Inicio Revisiones A-Z V VAN DER GRAAF GENERATOR- "H to he, who am the only one" (1970)
Martes, 02 de Noviembre de 2010 18:50

VAN DER GRAAF GENERATOR- "H to he, who am the only one" (1970)

por  MrBrain
Valora este disco
(11 votos)
VAN DER GRAAF GENERATOR. H TO HE, WHO AM THE ONLY ONE (1970)


Hugh Banton - Bajo, órgano, guitarra, teclados, órgano, órgano Hammond, oscilador, piano, voces
Guy Evans - Baterías, percusión, tímpanos
Peter Hammill - Guitarra, guitarra acústica, teclados, piano, voces
David Jackson - Flauta, teclados, saxo Alto, saxo Barítono, saxo Tenor, voces, viento
Nic Potter - Bajo (en Killer, The Emperor in his War Room y Lost)

Robert Fripp - Guitarra en The Emperor in his War Room

1. Killer (8:07)
2. House With No Door (6:03)
3. The Emperor In His War Room (9:04)
a) The Emperor
b) The Room
4. Lost (11:13)
a) The Dance In Sand And Sea
b) The Dance In The Frost
5. Pioneers Over C. (12:05)


Tras la publicación del aclamado The Least We Can Do Is Wave To Each Other, el grupo da una serie de  actuaciones, que le llevan a Bremen para grabar en el programa de la televisión alemana "Beat Club", así como participaciones el grupo en el Plumpton festival o en el Royal Festival Hall.

Al mismo tiempo, entre actuación y actuación, empieza a trabajar en lo que será su próximo disco, para lo cual se meten en los estudios Trident, y con John Anthony de nuevo como productor. Sin embargo enseguida les va a surgió un contratiempo, el bajista Nic Potter anuncia su salida del grupo, y que en palabras de Hammill se debió al frenético ritmo de actuaciones y grabaciones que llevaban y que no pudo seguir. En un primer momento pensaron en buscarle un sustituto, llegando a realizar varias audiciones. Sin embargo en un momento determinado Hugh Banton se ofreció para hacerse cargo de las partes de bajo, tanto en la grabación del disco, como en directo, incorporando un pedal al órgano.

De este modo Nic Potter grabó los temas Killer, The Emperor in his War Room y Lost, y Hugh Banton se hizo cargo de los restantes.

Con la salida de Potter va a quedar establecida la formación clásica de Van der Graaf Generator, con Hammill a la voz y las guitarras acústicas y el piano ocasionalmente; Hugh Banton en los teclados, y como hemos dicho haciéndose cargo de las partes de bajo; David Jackson a los saxos y flautas, y finalmente Guy Evans a la batería.


Finalmente el disco se publica en Diciembre de 1970, bajo el titulo de H to the he, who am the only one, y que podríamos traducir como Del Hidrógeno al Helio, yo soy el único. En la contraportada, tras el titulo reza la siguiente leyenda:

La fusión del núcleo de Hidrógeno que forma el núcleo de Helio es la base de la reacción exotérmica en el sol y las estrellas, y por el ello, la fuente básica de energía para el universo.

Sin ser un álbum conceptual, si que encontramos un nexo común en todos los temas: la SOLEDAD del hombre, tema al que se recurre constantemente en todos los temas: el tiburón que está solo, la incomunicación de la casa sin puertas, ni ventana (¿la mente de un loco?), la soledad del emperador en su poder, en definitiva la soledad del hombre ante su propio destino: la muerte.

Toda esta temática queda muy bien representada en la enigmática portada diseñada por Paul Whitehead, creador también de varias portadas de Genesis: "Trespass", "Nursery Crime" y "Foxtrot".

Pero toda esta soledad, este desarraigo, tiene también su reflejo en la música, como no podía ser de otra manera.

El disco comienza con Killer, una pieza compuesta dos años antes y que finalmente se incorporara a este disco. Aunque en la canción se habla del tiburón, en mi opinión se está refiriendo realmente al hombre del s.XX, al hombre de la sociedad capitalista y de consumo. El tema se inicia de una forma soberbia, con el saxo atronador de Jackson. El comienzo parece de un disco de hard rock. Sin embargo, no nos encontramos aquí con ninguna guitarra eléctrica, sino con el desgarrador saxo de Jackson, que suple a la perfección el papel de la guitarra, a la cual no se echa de menos en ningún momento. La voz de Hammill es serena, y Banton se desenvuelve muy bien al órgano, pero todo esto queda en nada ante el espectacular solo de Jackson a mitad del tema, que te conduce directamente a la locura. Un Jackson que no hace sonar el saxo, sino que expresa toda su furia y rabia a través del mismo, un saxo que no emite notas, sino los sonidos más desgarradores. Creo que es uno de los 5 temas que más me gustan de VDGG y se debe principalmente a este sólo de saxo. Brutal.

Tras este inicio tan potente y enérgico, llega la calma con House with no Doors, pieza dominada por el piano de Hammill y su trágica voz. Ahora que nadie piense que al hablar de calma nos estamos refiriendo a un tema melódico y sencillito, para nada. Es un tema triste, oscuro, y que produce gran desasosiego, sobre todo al leer su letra, que nos lleva a la incomunicación, y en definitiva, al reiterado tema de la soledad del individuo.

