Inicio Revisiones A-Z V Van der Graaf Generator- Real Time" (2007)
Martes, 02 de Noviembre de 2010 19:31

Van der Graaf Generator- Real Time" (2007)

por  David Fresno
Valora este disco
(3 votos)
Van Der Graaf Generator - Real Time (06.05.2005; ed. 2007)




Editado por:

Fie!, 2007

El repertorio:

Cd1: The Undercover Man, Scorched Earth, Refugees, Every Bloody Emperor, Lemmings, (In the) Black Room, Nutter Alert, Darkness

Cd2: Masks, Childlike Faith In Childhood's End, The Sleepwalkers, Man-Erg, Killer, Wondering


Los músicos:


Hugh Banton: órgano
Guy Evans: batería
David Jackson: saxos y flauta
Peter Hammill: voz, guitarra, teclados


El público:


El “artefacto” en sí…

Se trata de un doble cd con una presentación tan austera como elegante. Dentro de la caja encontramos dos cds en cuyas “galletas” aparecen serigrafiados Hammill y Banton en el primero mientras que Jackson y Evans lo hacen en el segundo. El libreto es simplemente un añadido que se despliega dos veces y en cuya contraportada figuran las coordenadas espaciotemporales del evento.

19.43-22.08 GMT Friday 6th May 2005

51º 30.4´ N 0º 7.0´ W

En el interior hay dos fotos del grupo, una durante la actuación y otra después de ella, de pie ante el público, y un breve texto de Hammill en el que resumidamente nos plantea las circunstancias inmediatas al evento: la disposición de los músicos, las posibilidades de éxito o de fracaso, los riesgos, la posibilidad de errores…y fundamentalmente la necesidad experimentada por los músicos para traerse a este momento tanto a sí mismos (en Present) como a su pasado (en este evento que recoge Real Time).

Discos precedentes en directo

Los que más inmediatamente vienen a la cabeza son: Maida Vale y Vital. Sin querer entrar en un análisis pormenorizado hay que decir que este Real Time tiene diferencias con aquellos. La diferencia con Maida Vale está fundamentalmente en que ese disco está registrado en varias sesiones de la BBC, de distintas fechas (evidentemente previas, en los años 70), menor duración y distinto repertorio pues en ellas se abordan tres temas que no hacen su aparición en Real Time: When She Comes, La Rossa y Still Life.

Ningún tema de este disco está contenido en Vital salvo The Sleepwalkers, que se tocaba a continuación de un par de fragmentos del tema A Plague of Lighthouse Keepers. Ello podría sugerirnos que de hecho, en la narrativa que los músicos hacen de su propia historia, conciban la experiencia de Van der Graaf como un grupo vinculado a pero distinto de Van der Graaf Generator. VdG heredó temas de VdGG tanto en directo como en estudio, pero al menos en su reunión VdGG no establece nexos o visos de continuidad con VdG, ni en formación ni en repertorio, y quizá sí con los propios VdGG, como puede insinuar el comienzo de la actuación. Quizá VdG en 1977 Y VdGG en sean dos ramas de una Y separadas por casi 30 años de tiempo.

El disco y el concierto

Resultan cosas distintas. Porque no es simplemente un concierto en un cd doble. Es un cd que contiene un concierto en el que ¡estuve! Mejor dicho... estuvimos Luis Peñafiel, Constantino Hebrero, Carlos Romeo y yo. Es decir... ¡estuvimos en este disco!

Simplemente había que estarse atentos a cuando saliesen las entradas a la venta pues, como pasó, no durarían mucho a la venta. Después... ya se organizaría algo... avión, días libres en el lugar de trabajo... Pero ¡había que ir! No había otra.


Los previos

Era para verlo... La ATMÓSFERA. Los comentarios, las hipótesis, los nervios... Todo el mundo dando vueltas alrededor del Royal Festival Hall, en su interior, el puesto de merchandising, más gente dando vueltas, el propio Judge Smith conversando amigablemente por allí...

