Inicio Revisiones A-Z J Jethro Tull- "Heavy Horses" (1978)
Jueves, 04 de Noviembre de 2010 17:38

Jethro Tull- "Heavy Horses" (1978)

por  Pantagruel
Valora este disco
(34 votos)
Bring me a Wheel of oaken wood
A rein of polished leather
A Heavy Horse and a tumbling sky
Brewing heavy weather

Temas:
1. ...And The Mouse Police Never Sleeps (3:13)
2. Acres Wild (3:26)
3. No Lullaby (7:55)
4. Moths (3:27)
5. Journeyman (3:58)
6. Rover (4:16)
7. One Brown Mouse (3:23)
8. Heavy Horses (8:59)
9. Weathercock (4:03)

Tiempo total: 42:40

Bonus tracks en remaster (2003):
10. Living In These Hard Times (3:10)
11. Broadford Bazaar (3:40)

Músicos:
- Ian Anderson / flauta, guitarra acúsitca, guitarra eléctrica ocasional, mandolina, vocales
- Martin Barre / guitarra electrica
- Barriemore Barlow / tambores, percusiones
- John Glascock / bajo
- John Evans / piano, órgano
- David Palmer / órgano de tubos portátil, teclados, arreglos orquestales

Músico invitado:
- Darryl Way / violin en tracks 2 and 8

Productor: Ian Anderson
Ingeniero: Robin Black
Grabado en los estudios Maison Rouge de Londres

Fotos de portada y contraportada: James Cotier y Shona Anderson

Puesto a la venta en Abril de 1978 tanto en UK como en USA.
Disco de Oro de la RIAA certificado el mismo mes de su lanzamiento



Después de "Songs of the Woods" se publicó el recopilatorio "Repeat: The Best of Jethro Tull" al cual siguió este disco. La banda es la misma que llevaba tocando desde '76 funcionando como un reloj bien ajustado. Siendo considerado al paso de los años por mucha gente como una segunda parte de "Songs from the Wood" el sonido es distinto por la falta de sintetizadores que fueron sustitudos por las orquestaciones y arreglos de David Palmer, aún más barrocos si cabe el término. Gran cantidad de instrumentos tanto acústicos como eléctricos más una pequeña orquesta de cuerdas y tres o cuatro teclados hacen que la música esté llena de timbres distintos, como los diversos sonidos que se pueden escuchar en un bosque, timbres que Robin Black se encargó de mezclar sin que ninguno resalte sobre los demás. Las letras tampoco tienen el aire evocativo de Songs from the Woods, hablan de la vida en el campo de Inglaterra solo en partes, al principio en "...And the mouse police never sleeps" y la primera mitad de "Acres Wild" (la segunda parte habla claramente sobre un ambiente urbano en contraste, de hecho esta canción habla más sobre el desarraigo que sobre la vida en el campo: "Northen father's Western child") y solo hasta el final en "Heavy Horses" y "Weathercock". los versos ofrecen imágenes en un lenguaje cotidiano tratando temas mucho más mundanos que en el album anterior, pero por supuesto estas letras dicen mucho más que su significado literal si se las lee con atención. 


El album abre con un ligerísimo ronrroneo y un pasaje de dos guitarras acústicas, bajo, batería y flauta tocando todos a contratiempo. Si bien el primer corte habla del campo solo tangencialmente (los gatos de ciudad no siempre cazan ratones o lo hacen a escondidas, no se los traen muertos al dueño a que los vea como hacen en el campo: "Eats but one of every ten, leaves the others on the mat"), "Acres Wild" sí menciona los mismos rituales de fertilidad del album anterior, pero con un corte abrupto para marcar un traslado del primer verso: "Te haré el amor en los lugares adecuados, bajo montañas obscuras, en lugares abiertos..." al segundo: "te haré el amor en callejones angostos con las ventanas cerradas y crujientes chimeneas". Un ritual con el que el autor quisiera hacer florecer el pueblo maltratado que en la canción llama Acres Wild.

..

