Inicio Revisiones A-Z G Gentle Giant – The missing piece (1977)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 01:23

Gentle Giant – The missing piece (1977)

por  Edusenogul
Valora este disco
(3 votos)
The missing piece, como su propio título parece sugerir, marca un significativo cambio en el cual ciertos elementos estilísticos se quedan atrás. Las concesiones a la comercialidad, ya presentes en algunas piezas de Interview (como “Give it back”) se concretan de forma más palpable. La música de Gentle Giant se simplifica en el aspecto estructural y a nivel instrumental se opta por una menor versatilidad tímbrica, sin salirse prácticamente de la instrumentación del rock (algo que ya se estaba perfilando también en anteriores entregas). Sin embargo, también hay una evolución en el enfoque compositivo de las piezas con respecto a Interview y en el que, en mi opinión, el grupo sale más airoso. Gentle Giant opta aquí por presentar 9 piezas orientadas a los nuevos ritmos y estilos que se cultivaban dentro del rock de la época, conservando varios de sus reconocibles rasgos estilísticos pero implicados en una escritura que avanza nuevos caminos “menos progresivos” (entendidos en su forma clásica) y que se define mejor, para mi gusto, que en Interview (me pregunto cómo habría resultado un disco que concentrase lo mejor de los dos álbumes ).

Por otro lado, siempre he encontrado ciertas analogías entre The missing piece y ...And then there were three, dentro de la trayectoria discográfica de Genesis. Conservan ambos un buen sonido, siendo de cronología muy cercana, con la presencia aún de varias de las pautas estilísticas personales de los grupos y una escritura más orientada al perfil radiofónico. Por ello, ambos discos suelen despertar relaciones contradictorias de amor-odio, en las que se percibe cierto potencial musical pero que da la impresión de que no ha sido desarrollado en su plenitud. En el caso de The missing piece, creo que se esconden aún momentos muy interesantes y resultones dentro del discurso de la banda, aunque realizados de una manera muy diferente. De los tres álbumes tradicionalmente más denostados de la discografía en estudio de Gentle Giant (éste y los dos siguientes), The missing piece me resulta el más dinámico y agraciado, frente a la mayor estandarización rockera y mediocridad compositiva de Giant for a day. Con Civilian, los cambios y el espíritu de renovación fueron más notables, mostrando nuevas facetas de la banda en las que no parecían encontrarse nada incómodos. Pero esa será otra historia sobre la que escribiremos otro día.

“Two weeks in Spain”, “As old as you're young” y “For nobody” son, fácilmente tres de los pilares fuertes de este álbum y en los que se condensa a la perfección la fórmula renovada del grupo. Se apuesta por una mayor contundencia rítmica, sobre todo en los patrones de la batería, aunque una atenta escucha nos advierte del movimiento constante de los registros graves en los teclados de Minnear; se conservan también guiños a las secciones contrapuntísticas instrumentales de antaño, con un fuerte peso de las secuencias reminiscentes de la música medieval (como en “As old as you're young”, única pieza en la que aparece la suave y característica voz de Minnear en un rol solista, siendo contrastada en la recta final de la pieza por el propio Shulman). Hay una menor presencia de las interacciones vocales, aunque todavía aparecen en algún tema, ya sea a modo de canon (en la ya mencionada “As old as you're young”) o a través de pequeñas intervenciones corales (“For nobody”). “Two weeks in Spain” se convirtió en una de las grandes tarjetas de presentación del álbum, con su presencia en varios singles comercializados por toda Europa (en España apareció junto a “I'm turning around”), y cercano en maneras al estilo pegadizo del single de 1974 “The power and the glory”.

Single "Mountain time"/"Another show" - Germany - Chrysalis Records

“Betcha thought we couldn't do it”, “Who do you think you are?”, “Mountain time” y “Winning” presentan una nueva vertiente del grupo, en la que el peso del rock es más evidente, con influencias del funk (en la base rítmica), el blues (en los fraseos de la guitarra) y la “New Wave” (muy patente en los desarrollos de “Winning”, el cual se inicia con un pequeño solo percusivo que recuerda ligeramente al principio del álbum In a glass house). En estas piezas, algunas más resultonas que otras, reside gran parte de la evolución que cristalizaría en su siguiente publicación. Sin embargo, tampoco resulta tan chocante encontrarse con una pieza tan primitiva y contundente como “Betcha thought we couldn't do it” (con un título sumamente provocativo), teniendo en cuenta, por ejemplo, las formas radicales con las que arrancan durante la primera mitad de “Way of life” (tercera pieza de In a glass house). “Mountain time” también fue otro de los singles más populares del álbum.

Dejo para el final dos de mis piezas favoritas del álbum las cuales, a pesar de sus evidentes diferencias, resumen muy bien los polos opuestos que conviven dentro del álbum: “I'm turning around” es una bonita balada que nos presenta un sorprendente registro de Gentle Giant. El tratamiento armónico tiene algunos giros que me recuerdan a algunos artistas de la Motown, aunque también me vienen a la cabeza algunas de las creaciones más líricas e intimistas del Duke de Genesis, sobre todo a través de los pianos y la expresiva interpretación de Shulman, que demuestra defenderse muy bien en este tipo de piezas. Creo que podría resultar un buen ejemplo de lo que supone hacer una acertada canción con potencial comerciable. Por otro lado, “Memories of old days” es la pieza más larga del álbum, y la que siempre se ha asociado más a anteriores etapas del grupo (en simbolismo con su título). Efectivamente, aquí se muestra un trabajo muy enriquecedor en cuanto a composición e instrumentación, resultando un tema con mucho carácter acústico y un denso entramado armónico que se va generando in crescendo. Aunque mucha gente rescata de la quema únicamente esta pieza, yo la pongo en igualdad de condiciones como pieza esencial para valorar, comprender y disfrutar de este trabajo, junto a “I'm turning around” (de planteamientos diametralmente opuestos al tema anterior). Así, os invito a que escuchéis sin prejuicios un álbum que, sin suponer ningún cambio significativo en el rumbo estético de la música popular de los 70 o del rock progresivo, refleja un inteligente y agradable exponente de la conciliación del rock ambicioso y el espíritu comercial.



01 – Two weeks in Spain
02 – I'm turning around
03 – Betcha thought we couldn't do it
04 – Who do you think you are?
05 – Mountain time
06 – As old as you're young
07 – Memories of old days
08 – Winning
09 – For nobody

John Weathers: drums
Derek Shulman: vocals, saxes
Ray Shulman: bass, violin
Gary Green: guitars
Kerry Minnear: keyboards
Login to post comments

Revisiones - G