Por último decir que estos dos primeros temas me recuerdan bastante en su estructura al inicio de In the Court of Crimson King: ambos inician con un tema desgarrador, paranoico, para a continuación sumergirnos en atmósferas más tranquilas.

Esta comparación no dejaría de ser una simple coincidencia, sino fuera porque precisamente para el siguiente tema, The Emperor in his War Room, van a contar con la colaboración de Robert Fripp, guitarrista y alma mater de King Crimson. Fripp y Van der Graaf Generator se conocieron en el Speakeasy, refugio de gran cantidad de músicos, el cual admirando la música de éstos se prestó a colaborar en la grabación del disco.

Se inicia a partir de aquí el sonido más progresivo de este trabajo, un sonido oscuro, dominado por el organo y el saxo, y como no por la voz desgarrador ade Hammill.

El tema empieza con el sonido enigmático de la flauta de Jackson, y entrando a continuación la ténebre voz de Hammil. Destaca en esta pieza la gran labor de Evans, demostrando su valía con las baquetas. Este tema consta de dos partes, comenzando la segunda parte, con un sólo de Fripp, muy típico de él, muy frippiano vaya.

Sobre este tema Hammill comentó:

"En retrospectiva siento que estas letras tienen una falla particular: en mis esfuerzos de iluminar la vida de un Tirano, se alimentaron y crecieron horrorosas imágenes de ellos, así que al final se vuelven auto justificatorias, en vez de explicativas. Sin embargo, el tema no estaba en mis manos, ya que los elementos involucrados colgaban en un rincón de la memoria (raza o cualquier otra) y por ello tiene la tendencia de auto dirección. Sólo espero que el sistema también funcione a la inversa". Londres / Derby, 1970. (extraído de la pagina Ferhiga.com).

A continuación viene Lost, que representa en mi opinión el momento cumbre de este trabajo. Destaca su inicio, con un marcado ritmo jazzero, impregnado por las baquetas de Evans. En este tema se alcanza la comunión perfecta entre letra y música:

Pero no hay ninguna; el amanecer llama,
me quedo demasiado cerca para consolarme
y no se bien porqué, creo que voy a llorar -
se que nunca bailaremos como solíamos hacerlo.

Mientras Hammill canta esta estrofa desgañitándose, Jackson nos hace flotar con su saxo, pero de repente todo este momento mágico es interrumpido por el órgano de Banton, que entra de forma abrupta, para a continuación volver el saxo paranoico de Jackson.

E igual de emotivo es escuchar a Hammil cantar las primeras estrofas de la segunda parte de este tema, al ritmo del redoble de batería tan característico de Evans:

Usaba mis cambios de humor como si fueran conjuntos diferentes de ropa
pero el adecuado nunca está cerca;
y mientras te dejo escucho a mi cuerpo sonar y mi mente empezaba a aullar.

Era demasiado tarde para contemplar el significado de todo ello:
Sabes que te necesito, pero no creo que logres ver mi amor.

No me cansaré nunca de alabar el trabajo de Jackson al saxo en este tema, delicado y dulce en determinados momentos y agresivo y desquiziante en otros momentos, y sin que en ningún momento deje indiferente.

El disco va a acabar con Pioneers over C. Es una gran tema, aunque en mi opinión el inicio tiene ciertos momentos imprecisos, en los que Hammill intenta cantar de forma más aguda de la que puede, llegando en mi modesta opinión a desafinar. Pero quitando este pequeño, el disco acaba de forma estupenda. Se trata además de la primera vez en la que Hammill aborda un temática de ciencia ficción:

Este fue mi único intento de escribir una canción específicamente sobre la ciencia ficción, aunque en retrospectiva, es mucho más ficción que ciencia. El primer salto del Hombre en el territorio desconocido más allá de la velocidad de la luz: a la luz de los descubrimientos necesarios para este intento, la fecha no tiene relevancia, aunque en términos racionales es ridículamente optimista.

En CONCLUSIÓN podemos afirmar con toda justicia, que estamos ante uno de los discos que aportaron mayor originalidad al genero progresivo, al prescindir en su práctica totalidad de la guitarra eléctrica, y crear un sonido oscuro, debido principalmente a la voz desgarradora a la par que llena de emotividad de Peter Hammill. El otro elemento que yo veo más característico del sonido de Van der Graaf Generator, reside en el saxo de David Jackson, que va a sumir el papel protagonista que la guitarra eléctrica tenía en otros grupos, gracias a la multiples sonidos que es capaz de sacar a su instrumento.

1 comentario

  • Enlace comentario icrp1961 Martes, 02 de Noviembre de 2010 23:31 Publicado por icrp1961

    Hola.
    La primera vz que escuché, de forma consciente, a Robert Fripp fue en este disco. Inolvidable, a veces, el recuerdo de mis 16 años, hace tanto tiempo.
    Nos leemos.

Login to post comments

Revisiones - V