Inicio Revisiones A-Z G Gentle Giant – Acquiring the Taste (1971)
Sábado, 06 de Noviembre de 2010 00:09

Gentle Giant – Acquiring the Taste (1971)

por  Icrp1961
Valora este disco
(12 votos)
Inevitablemente hay que explicar algo. Elegí este disco de este grupo porque su título recoge mi propia relación con la obra de éste. Sí, es así. Gentle Giant no fue para mí un amor a primera oída sino algo que aprendí a apreciar con el tiempo. No se han convertido para mí en uno de “mis” grupos, aquellos de los cuales soy un “militante”, pero ¿quién sabe lo que deparará el futuro?
Hace mucho tiempo (a finales de los setenta), después de haber leído sobre ellos, adquirí una copia en vinilo de Interview. La verdad es que no me gustó demasiado, por no decir que, simplemente, no me gustó nada. Bien, pasarían unos veinte años y en el programa de radio de Antonio Escalante El Mellotron, en Radio Vallekas, éste puso uno de los temas de Acquiring the Taste y aquello me pareció más interesante que aquel recuerdo mío de Interview. En una gran superficie donde solía hacer la compra semanal encontré una recopilación barata centrada en sus últimos discos –salvo Civilian– con la que aprendí a reconocer las virtudes del grupo, curiosamente a través de obras menores pero algo ya se podía entrever. Pasado un tiempo conseguí sus dos primeros álbumes y aquello fue algo así como decir aquello de ¡Ábrete Sésamo!
Aquello sí era el “famoso –en ambientes progresivos– Gentle Giant” y comprendí el porqué de este amor profundo que algunos sienten por esta banda, porque desde luego, se la ama o se la odia.
Me gustan. No sé cuál es el motivo, pero estas cosas son así desde un punto de vista emocional. A mí, desde una perspectiva más analítica me gusta lo heterodoxos que eran, rompiendo con cualquier cliché de su época o de la actual. Canciones “breves”, ausencia de suites, complejidad entendida por un trabajo extraordinario de escritura, no por tener una pieza larga dividida en varias secciones. Podrían haber sido un precedente importante de los aspectos más camerísticos del R.I.O. si sus influencias clásicas hubieran sido de la música clásica moderna en adelante. Ellos prefirieron indagar en la música antigua, del Medioevo al Renacimiento y el Barroco; para facturar rock con ello.
La verdad es que 1971, año de la grabación de este disco, representa una era muy diferente de la actual. Como ellos afirmaban en un texto incluido en este disco “nuestra meta es expandir las fronteras de la música popular contemporánea aun a riesgo de ser muy impopulares. Hemos grabado cada composición con un único pensamiento –que debería ser única, aventurera y fascinante–. Hemos precisado de cada jirón de nuestro conocimiento técnico y musical combinados para conseguirlo”.
Este impulso se mantuvo durante los primeros cinco discos del grupo, pero a partir de ahí, cada disco fue algo más simple que el anterior, hasta que atravesaron la “frontera” tras la cual Gentle Giant ya no se diferenció tanto de otros grupos contemporáneos.
La riqueza del lenguaje musical, de los diversos recursos estilísticos utilizados y el multinstrumentalismo del conjunto hacen de estas canciones un legado impresionante, que crece con cada escucha al descubrir versos que aparecen en varias canciones, motivos melódicos que también lo hacen, y los mil y un detalles que se descubren con una escucha atenta. Conocer este álbum adentrarse en un mundo prodigioso al que hay que cogerle gusto. Hagámoslo.


“Pantagruel’s Nativity”
Unas notas delicadas de sintetizador introducen la pieza y el álbum. Se incorporan voz y guitarra, bajo y mellotrón buscando un clímax con la guitarra eléctrica y batería. Vuelve a repetirse el esquema con detalles de teclado y trompeta. Se difumina esto y se da paso a un riff rockero sobre el que entran voces “tristes” en polifonía. Aparece después un groove sobre el que se desarrolla un solo de vibráfono al que da luego la réplica la guitarra eléctrica. Vuelven las voces para dar paso a un breve pasaje de trompeta sobre teclados que se repite dos veces. Vuelve la estructura de voz y guitarra del principio, enriquecida con una segunda voz. Termina con suavidad.

“Edge of Twilight”
Es un tema que se inicia tranquilo con la voz apoyada por vientos. Tras un interludio breve se repite la estrofa con la batería en reversa y detalles de guitarra española. Vuelve el interludio para dar paso a una sección vocal a coro. En una sección instrumental mesmerizante se van sucediendo instrumentos melódicos hasta dar paso a una parte ejecutada por instrumentos de percusión. Vuelve la pieza a una repetición de la segunda estrofa con la batería en reversa

“The House, The Street, The Room”
El riff inicial no hubiera desentonado en un disco de Hugh Hopper de los setenta. Se suman las voces sobre el riff. Sigue la música con un aire italianizante hasta la vuelta del riff inicial y todo se repite de nuevo. Sigue una sección “libre” con intercambios fugaces de varios instrumentos entre sí. Va creciendo en densidad sonora hasta la irrupción de una guitarra rockera que devuelve la música al territorio del riff, apoyado por órgano eléctrico y bajo. Este pasaje es bastante largo. En el clímax vuelven las voces de la estrofa inicial repitiéndose todo el esquema con el interludio italianizante. Finaliza con una nueva sección “libre”.