La pregunta era... ¿qué va a pasar en el concierto? Y en mi caso... ¿cómo serán? Ya que nunca había visto a Hammill en directo y por supuesto tampoco a Van der Graaf Generator (nací en 1976). Por otra parte el año anterior Hammill había tenido un infarto de miocardio. ¿Tendría eso impacto en lo que íbamos a ver?


A tiempo real...

Allí estábamos... esperando que empezase aquello cuando poco a poco los cuatro miembros del grupo fueron apareciendo sobre el escenario. El aplauso no tenía nada de cortesía... era simplemente un cálido recibimiento a alquien que se espera. A alguien que sin conocerle, extrañamente se le conoce y cuya presencia produce alegría. Silencio. Un silencio muy largo y.... unas notas de flauta nos traen The Undercover Man, lo que reactiva la ovación al identificar todos nosotros la pieza. Poco a poco ya estábamos dentro de la pieza, que empezó el concierto maravillosamente y que en un momento precioso se dejó caer dentro de Scorched Earth. Si tras su separación como grupo en 1971 volvían en 1975 con Godbluff, en 2005 volvían de la misma forma, comenzando el concierto con los dos primeros temas de ese disco. Seguramente esto no sea una casualidad. Hammill se dirigió al público para decirnos algo parecido a que: "Yo creo que conocéis los títulos, o sea que quizá no requieran presentación"


De manera que siguieron con Refugees. Tremenda y desde luego Hammill confirma ser de verdad. El comienzo del tema le pide bastante pues hay mucho sitio para él… está en primer plano. Pero su voz responde como debe y a lo largo del tema se muestra apasionado, entregado, escupiendo su vida en cada gesto, arañando los finales de cada palabra y dándolo todo. Sus 57 años (en ese concierto) sólo lo parecen para bien. ¡¡Ese West is Mike and Susieeeee!! Hammill y Jackson prácticamente bailando con sus "voces" en ese tema y su final desvaneciéndose con Jackson a la flauta y Banton al órgano. Casi sin solución de continuidad empezaron varias notas sueltas de cada instrumento y yo no caí hasta la entrada de Hammill en que estábamos ante Every Bloody Emperor, del nuevo disco Present. Es toda una alegría ver que tras esos tres temas tan emblemáticos un tema nuevo encaja y no desentona ni rebaja la tensión que estaban creando hasta ese momento. Sí: VdGG puede ser una fuerza vital que intervenga en nuestras vidas también en este siglo XXI. El tema no puede tener más actualidad y desde luego se nos presenta con tensión. En algunos momentos parece que estemos ante un waltz de lo más siniestro, como si quisiesen reír por no llorar, pero no es posible evitar la dura realidad que nos trae la última estrofa… nos dejan el final del tema, que parece no querer cesar para que nos lo pensemos.


Emergen entonces un órgano y una batería en plan jazzero (valga el término) un tanto desbocados con Hammill empuñando la guitarra… “¿a dónde nos llevan?” pensaba yo… ¡ah! ¡¡Lemmings!! Delante de nuestros ojos y recomponiéndose como un gran monstruo. Hammill interpretó el tema con ganas y con los habituales fallos a la guitarra... pero él lo que trata es de GRITAR con ella el tema. Eso sí… Hammill se equivocó en la letra de casi todo el primer tercio de la canción saltándose una estrofa, teniendo que repetirla cuando verdaderamente tocaba y omitiendo por tanto otra, algo que no todo el mundo percibió. ¡Cosas que tienen los conciertos! Pero como no hay mal que por bien no venga, ese y otros fallos que se recogen también en Real Time son testigos de que estamos ante un relato veraz de aquel acontecimiento. Evans, Banton y Jackson retuercen el tema que da gusto justo antes de ese ... but there still is time... tras el que Banton se marcó un solo de lo más inspirado. Hammill a la guitarra recondujo (como pudo) al grupo para el final del tema… toda la letra es espeluznante, pero sobre todo el final… no me podía creer que tuviese delante de mí al grupo tocando semejante "cosa" y a Hammill agonizando el tema. "What choice is there left but to live? To save the little ones? What choice is there left but to try?" No os puedo contar de este tema nada que no sepáis. Y todo lo que es estar allí y que no es intrínseco a las notas del tema no es fácil de relatar… Pero este disco sí logra rememorar esas cosas que nos impactaron como para que con su escucha las emociones afloren otra vez. Este concierto fue así. Bueno… ahora hay que callarse porque Hammill acaba de presentar (In the) Black Room… empezando de golpe… no me imaginaba que podría verlo alguna vez en directo. Uno de los grandes momentos del concierto.