Todas las letras en el album son una metáfora de algo más. Es como si Jethro Tull usara todos los recursos tanto musicales como literarios que habían aprendido a lo largo de 10 años y los colocara todos juntos, esto explica que una sola canción, la siguiente en el disco, pueda presentarse como una muestra representativa de toda la música producida por esta formación, pieza que utilizarían precisamente para abrir sus conciertos durante la gira posterior. 'Lullaby' significa 'Canción de cuna' así que "No Lullaby" es una "no canción de cuna", dedicada a un niño pequeño, acaso el propio hijo de Ian Andreson que tenía tres años en esa época, pero no para arrullarlo sino al contrario. Tras la apertura con la guitarra eléctrica, bajo y la batería simulando una tormenta que se acerca la voz comienza con una advertencia:

"Mantén los ojos abiertos y atentos los oídos,
libera tu grito más alto.
Hay gente que te haría daño allá afuera
así que no te cantaré canciones de cuna.
Hay un candado en la puerta, una cadena en la ventana y un perrazo en el salón.
Pero hay dragones y bestias en la noche esperando pillarte cuando caigas
"

Las cuerdas tocan en lejanía (esta vez no les se les dá crédito a los músicos pero sí a los caballos que aparecen en la portada); la flauta hace la transición a la segunda parte que es tan natural que hay que poner mucha atención para apreciar en qué momento exactamente comienzan las frenéticas notas punteadas del bajo y los redobles de la batería que sostienen esta sección debajo de las guitarras dobladas y las arengas de Anderson, con su voz también doblada en tres, una de ellas en un registro bajo bastante fantasmal. El solo de guitarra usando una distorsión similar a la utilizada en "Benefit" con partes de flauta y teclados que en la versión remasterizada se oyen cláramente Y para que el niño se lo aprenda se repite todo desde el principio para terminar con los relámpagos de la batería que ahora se alejan dejándonos con la calma de "Moths", una balada que sería bastante rutinaria si no fuera porque está dedicada a las polillas y se expresa en modo alegórico y en tono poético.


"Journeyman" es la canción de este disco que más se parece a las antíguas del grupo, los efectos de la guitarra de Martin Barre por ejemplo son lo mismos de "Aqualung", el órgano de John Evan suena igual al de "Sweet Dream". El tema de esta canción tampoco es diréctamente la vida en el campo, habla sobre todos esos pasajeros anónimos que todos nos hemos topado alguna vez en los viajes largos de tren.


La cara B viene a ser la cara del Reino Animal, aunque no de los animales salvajes ni necesariamente de los animales del campo. "Rover", con un tempo muy vívido como el de una cabalgata marcado por una marimba o xilófono está dedicada a un perro y "One Browm Mouse" a un ratón en una jaula (basada en un poema de Robert Burns que es parcialmente recitado en la compilación "The Best of Acoustic Jethro Tull").

El corte más largo, "Heavy Horses", es la canción que resume el modo en que probablemente Ian Anderson veía a su propio grupo en ese momento: orgulloso, noble, fuerte y condenado a desaparecer en el corto plazo. Los arreglos de David Palmer aunque correctos comienzan a sonar anticuados posiblemente de manera deliberada ya que ésta es la canción más nostálgica. Es como si Anderson viera el futuro acercarse como una Locomotora (o como un tractor desbocado), deja la voz rasposa y adopta un estilo más afin a un conjunto coral de colegio pijo, con lo que da la sensación de estar narrando lo que ve desde fuera, o como si leyera un cuento de hadas.


En una nota aparte, dicha visión pudo tener algo de premonitoria pues el final de esta formación se dió durante la misma gira por USA a los pocos meses de una manera trágica. John Glascock alcanzó a grabar tres pistas del siguiente album pero durante la gira vio su condición cardiaca congénita agrabada por una carie mal atendida que acabó originando un daño irreversible en sus válvulas cardiacas. En la gira fue sustituido por el bajista Tony Williams mientras era intervenido de urgencia. Le fue injertada una válvula artificial que su cuerpo rechazó y eventualmente murió el 17 de Noviembre de 1979 a los 28 años de edad.


