Lunes, 01 de Noviembre de 2010 17:32

Emerson, Lake & Palmer - Love beach (1978)

por  tobor distor
Valora este disco
(26 votos)
De los variopintos aspectos que han caracterizado a ELP durante su carrera, los episodios amorosos de Greg Lake en Nassau y Peter Sinfield en Ibiza son quizás los más cómicos y repulsivos. Uno puede escuchar el Tarkus con la mente en Keith Emerson acelerado arrasando con todo, pero la omnipresente imagen de Greg Lake queriendo hacerte el amor en la Playa del Amor es una losa difícil de llevar. Aquí eso es lo que pasa, que este es un disco con una serie de temas que tratan sobre sudar toda la noche en una duna, o en la habitación de un hotel en pleno agosto, con restos de postre en la bragueta, mientras de día preparas unos temas cutrísimos de manera apática.

Es sabido que Love Beach se grabó por exigencias de la compañía discográfica y no por iniciativa de ELP; de ser por ellos se hubiesen tomado un descanso y protagonizarían las escenas que de narran los textos de Peter Sinfield pero sin plasmarlas en vinilo. Entrevistas de la época hablan de la decisión de volver a sonar a trío, sin orquestas, y hacer un álbum alegre. Visto el resultado mejor les hubiese ido pidiéndole consejo a Leonard Cohen sobre cómo hacer un disco realmente divertido.


All I Want Is You (Lake, Sinfield): Un comienzo “arrollador”, toda una declaración de intenciones. Greg Lake busca hembra con la ayuda de Peter Sinfield. Vaya tandem. La hembra manda un SOS y Greg vuela a través del cielo para amarla hasta el amanecer. Keith Emerson juega con unas frases tipo Barrio Sésamo mientras Carl Palmer se ciñe al ‘beat’. Sigo pensando que hacer temas pop no es tan fácil, y seguramente la gente que presiona a grupos lejanos al pop para que metan un tema en las listas debería de arder en un purgatorio interminable de estribillos pastosos.

Love Beach (Lake, Sinfield): Otra vez el tandem del amor, Lake y Sinfield. Esta vez van mucho más allá y son bastante explícitos. ‘Now I have a different plan for you’ (‘Tengo un plan diferente para ti’). El tema trata de hacer el amor en la playa, ‘On Love Beach, i’m gonna make love to you’ (‘En la playa del amor, te voy a dar un repaso’), una y otra vez, con continuos devaneos que confluyen siempre en una escena en alguna duna apartada, haciendo el amor. Qué vergüenza salir de gira por ahí con este material; no me extraña que cerrasen el chiringuito. Lo bueno de estos dos primeros temas es que pasan pronto, cuando te das cuenta estás a mitad de la cara A entre arcadas o sonrisas.

Taste Of My Love (Lake, Sinfield): Musicalmente algo más interesante que los dos temas anteriores; Keith Emerson parece querer aportar algunos juegos de sintes que desvíen la atención sobre la temática reincidente del tandem del amor, que nos deja perlas del tipo ‘You look so hungry woman’ (‘Pareces hambrienta, mujer’), ‘Down on your knees with your face to the wall saying please please please’ (`Ponte de rodillas con la cara hacia la pared diciendo por favor, por favor, por favor’), ‘I want to dynamite your mind with love tonight’ (‘Quiero dinamitar tu mente con amor esta noche’), ‘I'm gonna love you like nobody ever loved you, climb on my rocket and we'll fly’ (‘Te voy a amar como nadie te ha amado nunca, súbete a mi cohete y volaremos’). El tema tampoco está mal, pero lo de la dinamita es demasiado.

The Gambler (Emerson, Lake, Sinfield): Primera aportación de Emerson en la composición a lo largo del disco, y por desgracia con ese feeling Honky/Works. Creo que no me equivoco si digo que todavía no ha sonado ni un solo pasaje de órgano hammond en lo que llevamos de disco. Es un tema frustrante, porque aunque deja de lado la temática cazador-presa la música es más insulsa que cualquiera de las anteriores. Seguro que os preguntais quienes son las chicas que hacen los coros a partir del minuto 2:10.

