Inicio Revisiones A-Z G Genesis - Calling all stations (1997)
Domingo, 24 de Octubre de 2010 17:32

Genesis - Calling all stations (1997)

por  Carlos Romeo
Valora este disco
(19 votos)
Publicado el 2 de septiembre de 1997.

1 – Calling All Stations (5’46) (Banks / Rutherford)
2 – Congo (4’51) (Banks / Rutherford)
3 – Shipwrecked (4’24) (Banks / Rutherford)
4 – Alien Afternoon (7’52) (Banks / Rutherford)
5 – Not About Us (4’39) (Banks / Rutherford / Wilson)
6 – If That’s What You Need (5’13) (Banks / Rutherford)
7 – The Dividing Line (8’59) (Banks / Rutherford)
8 – Uncertain Weather (5’29) (Banks / Rutherford)
9 – Small Talk (5’02) (Banks / Rutherford / Wilson)
10 – There Must Be Some Other Way (7’54) (Banks / Rutherford / Wilson)
11 – One Man’s Fool (8’47) (Banks/Rutherford)

Tony Banks: teclados
Michael Rutherford: guitarras y bajo
Ray Wilson: voz
Y Nick Zidkyahu: batería –salvo la primera mitad del tema 4º y las canciones 6ª, 8ª y 9ª, por Nick D’Virgilio–.

Éste es el primer disco de Genesis que adquirí en el momento de su lanzamiento desde el ya lejano And Then There Were Three. Tenía esperanzas de que fuera el inicio de un tiempo de recuperación para el grupo, ante la evidencia de lo registrado por éste en We Can’t Dance, el tono anunciado por la prensa de que el nuevo material iba a ser más triste y oscuro; y la prueba irrefutable de la pieza “An Island in the Darkness”, del disco de Tony Banks Strictly Inc, que, con su sólo a cargo de Daryl Stuermer, era lo más parecido al Tony Banks de Wind and Wuthering que había escuchado en varios lustros. Previamente, en agosto de 1997 ya había conseguido el sencillo Congo, el cual era, obviamente una canción comercial con dos caras B. Vale, había que esperar al álbum.
Mi expectación era enorme y probablemente sólo comparable con mi decepción. Redacté una crítica furibunda del álbum y del cd single Congo para el fanzine El Mellotron, y dediqué unas líneas demoledoras sobre el grupo y su futuro –como luego haría con Yes con relación a su Open Your Eyes– en mi libro sobre King Crimson. Líneas que retiré posteriormente. No he mirado esos escritos a la hora de redactar éste.
Dejándome a mí de lado, convendría recoger un poco el cómo y el porqué de este álbum.


...


