidad. Hubo todo un proceso detrás de esta vuelta, que incluyó la aparición del sello Seventh, que se encargaría de publicar las reediciones de los discos relativos a Christian Vander, incluidos los discos de Magma y comercializar nuevas grabaciones. No sólo se centró en la publicación de la música de Christian y Stella Vander, sino que se amplió el foco a los músicos relacionados con el grupo; y se creó el sello AKT, para sacar a la luz material de archivo.
Además de todo esto, Magma se reactivó volviendo en sus recitales a un repertorio “clásico” buceando en la historia del grupo y centrado, aunque no exclusivamente, en el período que media entre Mekanïk Destruktïw Kommandöh y Üdü Wüdü. Se hicieron giras mientras se prepararon las nuevas grabaciones. La idea era probablemente recuperar Ëmëhntëhtt-Rê y Köhntarkösz Anteria, composiciones que por diversas razones se habían dejado de lado, inacabadas, en los años setenta. Vander se puso en contacto con un grupo de músicos que tocaba versiones de Magma y les ofreció el material de Köhntarkösz Anteria para que fueran trabajándolo. El resultado satisfizo en grado sumo a Vander. Éste fue quizá el momento más crucial. Estos músicos se incorporaron al grupo. El perfeccionismo del trabajo de composición y de la grabación en estudio ha hecho que en quince años sólo se haya publicado un sencillo y dos álbumes de estudio. El grueso de la actividad discográfica de Magma en este tiempo ha consistido en la publicación de grabaciones en directo (en audio y en vídeo) y de material de archivo.




Finalmente, Vander reconstruyó el grupo en 1996, para el delirio de sus seguidores. Baste como ejemplo citar el repertorio de su actuación en el Club Quattro de Nagoya que incluía las piezas “Kobaïa”, “De Futura”, “Köhntarkösz”, “Hhaï” y “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”. Más adelante, Magma grabó en estudio su primer material nuevo en 15 años, entre el 1º de septiembre y el 11 de noviembre de 1998. Era el disco sencillo Flöë Ëssi / Ëktah. Los músicos fueron Stella Vander, Isabelle Feuillebois y Bertrand Cardiet a las voces, James Mac Gaw a la guitarra, Emmanuel Borghi al piano, Philippe Bussonnet al bajo y Christian Vander a la batería, canto y teclados.

El 13 de marzo de 2000 Vander grabó la breve pieza “Versets Nocturnes” para incluirla en Korusz, el disco de archivo que ha sido citado en varias ocasiones en el texto.




El undécimo álbum de Magma y primero en 15 años, Theusz Hamtaahk – Trilogie au Trianon, es un disco triple, también editado como vídeo y dvd, en directo grabado en mayo de 2000. Ésta fue la primera ocasión en que las tres partes de la Trilogía se editaban de forma conjunta. Es decir, el disco contiene unas versiones tremendamente excitantes de Theusz Hamtaahk, Wurdah Ïtah y Mekanïk Destruktïw Kommandöh. La formación que grabó Mekanïk Destruktïw Kommandöh –la pieza con más músicos– fue la siguiente: Stella Vander (voz y percusiones), Isabelle Feuillebois (voz), Antoine Paganotti (voz y piano), Jean Christophe Gamet (voz), Julie Vander (voz), Claude Lamamy (voz), Benoît Gaudiche (trompeta), Yannick Neveu (trompeta), Fred Burgazzi (trombón), Ronan Simon /trombón), James Mac Gaw (guitarra), Emmanuel Borghi (piano), Philippe Bussonnet (bajo) y Christian Vander (batería).

El grupo no quedó inactivo después de esto, ya que fue preparando la grabación de su nuevo disco junto la presentación en directo de viejas y nuevas piezas, como su actuación en el famoso festival progresivo Nearfest –cuyo repertorio fue el formado por “Köhntarkösz Anteria”, “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”, “Ballet Slave” y un fragmento de “Theusz Hamtaahk” – o la gira por el sur de Francia que les acercó a la ciudad de San Sebastián en octubre de 2003 –donde se interpretó “Kobaïa”, “Köhntarkösz Anteria”, “Mekanïk Destruktïw Kommandöh” y “Ballet Slave” como bis–, el mismo repertorio, salvo por “Ballet Slave” que en Pori, Finlandia, en 2001; con una formación que se había mantenido estable, con pocos cambios, desde 1998.




El duodécimo álbum de Magma, K.A., primer álbum completo en estudio en 19 años, aunque dividido en tres partes, recoge una única composición, “Köhntarkösz Anteria”, fue grabado entre febrero de 2003 y octubre de 2004. Musicalmente es extremadamente similar a la trilogía Theusz Hamtaahk y a nadie le habría extrañado haber visto esto publicado junto a las grandes obras de Magma en los setenta, ya que no es inferior ni a Mekanïk Destruktïw Kommandöh ni al propio Köhntarkösz, aunque se parece más a la trilogía que a su preludio siendo un claro puente entre ambas obras. El lector atento podrá encontrara algunos fragmentos similares a Wurdah Ïtah y esto es así porque pasaron de K.A. a esta obra en el pasado. La formación que grabó este álbum fue la siguiente: Stella Vander (voz y percusiones), Isabelle Feuillebois (voz), Himiko Paganotti (voz), Antoine Paganotti (voz), James Mac Gaw (guitarra), Emmanuel Borghi (piano), Frédéric d’Oelsnitz (piano eléctrico), Philippe Bussonnet (bajo) y Christian Vander (batería, canto y percusión).

