Inicio Revisiones A-Z C Camel: "Dust And Dreams" (1992)
Lunes, 01 de Noviembre de 2010 20:07

Camel: "Dust And Dreams" (1992)

por  Mellotron
Valora este disco
(62 votos)
Corre el año 91 cuando me llama un amigo por teléfono (al “fijo” of course) y me dice que ha visto un cartel anunciando un concierto de Camel dos días después. Hasta donde yo llegaba en aquellos tiempos pre-internet, Camel (como tantos otros) habían desaparecido ya, lo último que sabía es que tras dos decepcionantes discos, el último en 1.984, el grupo se había separado.

Aún con las dudas de si eran “nuestros” Camel nos presentamos en la sala donde al momento disipamos nuestras dudas, allí tocaban CAMEL… y vaya si tocaron. El concierto se dividió en dos partes con su intermedio y todo. En la segunda tras el descanso tocaron Ice, Rhayader, Never Let Go,…. sus clásicos de siempre. En cuanto a la primera la dedicaron a tocar integramente un nuevo disco que acaban de publicar….


DUST AND DREAM:

1.   Dust bowl  
2.   Go west  
3.   Dusted out  
4.   Mother road  
5.   Needles  
6.   Rose of Sharon
7.   Milk n' honey  
8.   End of the line
9.   Storm clouds  
10. Cotton camp  
11. Broken banks  
12. Sheet rain  
13. Whispers  
14. Little rivers and little rose  
15. Hopeless anger  
16. Whispers in the rain  

Todos los temas conpuestos por Andrew Latimer, excepto Rose of Sharon y End of the line por Andrew Latimer y Susan Hoover
1.991 Camel Productions. Producido por Andrew Latimer.

-      Guitarras y Flauta: Andrew Latimer
-      Bajo: Colin Bass
-      Teclados: Tom Scherpenzel, Andrew Latimer y Don Harris
-      Batería: Paul Burgess y Christopher Bock
-      Oboe: Neil Panton
-      Tímpanos y harmónica: Kim Venaas
-      Cuerno francés: John Burton
-      Voces: Andrew Latimer, David Paton y Mae McKenna

Tras varios años pleiteando con Decca sobre los derechos del grupo y un contrato aún  no vencido, Latimer consigue rescindir el contrato y, aún más importante, conseguir todos los derechos sobre los discos anteriores. Vende su casa en Londres y se marcha a Estados Unidos donde se instala definitivamente en Califorrnia y emplea sus ahorros en fundar su propia compañía discográfica, Camel Productions, la idea es poder grabar y distribuir sus futuros trabajos y reeditar todos los anteriores. Esto último que podría parecer menos importante no lo es si tenemos en cuenta que estamos en 1988 y que acaba de aparecer un nuevo soporte para la música, el CD. Todos los discos que habían vendido Camel hasta la fecha (con Decca) eran en vinilo, esto quiere decir que casi todos los CD´s de Camel que tenemos en casa, todos en sus versiones remasterizadas, son ya editados por Camel Productions.

Dust and Dream es un disco conceptual basado en el libro The Grapes of Wrath de John Steinbeck que trata sobre los primeros emigrantes a Estados Unidos. Vuelve a llamar a Colin Bass, que se convertirá en “el otro” miembro fijo de la banda y a Tom Scherpenzel, teclista de Kayak y se reúne de músicos de estudio.

El sonido de Camel varía por completo a lo que habían ofrecido en sus últimos trabajos abandonando definitivamente el fallido sonido Alan Parsons para las FM y volviendo en parte a sus orígenes, un disco muy melódico y en alguna de sus partes incluso atmosférico. La primera sensación que tuve cuando lo escuche (en directo) fue como si se hubiera compuesto para servir de apoyo a imágenes o incluso a algún tipo de documental. El sonido de Camel hasta ahora había sido bastante cohesionado y homogeneo, a pesar del indudable protagonismo de la dupla Latimer-Bardens, sobre todo de este último. Los primeros álbumes de Camel son el trabajo de un grupo al completo y a pesar de la presencia casi permanente de la guitarra de Latimer eran los teclados de Peter Bardens quienes movían al grupo y le daban, sobre todo a base del órgano hammond una peculiar dualidad entre la agresividad del Rock y la calma y los desarrollos Sinfónicos.

Dust and Dream es un trabajo pensado, compuesto, desarrollado y ejecutado por Andy Latimer. Su guitarra adquiere un protagonismo absoluto de principio a fin y llega hasta el punto de reinventar su propio sonido, tanto el de la banda como el suyo propio. Es, sin duda, un trabajo mucho más sinfónico que progresivo, más calmado que agresivo y que va ganando en sucesivas audiciones. En cuanto a Latimer, su guitarra abarca todo el disco; abre, desarrolla y cierra los temas y su sonido también evoluciona. Sigue alargando las notas como nadie, en lo que es ya su sello distintivo, pero en general, en muchas partes es inevitable que se vengan a la cabeza nombres como Gilmour o incluso Knofler.

