Inicio Revisiones A-Z S Soft Machine Legacy - Steam (2007)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 00:21

Soft Machine Legacy - Steam (2007)

por  Zappamacias
Valora este disco
(4 votos)
El 8 de febrero de 2006 muere Elton Dean. Aunque el golpe es tremendo para la banda, deciden buscar un nuevo saxofonista y continuar la aventura. El elegido fue Theo Travis que ya habia sustituido a Dean en un concierto celebrado el dia 1 de febrero, debido al precario estado de salud del saxofonista , aunque se barajaron nombres como Simon Picard, Paul Dunmall, John Surman, e incluso se contactó con Mel Collins y David Jackson, dos opciones bastante curiosas.
Travis ya había trabajado con Marshall y Etheridge a mediados de los ’90, en algunos de los discos que grabó para el sello 33 Records, aunque el público progresivo lo recuerda sobretodo por su participación en algunos discos de Gong y The Tangent, aunque ha trabajado con mucha gente conocida. Yo tuve la suerte de verlo tocar en directo por primera vez en la segunda edición del festival de Gouveia, en 2004, junto con Richard Sinclair, Phil Miller, Alex Maguire y Andy Ward. Me quedé  alucinado al verlo tocar las saxos y la flauta, y cuando me enteré que iba a formar parte de Soft Machine Legacy, me alegré que fuera él el que sustituyera a alguien  insustituible como Elton Dean.
El cuarteto formado por Etheridge, Marshall, Hopper y Travis pasa todo el año 2006 realizando conciertos en Francia, Italia, Japón, Alemania, etc…, aunque en un par de conciertos en Italia  Paul Dunmall sustituye a Travis, dando lugar a una nueva combinación que tan sólo dura unos dias. En diciembre, la banda entra en los estudios Temple, en Surrey, Inglaterra, propiedad del baterista Jon Hiseman (sí, el mismo de Colosseum) y durante tres dias graban su nuevo álbum, “Steam”. La presencia de Travis cambia de alguna forma el sonido de la banda. En primer lugar, Dean tocaba el saxello y alguna vez el saxo alto, mientras Travis toca el tenor y el soprano, además de la flauta. En segundo lugar, tanto él como Hopper utilizan en el disco loops y samplers a tiempo real, lo que da una sonoridad diferente al conjunto de la música.