La evolución de Magma siguió. Durante el año 2004 Vander decidió reconstruir finalmente la composición Ëmëhntëhtt-Rê al completo. Una primera aproximación de su contenido se interpretó en directo en el Olympia de París en enero de 2005, y esta primera parte de Ëmëhntëht-Rê resultó ser la interpretación sucesiva y encadenada de “Emëhntëht-Rê (announcement)”, “Rindë”, “Hhaï” y “Zombies”. Estaba claro que en el futuro podríamos conocer la obra completa. Esta “nueva” trilogía –que no lo es tanto– sería la conformada por Köhntarkösz Anteria (K.A.),  Köhntarkösz y Ëmëhntëhtt-Rê propiamente dicho.

En las giras que se dieron para comienzos de 2005, los recitales se organizaron dando tres tandas de conciertos en cada ciudad: el primero sólo con piano y voces; el segundo sin voces, sólo el conjunto instrumental; y el tercero con el grupo al completo. Lo conciertos de estas tres variantes nos ha permitido apreciar mejor la enorme riqueza de la música del grupo, que permite tales presentaciones alternativas. El conjunto instrumental es lo más parecido que este grupo ha podido aproximarse a One Shot.




Más adelante aún, con relación a una serie de recitales dados en el local Parisino Le Triton entre mayo y junio de 2005, se reconstruyeron sobre la base de la que era actual, y para la ocasión, diferentes formaciones del grupo, tocando cada una de ellas su repertorio –una semana por grupo y repertorio–, con músicos invitados o recuperados de cada época. Toda esta actividad tuvo como fruto la edición de cuatro DVDs entre 2006 y 2008 llamados Mythes et Legendes.





Himiko


En el año 2005 se grabó un álbum en directo durante la gira japonesa del grupo, Live in Tokyo, en el primer disco nos encontramos con Köhntarkösz Anteria en directo. El segundo disco viene a nombre de Les Voix de Magma y estos interpretan una versión “de bolsillo” de la trilogía Theusz Hamtaahk. Mientras que el primer disco la formación era la que incluía a Stella Vander (voz y percusiones), Isabelle Feuillebois (voz), Himiko Paganotti (voz), Antoine Paganotti (voz), James Mac Gaw (guitarra), Emmanuel Borghi (teclados), Frédéric d’Oelsnitz (teclados), Philippe Bussonnet (bajo) y Christian Vander (batería); en el segundo hallamos a Stella Vander (voz y percusiones), Isabelle Feuillebois (voz), Himiko Paganotti (voz), Antoine Paganotti (voz), Emmanuel Borghi (piano) y Christian Vander (canto y percusión). Un excelente broche, publicado en 2009, para una época espléndida del grupo.

Previa a esta edición, en diciembre de 2008 se comerciaizó la caja Studio Zünd, que incluía los álbumes de estudio del agrupo más un doble disco con material de archivo. Y está agotada.




Otra cuestión trascedente fue el cambio de la formación del grupo que sucedió después, permaneciendo Stella Vander, Isabelle Feuillebois, James Mac Gaw, Philippe Bussonnet y Christian Vander, se fueron del grupo en diferentes momentos Frédéric d’Oelsnitz, Himiko Paganotti, Antoine Paganotti y Emmanuel Borghi. Los nuevos miembros fueron, por orden de llegada, Benoit Alziary (vibráfono), Bruno Ruder (Fender Rhodes) y Hervé Aknin (voz).




Esto afectó a la larguísima elaboración del esperado álbum Ëmëhntëhtt-Rê. Éste vio la luz antes de las Navidades de 2009. Es una novedad pese a que gran parte del disco es una reelaboración de material conocido previamente, pero que es ahora cuando cobre su dimensión definitiva. Esperado, sí, esperado incluso por nosotros desde hace décadas, lo cierto es que no defraudó nuestras propias expectativas. Tan laborioso fue el proceso que encontramos tanto a la formación actual (Stella Vander, Isabelle Feuillebois, Hervé Aknin, Benoit Alziary, Bruno Ruder, James Mac Gaw, Philippe Bussonnet y Christian Vander) como a los antiguos miembros Himiko Paganotti, Antoine Paganotti y Emmanuel Borghi; que colaboraron en la grabación mientras formaban parte de Magma.



Stella


La aventura no ha terminado y no tiene visos de hacerlo, dada la vitalidad de momento actual de la banda. A lo largo de 2009 e incluso antes de la publicación de Ëmëhntëhtt-Rê Magma presentó material nuevo en directo, dos largas composiciones llamadas “Wöhst Klahmeuhm” y Félicité Thosz”. Los nombres no son definitivos, sobre todo en el caso del primer tema, que es una clásica "cabalgada Zeuhl" de más de diez minutos de duración. La segunda alcanza incluso la media hora de extensión siendo una pieza con varias secciones. Es decir hoy ya habría música suficiente para un nuevo álbum pero, conociendo los tiempos que maneja Vander, este material será revisado y retocado mil y una veces hasta conseguir lo que éste pretende. Pero aún hay más, ya que en diciembre de 2009 se presentó una nueva canción en los bises de tres recitales dados en la sala Alhambra de Paris. Se trataba de un número góspel para el que salieron al escenario unos cuantos cantantes invitados.



Hervé Aknin


Es decir, en 2009 hubo nuevo álbum, nueva formación y nuevo repertorio Y lo que es mejor, para 2010 el futuro sigue abierto.


Christian Vander

Dedicado a los que habéis descubierto a Magma y Christian Vander en lo últimos tiempos.















1 comentario

  • Enlace comentario icrp1961 Sábado, 06 de Noviembre de 2010 11:48 Publicado por icrp1961

    Hola.
    En un mundo "normal" esto sería el germen de un libro.NO creo que sea la versión definitiva de este escrit., que viene atravesando mi vida en diversads versiones desde hace muchos años.
    No tendrá fin hasta que Magma o Vander se detengan.
    Nos leemos.
    Carlos.

Login to post comments