Inicio Revisiones A-Z U URIAH HEEP- Sweet freedom (1973)
Lunes, 25 de Octubre de 2010 20:12

URIAH HEEP- Sweet freedom (1973)

por  DarkELP
Valora este disco
(11 votos)
URIAH HEEP – SWEET FREEDOM (1973)


¿Por qué elegir este disco para hacer una reseña de  Uriah Heep, cuando ni es su mejor disco, ni el más famoso, ni el más impactante después de una primera audición, ni el más vendido? El motivo que me ha llevado a elegir precisamente este disco es que aparte de estar entre los cinco imprescindibles del grupo (Look At Yourself, Demons and Wizards, The Magician’s Birthday, Live y éste que nos ocupa), es que posiblemente sea el disco de su madurez compositiva. A partir de Sweet Freedom, ya  no grabaron discos tan buenos como los cinco que he nombrado. Grabaron los notables Wonderworld y Return to Fantasy , antes habían grabado los no menos notables Very ‘eavy very ‘umble y Salisbury, pero su “momento de gracia” (que todos los grupos tienen)  estuvo en estos cinco discos grabados entre 1971 y 1973. 
Y digo que es el de su madurez, porque ya no tenían que demostrar ni demostrarse a sí mismos nada. Ya eran famosos, habían vendido muchos miles de discos, y estaban considerados un grupo de los grandes dentro del entonces llamado Rock Duro junto a Deep Purple, Led Zeppelin y Black Sabbath. Cuando llega ese momento dulce, muchos grupos (no todos), ya no suelen editar discos del mismo calibre pero Uriah Heep todavía nos dejaron caer este excepcional Sweet Freedom.
Uriah Heep es el grupo “olvidado” en las enciclopedias y similares. Tengo varias, y en las pocas que los nombran lo hacen de pasada. Fueron  bastante más famosos que, por ejemplo Nazareth, Blue Öyster Cult o Thin Lizzy, sin embargo, estos  tres grupos (para mí , menores), aparecen en la mayoría. Yo creo que el problema es que a treinta años vista donde el tema de las etiquetas se ha vuelto tan importante (en los setenta, como he comentado un montón de veces, coexistían pacíficamente en las colecciones de discos cosas tan dispares como Yes y Johnny Winter, por ejemplo,  y no pasaba nada),  Uriah Heep son demasiado heavys para los sinfónicos, y demasiado sinfónicos para los heavys.  Precisamente lo que, para mí los hace tan grandes, puede que sea lo que los ha relegado a ese injusto semi-olvido.

Sweet Frredom es el penúltimo disco grabado con la mejor y más estable formación del grupo, ya que después de un continuo ir y venir de bajistas y baterías, a partir de Demons and Wizards incluído, el grupo tuvo su formación de lujo: Mick Box (guitarras), David Byron (voz solista), Ken Hensley (teclados y voz), Gary Thain (bajo) y Lee Kerslake (batería y voz). Además tiene la portada que a mí más me gusta del grupo, y un bonito título.

Es un disco que posiblemente a mucha gente no le entre a la primera, entre otras cosas porque se abre con la única canción prescindible del mismo, aunque eso ya lo comentaré en el apartado en el que haré una breve reseña de las canciones una a una.

En el disco prima el sonido Heep, esto es, Hammond a todo trapo, voz en algunos momentos melodramática de Byron, y un sonido de bajo muy característico que para mí hace que ningún otro grupo se parezca a ellos ni siquiera remotamente.
Este disco lo compré allá por 1975 (por cierto, la carpeta mantiene la etiqueta con el precio, 365 pts), y desde entonces lo he escuchado muchísimas veces. Uriah Heep es, ha sido, y me imagino que será, uno de mis grupos favoritos. Es de esos grupos que cuando llevo varios meses sin escuchar, un día pongo un disco, y estoy enganchado a ellos durante semanas.
Sweet Freedom es un disco típicamente  con estructura Uriah Heep: Algunos temas de clarísimo Rock Duro, mezclados con muchas incursiones en el Rock Sinfónico, sobre todo por parte de los teclados.

Las canciones:

1-   Dreamer (Thain-Box)
La canción más floja del disco. Guitarra muy enrevesada, ritmo extrañísimo, y cuando se desvanece poco a poco, Byron canta fatal. Totalmente prescindible.

2-   Stealin’ (Hensley)
La mejor del disco, y desde entonces uno de sus himnos y la canción con la que todavía hoy abren casi todos sus conciertos.
Comienza con el bajo tocando de forma repetitiva mientras el Hammond va tocando él solo la melodía de la canción. Al poco entra la voz de Byron  -esta vez sí, cantando muy bien-  y los coros, suaves. Después, el charles igual de suave y van formando una bonita melodía,  todo muy delicado,  hasta que de repente entra a todo volumen la guitarra, toda la batería, órgano y bajo suben el volumen y los coros pierden la suavidad. A partir del minuto 2:30 hay un solo de guitarra que a mí me pone la piel de gallina. Toda la canción ya es una barbaridad hasta el final, con los coros respondiéndole a Byron constanemente “stealin’ “.
Posiblemente de tanto escucharlos y saberme sus canciones más que de memoria, en la música de Uriah Heep conozco todos sus detalles, y es un grupo que mete muchos “adornos” con la batería que a mí me encantan. En concreto en esta canción, en el minuto 1:46 meten un pequeño repique de cuatro o cinco segundos sin el cual no me sabría igual.
Espectacular canción con un final apoteósico. Muy buena.

