Inicio Revisiones A-Z G Genesis - A trick of the tail (1975)
Domingo, 24 de Octubre de 2010 15:36

Genesis - A trick of the tail (1975)

por  Matusalen
Valora este disco
(116 votos)
Músicos:
Mike Rutherford: Guitarra de 12 cuerdas, bajos, pedal de bajo
Tony Banks: Piano, sintetizador, órgano, melotrón, guitarra de 12 cuerdas, coros
Phil Collins: Batería, percusión, voz principal, coros
Steve Hackett: Guitarra eléctrica, guitarra de 12 cuerdas


TRACKLIST

CARA A
1- Dance on a volcano (Rutherford/Banks/Collins/Hackett) 5:54
2- Entangled (Hackett/Banks) 6:27
3- Squonk (Rutherford/Banks) 6:27
4- Mad man moon (Banks) 7:34

CARA B
1- Robbery, assault and battery (Banks/Collins) 6:16
2- Ripples (Rutherford/Banks) 8:04
3- A trick of the tail (Banks) 4:35
4- Los Endos (Collins/Hackett/Rutherford/Banks) 5:47


La salida de Peter Gabriel del grupo fue un duro golpe, tanto para los propios músicos, como para la crítica y público, que no daba mucho por oír a Genesis sin su carismático frontman. Se organizaron audiciones con la idea de buscar un sustituto, pero por muchos que probaron, ninguno parecía satisfactorio para ocupar el puesto de Peter. Durante las pruebas, Phil era el encargado de enseñar las canciones a los potenciales sustitutos los temas que debían cantar, lo que llevo al resto del grupo a darse cuenta de que no lo hacía nada mal. Así, ante la oposición inicial de Collins, que no tenía especial interés en reemplazar a su amigo Peter, el bueno de Phil pasó a ser cantante de Genesis.

La jugada sea como sea, les salió bien, ya que tanto el público como la prensa parecieron quedar satisfechos e incluso el propio Peter admitió que Phil lo hizo muy bien. Las ventas iban a más, alcanzando el tercer puesto en Reino Unido y por primera vez, un puesto realmente destacado en EEUU, el 31º.

La pregunta es… ¿lo merece? Definitivamente sí, por una muy simple razón: la música aquí es uniformemente excelente. Nada de buena, ni “está muy bien, pero comparada con la etapa Gabriel…”. No, no, este disco es una obra maestra, y uno de los mejores discos de rock sinfónico que he oído nunca. No sólo la calidad se mantiene intacta, sino que el estilo sigue siendo perfectamente reconocible como Genesis: la música es un paso más allá en la dirección que tomaron en su anterior disco: canciones cortas en las que la atmósfera va de lo oscuro y opresivo a la melancolía, con un tremendo énfasis en la atmósfera general del disco como unidad, pero con personalidad propia en cada canción. Una de las principales características del sonido de este disco es la aparente ausencia de la guitarra eléctrica, debida a que en gran parte de momentos del disco, la guitarra y el teclado parecen fundirse en uno y cuesta a veces distinguirlos, lo cual si bien disgusta a algunos, a mi no me parece sino una virtud que ayuda a dar más personalidad al disco. Collins canta con mucha sensibilidad y delicadeza, sin haber desarrollado aún su estilo perfectamente reconocible y a pesar de que peca de tratar de imitar a veces a Gabriel, aún centrándose más en la mera música y dejando de lado la teatralidad de Peter, lo hace francamente bien.

Otro aspecto a destacar es que es el primer disco de Genesis en el que se detalla la autoría individual de cada tema, siendo Banks proclamado como líder compositivo del grupo, seguido de Rutherford.

El inicio del disco con “Dance on a volcano”, una de las dos composiciones del disco coescritas por los cuatro miembro del grupo, la primera vez me dejó totalmente confundido, puesto que la forma de alternar esos frenéticos versos con esa solemne y majestuosa linea de guitarra parecía algo desubicada, pero poco a poco va tomando forma y nos damos cuenta de que es una canción magnífica, cuya tensión nos remite a lo mejor de “The lamb lies down on broadway”. Toda una declaración de intenciones, y un grito de guerra en el que Genesis muestra al mundo, desde el inicio del disco, que siguen vivos.