El 6 de junio de 1997 se había hecho pública la noticia de la incorporación de Ray Wilson y la salida próxima de un nuevo disco del grupo. Un año antes se había anunciado por la Virgin Records la salida de Phil Collins, la cual se había producido aún antes en el tiempo.
Banks se mostraba escéptico ante la idea de un nuevo disco de Genesis, ya que sin Collins y con Mike Rutherford disfrutando de un saludable éxito comercial con sus Mechanics le parecía poco probable que éste se quisiera involucrar en esta aventura. Pero Rutherford aceptó el reto, y todo el álbum se escribió entre los dos, en unas sesiones de escritura que se demostraron muy fecundas. Quedaba el tema del cantante. Lo que los dos supervivientes tenían claro es que no querían trabajar con una gran figura. Aunque Banks barajó la opción de Fish, se decidieron por Ray Wilson, que ya había tenido un éxito menor con uno de sus grupos anteriores, Stiltskin. Wilson quedó ligado al grupo por contrato, por un periodo de dos álbumes. Cuando él llegó casi todo estaba ya hecho y sólo pudo aportar las letras de algunas canciones del álbum y de las caras B sin poder intervenir en la composición musical de los temas. Congo sólo tuvo un éxito moderado en el Reino Unido, donde se encaramó al puesto 28 de las listas de sencillos. Hay que recordar que este disco funcionó muy mal en los Estados Unidos y con modestia en Europa. La “losa” de la ausencia de Phil Collins se hizo sentir, con injusticia, sobre el grupo. De todas formas he podido leer por algún lugar alguna acusación de falta de autenticidad al no ser el cantante ni Peter Gabriel ni Phil Collins. No creo eso, hay un representante de cada uno de los dos grupos de la alianza original, Rutherford y Banks, supervivientes de The Anon y de The Garden Wall, y éste grupo es por lo tanto un Genesis verdaderamente auténtico.
De este álbum sólo algunas canciones pasaron al directo: “Calling All Stations”, “Alien Afternoon”, “There Must be Some Other Way”, “Shipwrecked”, “Congo” y “The Dividing Line”. Dos de los sencillos y los mejores temas del disco.
Vamos a ello, pero debo anticipar que me resulta muy difícil comentar canciones pop, ya que no sé qué decir. Como en el caso de su disco anterior, We Can’t Dance, el álbum se me hace muy largo, por la acumulación de canciones no muy diferentes entre sí y no demasiado brillantes. Por mis cuentas sobran al menos dos temas. Ésta es una de las desventajas del formato en disco compacto, el cual permite la acumulación de material de relleno, dejando fuera, sin embargo, mejores canciones que son destinadas a caras B. Este álbum podría haber sido el Drama de Genesis, pero éste no tiene la consistencia de aquél, para sus respectivos grupos. Podría haber sido un nuevo And Then There Were Three, pero no se abrió una etapa, no hubo un nuevo Duke.

“Calling All Stations” – Ésta pieza era una declaración de principios. El grupo se proponía que nada más empezar a escucharse el álbum se identificase a Genesis como un grupo de rock y por mi fe que se consiguió. Nunca antes se había marcado Rutherford un riff tan agresivo en Genesis. Recuerdo que mi primera impresión fue terrible, lo odié cordialmente, pero con el paso del tiempo me ha llegado a gustar. De igual modo que no me gusta esa batería machacona a piñón fijo más de cinco minutos, los teclados densos de Banks tienen su encanto. Leyendo entre líneas –es algo obligado con Genesis ya que siempre hablan oblicuamente de sí mismos–, se revelan cosas: Can anybody tell me, tell me exactly Were I am. I’ve lost all sense of direction –Puede alguien decirme, decirme exactamente donde estoy. He perdido el rumbo por completo–.
“Congo” – A diferencia del primer disco sencillo, en el álbum la pieza empieza con un aire étnico y jocoso al tiempo, muy divertido –supongo que es una idea de Banks– antes de que entre el tema propiamente dicho con un riff tremendo. Hasta ahí todo bien, pero en el puente se pierde el encanto y el tema decae en interés rápidamente, para acabar de rematarlo al final, en el que Wilson canta sobre un remake de la secuencia inicial en un fade out penoso. Es realmente horrible ver como se destroza una canción. Por cierto, los juegos de voces del estribillo suenan al más puro estilo Collins del Genesis trío.
“Shipwrecked” – Era el segundo sencillo del disco y empieza con el juego aquél del sonido como proveniente de las estaciones de radio. Ya sabéis, justo como en “Wish You Were Here”. Una pura balada genesiana post progresiva. Es bonita, con unos teclados de Banks muy cálidos y poco más
“Alien Afternoon” – Esta canción es una de las cuatro piezas largas del disco y tiene dos partes diferenciadas. Empieza como un número relativamente convencional de pop rock, para desembocar en una coda, como diría yo, soñadora. La transición entre los dos ambientes es magistral y uno se pregunta porqué Genesis no hizo más cosas como estas más a menudo en esta época.
“Not About Us” – Fue el tercer sencillo del álbum, y de nuevo es una balada, que empieza para variar con la guitarra acústica de Rutherford. Nada más que añadir por mi parte. Todo muy radio friendly.
“If That’s What You Need ” – Es aquí cuando el desánimo y el aburrimiento empiezan a aparecer en mi escucha. De nuevo una balada, esta vez de corte sentimental. If That’s What You Need. I’ll be the river, I’ll be the mountain, always beside you –Si es lo que necesitas seré el río, seré la montaña, siempre a tu lado–. Una bonita declaración de compromiso de pareja entre partidos de polo o intentos de emular a Edward Elgar.
“The Dividing Line” – Esta canción larga es mi favorita del disco, la única que escucho con algo similar al entusiasmo. Es fácil adivinar porqué, es que suena un poco al Genesis clásico para variar, con algunos momentos en que los teclados siguen progresiones armónicas que parecen extraídas de un outtake de The Lamb, que son instantes que me emocionan La canción es trepidante, con figuras rítmicas que recuerdan secuencias agresivas de El Cordero y aunque al final hay una larga sección destinada al lucimiento del batería –estarían pensando en el directo– finalmente el tema concluye y no termina en fade out. ¡Viva!
“Uncertain Weather” – Un tema pop lento y triste. En el contexto del álbum es de las piezas que menos me “dicen”. Por mí, no se hubiera incluido en el disco.
“Small Talk” – Mi sensación es similar al anterior, esta pieza un poco más animada y up-tempo no me dice casi nada.
“There Must Be Some Other Way” – La penúltima pieza del álbum afortunadamente eleva su tono. De nuevo su título invita a la lectura entre líneas ya que el cantante interpela a una persona para que le señale “otro camino” para hacer lo que tiene que hacer. Sin embargo, uno piensa que la respuesta estaba en canciones como ésta. No, no es Genesis prog, pero sí el Genesis pop de altura. Un buen tema para finalizar el álbum, pero hay uno más.
“One Man’s Fool” – La última canción de un disco como éste a mí me parecía que sobraba, pero según se desarrolla va cobrando interés ya que es superior a la media y permite finalizar el álbum con algo de empuje y energía.


