Inicio Revisiones A-Z J Jethro Tull- "The broadsword and the beast" (1982)
Jueves, 04 de Noviembre de 2010 17:52

Jethro Tull- "The broadsword and the beast" (1982)

por  Anin Jadas
Valora este disco
(9 votos)
I see a dark sail, on the horizon, set under a black cloud, that hides the sun. Bring me my broadsword  and clear understanding.  Bring me my cross of gold  as a talisman


Ian Anderson – vocals, flute and acoustic guitar.
Martin Barre – electric and acoustic guitars.
David Pegg – bass guitar, mandolin and vocals.
Peter – John Vettese – piano, syntheiser and vocals.
Gerry Conway – drums and percussion

Puesto en las listas de EE UU: 19.
Puesto en las listas de UK: 27

THE BROADSWORD AND THE BEAST (1982)

Este disco fue mi bautizo tulliano allá por los años 80. Y bien puedo decir que me entró antes por los ojos que por los oídos. Recuerdo que en la época que vi por primera vez la portada de The Bradsword and the Beast, yo estaba leyendo por primera vez El Señor de los Anillos y estaba absolutamente maravillado y sumergido en el universo Tolkien. Al ver esa portada fue como si algo hiciera clik en mi cerebro: rock y Tolkien unidos… ¡¿Podía haber algo mejor?! Tras esa increíble portada, estaba seguro, tenía que haber algo grande.
Estuve ahorrando un tiempo para poder comprar ese precioso vinilo, pero mereció la pena cada peseta invertida: fue, y es, un disco con el que he disfrutado muchísimo a lo largo de los años.
Supuso el décimo cuarto trabajo de la banda y se vendió muy bien en Europa, no tanto en los EEUU. También estuvo apoyado por dos grandes giras en las que el escenario era una especie de barco, supongo que inspirado por el de la contraportada, un trabajo del artista Ian McGraig. Los adornos de alrededor en la portada son runas del tipo cirth en las que están escritos los versos iniciales de The Broadsword:
“Veo una vela oscura en el horizonte, bajo una nube negra que esconde el sol. Tráeme mi espada y claro entendimiento. Tráeme mi cruz de oro como talismán”.


También fue el primer disco de Jethro Tull en el que Ian Anderson admitió las labores de un productor, que fue Paul Samwell-Smith. El resultado fue un álbum de hard rock, con toques electrónicos, bastante comercial, pero, en mi opinión, muy inspirado y auténticamente tulliano, de hecho es uno de los discos de Jethro Tull que más se vende por Internet. Es cierto que la presencia de la flauta desciende en este trabajo, pero la voz de Anderson es magnífica otra vez, y los músicos hacen una excelente labor.
También destacaría, a nivel general, que el hilo conductor de la mayoría de las canciones de este disco es el miedo, y que refleja muy bien el espíritu de crisis y desconfianza general que existió durante los últimos setenta y primeros ochenta en casi todo el mundo, sin llegar a ser un álbum pesimista.
Nos encontramos con otro disco hecho y pensado para vinilo, y el señor Anderson tuvo a bien dividirlo en dos partes, según la cara del vinilo, así la cara A fue Beastie, y la B Broadsword.
Pero, como viene siendo costumbre, acompáñenme por favor, e introduzcámonos en el universo de The Broadsword and the Beast

Beastie

Unos ominosos sonidos de sintetizador nos introducen a esta canción, hasta que la voz de Anderson y la guitarra de Barre, muy hard, nos meten de lleno en la primera pieza de The Broadsword and the Beast.
Se trata de una canción dedicada a los miedos que todos tenemos, esos que nacen y crecen cuando somos unos críos (el hombre del saco, la oscuridad, Drácula, el armario, Chiquito de la Calzada…), y se quedan ahí para siempre: es la Bestia que nos atemoriza durante toda la vida, y así lo dice Ian, hay una bestia encima de mi hombro y la califica como los cien nombres del terror.
Al principio serán esos terrores infantiles personalizados en monstruos o bestias, luego esas bestias toman otras formas y muchas veces tratamos de ahuyentarlas con psicoterapia: puedes probar esas píldoras y visitar a algún psiquiatra que te dirá que no puede hacer nada por ti, todo es zona peligrosa (You can pop those pills and visit some psychiatrist who'll say there's nothing I can do for you, everywhere's a danger zone).
Musicalmente es una canción bastante de la nueva época: no hay flauta, la guitarra es muy hard roquera y los componentes electrónicos están muy presentes, pero también tiene la virtud de reconocerse como una canción de Jethro Tull a la primera.

The Clasp

De nuevo unos sonidos muy electrónicos nos introducen a este tema que, según comentó el propio Anderson en 1982, “trata acerca de aquellas personas a las cuales les resulta muy penoso el contacto físico con otra gente. La palabra clasp se usa en el sentido de dar la mano y la canción explora algunas de las ideas y actitudes que hay tras ese gesto…”
Pero aquí si que podemos hablar de auténtico sonido Tull, pues la flauta de Anderson está presente, aunque su voz fuera procesada mediante algún aparato electrónico, un vocoder creo yo, en algunos pasajes. En cualquier caso, la voz de Anderson en este tema es magnífica, y la melodía es auténtico Jethro Tull.
Y en efecto la canción nos habla de ese miedo, nuevo en nuestra sociedad, de entablar relaciones con lo demás, ya que estamos muy ocupados con nuestros asuntos y los de los demás nos traen al pairo.
La canción termina como empezó.