La colaboración Hackett/Banks “Entrangled” es una deliciosa balada melancólica en la que mediante la guitarra acústica como instrumento principal y delicadas pinceladas de melotrón  se nos transmite una sensación de desesperanza y desolación pocas veces igualadas en el repertorio de Genesis. Aquí Collins hace algunos doblados de su voz preciosos que dotan al tema de una mayor solemnidad.

Bastante distinta es “Squonk”, la canción más rockera del disco, con un agresivo riff eléctrico y un prácticamente imparable ritmo de batería que va aumentando su complejidad según avanza el tema, sobre el que Phil hace demostración de sus registros más agudos.

Sin embargo, si me preguntan a mí, la estrella del disco es la increíble balada “Mad man moon”, con uno de los mejores trabajos de piano del maestro Banks. Una obra maestra de la música, intimista, bella, reflexiva… todos los elogios posibles se quedan cortos. Es de esas canciones a las que hay que dejar hablar, puesto que una descripción textual nunca podrá hacerle justicia.

La cara B del vinilo abre con “Robbery, Assault and Battery” , un tema dinámico que remite a los Genesis de “Harold the barrel” o algunos fragmentos “The battle of epping forest”, en el que podemos Collins interpretando diálogos entre varios personajes, sin tanta dosis de teatralidad como lo haría su predecesor pero de forma bastante digna. El solo de teclado de Banks también remite perfectamente a discos anteriores del grupo. Aún así puede tratarse de la pieza más débil del disco, sin ser eso para nada malo.

“Ripples” empieza de forma parecida a “Entangled”, es una triste balada basada en guitarra acústica y piano con un lacrimógeno estribillo y una sección sinfónica central que es un verdadero deleite para los oídos. Sobre una base de piano las guitarra toca un solo sencillo para acabar volviendo al estribillo, que ahora suena más bello y emotivo que nunca.

Ahora bien, debo conceder el título de vencedora de esta cara B a, por extraño que parezca, el número pop “A trick of the tail”. Nos encontramos con una canción distinta a cualquier cosa que Genesis haya probado hasta la fecha. En esta composición, Banks se atreve a hacer un tema pop al estilo de Paul McCartney, ese pop elegante y refinado con pianos tintineates y melodías dulces que podemos encontrar en canciones como “Penny Lane” o “Maxwell’s silver hammer”, y el resultado es redondo. La canción narra la historia de un demonio que decide abandonar su ciudad para vivir entre los humanos, y ante el repudio de la gente por ser diferente decide volver a su ciudad natal, donde es rebienvenido. Lo que tenemos aquí es un compendio de melodías de primera, muy pegadizas, especialmente el glorioso middle-eight ("There, beyond the bounds of your weak imagination…”) adornadas con múltiples doblados de la voz de Phil. Imposible no emocionarse con ese “Hello friend, welcome home” al final del último estribillo. En el videoclip de este tema podemos ver a un Collins barbudo con un aspecto de vagabundo propio del mismo Ian Anderson.

Y cerramos con “Los Endos”, una instrumental en la que aparecen fragmentos de “Dance on a volcano” y “Squonk”, sobre cuya base la canción termina en fade out, cuando, de repente, Collins canta algo. “There’s an angel standing in the sun… there’s and angel standing in the sun, free to get back home". Esta referencia al tema “Supper’s ready” junto con ese “Free to get back home” ha sido siempre interpretado como un saludo a su amigo Peter, al que anuncian que tiene la puerta abierta para volver al grupo siempre que quiera. La intro de esta canción está tomada del tema “It’s yourself”, canción descartada que finalmente vio la luz como cara B del single “Your own special way”

“A trick of the tail” es, empezando con las geniales ilustraciones de la portada y el sobre interior del vinilo (a cargo de Colin Elgie) y terminando con el saludo a Peter en los últimos segundo del disco un disco especial, bien compuesto y bien interpretado, emocionante, y sin fisuras de ningún tipo, y una obra imprescindible para todo aficionado al rock sinfónico. Y la demostración definitiva de que Tony Banks es si no el mejor, uno de los mejores teclistas de la historia del rock. Si no lo conoces, que no muera el día de hoy sin que lo hayas comprado.

...

1 comentario

  • Enlace comentario Ultravox Lunes, 04 de Marzo de 2013 23:16 Publicado por Ultravox

    Este es el segundo disco de Genesis que escuché, (el primero fue el "Invisible Touch"), y sigue siendo mi favorito con diferencia. Una obra maestra. Mi enhorabuena al autor de la revisión.

Login to post comments

Revisiones - G