Tal y como lo he estado contando parece que el balance es pobre, pero ésta es mi visión de un disco que, hoy por hoy, es el último esfuerzo del grupo en estudio
Tres sencillos se publicaron, repito, con material de este álbum: Congo –que incluía las caras B “Papa He Said” y “Banjo Man” –, Shipwrecked –que tuvo dos ediciones, una con versiones en directo acústicas registradas en Cabo Cañaveral de “No Son of Mine”, “Lover’s Leap” (fragmento de “Supper’s Ready”) y “Turn it On Again”; y otro con los instrumentales inéditos “Phret” y “7/8”– y Not About Us –también en dos discos, el primero con versiones acústicas grabadas en París del tema título, de “Dancing with the Moonlight Knight” y de “Follow You, Follow Me”; y el segundo con las canciones inéditas “Anything Now”, “Sign Your Life Away” y “Run Out of Time”–. “Anything Now” y “Run Out of Time” son temas que merecían estar en el álbum, en mi opinión.
Después de la edición de Calling All Stations el grupo atravesó una serie de grandes dificultades. Debido a la indiferencia del mercado americano hacia el disco y las pocas localidades vendidas, la gira proyectada en los Estados Unidos, planeada para grandes estadios, se programó de nuevo para teatros para finalmente anularse del todo. La única actuación norteamericana de este grupo finalmente fue la de la presentación oficial del álbum en Cabo Cañaveral. La gira europea sí se realizó, en muchos casos con medio aforo, pese a que en el Reino Unido el álbum se encaramó al número dos de las listas nada más salir y a que en Alemania Calling All Stations vendió 300.000 copias en tres semanas. Sin embargo, en los puntos de venta británicos se avisaba al comprador de entradas de que Phil Collins no formaba parte del grupo. La gira también contaba con caras nuevas tanto en la guitarra, Anthony Drennan, como en la batería, Nick Zidkyahu, con un repertorio que incluía lo mejor de toda la carrera del grupo, con un segmento acústico incluido. La última fecha de la gira tuvo lugar en el Hartwall Arena de Helsinki y la última actuación de este grupo tuvo lugar, poco después, a finales de mayo de 1998 con dos conciertos en un festival alemán. Esto se interpoló con la puesta a la venta de la caja Genesis Archive 1967-1975, que puede considerarse como el primer movimiento en la dirección de la futura recomposición del grupo.
Conocido el devenir de esta formación da la sensación de que se considera la era Wilson como un paso en falso. No tuvo continuidad, a Ray Wilson se le rescindió el contrato y de alguna forma fue ninguneado, tanto él como el repertorio de esta época; lo cual no dejó de ser, en cierta forma, injusto.


