Inicio Revisiones A-Z Y YES- "Tales from topographic oceans" (1973)
Martes, 02 de Noviembre de 2010 11:38

YES- "Tales from topographic oceans" (1973)

por  ubik
Valora este disco
(1349 votos)
...

Jon Anderson: Voces
Steve Howe: Guitarras, voces
Chris Squire: Bajos, voces
Rick Wakeman: Teclados
Alan White: Batería, percussion.


Grabado en los estudios Morgan.-1973
Producido por Yes y Eddie Offord.
Portada: Roger Dean


En 1973 se publica uno de los más controvertidos álbumes, no solo de Yes, sino del rock sinfónico en general. Su anterior obra , “Close to the edge” puso el listón tan alto que parecía imposible siquiera acercarse a él. Si a esto le añadimos el hándicap de la marcha de Bill Bruford a las filas de King Crimson, con el consiguiente problema  de buscar un batería de  su calidad, desde luego parecía bastante complicado el lanzamiento del próximo álbum, no solo desde el punto de vista en cuanto a composición, sino además de acoplamiento al nuevo miembro de la banda, Alan White.

Desde luego la manera de resolver el problema no pudo ser más arriesgado:  Alan White no tiene  ni el nombre ( antes había trabajado en la Plastic Ono Band, de John Lennon entre otros, nada que ver con el rock progresivo ) , ni la técnica de Bruford, a pesar de lo cual hay que reconocer que hace un buen trabajo en “Tales from…” , seguramente junto a “Relayer”, lo mejor que ha hecho en  Yes. Por otro lado, se sacaron un doble álbum conceptual con cuatro largos temas ( uno por cada cara de cada vinilo ) , basado en la interpretación  que sobre la  filosofía de la vida tenía el yoghi  indio Paramhansa YOGANADA, a través de una serie de antiguos escritos en indio sánscrito o “vedas”  que datan de 1500 A.C. y que Jon Anderson , en sus ratos libres entre conciertos durante su gira por Japón, descubrió mientras leía la autobiografía del citado Yoghi .

...

Sabido es por todos la afición de Jon Anderson por las filosofías orientales, así que no es de extrañar que rápidamente se pusiera a componer los textos y que junto a su amigo Steve Howe, compusieran en maratonianas sesiones nocturnas de hotel, entre concierto y concierto , la  complicada música  que diera forma a dichos textos.

¿El resultado? . Pues precisamente eso. Un doble álbum denso como pocos, con largos y complicados pasajes, con unos textos sobre la fiosofía de la vida y el cosmos ( uff! ) que quizás, para bien o para mal , se les fue un poco de las manos, dando lugar a uno de los discos más complejos y menos comerciales que pueda uno imaginar y que generó que los aficionados tanto de Yes como del sinfónico en general, lo amaran o lo aborrecieran  a partes iguales. Incluso dentro de la misma banda ocurrió algo similar, ya que , según palabras del propio Wakeman, se le hacía insoportable y aburrido tener que interpretar alguno de esos temas en su posterior gira para  promocionar el álbum. Curioso al menos, si comprobamos el excelente trabajo del teclista en este álbum. Quizás fue la excusa de Wakeman para marcharse de la banda e iniciar su carrera en solitario. Muchos  tratan esta obra de pomposa y grandilocuente. Quizás lo sea, pero para mi contiene muchos de los pasajes más bellos escritos por Yes, especialmente en lo que se refiere a Wakeman, sin duda para mi su mejor trabajo tanto fuera como dentro de  la banda. Sin lugar a dudas, un disco fundamental , especialmente para los amantes del mellotron.

...

Un álbum que necesita de unas cuantas escuchas para introducirse en él. Para mi tiene una magia especial. La primera vez que lo escuché no me dijo absolutamente nada e incluso me pareció aburrido. Posteriores escuchas fueros sacando poco a poco el enorme potencial que esconde, hasta convertirse para mi, junto A “Close to the edge” y “Relayer”  en uno de mis discos favoritos de la banda.

Desde luego no es un álbum nada recomendable para introducirse en la música de Yes,  ya que puede provocar un absoluto rechazo de su música. Ciertamente, en determinados momentos es difícil y largo de digerir. Pero  para quien esté más metido en la carrera de la banda y haya escuchado otros álbumes, la recompensa de poder extraer esos densos pasajes no solo sonoros, sino de luz y color que esconde este álbum, a pesar de que en ocasiones cueste más de la cuenta mantener la concentración, es…¿ la reencarnación?.

