Inicio Revisiones A-Z P Perfect Beings – II (My Sonic Temple – 2015)
Lunes, 02 de Noviembre de 2015 19:33

Perfect Beings – II (My Sonic Temple – 2015)

por  jordi costa
Valora este disco
(4 votos)

Es de agradecer que grupos como Perfect Beings se dediquen lo suficiente a su arte para poder disfrutar de su trabajo sin tener que esperar demasiado. Después de un excelente primer disco editado el año pasado la banda californiana vuelve con un nuevo y soberbio  álbum al que han titulado simplemente “II”. Mucha de la prensa especializada no osaron mojarse mucho ante su anterior trabajo etiquetándolos de “nueva super sensación difícil de calificar”, en cambio yo creo que no es muy difícil decir que Perfect Beings son una deliciosa amalgama de diferentes tonos, colores, influencias que emergen de sus profundas ideas progresivas pero también de su situación geográfica, de su estilo californiano de desplegar su música de forma libre con pocas concesiones a lo políticamente correcto y a la búsqueda de espacios amplios de experimentación. La libertad con la que parece que han trabajado este último año se nota en el conjunto del disco, una colección de piezas algo más etéreas, a la búsqueda de nuevas sensaciones que dibujan pasajes más voluminosos, más sosegados pero no menos intensos. Las canciones parecen tener un toque quizás algo más personal, algo más introspectivas, piezas que penetran de forma sinuosa, algo menos directas que su anterior trabajo. El disco está, de todas maneras, lleno de progresivo clásico arropado en todo momento por un sinfín de texturas que transporta al oyente hacia una escucha llena de placeres, a veces, algo exóticos.

“Mar de fuego” es una enérgica pieza que combina líneas de bajo y guitarras elocuentes con un piano clásico que da un contrapunto más sosegado. “Cryogenia” es una deliciosa melodía sumergida en un espacio de teclados envolventes que dan  con el tono algo melancólico del disco. “Samsara” es un puente electrónico e instrumental que da paso a “The Love Inside”, de nuevo una hermosa melodía vocal con tremendos interludios de guitarras y teclados.  “Volcanic Streams” es la más dinámica y directa de las composiciones, una soberbia combinación de todos los elementos que dan carácter a la banda. No hay casi que decir que el nivel de interpretación de los músicos es tremendo, Ryan Hurtgen (voz) con su tono velado y un tanto sicodélico, Chris Tristam (bajo), sus líneas recuerdan sin duda a las del gran Chris Squire, Johannes Luley (guitarras) uno de los artífices de la banda con unos arreglos de guitarra supremos, Jesse Nason (teclados) en el nivel de sus compañeros  igual que Dicki Fliszar (batería). “The yard” y “The Thrill Seeker”está impregnada de tonos orientales, dos joyas prog que harán disfrutar al oyente más exigente. “Cause and Effect” vuelve a construir una perfecta y pausada melodía acompañada por teclados y arreglos potentes de guitarra. “Go” es una excelente y curiosa pieza de aires ochenteros que demuestra la gran versatilidad de estos artistas.

Perfect Beings ha vuelto a construir un castillo de buenas y emocionantes sensaciones, con este su segundo disco se merecerían estar en lo más alto del progresivo norteamericano contemporáneo.

Login to post comments