Inicio Revisiones A-Z Y YES- "Going for the one" (1977)
Martes, 02 de Noviembre de 2010 11:45

YES- "Going for the one" (1977)

por  Edu Senogul
Valora este disco
(871 votos)
YES - GOING FOR THE ONE (1977)

Going for the one (05:31)
Turn of the century (07:53)
Parallels (05:55)
Wonderous stories (03:46)
Awaken (15:26)

RICK WAKEMAN: Organ, piano, keyboards, choir arrangement, polymoog.
JON ANDERSON: Vocals, harp.
STEVE HOWE: Guitar (acoustic, electric, steel), vocals.
CHRIS SQUIRE: Bass guitar, vocals.
ALAN WHITE: Percussion, drums.

Tiempo total: 38.31

Para muchos seguidores del grupo este álbum representa el último gran trabajo de la megalómana banda, próximo al final de la década gloriosa del género, por lo que muchos de los factores positivos y negativos de las producciones de estos años y evoluciones musicales de los grandes grupos se ven reflejados en esta nueva entrega discográfica. Sea como fuere, Going for the one supone uno de los puntos más destacados y decisivos en el recorrido discográfico de Yes. Para una más o menos adecuada situacion del disco habría que remontarse, al menos, a su obra doble Tales from Topographic Oceans (1973), su más extensa obra conceptual que marca varias cosas. Por citar algunas de ellas, se muestra, exacervadamente, el carácter pomposo y ambicioso del grupo, tanto a nivel instrumental como al lírico; la marcha del baterista Bill Bruford y la entrada de Alan White; el trabajo de Wakeman se verá más profundizado en la superposición de texturas y atmósferas, algo que a mi juicio conecta más con el estilo de uso de teclados en este Going for the one (baste ver "Turn of the century" o "Awaken") que con los trabajos anteriores de Wakeman en Yes, o el más fusionero Relayer.

Enlazando con el párrafo anterior, en el presente disco se vuelve a una estructura en donde predominan los temas mas cortos, aunque hay uno que supere los 15 minutos y otro que llegue casi a los 10. Desde The Yes Album (1971) y Fragile (1972) Yes no habia abogado por combinar temas de diversas longitudes, lo que puede dar una mayor agilidad a la escucha. Justo despues surgieron sus tres obras más grandilocuentes (estéticamente hablando), unidas a veces por una misma idea-concepto, lo que favorecía una escucha continua del disco en su totalidad. Por otra parte, otro aspecto a tener en cuenta es la re-aparición de la 2ª formación clásica de Yes -la primera sería con Bruford en la batería- con la vuelta de Rick Wakeman (sustituyendo a Patrick Moraz), retorno que lejos de implicar un estancamiento de ideas ancladas en el pasado se trabaja mano a mano para trabajar en busca de un sonido más modernista pero sustentado por una base compositiva que tenía un estilo propio y muchos años de trabajo a sus espaldas.

...

Este disco puede servir como perfecto paradigma de un cambio de estética importante dentro del contexto de los grupos de mentalidad progresiva, que supieron ir adaptándose a los gustos del momento y las nuevas corrientes sin perder cierta autenticidad (el que se daría sobre todo entre los años 1976-1978). Los temas largos de carácter épico (20 minutos o más) se fueron cada vez acortando más (la media podría quedar entre 8 y 14 minutos) y desapegándose de cualquier tipo de connotación pomposa; los pasajes instrumentales con densas texturas envolventes y paisajes sonoros sin ritmo aparente iban desapareciendo en favor del reforzamiento de una base rítmica plagada de sincopaciones, contratiempos, solos con grandes dosis improvisatorias y nuevos esquemas con influencias de otras corrientes como el jazz-rock, el funk o el reggae. La ruptura que supuso el punk y su cambio de mentalidad impuso un nuevo concepto en el que las bandas del estilo que estaba empezando a considerarse "pasado de moda" apostaron por enfatizar el componente dinámico y rítmico en detrimento de la pomposidad y los pasajes más estáticos y envolventes. Este acercamiento más "modernista" se puede ver en la estética musical, la temática textual e incluso la portada de Roger Dean, claramente más alejadas de los antiguos patrones que hicieron más reconocible al género. Lógicamente, en un lapso de tres años entre su anterior trabajo, Relayer y este Going for the one, el contraste de sonido se haría aún mayor.


LOS TEMAS

1 - Going for the one (Anderson): aqui nos encontramos el primer cambio radical del grupo. El disco se abre con unas guitarras más agresivas y directas que el fraseo habitual de Steve Howe, lo que da paso a un ritmo de rock más ligero y estridente en donde poco a poco te vas dejando llevar. Los toques del sonido Yes empiezan a aflorar, el juego de voces, los saltos intervalicos de Howe y el ágil ritmo de Yes (que siempre consigue hacer entendibles estructuras rítmicas irregulares). Un inicio que supone un contrastante pero muy interesante punto de partida a esta nueva etapa creativa del grupo.

A nivel personal, determinados pasajes y punteos de Howe en este primer tema me recuerdan muchísimo a lo que después serán las guitarras de la época de los ochenta de Mike Oldfield: un timbre muy limpio haciendo éxtasis melodicos para culminar ciertos pasajes... Siguiendo con las conexiones Oldfield-Howe, hay algunas frases expresivas de Howe en Tales from topographic oceans (1973), tema 3, que me recuerdan a algunos momentos del Incantations (1978), tema 1.