Recuerdo que cuando lo escuchaba en vinilo, abría su magnífica portada de Roger Dean ( ¡impresionante!) y me quedaba embobado contemplando esa fantástica pintura  y escuchando a la vez esos inquietantes pasajes llenos de teclados de “The remembering”, o en “The revealing science of god”. Una experiencia como pocas, en la que el misticismo que consiguió Jon Anderson dar a este álbum, se contagia en determinados momentos, haciéndonos subir muy alto….

Abramos el libro de la vida y sumerjámonos en este maravilloso mundo del que, si conseguimos traspasar las primeras puertas…será muy difícil salir de él….

...

1.-The Revealing Science of God ( Dance of the dawn )

Una larga introducción vocal a varias voces nos va dando las premisas sobre la búsqueda de Dios. Complejo tema, en el que tras la citada introducción vocal, da paso a la banda al completo, que durante 20 minutos trata de resolver el enigma sobre las respuestas que buscamos. A lo largo de todo el tema se suceden diferentes pasajes en el que todo el grupo brilla al unísono. Para mi es el  mejor tema del álbum. Difícil destacar a alguien, e incluso White hace un más que correcto trabajo, en un tema en el que no es fácil plasmar las percusiones. Squire como siempre brillante, como Howe, y un buenísimo Wakeman, todos ellos envolviendo las numerosas partes cantadas por un inspirado Anderson. Los teclados en este álbum suenan diferente a “Close to the edge”. Menos órgano y más cortinas de moog, mellotrones  y sintetizadores que lo envuelven todo, dando a cada tema, especialmente este y el siguiente, “The Remembering”, unas atmósferas bellísimas que no fueron nunca superadas, salvo en contadas ocasiones, como en “Soon”, la parte final de “The gates of delirium” , o en “Awaken”.

2.- The remembering ( High the memory)

Posiblemente sea uno de los mejores trabajos que hizo Wakeman en Yes. Sus impresionantes cortinas sonoras crean una atmósfera insuperable. Cierra los ojos y viaja a través de la mente.  Pues de eso trata el texto, de todo lo que hay en nuestra cabeza y en nuestros pensamientos, y en como se han ido desarrollando esos pensamientos a través de los tiempos… Un recorrido sazonado de colores y formas, de luces y sombras, lleno de olores , alegre unas veces… inquietante otras, hábilmente mezclados con ciertos toques folk, nada casual, pues esta obra en su conjunto es como un viaje a través de las civilizaciones, llena de matices y aromas de lo más diverso. Y cuando una sonrisa se dibuja en nuestra cara, de nuevo y siempre recurrente en este tema, aparece de nuevo esa imponente cortina de teclados que nos  sumerge de nuevo en la inquietud o en la melancolía.

3.- The Ancient ( Giants Ander the sun)

Sin duda el tema más experimental del álbum , en el que las guitarras de Howe  y las percusiones “tribales” de White llevan buena parte del peso del tema. Otro viaje atrás en el tiempo, en el que se nos recuerda todos los conocimientos que nos dejaron nuestros antepasados y que debemos saber cultivar y aprovechar. Extraño tema ,en el que tras una larga introducción a cargo de Howe y White, aparece un melancólico mellotron y las voces múltiples se suceden. A continuación se suceden continuos cambios de ritmo.Pura experimentación. El tema se cierra con un excelente trabajo de Howe con la guitarrra española, acompañado por los textos de Anderson. A pesar de ello, para mí el temas más irregular del disco.

4.- Ritual (Nous sommes du solei )

El tema que cierra el doble álbum es quizás el más redondo y más accesible de todos. En él Anderson nos canta sobre el Ritual de la vida, sobre la lucha del bien y del mal. Tema de corte parecido al primero, en el que de nuevo toda la banda al completo vuelve  a desarrollar todo su potencial.
La parte del estribillo cantada en francés (“Nous sommes du solei”) es una auténtica delicia, y uno de los pasajes más delicados interpretados por el grupo, con un mellotron que pone los pelos de punta. Aparece una parte de guitarra-sitar, que encaja perfectamente dentro de todo el entramado oriental que supone la trama del álbum. Y todo ello aderezado por multitud de pasajes cantados y coros, sabiamente mezclados con tan complejo esquema musical. De pronto aparecen unas extrañas percusiones, como si de  una danza tribal se tratara, con un White extraordinario, al que se une un poderoso mellotron. Es el tema de este álbum que más veces interpretó la banda en directo, quizás también por ser el más accesible de los cuatro.

