Inicio Revisiones A-Z Y YES- "Open your eyes" (1997)
Martes, 02 de Noviembre de 2010 12:31

YES- "Open your eyes" (1997)

por  icrp1961
Valora este disco
(29 votos)
Yes – Open Your Eyes



1 – New State of Mind
2 – Open Your Eyes
3 – Universal Garden
4 – No Way You Can Lose
5 – Fortune Seller
6 – Man in the Moon
7 – Wonderlove
8 – From the Balcony
9 – Love Shine
10 – Somehow, Someday
11 – The Solution

Escrito y producido por Yes.
Publicado por el sello Beyond Music en 1997.

Jon Anderson: voz solista.
Steve Howe: guitarras, mandolina, banjo y voces.
Billy Sherwood: guitarras, teclados y voces.
Chris Squire: bajo, armónica y voces.
Alan White: batería, percusión y voces.

Junto a
Igor Khoroshev: teclados en “New State of Mind”, “No Way You Can Lose” y “Fortune Seller”.
Steve Porcaro: teclados en “Open Your Eyes”.

Ésta es la tercera redacción de esta crítica. La segunda fue escrita y publicada para el quinto número del fanzine El Mellotron cuando este disco fue publicado, hace casi diez años. La primera era bastante más cruel y despiadada, provocada por la indignación de las primeras escuchas del disco. Algunas semanas después me volví a plantear la crítica del álbum y llegué a la calificación de mediocre. Intenté en su día ser lo más ecuánime posible ya que este disco me provocó una pena inmensa. Pensaba que tras las buenas maneras que se apuntaban en Keys to Ascension 2 –que tanto me había ilusionado–, la marcha de Rick Wakeman, junto con la “promoción” de Billy Sherwood, había sentenciado a muerte al grupo o lo había dejado en muy mal estado. Muy negro veía yo su futuro entonces, tanto como la muy poco inspirada portada del álbum, fiel reflejo de su contenido.
Mientras Keys to Ascension 2 –disco que había adquirido dos semanas antes de éste–, dentro de una buena calidad media, mostraba una cierta indecisión creativa del grupo oscilando entre una estética pre Relayer (la espléndida pieza “Mind Drive”) y otra post ABW&H, aquí Yes apostaba por una línea más post Union. La falta de un teclista de verdad se hizo sentir muy claramente y aquí los teclados pasaron a ser una anécdota, basándose la música en una concepción monolíticamente guitarrística de las canciones.
Técnicamente fue un disco bastante logrado ya que sonar, lo que se dice sonar, suena muy bien, pero es una lástima que el contenido no esté a la misma altura. Voy a hacer una análisis pormenorizado del álbum tema a tema, pero antes y para evitar repeticiones innecesarias diré que es común a todo éste la excelente labor de Steve Howe, los asombrosos juegos vocales de los cinco músicos, la naturaleza alegre de muchas canciones y la gran cantidad de melodías pegadizas que contiene. A Billy Sherwood no se le oye y no me extraña: segundas voces, segunda guitarra y teclados de apoyo. Esa es su labor en lo instrumental aunque, paradójicamente es el responsable de gran parte de la música; ya que muchas piezas provienen de su trabajo en común con Chris Squire, antes incluso de la era Union, música que se tocó en directo en el Chris Squire Experiment, y que vio su fruto aquí, en un disco de World Trade y en el del grupo que montaron ambos, Conspiracy. Yo me pregunto por qué se consideró necesario hacer un disco de Yes con este material, que tan poco tenía que ver en verdad con el grupo. ¿Buscar el esquivo éxito en las listas?


...
Billy Sherwood, Steve Howe, Jon Anderson, Chris Squire, Alan White, Igor Khoroshev