...


El Genesis como dúo más Wilson pudo haber desarrollado una personalidad propia más allá de los restos de la herencia del Genesis trío. Más rockero y menos pop, siempre en términos genesianos, y con piezas como la propia “Calling All Stations”, “Alien Afternoon”, “The Dividing Line” y “There Must Be Another Way” que mostraban un camino posible el “otro camino” que reclamaba Wilson. Pero creo que eso era pedirle demasiado a estas alturas a Tony Banks y Michael Rutherford. Genesis debería haber intentado captar de nuevo el mercado americano perdido, alejándose de las Arenas y en el circuito de los teatros y locales de aforo medio, un camino que sí han recorrido tanto Yes como King Crimson; pero ya no estábamos en los años ochenta, la sensación no era quizá la de una banda emergente sino la de un grupo devaluado y probablemente se tomó la decisión de dejarlo hibernar –nunca hubo un anunció oficial del cese de actividad del grupo– porque de alguna manera el esfuerzo previsible, sobre todo en los Estados Unidos, no les compensaba.
No deja de tener una fuerte carga simbólica el hecho de que la próxima gira en 2007 del Genesis reconstituido como trío, nacido ante la imposibilidad de reformar el quinteto, se inicie en el Hartwall Arena de Helsinki. Una gira que no presenta ningún disco nuevo, salvo la reedición de todo el fondo de catálogo del grupo en estudio –salvo su primer disco– como SACD y que afronta el hecho innegable de que se están agotando las entradas. También es simbólico el cierre de gira en el Coliseo de Roma, en un espectáculo gratuito y que se prevé multitudinario. Pan y Circo. A esto ha quedado reducido Genesis, sólo al carisma de la presencia de Phil Collins –la diferencia del medio aforo con Wilson a las localidades agotadas con Collins–. Como bien se han encargado de afirmar repetidamente: no, no es por el dinero.
Carlos Romeo


5 comentarios

  • Enlace comentario Ultravox Martes, 05 de Marzo de 2013 01:07 Publicado por Ultravox

    Solo me gustan tres temas que son "Calling all Stations", "Congo", y "Shipwrecked". El resto no me atrae en absoluto. En mi opinión es el disco "raro" del grupo.

  • Enlace comentario josefao492 Domingo, 30 de Octubre de 2011 16:09 Publicado por josefao492

    Yo conocí primero a Phil Collins en solitario, y por eso me interesé después en Genesis: Porque él estaba en la banda.

    Conozco "The lamb lies down on Broadway", "A trick of the tail", "Duke", "Abacab", "Invisible touch", y "We can't dance". Precisamente, mi cariño hacia Genesis se debe más a la presencia de Phil cuando conocí al conjunto a principios de los años 90, y al hecho de que "We can't dance" fue el segundo CD que me regaló mi padre cuando yo era un chaval.

    Yo estoy con Yessiano y Sajisa: No considero malo el trabajo "Calling all stations", aunque se grabara sin Phil Collins. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en el caso de que el trabajo comentado en este post es un tanto irregular y desaprovechado. Y es que, personalmente, los temas "If That’s What You Need", "Small Talk" (yo no la habría incluido, parece un tema de Mike and the Mechanics), y "There Must Be Some Other Way" (el estribillo es un placer escucharlo, pero el resto, para mí, es un suplicio por ser demasiado largo) bajan el nivel del producto.

