Inicio Revisiones A-Z E Emerson, Lake & Palmer - Pictures at an Exhibition (1971)
Lunes, 01 de Noviembre de 2010 16:58

Emerson, Lake & Palmer - Pictures at an Exhibition (1971)

por  Snowgoose
Valora este disco
(69 votos)
El arte da para mucho. Hay quien es aficionado a la música, como nosotros. Otros lo son a la pintura, a la escultura, a la poesía... los habemos que mezclamos artes porque  sentimos así mejor expresada nuestra sensibilidad personal. Y, por supuesto, hay mezclas prodigiosas, como este trabajo de EL&P, donde música y pintura se entrelazan y se dan vida mutuamente.
“Pictures at an Exhibition” representa una visita a una exposición pictórica, la que preparó un tal Vasili Stasov en el San Petersburgo de 1874 como presentación póstuma de algunas obras del arquitecto y artista Víctor Hartmann, fallecido el año anterior a temprana edad.
Este Hartmann tenía un buen amigo que visitó esa exposición. Se trataba del también artista ruso (en esta ocasión, músico) Modest Petrovich Mussorgsky (1839-1881).
Mussorgsky tenía una peculiaridad: describía de manera magistral tanto el lenguaje humano como la misma vida por medio de las notas. Sabía dotar a una pieza musical de un sonido tan especial que “veías” a través de ella. Por eso, inspirado por las obras de su amigo Hartmann, decidió escribir una sonata con lo que en ellas había visto y sentido. Así aparece uno de sus trabajos más conocidos en el mundo, “Cuadros de una exposición”, en principio compuesta para piano.
Parte de su fama le vino más tarde por la adaptación a orquesta que realizó el gran Maurice Ravel y, ya más adelante, por esta preciosa obra de EL&P que recupera toda la esencia descriptiva del maestro Mussorgsky.
La exposición original constaba de acuarelas y diseños arquitectónicos, y en la sonata original se describían diez de las obras: “El Gnomo”, “El Viejo Castillo”, “Las Tullerías”, “Bidlo”, “Ballet de polluelos en sus cáscaras”, “Dos judíos polacos”, “El Mercado de Limoges”, “Catacumbas”, “BabaYaga” y “La Gran Puerta de Kiev”. Ésta fue un diseño premiado del arquitecto Hartmann y fue construída en memoria del intento de asesinato del zar Alejandro II.
Pienso  que lo mejor será que, por un rato, dejemos volar la imaginación y nos traslademos a la exposición original en un viaje en el tiempo un tanto particular. A pesar de encontrarnos en 1874, vamos a llevarnos uno de estos aparatitos nuestros tan peculiares del siglo XXI y unos auriculares. Y a ver qué pasa...

“A mi amigo Jorge V. y a mí nos gusta visitar museos. Quedarnos mirando largo rato pinturas que, yo no sé a él, pero a mí me cuestan a veces de entender. Cuando encendí el mp4 y me dí cuenta de que llevaba el “Pictures” de EL&P dentro, pensé que sería buena idea invitarle a la exposición, pero mejor con la música puesta por el tema de entenderme mejor. No sé qué pensó cuando le comenté lo de viajar en el tiempo con el aparato en los oídos, pero me siguió sin más. Y nos encontramos transportados de repente a la Rusia de los zares.
De los cuadros originales que conocía de la exposición sólo quedaban cuatro, pero quizá eran los más hermosos. Comenzamos a caminar... ese paseo por el pasillo central, en una primera aproximación y descubrimiento de lo que estaba por llegar.

1. Promenade: la overtura de la obra sólo con órgano, totalmente eclesial y solemne, nos presenta  y nos abre la exposición. Lenta, corta y ampulosa. De la mano de Emerson nos adentramos en la visita a los cuadros.

2. The Gnome: el primer cuadro nos presenta a un gnomo feo y deforme, pero recordemos que los gnomos tienen su magia, y así es este tema. Mágico, psicodélico y lleno de fuerza. El comienzo con la batería le hace formidable y ella misma es la que le hace conservar toda su furia mezclándose con los teclados. Palmer está impresionante y no deja ver un gnomo mucho más lleno de vida y de expresividad que el original.

3. Promenade: después del impacto del primer cuadro, seguimos en el paseo hacia el fondo de la sala, esta vez acompañados de la dulce voz de Lake y del suave fondo de teclados que recrea el ambiente de las salas de exposiciones, tranquilo y reposado. Me encanta la voz de este hombre.

4. The Saga: este tema es una balada preciosa donde las haya que no se corresponde con la versión original de Mussorgsky. Escrita por Greg Lake y cantada por él, acompañado de guitarra acústica, nos describe bellos pasajes claros y llenos de luz, donde sobresale el manejo de la voz de Lake entre el piano y el forte en esas notas lentas. Podemos reconocer trozos de la pieza Promenade entre ellas.