El álbum comienza con “New State of Mind”, una agresiva pieza de rock para FMs que quizá hubiera tenido mejor cabida en Talk que aquí; el tema finaliza con una fase “mística” como queriendo engarzar con el final de Keys 2.
“Open Your Eyes” es un tema animado, vivaz y rítmico, y no hubiera desentonado demasiado, salvando las distancias, en Tormato ya que es obvio que recuerda, por el juego de voces, al Yes auténtico, pero no existe ningún tipo de desarrollo instrumental.
“Universal Garden” empieza muy bien y es uno de los mejores temas del disco. Tiene muy buenas ideas, pero no están desarrolladas. Aun así, casi lo logran. Esta pieza llega mas allá, para mí, que “Hearts” en el 90125.
“No Way You Can Lose” es un puro rock de FM que a mí me recuerda al “Saving My Heart” de Union. Cualquier similitud con Yes es mera coincidencia.
“Fortune Seller” es más interesante ya que es uno de los pocos momentos en que el grupo suena realmente a Yes. Incluso hay instantes en que el teclado recuerda al sintetizador de Wakeman y se incluye el único sólo de teclado del disco que merece ese nombre, el cual es muy breve de todas maneras. Por lo demás la canción es una inconexa colección de ideas sin desarrollar. Un tema frustrante.
“Man in the Moon” es otro correcto, rítmico  y pegadizo tema comercial que nada tiene que ver con la tradición que representa Yes.
“Wonderlove” empieza tan bien y es tan hermoso lo que se oye que piensas por un momento que el milagro es posible. Pero digamos que aparece el sesgo Sherwood y, tras una secuencia en la que el empuje de Howe te hace pensar ‘Sigue, sigue, por favor’, desgraciadamente se vuelve de nuevo a modos comerciales y se repite todo el esquema. En resumen una canción que prometía mucho y que no se desarrolla bien, como le pasó a muchos temas de ABW&H en Union.
“From the Balcony” es un mano a mano entre Anderson y Howe. Ni que decir tiene que este dúo es sin ninguna duda lo mejor de todo el trabajo. Una composición bellísima para voz y guitarra acústica que no redime un álbum mediocre pero que nos hace evocar tiempos mejores. Es la única pieza que escucho actualmente del disco.
“Love Shine” es una pieza pimpante de rock para FMs alegre hasta lo increíble y que es absolutamente intranscendente.
“Somehow, Someday” es una aberración sin paliativos en la que se mezclan elementos de música celta con ritmos que parecen sacados del “City of Love” del 90125 y que esta basada en una canción del disco de Jon Anderson Animotion. En mi opinión la verde y maravillosa Irlanda no se merece un tema tan infumable como éste, a evitar cuidadosamente.
El disco casi finaliza con “The Solution”, la única pieza realmente algo progresiva del lote. En ella hay algo de complejidad pero siendo como es, lo más parecido a los dos Keys to Ascension, la canción se queda un poco corta, no desarrollada del todo. Éste es un tema que hubiera dado mucho más de sí en otro contexto, estoy seguro. No os fiéis del contador, no dura 25 minutos.
El balance, al menos para mí, no puede ser peor. Sólo me gusta una canción de once, aparte de ciertos detalles (como la entrada de “Wonderlove”), y siendo muy generoso, me agradan “Universal Garden” y “The Solution”.
Open Your Eyes me obligó en su día a cambiar mis planteamientos teóricos ya que antes yo consideraba que la condición necesaria, y suficiente, para que Yes pudiera alcanzar la excelencia era la presencia de Anderson, Howe y Squire trabajando juntos en los temas (no como una colaboración sobrevenida, como en Union). Yes ha hecho buena música sin Howe (algunos temas de la primera época e incluso de la era Rabin), sin Squire (ciertas canciones de ABW&H son excelentes) e incluso sin Anderson (al menos la mitad del álbum Drama es fantástico). La evidencia de Open Your Eyes obliga a considerar la enorme aportación a la calidad de ciertos discos del grupo fruto del trabajo de músicos como Bill Bruford, Rick Wakeman y Patrick Moraz. La presencia de cualquiera de ellos, junto con la trinidad delirante, es la que nos puede hacer soñar con la Gran Música de Yes. Las otras configuraciones no llegan a esas alturas, es así de simple.
Con Open Your Eyes uno se pasa todo el disco esperando que suceda el milagro y éste nunca llega. No acaba de cuajar ninguna canción, salvo “From the Balcony”. La verdad es que si el disco no lo hubiera firmado Yes yo jamás lo habría comprado. ¡Qué triste!
Sólo dos piezas del álbum aparecen en la antología In a Word Yes, “Open Your Eyes” y “Universal Garden”.
Además, de este disco apenas se ha tocado en directo. Veamos el repertorio del recital dado en Varsovia el 26 de marzo de 1998, por el grupo, ya constituido como sexteto junto a  Igor Khoroshev:

1 – Introducción (de la Suite del Pájaro de Fuego de Igor Stravinsky)
2 – Siberian Khatru
3 – Rhythm of love
4 – America
5 – Open Your Eyes
6 – And You and I
7 – Heart of the Sunrise
8 – Mood for a Day / Diary of a Man Who Vanishes / Clap
9 – From the Balcony
10 – Wonderous Stories
11 – Polonaise / Igor Khoroshev’s Solo
12 – Long Distance Runaround / Whitefish / Drum Solo
13 – Owner of a Lonely Heart
14 – The Revealing Science of God
15 – I’ve Seen All Good People
16 – Roundabout
17 – Starship Trooper

Como puede verse, más parece la gira de presentación de Keys to Ascensión –más bien de sus temas en directo– que de Open Your Eyes, del cual sólo se rescatan dos canciones. El repertorio de esta gira no varió significativamente. Por el ejemplo, el recital dado el Brady Theatre de Tulsa, Oklahoma el 26 de noviembre de 1997 fue idéntico, salvo por que por esas fechas Yes interpretó “Children of Light” en vez de “Wonderous Stories”. En alguna ocasión el grupo tocó “No Way You Can Lose”.
Tal y como yo veo las cosas en relación con Yes éste fue uno de sus puntos mas bajos, sino el nadir propiamente dicho. A partir de aquí, de seguir, las cosas sólo podían mejorar, aunque fuera sólo un poco. Un triste balance.
Carlos Romeo.

1 comentario

  • Enlace comentario Ultravox Domingo, 20 de Enero de 2013 22:28 Publicado por Ultravox

    La mayor decepción en mi vida progresiva la marca este disco. Yo no tengo los suficientes conocimientos musicales para decir si el disco es bueno o malo. Simplemente no me llega, no me toca la fibra.

Login to post comments