    Al principio no me gustaba tampoco la canción "Calling all stations", pero me gustó a medida que la escuchaba más veces.

    Con lo que no concuerdo contigo es con "Congo": A mí me gusta este tema tal y como se grabó para este álbum, y soy de los que se lamentan de que una versión cortada, incluida en el recopilatorio "Turn it on again: The hits", fuese el equivalente a los 44 segundos del comienzo de la versión álbum más la edición para radio de este tema. Creo que es un error eliminar el final original para aquel 'grandes éxitos', porque es aquí donde se nos ofrece la conclusión de lo que va realmente la canción, con Ray Wilson diciéndonos que él mismo ha asimilado que era una pena que ella no quisiera estar con él, porque, desde entonces, el personaje protagonista logró vivir una serie de emocionantes y vibrantes aventuras en el Congo, un lugar donde puede vivir una libertad de la que no gozaba en Occidente con su chica. Lo que coincido contigo es en que el fade out no debería haber estado ahí, sino haber acabado como “Congo (long ending diff mix)” del bootleg “Alternative Calling All Stations”.

    Aún así, prefiero dar dinero antes por el DVD del concierto ofrecido en Polonia el 31 de Enero de 1998, porque pienso que las contribuciones del guitarrista Anthony Drennan y del batería Nick Z. hacían que las canciones del “CAS” fueran más interesantes que en su versión grabada en estudio. En otras palabras, Drennan debería haber estado en la grabación de este último álbum, ya que es mejor guitarrista que Mike Rutherford.

    Aquí dejo unos enlaces hacia mi nuevo blog relacionado con música, que recoge precisamente este concierto:

    FUENTE 1: http://ladiscotecadevinny.wordpress.com/2011/10/15/el-concierto-de-genesis-en-katowice-polonia-en-1998-1ª-parte/

    FUENTE 2: http://ladiscotecadevinny.wordpress.com/2011/10/15/12/


    Si por algo hice el redescubrimiento de Genesis fue porque reconocí ciertos elementos de su música en el álbum "The world" de Pendragon. Salí tan contento con el resultado de aquel disco de la banda de Nick Barret, que decidí volver a escuchar a la banda de Gabriel y Collins de una forma un tanto particular: Si en el recopilatorio "The platinum collection" el primer CD contenía los temas más modernos, el segundo los temas del “Abacab” hasta “A trick of the tail”, y el tercero las composiciones de la etapa de Peter Gabriel, entonces comenzaría esta vez por “Calling all stations”, continuando con “We can’t dance” e “Invisible touch”, y, así, continuando hacia atrás.

  • Enlace comentario icrp1961 Domingo, 31 de Octubre de 2010 23:24 Publicado por icrp1961

    Hola.
    Creo que es un disco poco conocido y por ello poco apreciado. Tiene canciones por descubrir.
    Nos leemos.

  • Enlace comentario yessiano Lunes, 25 de Octubre de 2010 11:35 Publicado por yessiano

    Hace unos dias escuche nuevamente este trabajo, en la edicion remasterizada. La verdad que no es un album muy destacable, pero se aprecia un cambio , un giro a lo que venia grabando la banda con Collins, creo que eso se puede valorar con los momentos mas altos de esta grabacion, que no son muchos. A mi parecer les falto otro disco con esta formacion, es decir otra oportunidad...

  • Enlace comentario SAJISA Domingo, 24 de Octubre de 2010 19:54 Publicado por SAJISA

    Desde que Peter Grabiel abandono el grupo la banda se estuvo manteniendo;pero iba en declive repecto a su estilo, con este album para mi es uno de los mejores se notan que quieren volver a su modalidad incluso se acerca más a estilo pogresivo actual

Login to post comments

Revisiones - G