5. The Old Castle: aquí nos detenemos. A mí me llaman la  atención las pinturas tipo medieval, los castillos de cuentos de hadas, princesas y trovadores. Sin embargo, Emerson se vuelve paranoico al comenzar la pieza, muy propio de él, y en un momento desmonta todo el ambiente apacible creado por el tema anterior, pasando súbitamente a esta pieza fuerte cargada de sonido e intensidad que proviene en gran parte de la batería de fondo. Es curioso comprobar como, a pesar de llamarse igual que el cuadro, la música no parece la original. De hecho, correspondería a la introducción al tema siguiente en el que sí se distingue a la perfección la melodía de “El Viejo Castillo”.

6. Blues variation: Sin descanso, arremete el trío ya con la descripción el castillo en una pieza rápida donde los músicos se conjugan a la perfección. Representa un precioso momento de jazz-blues que al mismo creador le hubiese encantado, lejos de los ambientes del medievo que quiso representar Mussorgsky en este tema.

7. Promenade: esta vez, el paseo es más alegre, más vivo y lleno de instrumentación. Los tres músicos tocan juntos este intermedio, a diferencia de los anteriores.

8. The Hut of Baba Yaga: si alguno de los temas del disco original presenta la misma intensidad y presencia aquí, es el que concierne a Baba Yaga, la bruja. En el cuadro se puede ver un reloj en forma de cabaña con patas de gallina donde habitaba la bruja, típica del folklore ruso. He leído por ahí que así fue Hartmann disfrazado a una fiesta  y que tuvo dificultades para caminar de esa guisa. EL&P la presentan de manera alocada, rockera y trepidante.
Las tres partes (temas 8, 9 y 10, The hut y The curse of Baba Yaga) se corresponden con las tres también en que se divide el tema “Baba Yaga” en la sonata.


9. The curse of Baba Yaga: el principio es lento, oscuro, con los sintetizadores más graves, pasando luego a unos momentos psicodélicos impresionantes. Lake pone la voz, esta vez más desgarrada y frenética, al pasaje más opulento y exagerado del tema. Impone el vértigo con que está interpretado, deja sin aliento.

10. The hunt of Baba Yaga: aquí, enlazando con el anterior, el tema de la bruja llega a culminarse con todo un frenesí de teclados y un final explosivo que nos lleva al momento estrella del disco.

11. The Great Gates of Kiev: sin duda, mi tema favorito en ambos discos. Ante la maravillosa puerta de Kiev se rinde incluso Greg Lake interpretando con letra sobre la melodía original de los teclados. Tiene una enorme fuerza y personalidad, es descriptiva y grandilocuente y te transporta realmente a la época de los zares. Al final encontramos uno de esos pasajes alucinantes propios de Emerson que da paso al final apoteósico,  donde podemos escuchar a un público enfervorecido que ha disfrutado con los “ruidos” del sintetizador y con Lake cantando aquello de :
“There's no end to my life,
no beginning to my death
Death is life!!!!!!!!!!!!!!!!!”


12. Nutrocker: para finalizar la visita al museo, nos tienen una pequeña sorpresa. Antes de salir de la exposición entramos en una sala donde se presenta un ballet. Es el Cascanueces, de Tchaikovsky, en una adaptación muy original, infantil, trepidante y virtuosa en versión de Kim Fowley. Emerson luce aquí un juego de dedos casi imposible, convirtiendo el ballet en un rock ligero que sirve para reconocer que todo esto, algún día, también será música clásica.
Nutrocker es un juego de palabras a partir del original Nutcraker combinado con rocker, muy apropiado para el tema.
Aquí terminamos nuestro viaje a la vieja Rusia, después de haber disfrutado de una de las exposiciones más originales de nuestra vida a ritmo de rock sinfónico-progresivo. Y no es necesario pensar que es inolvidable, porque el CD sigue colocado en la estantería de mi casa y podremos disfrutar del recuerdo de la visita cuando queramos".

Algunos datos más sobre el disco:

Esta versión del Pictures at an Exhibition del año 1971 no es la primera que se escuchó. Anteriormente, en agosto de 1970, se grabó en vivo en el festival de la Isla de Wight, siendo editado en disco dieciocho años después (“EL&P - Live at the Island of Wight Festival”. Dicha versión era más corta y distaba mucho de estar perfeccionada, ya que Emerson no dominaba el moog todavía.
El 9 de diciembre del mismo año 1970 se filmó una película en el Lyceum Theater de Londres donde tocaron el Pictures completo. Justo recién aparecido su primer disco.
La versión final es del 26 de marzo de 1971; la edición inglesa sale en noviembre, mientras que la americana tarda cerca de un año más, debido a problemas con el sello Atlantic.
Alcanzó un tercer puesto en las listas de los más vendidos en Gran Bretaña y un décimo puesto en América. El 17 de abril de 1972 fue disco de oro, llegando a tenerlo también de platino... esos eran tiempos para la buena música.

Keith Emerson: teclados.
Greg Lake: vocal, bajo y guitarra.
Carl Palmer: batería, percusión.

Arreglos: Keith Emerson.
Producido por: Greg Lake para E.G. Records.
Letras: Lake/Fraser.
Ingeniero: Eddie Offord.
Login to post comments