El disco abre con Dust Bowl, una sencilla melodía de teclados que da paso a Go West, uno de los cuatro temas cantados del disco, la “vieja” voz de Latimer nos va desgranando las primeras estrofas sobre una base de teclados a la que finalmente se une la guitarra introduciéndonos en el siguiente tema Dusted Out, donde los teclados vuelven a protagonizar el tema aunque esta vez ya no sólo como colchón sino aportando melodía con el piano. Sigue Mother Road que abre con el inconfundible sonido de la guitarra de Latimer, es otro tema cantado y uno de mis preferidos del disco, un tema que rápidamente se hace tararear tanto en la parte cantada como la preciosa melodía de guitarra, (sonido clásico Latimer) ambas partes se fusionan en el final del tema para dar paso a Needless donde vuelve el sonido atmosférico y ambiental, de hecho en directo se interpreta con tres teclados (Scherpenzel-Bass-Latimer) y nos sirve para introducirnos en el siguiente tema.

Rose of Sharon es una preciosa canción y que quizás se haya convertido en la más característica del disco debido sobre todo a algo muy poco habitual en Camel como son los juegos vocales, realizados aquí con gran acierto, tanto en el contraste entre las voces femenina y masculina como en los distintos desarrollos melódicos que superponen. Un tema precioso e indudablemente romántico ¿Quién no ha cantado alguna vez eso de: “what we gonna do when the babies comes”?

A continuación repiten la fórmula que ya habían realizado con anterioridad, así Milk n' Honey es otro tema corto en línea atmosférica o ambiental que sirve para dar paso a End of the line, el cuarto y último tema cantado del disco y, que en mi parecer puede ser una de las partes más flojas del disco ya que ni la melodía vocal ni la forma de cantarla por parte de Latimer me parecen la más acertada así como la batería que suena muy plana y percusionada por unos platillos muy poco atinados.

A partir de aquí vendría lo que podríamos llamar la cara B del disco, los ocho temas siguientes son todos instrumentales y sin cortes entre ellos y en su conjunto vuelven a la línea ambiental, quizás a veces en demasía. Así Storm Clouds es sencillamente la guitarra de Latimer sobre un ritmo de sintetizador que da paso a Cotton Camps. Aquí tenemos de nuevo a Camel en estado puro, la guitarra inconfundible, con muy pocas notas en su parte inicial, para ir  construyendo una melodía que se irá repitiendo hasta el final del tema. Le sigue Broken Banks, que en sus escasos 35 segundos desarrolla otra corta melodía marca de la casa para fusionarse con Sheet Rain, donde lo único destacable es la ligera aparición de la flauta para enlazar con Whispers que rescata con las teclas una melodía anterior. Little Rivers and little Rose vuelve al sonido ambiental anterior y nos prepara para Hopeless Anger, donde por fin Camel se nos desmelenan. Es un tema que rompe de forma abrupta con el sonido de los temas anteriores, mucho más agresivo, y obviamente progresivo, uno de los mejores temas del disco con una maravillosa melodía a cargo de la guitarra de Latimer que se nos quedará en la cabeza durante un tiempo y que incluye también la melodía de la parte final de Rose of Sharon, un tema excelente. Para terminar nos quedaría sólo el hermoso final a cargo de Whisper in the Rain, un bello epílogo para un gran disco.

Dust and Dream es uno de los discos a los que tengo un cariño especial por varios motivos. Son Camel (y sólo por eso ya es un motivo de peso), y lo son tras varios años de silencio y en los que pensaba que la banda había desaparecido. Durante muchos años fue mi disco preferido de los 90 (junto con Harbour of Tears) y aún hoy es/son dos de los discos que más habitualmente suenan en el coche. Mi mujer no soporta el rock progresivo, sin embargo le encantan Camel y sobre todo este disco y el siguiente. Es por esto que lo más fácil es que si quiero escuchar música sin caretos ni reproches con este disco lo tengo muy fácil. Por último hay otro aspecto personal que me hace ver a este disco de forma distinta:

Volvemos al año 91, el concierto ha terminado y salgo de la sala con una enorme sonrisa de felicidad, fuera está el habitual puesto de merchandising, donde primero compro una camiseta de la gira (que aún conservo) y después veo el CD. Hecho en papel reciclado y con una foto en blanco y negro, donde se ve a un niño con un peto vaquero que nos mira entre curioso y sorprendido. Yo aún no tenía reproductor de CD pero al no venderlo en LP compro el CD. Posteriormente me lo grabaría un amigo en una cinta que, obviamente, desgaste pronto. Hoy más de 1.000 CD´s adornan mis estanterías con sus filos de colores, hace 15 años sólo había uno….

3 comentarios

  • Enlace comentario Melomaníaco Domingo, 11 de Septiembre de 2011 21:17 Publicado por Melomaníaco

    Lo que acá no se dice es que el disco está basado en "las uvas de la ira" de John Steimbeck, una novela que muchos deberían leer. Todo el disco es un resumen de la novela del premio nobel mencionadao... Con ello, Latimer muestra su cultura, lo cual hace único a este genero musical

  • Enlace comentario RAMJUR Martes, 02 de Noviembre de 2010 08:23 Publicado por RAMJUR

    a mi me pasa los mismo

    son "demasiado tristes" para mi gusto

  • Enlace comentario ubik Lunes, 01 de Noviembre de 2010 21:56 Publicado por ubik

    Nunca le he pillado el punto a este disco,lo mismo que "Harbour of tears". Me aburren un pelín.
    Me parecen más aptos para una banda sonora de una peli.

Login to post comments

Revisiones - C