I'm only talking about myself, ordering my treasure shell,
documenting these present feelings as the future sets me reeling...
What I'll be is what I am,
I'm simply trying not to sham or fake.
Use vision as sense and not as crutch!
It doesn't matter all that much;
whatever happens we'll all survive

Pero es que a estas alturas ya hemos escuchado suficiente como para saber que este grupo está haciendo las cosas de manera creíble, con una total convicción. El final del tema, en que Hammill canta… por cierto… ¿se acepta algo tan escaso como “cantar” para referirse a alguien que nos declara que:

I am a traveller, unraveller,
I only live through pain, and shame, and change!"

In my room, the secret tomb, I can see
future forms, space/time storms:
they're all me,
and I've only got to choose!

In my head I am dead if I fall
in the trap,
the subtle lap,
safety's pall....
but I'm living while I choose...

...porque ante tanta tensión, presentada con esa angustia tan franca y tan desnuda uno sólo puede llorar. Hay veces que es en el dolor de los otros donde vemos que realmente no estamos totalmente solos.

Nutter Alert nos introduce otra vez en el nuevo disco y ¡sí! Tampoco desentona entre tanto clásico. Va a resultar que lo clásico en Van der Graaf Generator es la sinceridad y que sea ella el factor común a todo el repertorio. Darkness sigue con el concierto con un Jackson totalmente inspirado y en una de sus mejores interpretaciones en todo el concierto. Después de semejante burrada aparece Masks, cuyo comienzo es más sosegado, lo que se agradece tras la anterior descarga. Pero claro… esto no es lo que parece y realmente la letra es muy amarga, tanto como pueda raspar la voz de Hammill al relatarnos cómo alguien acaba perdiendo su identidad tras una larga sucesión de máscaras. Creo que fue en uno de esos momentos cuando alguien que estaba cerca de nosotros gritó “LA ROSSA!!!!”. No, pero casi… Childlike Faith In Childhood's End fue otro de los momentos inolvidables del concierto… Había momentos en los que Hammill se quedaba casi solo y de hecho es un tema que también requiere mucho de él, tanto técnicamente como a nivel emocional… En algunos momentos uno piensa que Hammill puede fallar… que es muy grande la diferencia que hay entre la fuerza de su interpretación y la resistencia de su organismo, ya maltrecho tras una vida difícil (y que “es como mi música”, diría él en una entrevista). Pero en cambio eso no sucede… y cuando sucede casi resulta accesorio a la luz de la pasión que logra transmitir. Tanto como sus errores a la guitarra, que por cierto usó en la parte final de este tema.


The Sleepwalkers fue una gran sorpresa dado que no me esperaba un tercer tema de Godbluff. La casualidad quiso que el álbum más representado de la noche fuese el que más había escuchado en las semanas previas. Al acabar el tema un seguidor del grupo que rondaría los cuarenta y muchos me comentó que los había visto en 1976 y no se podía creer lo que estaba viendo. Su expresión es de estas que agrada ver… para haberle hecho una foto. Son momentos como ese los que a fin de cuentas hacen que todo esto merezca la pena. Y todavía quedaban cosas… Man-Erg fue sobrecogedor. Salvo el fallo en la entrada de Jackson justo antes de que Hammill exclame "How can I be freeeeeee?" el tema fue interpretado maravillosa y verazmente. Y es que estos músicos lo dan todo. Es de mis temas favoritos del grupo y de las veces que más me ha llegado una pieza de música tocada en directo. ¿Cómo puedo ser “objetivo”, “imparcial” ante cosas así?