3-   One Day (Hensley-Thain)
Este tema entra con los típicos coros melodramáticos del grupo. Es una canción rockera con una bonita melodía en la que se distingue muy claramente el sonido de bajo tan característico del grupo, sobre todo a partir del minuto 1:45 se ve que aparte de marcar el ritmo, va por libre. Una canción corta, pero intensa. Esta es solamente para incondicionales del grupo.

4-   Sweet Freedom (Hensley)
Esta es una de esas canciones en las que se ve claramente por qué a Uriah Heep no se les etiqueta solamente como Rock Duro y se les emparenta con el Rock Sinfónico. Comienza con el Hammond y el charles, sigue toda la batería, el bajo, y luego la guitarra, todo in crescendo, hasta que entra la voz y explota la canción, muy melódica, pero fuerte. En este tema, a partir de la entrada de la voz, sí que se nota el sonido típico del bajo de Gary Thain. La canción vuelve a bajar de potencia, pero por pocos momentos porque vuelve a entrar rockera con un Hammond que parece que no tenga bastante con dos altavoces para salir y sacar todo lo que le hace Hensley.
De las mejores del disco y la mejor para fijarse en el sonido Heep del bajo.

5-   If I Had The Time (Hensley)
Esta es la que abre la cara B en el vinilo, y es junto a Sweet Freedom, la más Sinfónica del disco. Comienza con Hammond, como muchísimas canciones del grupo,  luego ya siguen el resto de instrumentos, otro teclado (creo que es un sintetizador) y los coros. Después de sonar no muy fuerte, sube, vuelve a bajar y así hasta el final. Está totalmente basada en los teclados a pesar de hay un buen punteo de guitarra al final de la canción. En este tema podemos encontrar otro de esos adornos de batería que tanto me disfruto en los discos de Uriah Heep. En el minuto 3:40 y con la música suave, hay un repique muy rápido que se repite en cinco tambores distintos (o eso me parece a mí) y acaba con un golpe en el platillo. Solo dura unos segundos, pero es precioso. Otra canción para guardar bajo llave.

6-   Seven Stars (Hensley)
Esta viene a ser el Easy Livin’ del disco. Rock Duro. Un par de cortos solos de órgano. La canción más contundente del disco. Muy buena. La faceta más rockera y brutal del grupo. Atronadora.

7-   Circus (Thain-Box-Kerslake)
Después de la canción más guerrera del disco, llega la más relajada. Una canción con guitarras acústicas, muy bonita con el órgano muy suave de fondo.
8-   Pilgrim (Hensley-Byron)
Ultima canción del disco, y otra de las más Sinfónicas. Empieza con unos coros y un órgano tremebundos, también suena brevemente el piano, luego sigue un fragmento algo cañero y vuelta a los coros y los pasajes “dramáticos”, pero muy potentes. Es la canción más triste del álbum. Es también una de las imprescindibles con el sonido omnipresente del órgano Hammond  y una de las que David Byron canta con más ganas.


Y aquí finaliza el LP, aunque yo voy a añadir una canción, Sunshine, que fue la cara B del single Stealin’ y no está en ningún Lp del grupo, pero en casi todas las ediciones en CD va como tema extra.

Sunshine (Thain-Box)
Este tema sigue la tónica de todo el Lp. Típico sonido Heep, avasallador, cargado de órgano, con fragmentos de Rock Duro y es una canción que no se por qué motivos no se incluyó en el Lp,  porque es mucho mejor que Dreamer, por ejemplo, incluso a mí me gusta más que One Day.


Si no tienes ningún disco de Uriah Heep,  posiblemente no sea éste el indicado para comenzar con ellos, pero si ya los conoces, y has escuchado el obligatorio Demons and Wizards, Sweet Freedom es un disco que hay que escuchar.
De todos los álbumes del grupo es el que más Hammond lleva. Suena por todos lados en todos los temas.
A mí me fascina porque soy muy fanático del grupo desde hace casi treinta y cinco años. Si me olvido de eso (lo cual es bastante difícil),  puedo deciros que aunque no es una joya, sí que estamos ante un excelente disco.



¡¡¡Quién pillara este ejemplar!!!

2 comentarios

  • Enlace comentario Franco Sábado, 28 de Septiembre de 2013 18:27 Publicado por Franco

    Yo creo que en la lista de los mejores no se puede dejar por fuera "Salisbury" y hablando de caratulas la de "Sweet" no puede estar por encima de "Demons" y "Magicians".Para mi lo mejor de Uriah esta en los seis primeros discos en estudio.

  • Enlace comentario emilio Miércoles, 14 de Noviembre de 2012 11:52 Publicado por emilio

    soy un fan perdido de uriah heep,este disco me lo regalaron mis amigos en mi 15 cumpleaños,y me dieron en to el bebe,como se suele decir.los conoci con el look at yourseelf y me impresionaron por su fuerza y a la vez por sus preciosos coros,luego compre elprimero very tal,y cambie el electric warrior de t.rex nuevo por el saliyburi usado,no me importo en absoluto.tuve la suerte de verlos en madried cuando presentaron el

Login to post comments