Inicio Revisiones A-Z G Gentle Giant - Octopus (1972)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 00:21

Gentle Giant - Octopus (1972)

por  Anin Jadas
Valora este disco
(17 votos)
Enfrentarse a un disco de estas características es siempre un reto y una experiencia nueva. Cada nueva escucha, cada fragmento que se descubre, maravilla al oyente,hasta que se acaba de comprender que estamos ante una de los discos más increíbles y maravillosos que una banda de Rock haya podido concebir.
Nada más y nada menos que 37 años nos contemplan desde que Gentle Giant sacaran a la luz esta obra maestra del Rock Progresivo y muchas cosas han cambiado desde entonces en las maneras de hacer música, pero ni los últimos avances tecnólogicos,ni la globalización e Internet, ni las mejores máquinas del mundo, son capaces de emular a unos músicos haciendo bien su trabajo, sintiendo la música, desbaratando ideas preconcebidas y amalgamando estilos tan alejados, en principio, como la música clásica y el rock. Cosa que en Octopus es patente y notorio.
Octopus (nombre que según la propia banda fue ideado por la esposa de Phil Shulman y que hace referencia a los ocho cortes del disco: octo opus) es el cuarto trabajo de Gentle Giant y sería el último realizado como sexteto, ya que Phil abandonaría la formación tras su publicación. También es el disco que vio la incorporación de John Weathers a la batería, lo que le dio más fuerza a la sección rítmica.
Más sinfónico y rockero que sus antecesores, Octopus es una apabullante cascada de armonías vocales múltiples perfectamente construidas, un dechado de virtuosismo instrumental, con una emsambladura de una precisión casi mágica de los muy variados y diversos instrumentos que la banda toca; y aún así su sonido es limpio, inteligible, claro, luminoso. Perfecto.
En Octopus encontramos, por supuesto, Rock, pero también destellos de música clásica, Jazz, Folk británico, elementos medievales… Todo ello envuelto en unas letras inteligentes inspiradas en la literatura clásica y la filosofía.
Por cierto, si alguien está buscando una comparación para este disco en concreto y para la música de Gentle Giant en general, que desista: Gentle Giant suenan a Gentle Giant. Son los creadores de un sonido y de una manera de entender el Rock Prgresivo, única e inigualable. Para bien o para mal.
En mi opinión estamos ante uno de los discos más importantes del Progresivo y del Rock sin apellidos. Una “octo opus” de poco más de 30 minutos que deja sin aliento al oyente. Un disco maravilloso que ningún aficionado a la buena música debería dejar de escuchar.
Según he leído por ahí, el crítico D. Fisherman dijo que Gentle Giant compusieron la música que crearía un genial maestro clásico si decidiera hacer rock.
No se hable más. Escuchemos Octopus.


The Advent of Panurge
El primer tema de Octopus empieza con una sencillez y suavidad de terciopelo. Las voces de los Shulman componen una de las tantas armonías vocales que vamos a disfrutar en este disco para darnos la bienvenida. Casi a capella, tan sólo acompañados por notas aisladas de guitarra, bajo o teclados.
Luego entrarán el resto de los músicos y el tema se enrosca en una combinación impresionante de instrumentos y coros, con pasajes jazzísticos y unas estructuras sonoras típicamente Giant.
La melodía principal de este tema es de las que no se olvidan.
Según las notas explicativas de mi CD, en este tema se narra el encuentro entre el fabuloso gigante rabelaisiano Pantagruel y un viejo amigo y compañero llamado Panurge.

Raconteur, Troubadour
Los chicos de Gentle decidieron darnos un paseo por el medievo y vaya si lo consiguen. En este tema desarrollan unos ritmos y cadencias musicales que nos introducen con gran acierto en el espíritu trovadoresco de la Inglaterra medieval. Instrumentación, arreglos y letras están pensados y dispuestos para ello.
Esta canción tiene una sección central de violín y órgano que es digna de cualquier compositor clásico. Grandioso y maravilloso pasaje de verdad, que pena que no lo alargaran, qué se yo, unos veinte minutillos más... Luego se van añadiendo vientos y las voces y la cadencia particular de este tema de nuevo se hacen protagonistas.