For You (Lake, Sinfield): Esta es una balada con un fondo musical místico que no pega ni con cola. Cambiando la letra, muteando a Carl Palmer, y variando el enfoque instrumental podría ser un tema bastante interesante del tipo The Sage o Still… You Turn Me On. Pero ya digo, variando casi todo. En este tema se hace más palpable una constante a lo largo del disco, que son las líneas de sintes continuas (no solos, sino adornos) que tropiezan con la voz una y otra vez. Es algo curioso, la interacción no existe, va todo a la vez. Da la sensación de que Keith grabó todo eso antes de que le metiesen la letra y luego ni se molestaron en editar la pista para compaginarla con la de la voz.

Canario (From Fantasia Para Un Gentil Hombre) (Rodrigo): Una adaptación de Joaquín Rodrigo, bastante lograda, que recuerda a los ELP de antaño, con un Carl Palmer animado, Greg Lake callado y Keith Emerson en plan Keith Emerson. Es un tema que no desentonaría en el repertorio de la gira del 77/78.

Memoirs Of An Officer And A Gentleman (Emerson, Sinfield): El tema menos detestable del disco junto a ‘Canario’; apenas los únicos momentos en donde Keith Emerson no suena desganado. Se divide en 4 partes:

a) Prologue/The Education Of A Gentleman (de 00:00 a 05:34) tiene un cierto toque a los mejores tiempos de ELP. Lírica, sinfónica y bien desarrollada como introducción para una suite.

b) Love At First Sight (de 05:34 a 11:10) baja un poco el ritmo, situación que puede llegar a ser crítica después de paparse la cara A… con un enfoque bastante asequible para el oyente, hasta que entra Carl Palmer con sus bártulos a su bola, totalmente fuera de lugar en una especie de subidón inexplicablemente pastoso. Una de las canciones más aburridas que recuerdo.

c) Letters From The Front (de 11:10 a 16:28) es lo más arriesgado del disco, el corte de escucha obligada para el que esté tentado a poner este Love Beach de los ELP. Aunque seguimos sin escuchar ni un solo pasaje de hammond, Emerson ataca un rhodes entre riffs casi jazz-rock. Casi. Yo sí que pagaría por un disco en este plan, y supongo que los propios ELP también hubiesen pagado por que ésta hubise sido la tónica a lo largo de todo el álbum.

d) Honourable Company (de 16:28 a 20:15) es una marcha al estilo Aquatarkus… ¡uf!… qué odiosas las comparaciones. Es un tema apagado, un final chungo para un disco realmente horrible.

Conclusiones:

-   Cuidado con 1978.
-   Evita cualquier disco de ELP en el que no se use un órgano Hammond.
-   Desconfía de discos con portadas masculino-veraniegas.
-   Al loro con los textos de Peter Sinfield.
-   Extrema las precauciones ante temas que contengan la palabra ‘Love’.
-   Huye de Greg Lake antes de que sea demasiado tarde y te arrastre a las dunas.

Love Beach sería el último álbum de estudio de Emerson, Lake & Palmer en la década de los setenta, un experimento apresurado y abominable en un escenario decadente al máximo. Supongo que en vez de culpar al punk y a las emisoras de la desaparición del rock sinfónico habría que mirar a discos como ‘Love Beach’ o ‘Works Vol. 2’, y es que los finales de los 70 son un filón a la hora de encontrar discos vergonzosos y músicos fuera de lugar. De los shorts de jogging que podeis ver abajo ya no digo nada.

Pues eso, dadle una escucha al Love Beach junto con una buena botella de ginebra y ya comentareis si exagero.

Temas relacionados (por etiqueta)

ir arriba