Inicio Revisiones A-Z I IQ- Dark Matter (2004)
Lunes, 25 de Octubre de 2010 21:17

IQ- Dark Matter (2004)

por  carzante
Valora este disco
(8 votos)
Una revisión pendiente desde hace tiempo, la publico sin esperar más porque me ha dolido mucho cierta crítica a este álbum  no se Contento

IQ es un grupo que nunca me había entusiasmado: para mí el neo prog pasaba por Pendragon y Marillion, que siempre me han parecido bandas bastante aburridas  zzz... , y fuera de eso no encontré nada más o menos de mi gusto hasta Arena, ya a fines de los '90. Siempre he pensado que IQ eran lo más salvable del neo, pero tampoco era para echar cohetes, vamos. Pero el Dark Matter, su último álbum de estudio hasta la fecha, fue para mí una revelación, sin duda creo que es el mejor de su carrera (sí, he escuchado The Wake, incrédulos)  sarcastico
En cierto modo no es mucho más que un homenaje al Foxtrot, pero aunque sólo se tratara de eso ¡qué homenaje! Ojalá los demás discos de IQ tuvieran la calidad de este homenaje. Aquí practican un sinfonismo muy clásico (el virtuosismo no llega a hacerse protagonista por completo), continúan fieles a su estilo de siempre y la producción es soberbia. Las letras, eso sí, muy desiguales.

1.  Sacred sound
Los acordes iniciales de sintetizador son al más puro estilo schumanniano y los de órgano que recuerdan a ¡exacto!Watcher of the skies, con mayor presencia aún del Hammond, aunque reconozcamos que la voz de Nicholls da otros matices que la de Gabriel (para gustos...). El crescendo ostinatto al teclado pasa a la eléctrica a los 2:51 y de ahí se pasa al clímax vocal-sinfónico, interrumpido en 4:06 por un sonido flautero muy Genesis. El esquema se repite, pero en 5:49 entra el Hammond con una curiosa improvisación, que desemboca en la tranquilidad orquestal, transición a la segunda parte, muy melódica, a partir de 07:00. Otro interludio de teclado conduce a la última parte en 09:10, cuando sobreviene el momento más inspirado instrumentalmente de esta larga canción, con órgano, batería, guitarras y melotrón realmente "enchufados".

2. Red Dust Shadow
El agradable rasgueo acústico inicial ya nos anuncia el carácter más intimista de esta balada, cantada con bastante sensibilidad por Peter. Los dos primeros minutos son muy apacibles, en 2:11 la cosa parece animarse en una variación del motivo principal, pero no es hasta 3:39 que se produce la progresión a base de melotrón. Progresivamente hablando, quizás es el tema más flojo del disco, sin ser malo en absoluto, pero creo que le falta algo de "garra" incluso para ser una balada, no sé si me entendéis.

3. You never will
La canción más "exitosa" del disco (si puede hablarse de éxito comercial de IQ). Lo cierto es que engancha desde el principio: un reloj de cuerda es la base rítmica; a él se suma una acústica, y... cataplum, ya estamos de aquí al final. El trabajo del melotrón y batería es impecable, la sección vocal está maravillosamente interpretada por Nicholls (nadie la cantaría mejor, reconozcámoslo). En 1:50 se repite el tema sin variación, hasta 2:41, en que aparece un teclado muy ambient sobre el sempiterno tictac, y tras un inesperado redoble de Cook, surge en 3:08 con una fuerza extraordinaria el sintetizador para introducir de nuevo el motivo principal acompañado con los pedales de bajo de Jowitt. Luego, vuelve el estribillo vocal, a continuación Holmes también encuentra su momento para sorprendernos con un buen riff, y finalmente la melodía es cantada con más fuerza por Nicholls para cerrar la canción.

4. Born Briliant
Un ambiente misterioso --debido al melotrón y a la electrónica-- impregna esta pieza, cuyo arranque no ocurre hasta 1:46. El timbre de voz de Peter puede sonar algo extraño al principio, pero la parte cantada es lo menos importante de esta canción. Los efectos de sonido están muy logrados. Es difícil explicar las sensaciones que se experimenta al escucharlos: pizca de Camel, pizca de Floyd, pizca de Tangerine Dream y también cosecha propia, claro.

5. Harvest of souls
Sin duda, éste es el tour de force del álbum, un tema de 24 minutos que a todos nos hace recordar el Supper's ready ya desde el inicio: esa introducción guitarrera con un sonido limpísimo que sirve de apoyo a una melodía magnífica cantada por una voz muy dulce y cálida, de alguna forma similar a la sección Lover's leap. Encontramos un segundo motivo de tono aún más triste en 2:31. En 4:16 se produce un cambio de tornas hacia una parte menos lírica y más alegre, con el Hammond como bajo cifrado. Más adelante (5:38), el redoble de tambor y el órgano son el nexo hacia la siguiente sección. Desde 6:20 nos encontramos una cascada de guitarra, batería y teclados que nos puede abrumar si vamos desprevenidos. En 7:17 el solista comienza a cantar con más rabia. Desde 8:40, la eléctrica se adueña de la situación y lleva la canción al terreno de la balada, con una pegadiza melodía vocal bellamente contrapunteada con el piano. La guitarra se gusta y alarga la sección hasta 11:00, donde de improviso el compás se acelera de forma extraña e irregular (a una especie de 5/8), muy marcado por el Hammond, tocado de forma apoteósica. En 12:20 la cosa se normaliza en un convencional 4/4, con base rítmica de piano, y a estas alturas el melodismo de esta suite empieza a parecer inagotable: Peter canta ahora como los ángeles, y las escaleras del piano  (14:31) resultan tremendamente sugerentes. En 15:23 se produce otro corte abrupto de sintetizador primero, y de guitarra después. Un minuto más tarde regresa Peter con un timbre muy nasal, de gran parecido al Gabriel del Supper's. En 17:50 llega, atención, ¡una especie de Apocalipse in 6/4! Guarda cierto parecido con la sección más recordada del Supper's, porque el carácter de ambas es similar aunque las signaturas en realidad sean diferentes(allí era una 9/8), y aquí Peter adopta un registro de falsete poco habitual en él. Ojo a la sección instrumental de órgano y melotrón que comienza en 18:40, es impresionante (que nadie se lo pierda, por dios). Después (19:45) Nicholls recupera el tema con el que empezaba hace ya rato esta canción, con una tonalidad menor y más oscura. En 21:11 se da paso a la solemne coda, muy épica y enfática. Con ella se despide este autentico temazo.

Larga vida y prosperidad al DARK MATTER Oleee...
Login to post comments