Tras abandonar brevemente el escenario el grupo retornó para tocar dos temas que pusieron final al acontecimiento. Se trata de Killer y Wondering. Ya sabéis cómo son esos temas, ¿no? Pues eso mismo ¡pero en directo! Hammill, Banton, Jackson y Evans entrándonos por los ojos y las orejas. Son como en nuestra habitación, pero más.

Que el concierto termine con Wondering no es baladí teniendo en cuenta el repertorio previo:

I will arise:
in the depths, I will open my eyes;
as my breath almost fails me, survive.

Wait - there's something unclear,
there's something I fear now drawing close.
Could it be you? Whose is that voice?
Is it now time to make a choice?
Ah - that irrational pain!
This ridiculous brain now bursts with joy.
Could it be me? Could it be now?
Should I begin to take my vows?

I will return:
as I live, as I breathe, as I burn
I swear I will come through,
with my hands stretching out in the dark,
with my eye pressed up tight to the glass,
wondering if it's all been true.

Wondering, wondering, wondering...
Wondering if it's all ... wondering if it's all been true...

Porque la música de Van der Graaf Generator, frente a los muchos prejuicios que hay hacia ella, no es necesariamente triste, fatal, trágica… es simplemente música viva y puede ser también tan esperanzadora como este fragmento. El tema no finaliza de cualquier manera, sino con las mismas notas de Jackson a la flauta que comenzaban la actuación unas dos horas antes.


Alguien comentó al final que Hammill es Hammill pero que los cuatro son los cuatro. El año siguiente en Gouveia pude ver a Hammill y no puedo estar de acuerdo. Son experiencias que no pueden reemplazarse entre sí. A la salida comentamos también lo bueno que había sido el concierto, los fallos de Hammill, la pasión que transmiten y cómo había merecido la pena viajar a Londres. Algunos coincidíamos en que era una lástima no haber podido escuhar más temas del nuevo disco en directo, lo que es buena señal, ¿no?

La primera vez que escuché este directo no me gustó. No era como yo recordaba esta actuación (claro... ya nos ha dicho Fripp muchas veces que una grabación de un concierto no es necesariamente representativa de un concierto). Pero esto fue cambiando a medida que lo fui escuchando. Cada vez me fue gustando más. Este disco en directo podía ser más sólido, con menos fallos (que tampoco fueron la norma) pero… era la vuelta del grupo y lo inhabitual de esas circunstancias funcionó más a favor que en contra. Fue la entrega de estos músicos y la urgencia de sus interpretaciones las que descompensaron la balanza. ¡Y estuvimos allí! Con lo que este disco no es para mí un disco más. Es una foto de aquel evento, de la música que allí sonó y de las cosas que sentí entonces. Al principio no me reconocía bien en esa foto, pero luego sí. ¡Y de vez en cuando le echo un vistazo!

Dedicado a Constantino Hebrero.

1 comentario

  • Enlace comentario Frances Domingo, 07 de Abril de 2013 22:37 Publicado por Frances

    Me emocioné con la crítica.
    Gran banda,GRAN banda. Acá en Argentina, para conseguir sus discos, hay que buscar en algún que otro pozo o hueco de la ciudad, en alguna oveja negra de las disquerías porteñas (O sea, del puerto, que quiere decir "de Buenos Aires también). Lo que sí, estoy seguro que se consiguen, oí que hay una disquería prog por el centro, así que esperemos poder conseguir algo de Hammill y sus hordas por ahí.
    Espero también que algún día VdGG se le de por venirse por estas tierras, y que yo pueda decir del show lo que acá presente hay, con emoción y nostalgia, como el autor de esta nota.
    Gracias.

Login to post comments

Revisiones - V