A Cry for Everyone
Según las notas del CD, “la letra está basada en los pensamientos de uno o dos miembros de la banda, y está inspirada en la litetarura y filosofía de Albert Camus”.
Para muchos una de las mejores piezas del álbum, comienza con un potente riff gitarrero. Una típica canción de Rock Progresivo con una poderosa instrumentación y unos pasajes sonoros deliciosos en los que alternativamente cobran protagonismo los teclados y la guitarra, siempre apoyados en una impecable y fuerte base rítmica con un fibroso y rotundo bajo.

Knots
Este tema es un precioso madrigal inspirado por los juegos poéticos del eminente psicólogo R.D. Laing.
Un juego musical en el que los divertimentos vocales cobran protagonismo mientras un xilófono puntea notas aquí y allá. Por momentos también tiene su toque de Jazz, pero lo que destaca realmente en este tema son las voces, perfectamente articuladas y moduladas en unos impresionantes coros.
A veces me pregunto si Freddie Mercury no se inspiró en estos juegos vocales para desarrollar, tres años más tarde, los coros de temas como Bohemian Rhapsody o The Prophet Song, ambos en el gran A Night at the Opera.


The Boys in the Band
Una risa y el sonido de una moneda girando sobre si misma sobre lo que parece una superficie de madera (ambos obra del ingeniero Rushant) dan paso a un tremendo instrumental en el que de nuevo aflora la potencia rockera de los Gentle.
Según el libreto “un tema para Gentle Giant como un todo, nuestro ingeniero Martin Rushant incluido”.
En este tema, con esos sonidos iniciales y unos buenos cascos, es posible apreciar la excelencia de la grabación de este disco, tiene un sonido maravilloso y la producción es magnífica.
Una canción para valorar en su máximo esplendor la prodigiosa calidad de estos músicos.

Dog’s Life
De nuevo la temática musical vuelve a ser de corte medieval, y digo musical porque la letrística está dedicada a la “vida de perros” de los roadies de la banda, en tono de comedia por supuesto.
La melodía es maravillosa, arropada por unos arreglos de cuerda y un órgano medieval espectaculares, y, de nuevo, unos coros para disfrutar una y otra vez.
Una canción sencilla y preciosa que desearías que se alargara un poco más, como casi todo en este disco.

Think of Me with Kindness
Son sonar las primeras notas de piano y se me pone carne de gallina. Siempre.
Esta canción es una de las más emocionantes y bellas que he escuchado nunca, de verdad. Íntima, conmovedora y, a la vez, potente.
La voz es sublime. La instrumentalización delicada y perfecta. La sección de viento magnífica.
Mi favorita de este disco.
Cuenta la situación vivida por el autor tras una ruptura amorosa.

River
Quizá el tema más auténticamente progresivo del disco, Gentle Giant trataron de “crear diversas atmósferas usando los diferentes aparatos electrónicos a nuestra disposición en el estudio de grabación”.
Les quedó un tema fuerte y muy rockero, con una sobresaliente guitarra y, como decía al principio, una clara orientación rock-progresiva en el sentido de experimentación, avance y creatividad.

Por cierto la portada original de la edición inglesa es obra de Roger Dean, el creador, como muy bien sabéis, de las portadas de Yes.
Nada más que decir, salvo que si no has escuchado este disco, no sabes lo que te estás perdiendo…


The Boys In The Band :

Derek Shulman - voz, saxo tenor
Phil Shulman - saxo, trompeta, mellotron, voz
Ray Shulman - bajo, violín, guitarra, voz
Kerry Minnear - teclados, vibráfono, percusión, cello, moog, voz
Gary Green - guitarra, percusión
John Weathers - batería, percusión, xilófono

Productor - Gentle Giant
Ingeniero - Martin Rushant

Todos los temas compuestos por Minnear, Shulman, Shulman y Shulman.
Login to post comments

Revisiones - G