Finalmente Ian Anderson ante un panorama tan pesimista en la canción anterior pide consejo a un oráculo igualmente anacrónico, el gallo de la veleta, en "Weathercock":

"Danos indicaciones, con tus mejores intenciones
llévanos a los vientos lejanos.
Cantanos suavemente canciones vespertinas
cuéntanos lo que te ha dado el herrero"

el mismo "Weathercock" que apareció como personaje en los versos finales de "...And the mouse police Never Sleeps" cierra así el círculo y no deja con cierta sensación de incertidumbre por el futuro, la cual había de explotar en el siguiente LP.


Este es el típico ejemplo del disco que suena distinto dependiendo de dónde se le oye dada su riqueza instrumental. Cuando lo escuchaba en mi viejo estereo Panasonic la línea del bajo sonaba muy por debajo de la voz y la guitarra eléctrica, por lo que adquirí la costumbre de subir el potenciómetro de Bajos a lo máximo para escuchar más claramente las milimétricas notas y el timbre peculiar del Fender Jazz de John Glascock (lo cual es curioso pues el equipo que usaba- bajos Fender Jazz y Fender Precision con amplificadores Marshall- no tenía nada de extraordinario) , costumbre que mantengo aun. Contra la concepción general de que se trata de un album de folk rock, concepción a la que contribuye en gran medida la misma página oficial del grupo, tiendo a pensar que el folk no es más que uno de sus elementos y no necesariamente el dominante en lo musical. Eso explicaría que en un país donde hay docenas de violinistas de folk el violinista invitado sea Darryl Way quien más bien tocaba jazz rock. Clasificar este disco como folk rock británico está bien para las estanterías de las tiendas pero no alcanza a describirlo por completo. Aquí hay tanta influencia de música celta como de flamenco, pero además en "Weathercock" hay hasta algun atisbo de música árabe y en "One Brown Mouse" de música griega acentuado por el uso de las mandolinas. "Heavy Horses" es un album hecho con mucho cuidado en tiempos difíciles como los ilustrados en los bonus tracks "Hard Times" y "Broadford Bazaar", de los que al paso de los años le quedrían al grupo solo el recuerdo de su logros que no fueron pocos: en plena efervesencia del Punk y la música Disco Jethro Tull se las arregló para conseguir cinco Discos de Oro consecutivos en USA tocando rock sinfónico. Los cambios que las letras sugieren afectarían no solo a la campiña inglesa sino al mundo entero y muy pronto de todo ello solo nos quedará la música.


Las letras completas se pueden encontrar en el link:
http://www.collecting-tull.com/Albums/Lyrics/HeavyHorses.html

3 comentarios

  • Enlace comentario Frances Martes, 04 de Junio de 2013 04:57 Publicado por Frances

    Respeto la opinión del compañero Ultravox, pero no puedo entenderla ¿Heavy Horses, inferior a Stormwatch? yo lo considero una obra maestra con todas las letras. Es emotivo, es nostálgico, entra en mi podio junto a Aqualung, Thick As A Brick y algún otro. El Title Track, el más largo del disco... dios, no puedo describir lo que me provoca este tema. No es por nada que sus versos aparecen en la portada.
    Saludos

  • Enlace comentario Frances Martes, 04 de Junio de 2013 04:57 Publicado por Frances

    Respeto la opinión del compañero Ultravox, pero no puedo entenderla ¿Heavy Horses, inferior a Stormwatch? yo lo considero una obra maestra con todas las letras. Es emotivo, es nostálgico, entra en mi podio junto a Aqualung, Thick As A Brick y algún otro. El Title Track, el más largo del disco... dios, no puedo describir lo que me provoca este tema. No es por nada que sus versos aparecen en la portada.
    Saludos

  • Enlace comentario Ultravox Lunes, 21 de Enero de 2013 19:16 Publicado por Ultravox

    Otro gran disco de Jethro Tull. En mi opinión algo inferior a "Songs from the Wood" y "Stormwatch", pero un gran disco al fin y al cabo.

Login to post comments

Revisiones - J