El disco se abre con uno de los mejores temas de Hugh Hopper de los últimos años, “Footlose” (8’46), con el saxo tenor y la guitarra como solistas. Me parece genial el cambio de ritmo que se produce en el minuto 4’45, con el bajo fuzz adquiriendo protagonismo y el posterior solo de Etheridge. Una de las mejores piezas de Soft Machine Legacy. Continuamos con “The Steamer” (4’38), compuesto por Travis, con un principio jazzístico con la sección rítmica y el saxo tenor como protagonistas. Buenos solos tanto de saxo como de guitarra, y Hugh Hopper, que vuelve a sorprenderme con sus lineas de bajo. Un ritmo machacón, bastante pesado, con la guitarra, el bajo fuzz, los platos y el saxo soprano sonando intensamente, nos adentra en la composición colectiva titulada “The Big Man” (5’08). Me encanta la distorsión de la guitarra en los solos, el sonido desgarrador del saxo tenor y la potencia del bajo fuzz.
La única versión de los Soft Machine de los ’70 que encontramos en el disco es la de “Chloe and the Pirates” (7’27), de Mike Ratledge. Interpretada con el saxo soprano y loops de fondo, supone uno de los momentos más emotivos del disco. A lo largo del tema se van añadiendo detalles e instrumentos, pero siempre de forma tranquila.
“In the Back Room” (7’10), de John Etheridge marca el final de una primera parte del disco que destaca por su accesibilidad, las buenas melodias y ritmos bien marcados. Como suele pasar con los temas del guitarrista, es muy pegadizo. De hecho, el aire festivo que desprende la melodia hace que sea una de las composiciones que menos me gustan del disco, aunque reconozco que el solo de guitarra y la sección rítmica que lo acompañan son fantásticos.
Con “The Last Day” (5’20), de Theo Travis, cambia el ambiente general. Los primeros momentos son caóticos, con loops, el bajo fuzz y la flauta interactuando. Poco después, la sección rítmica comienza a crear una estructura acogedora, sobre la que la flauta ejecuta una bonita melodia. La entrada de la guitarra y el saxo tenor me encantan.
Continuamos con “Firefly” (6’41), compuesta por Hopper y Marshall. Es una pieza muy fresca, con un sonido diferente al que nos tiene acostumbrado Soft Machine Legacy. La primera parte tiene un ritmazo impresionante y me parece soberbia la actuación de Travis con la flauta, los ecos y los loops. El solo de guitarra es muy Canterbury, y de hecho me recuerda incluso a los In Cahoots de Phil Miller.
Los momentos más ásperos del disco llegan con dos improvisaciones colectivas. La primera es “So English” (8’29), muy misteriosa, con bajo fuzz, loops, flauta, toques de percusión, guitarra, saxo…La segunda es “Dave Acto” (6’25), mucho más potente y rítmica, con un saxo soprano demencial. Buenísimo el riff de guitarra y bajo central, con acompañamiento de saxo tenor.
Y para terminar, otra pieza de Travis, “Anything to Anywhere” (5’20). Naturalmente, el protagonista es él mismo, utilizando varias capas de saxos, loops y una bonita melodia y posterior solo de saxo soprano, todo sobre un pegadiza base rítmica, con guitarra incluida.
Para mí, “Steam” es el mejor disco de estudio de Soft Machine Legacy, incluyendo el de Soft Works. Es curioso que esto sea así cuando falta alguien tan importante como Elton Dean, pero me gusta mucho lo que Travis aporta al grupo, y además, en este disco Hopper está mejor que nunca.

Soft Machine Orchestra


En el siguiente año y medio, contando a partir de la grabación de este álbum, Soft Machine Legacy realiza poco más 25 conciertos por Europa y Japón, y el 26 de Julio de 2008 aterrizan en Málaga para dar un concierto en Antequera, dentro de un festival de blues. Aunque el público no era el más adecuado y tan solo tocaron una hora, muchos foreros disfrutamos como niños del concierto. Debido al estado de salud de Hugh Hopper, Roy Babbington fue el encargado de sustituirlo. Como yo ya había visto a Hopper tocar en directo, el cambio no fue traumático, y más cuando el que venia era alguien al que había escuchado tanto en discos de Soft Machine, Nucleus, Keith Tippet Group, etc…. Entre otros temas interpretaron “The Steamer”, “In The Back Room”, “Grape Hound” o “Chloe and the Pirates”. Al dia siguiente viajaron hasta San Sebastián para tocar en el festival de jazz.
Pocos meses después, concretamente el 14 de diciembre de 2008, tuvimos la suerte de poder viajar a Londres para asistir a un concierto benéfico para recaudar dinero para Hugh Hopper, cuya leucemia estaba ya muy avanzada. Para la ocasión se reunieron grandes músicos como Alex Maguire, Sophia Domancich, Simon Goubert, Phil Miller, etc…y aunque estaba anunciada la actuación de Soft Machine Legacy, al final tocó una formación reducida bajo el nombre de The Soft Trio. John Etheridge, Roy Babbington y John Marshall improvisaron durante media hora y nos dejaron a todos con la boca abierta. Desgraciadamente, Hopper falleció el 7 de junio de 2009.
Aunque el bajista de In Cahoots, Fred Baker sustituyó durante un tiempo a Babbington en la banda, este sigue siendo su bajista oficial tras la muerte de Hopper, y de hecho en el mes de octubre comienzan una gira que les llevará a Bélgica, Holanda, Alemania, Suiza y Austria. ¿Cuál será su futuro?. Aunque la entrada de Theo Travis en la banda ha dado cierta frescura a su sonido, la desaparición de Hopper es un duro golpe. Habrá que esperar a su próximo disco en estudio con Roy Babbington como bajista para resolver esta incognita.
Login to post comments

Revisiones - S