2 - Turn of the century (Anderson/Howe/White): gran tema que ha abierto muchos conciertos de Yes. Aqui se patenta la antes mencionada atmosfera iniciada en el Tales..., dandole un toque muy espacial. Los pasajes de guitarra acustica de Howe, las líneas vocales armónicas y sus bases al bajo nos vuelven a traer a colacion las grandes características de los trabajos clásicos de Yes. Despues del torbellino del primer tema, nos traen la paz y la calma con uno de los pasajes mas bellos de Yes, llegando hacia la mitad a un gran momento culminante, cuando Wakeman se pasa al piano y Howe hace sus partes de guitarra electrica, como al final del "Gates of Delirium" del Relayer; un pasaje delicado que a veces quiere aspirar a cierto estilo polifónico orquestal. Una verdadera maravilla.  

3 - Parallels (Squire): en este tema, como en el primero del disco, se nos vuelve a mostrar a un Yes mas ligero, mas orientado a las canciones de estructura más sencilla, aunque ello no quite el tono épico de esta pieza. Las armonías vocales me recuerdan algo al muy posterior "Love will find a way" del Big Generator (1987), no lo puedo evitar. Quizas en este tema sea en donde se note mas el camino que van a seguir en sus entregas sucesivas aunque Wakeman ha tenido un gran acierto al interpretar este tema con un rotundo órgano de iglesia (concretamente de la Iglesia de San Martin, Vevey, Suiza), constituyendo una imprevisible mezcla al tener su contrapunto con un ritmo bien construido y algo pegadizo. A mi me recuerda en cierta manera al "Roundabout" (del Fragile) en algunos momentos, por el trabajo intrincado rítmico entre los acentos de la batería y el bajo (llegando a veces a no coincidir y ser desplazado, lo que favorece ese movimiento en la base), aunque por el sonido y todo de la bateria me recuerda mas al del Genesis del "Squonk" (A trick of the tail, 1976).

4 - Wonderous stories (Anderson): tema mas acústico que se convirtió en el tema de más éxito comercial (incluyéndose en su recopilatorio oficial THE VERY BEST OF YES), siendo single y llegando al número 7 en las listas británicas. Su delicado entramado armónico me recuerda en cierto modo a la del "Turn of the century" y constituye un estupendo preámbulo al gran tema final.

5 - Awaken (Anderson & Howe): todo lo que se diga de este tema es poco. Uno de los mejores momentos de Yes y del progresivo a su vez, creado por el tándem que nos dio el Tales o el Close, aunque unos añitos después. La gran epica del disco constituye una de sus cimas creativas, que establece nexos con sus anteriores trabajos. Los musicos estan todos geniales: Wakeman demuestra el virtuosismo del Fragile (ya desde el inicio con el piano) y la capacidad armonica del Tales; Anderson sigue siendo uno de los fuertes sustentos de Yes, sus líneas solistas expresivas y sus juegos vocales son impresionantes (vease en la parte mas contrapuntistica con el organo de iglesia); Howe tampoco defrauda y nos otorga muy buenas partes de guitarra, aunque deja mas protagonismo a Wakeman. Aun asi hay algunos momentos en los que imprime su sello (como en su punteo pseudo-flamenco en la parte mas lenta); Squire, como Howe, se dedica más que nada a reforzar las armonias, ya contundentes de por si... y White, aunque no sobresale se mantiene discreto para no darle ningun toque agresivo al tema y acabar de culminar la obra. El último tema te deja sereno, en paz, pero cumpliendo su función de conclusión apoteósica, lo que aqui se materializa con esa progresión que recuerda a las composiciones barrocas, en modo de perpetua movilidad, gracias a la armonía y al órgano, que crece en intensidad hasta ser todo un clímax con trasfondo de órgano (como ya se hizo en el Close). Al fin, se vuelve al principio, como algo cíclico, con acordes diluyentes. Despues de la tempestad viene la calma. Hay muchas ideas orientales en el trasfondo...

Tengo debilidad por este disco hay que decirlo. A pesar de no tener la complejidad y la ambición de otras obras, es un disco bello por su sobriedad (aunque eso en Yes sea una fuerte carga instrumental). Muy similar a lo que significo el Trick of the tail en la discografia de Genesis. Marca cambios en el estilo y en el sonido. Ese equilibrio entre la fórmula musical de elaborada factura y un espíritu más accesible puede suponer un buen punto de partida para los que busquen iniciarse en el universo sonoro de Yes, y no acostumbrados a este tipo de estructuras.

...

Un saludo para tod@s.

Eduardo G. Salueña

6 comentarios

  • Enlace comentario jose Domingo, 14 de Abril de 2013 00:52 Publicado por jose

    fantáticos ambos: disco y crítica. gracias!

  • Enlace comentario kike Viernes, 22 de Marzo de 2013 17:55 Publicado por kike

    Integra todo lo que un ser humano civilizado anhela: espiritualidad, romanticismo, nostalgia y movimiento. Esta entrega de Yes es una de las cimas de la música del rock cerebral.

  • Enlace comentario Ultravox Martes, 22 de Enero de 2013 02:09 Publicado por Ultravox

    Un disco que tiene dos temas como "Turn of the Century", y "Awaken", es una obra maestra. Final del comentario.

  • Enlace comentario Octafish Martes, 09 de Agosto de 2011 00:39 Publicado por Octafish

    Para mí, este y Tales From... son los mejores de Yes

  • Enlace comentario Alejandra Domingo, 13 de Febrero de 2011 18:37 Publicado por Alejandra

    Lo mejor de la vida

  • Enlace comentario escuchador Domingo, 28 de Noviembre de 2010 08:36 Publicado por escuchador

    Absolutamente maravilloso

Login to post comments