Fallen On Hard Times

Puro sonido Tull: una guitarra acústica da comienzo a la canción, que rápidamente da paso a la flauta y voz de Anderson, eso sí, están omnipresentes los sonidos y bases rítmicas electrónicas. La melodía, como explicó el propio Anderson, es una tonada folk escocesa pero aderezada con un poco de funky y rock’nroll.
También según palabras de Ian, la canción trata de la desilusión que la mayoría de la gente siente hacia sus líderes políticos en un momento u otro. Y podemos añadir que, los primeros ochenta, eran una época convulsa y con una gran crisis mundial, que precisamente no alentaba los ánimos de la gente. Incluso se menciona a la primera ministra (Thatcher) y al señor presidente (Reagan): los dos líderes mundiales más importantes del momento.

Flying Colours

Una triste canción que nos habla de los enfrentamientos de una pareja en público. Comienza con una bella melodía de piano y una atormentada y conmovedora voz de Anderson, y deriva en un movido tema, muy guitarrero y soportado por un ritmo bastante potente.
Al parecer lo de colores voladores (Flying Colors) es una referencia a las banderas que usa la Armada británica para comunicarse y organizar una batalla de banderas de barcos llamada, precisamente, “colores”.

Slow Marching Band

Bonito tema para cerrar la cara Beastie y un comienzo perfecto con cierto toque folk, también a cargo de la flauta y los teclados. Impresionante la voz de Anderson.
Según Anderson, una de las pocas canciones que hizo acerca de la relaciones humanas en el contexto chico/chica. En esta habla del dolor de  romper una relación, y lo representa en la banda de marcha lenta que precede las procesiones funerales, por ejemplo en el Sur de Italia y Grecia.
Una triste y lenta melodía para ilustrar el final de una relación, pero también una bella canción.


Broadsword

La cara Broadsword comienza también con un ominoso colchón de teclados y percusión electrónica. Y el tema avanza sobre un ritmo machacón, en el que los teclados y la guitarra son protagonistas junto con la voz de Anderson.
El tema parece estar inspirado por un motivo histórico: la invasión de las Islas Británicas por los pueblos del Norte. Es un tema bastante hard, con toques épicos y me encanta cómo empieza: I see a dark sail on the horizon set under a black cloud that hides the sun (Veo una vela negra en el horizonte, bajo una negra nube que oculta el sol)… Y también esa frase de batalla: Traedme mi espada y un entendimiento claro y mi cruz de oro como talismán. Una temática casi de una canción de Power Metal.
La voz de Anderson en esta ocasión es como la del jefe de una tribu antigua, preocupado y cansado, pero dispuesto a presentar batalla…

Pussy Willow

Una delicada melodía de flauta nos introduce a la canción. Un precisoso tema acerca de las fantasías de una chica trabajadora londinense mientras espera el tren de camino al trabajo: In her fairy-tale world she's a lost soul singing in a sad voice nobody ears (en su mundo de hadas es un alma perdida cuya triste voz nadie escucha).
Es magnífico el momento en que la chica coge el tren y la canción adopta el ritmo de la locomotora. Durante el tiempo del viaje sigue fantaseando con su caballero blanco que la despose y la lleve a los barrios altos, pero al final su trabajo de oficina la devolverá a la triste realidad.
Fantástico tema, aunque sea un pelín trágico.

Watching Me Watching You

Otro de los miedos que Anderson explora en este disco es la presión de ser observado continuamente, como bien dice el título de la canción: mirándome, mirándote.
Quizá sea el tema que más se aleja de los estándares tullianos con profusión de elementos electrónicos y una melodía entrecortada muy poco propia de Jethro Tull hasta la fecha. Posiblemente el tema que menos me gusta de este disco.

Seal Driver

Según comentó el propio Anderson la letra de esta canción es deliberadamente ambigua, una de sus bromas ácidas, que podría tratar de una barca o de una chica, pero como ambas son femeninas, son una buena analogía. Cosas de Anderson…
Es un buen tema, con un gran punteo y labor de guitarra y una potente línea de bajo. Tampoco dejan de estar presentes los elementos electrónicos y, por supuesto, mandando, la voz de Anderson.

Cheerio

Esta pequeña joya sirvió durante unos 15 años para cerrar los conciertos de Jethro Tull y con ella, cierro yo también mi participación en la Sinfopedia Tulliana:

A lo largo de la línea costera, en el promontorio
brillan las tempranas luces del invierno.
Te serviré una copa cariño
y alzándola diré Cheerio
.




2 comentarios

  • Enlace comentario manuel bellido Miércoles, 06 de Febrero de 2013 11:51 Publicado por manuel bellido

    Me atreveria a decir que es uno de mis discos favoritos, no solo de la carrera de Jethro Tull, sino en general. Quizás sea una herejia o una exageracion, pero tiene algo que aun me cautiva, independientemente del sonido ochentero plagado de sintetizadores. Eso sí, influye mucho en este comentario lo que es la memoria emocional: me situa en plena adolescencia y todo lo bueno de aquella epoca.

  • Enlace comentario Ultravox Martes, 22 de Enero de 2013 11:47 Publicado por Ultravox

    El disco que más me gusta de la banda en los años 80. Es un "primus inter pares", ya que es inmediatamente posterior al bajo mi punto de vista decepcionante "A", y anterior al tan denostado "Under Wraps". De los discos de la época "electrónica" de Jethro Tull, es el más logrado con diferencia. Todos los temas tienen un gran nivel, destancando por encima de todos, "Seal Driver", y "Cheerio". ¡Magnífico!

Login to post comments

Revisiones - J