“Acquiring the Taste”
Es una deliciosa miniatura interpretada con el Moog. Instrumentada de otra forma sería una espléndida pieza de cámara. Recuerda el ambiente de la introducción de “Pantagruel’s Nativity” en cierta forma. Me gusta mucho.

“Wreck”
Esta canción directa tiene reminiscencias de canciones de marineros. Es de una construcción en apariencia mucho más convencional que todo lo previo. Pero esto es algo que se desmiente enseguida. El ambiente cambia con la irrupción de voz solista sobre teclado y clavicordio. Toma el relevo la guitarra eléctrica para llegar a un pasaje de intensidad emotiva con la que vuelven las voces “marineras”. El grupo es sustituido por un conjunto de flautas dulces y clavicordio que repiten las melodías, para volver a la misma parte de guitarra eléctrica emotivas de antes y las voces “marineras”. Termina en fade-out.

“The Moon is Down”
Se escucha un saxo, luego aparece un riff interpretado por los vientos. Aparece la voz apoyada sobre un teclado. Luego la segunda estrofa es diferente hasta la irrupción de la sección rítmica, que repite la primera estrofa. Cambia el ritmo que se hace mucho más vivo en una sección instrumental que acaba dando protagonismo a los saxos entre otros instrumentos. Se retarda el pulso rítmico para dar lugar a una sección más solemne que da paso a las voces.

“Black Cat”
Se inicia sobre un pizzicato del violín antes de que vayan entrando las voces. Como es habitual en este disco el esquema se repite dos veces antes de variarse. Hay un cambio abrupto a una sección interpretada por cuerdas a la que se suman percusiones. Se vuelve a la aparte cantada para terminar en fade-out.

“Plain Truth”
Es la canción más directa y larga del álbum, que se inicia con un sonido punzante de violín eléctrico. Que da paso a todo el grupo al completo, tanto de forma instrumental como vocal. Tras un verso y estribillo, que da paso a un interludio instrumental sobre el que se desarrolla un solo. Vuelve el violín para reintroducir la fase cantada. Sigue una fase legato, con guitarra y violín. Aparece el bajo primero y la batería después. Se sube en intensidad lentamente buscando un clímax que se resuelve con la reintroducción de la fase vocal del tema. Vuelve el violín eléctrico solo en una especie de coda para finalizar el tema y el álbum.


Esta reseña está dedicada a Antonio Escalante y su programa El Mellotron, ya que gracias a éste y aquél pude conocer este disco y empezar a apreciar este grupo.


Hay una biografía del grupo que se llama como éste álbum. Es un título muy apropiado.



01 – "Pantagruel's Nativity" – 6:50
02 – "Edge of Twilight" – 3:47
03 – "The House, The Street, The Room" – 6:01
04 – "Acquiring the Taste" – 1:36
05 – "Wreck" – 4:36
06 – "The Moon Is Down" – 4:45
07 – "Black Cat" – 3:51
08 – "Plain Truth" – 7:36

Todas las canciones escritas por Derek Shulman, Phil Shulman, Ray Shulman y Kerry Minnear; y arregladas por Gentle Giant. Álbum grabado entre enero y abril de 1971, en los estudios Advision (ingenieros: Martin Rushent, Big A y Garybaldi) y A.I.R. (ingeniero: Bill Price). Producido por Tony Visconti. La primera edición se puso a la venta en el Reino Unido el 16 de julio del mismo año.

Gary Green – guitarra eléctrica, de doce cuerdas, y de doce cuerdas con wah-wah, y voz.
Kerry Minnear – piano eléctrico, órgano, mellotron, vibráfono, sintetizador Moog, piano, celesta, clavicordio, percusión y voz solista.
Derek Shulman – saxo alto, clavicordio, percusión y voz solista.
Phil Shulman – saxos alto y tenor, clarinete, trompeta, piano, percusión y voz solista.
Ray Shulman – bajo, violín, viola, violín eléctrico, guitarra española, pandereta, guitarra de doce cuerdas, pedales de bajo de órgano, y voz.
Martin Smith – batería y percusión.

Con:
Paul Cosh – trompeta, órgano.
Tony Visconti – flautín, tambor bajo, triangulo.
Chris Thomas – programación del sintetizador Moog.
Login to post comments

Revisiones - G