...

CONCLUSION:

Un álbum en el que merece la pena invertir tiempo en escucharlo con detenimiento. Espacios abiertos, esa es la sensación que a mi me da cuando lo escucho. No tengáis prejuicios. Abrir vuestra mente. La travesía no es fácil, cuesta cruzar la primera puerta, pero una vez que lo consigáis, preparaos para el viaje más increíble que podáis imaginar, a través de senderos sonoros que nunca sabréis a dónde os llevará. No intentéis memorizarlos, no podréis. Quizás a veces el sendero os parezca demasiado largo, demasiado tortuoso. Quizás incluso os perdáis. No cejéis. Al final encontraréis la salida, o aún mejor… un nuevo sendero que descubrir. Hoy os llevará a un lugar, la próxima vez, Dios dirá…..”Somos parte de el sol…”


5 comentarios

  • Enlace comentario Franco Sábado, 28 de Septiembre de 2013 18:16 Publicado por Franco

    Yo tambien malentendi el disco en su momento y creo que fue debido a que venia de escuchar el Yes-songs con su exuberante demostracion instrumental y me esperaba la continuacion afortunadamente la musica queda para toda la vida y se puede volver a digerir.

  • Enlace comentario Frances Sábado, 13 de Abril de 2013 16:33 Publicado por Frances

    Al menos a mi parecer, este disco pudo ser planteado de una manera distinta. A la manera de Goldbluff, (de los muy esquizoides de Hammill y sus VdGG) con un sólo elepé y cuatro temas de entre siete y doce minutos, por ejemplo.
    Temas como Nous Sommes Du Soleil (Ritual) tal vez podrían haber mantenido sus veinte minutos. The Ancient no pero, por ejemplo, su final acústico es excelente y su base experimental da para unos tres o cuatro minutos. Yo no lo hubiera dejado en más de cinco o seis. Remembering podría durar hasta diez, y ser un poco más... "espeso". A partir de la mitad me aburre.
    Del primer tema, no sé qué decir. No lo he procesado mucho todavía.
    Además, todo el disco podría tener un estilo algo más "seco", con algo menos de sintetizador y experimentación. Con esos diversos cambios es como lo habría hecho yo, al menos.
    Saludos

  • Enlace comentario Ultravox Lunes, 21 de Enero de 2013 20:26 Publicado por Ultravox

    Yes es una de mis bandas favoritas. "Close to the edge", y "Relayer" se encuentran entre mis discos favoritos de la música en general, no solo del progresivo.
    Entonces: ¿por qué "Ritual" es el tema de Yes que más me gusta, y los otros tres temas del disco no me dicen nada? Misterios de la música.
    ¿Obra maestra?, puede ser.
    ¿Exceso?, puede ser.
    ¿Obra maestra y exceso a la vez?, también puede ser.

  • Enlace comentario Octafish Martes, 09 de Agosto de 2011 00:33 Publicado por Octafish

    Todo y que con el tiempo las escuchas de este grupo se separan más en el tiempo, de vez en cuando me pincho este doble lp. Confieso que fui un fanático del progresivo y de los Yes hasta el Going For The One. El segundo lp que escuché después de Fragile y el mejor de de los Yes, en mi opinión es este Tales... Los demás, a excepción de este y Going, por desgracia, para mí ya no tienen lo que me transmitian 15 años antes.

  • Enlace comentario ralp58 Domingo, 23 de Enero de 2011 06:43 Publicado por ralp58

    Es increíble que una Obra de Are de tal magnitud sea considerada, incluso por muchos dizque "fanáticos" del grupo como "cansada", "pretensiosa" e incluso "aburrida". Se debe comprender la trascendencia tanto lirica, musical y espiritual de tan portentoso trabajo, de hecho a los integrantes del grupo poco les importó ya que posteriormente saldría a la luz Relayer otro portento constituido por una larga suite y 2 canciones de buen tiempo, por ciero en "Tales......", Alan White (ex-The Marmalade, ex- Plastico Ono Band) sustituye al insustituible Bill Bruford , sin llegarle ni siquiera a los talones. Portento de Obra

Login to post comments