Inicio
Lunes, 05 de Septiembre de 2011 08:09

Orthodox - Baal (2011)

por  CORONEL MORTIMER
Valora este disco
(2 votos)

Ayer por fin conseguí el nuevo de Orthodox, con el sugerente título de Baal. Puesto que llegué tarde ayer a la casa, decidí guardarme las ganas de desprecintarlo hasta hoy por la mañana, y degustarlo acompañado de un buen incienso; al fin y al cabo, aunque ya llevaba unas semanas colgado en la red, me aguanté las ganas de escucharlo hasta que lo tuviera físicamente entre mis manos. Tal y como se degusta una buena obra de arte, voy a empezar describiendo el artwork del disco, que me ha encantado personalmente.
Con unos tonos mostaza y negro en todo el libreto y nuevamente con ilustración de portada a cargo de Elena Serrato (al igual que MATSE AVATAR), que posiblemente gane mucho en la grandeza del vinilo. Dentro una fotografía de Orthodox a contraluz en un campo de olivos típicamente andaluz, con dos cojones!!!... Incluidas las letras, agradecimientos, y una acojonante ilustración en la contraportada.
Tengo que decir que mi crítica no va a ser objetiva, porque yo siento prácticamente veneración por ésta banda sevillana en todas sus facetas: doom, coqueteos con el jazz, acústica... y es que cada uno de los trabajos que han hecho lo han bordado, consiguiendo una originalidad a base de arriesgarse y trabajo duro.
Para mí Orthodox son lo más grande del panorama nacional en éstos momentos por lo que ya de entrada con estas palabras la objetividad se va al garete.
Musicalmente hablando, BAAL empieza donde terminó la cara b de MATSE AVATAR, con ese tema correoso y arrastrado de YHVH que engarza perfectamente con ALTO PADRE a modo de introducción...
En ALTO PADRE reconocemos la sonoridad característica de los últimos Orthodox, con ese free-jazz rozando el Drone y la música ambient, llevandonos por parajes inhóspitos y tierras baldías. A continuación, comienza TAURUS, toda una declaración de intenciones donde vemos que Orthodox han sabido reunir lo mejor de todas sus distintas facetas y amalgamarlo todo en un estilo más directo y melódico, donde la presencia de la particular voz de Marco domina todo el tema. Base rítmica y percusión arrolladora y guitarra inmensa, como siempre... si acaso más directa aún con riffs entrecortados que ayudan a ensalzar la epicidad de los temas.
INTROMANTES es todavía mas retorcida, con una sublime percusión que toca como un poseso y un bajo repiqueteante que me recuerda a un Joey deMaio desbocado; la guitarra hace incursiones psicodélicas que ayudan a hacer volar la mente a otras culturas y a otras civilizaciones.
HANI BAAL es el tema estrella; con un sonido para mí cruce entre los BATHORY del Blood on Ice y MANOWAR del Into Glory Ride. TREMENDO. Letras épicas abiertas a interpretaciones propias y que parecen compuestas nuevamente por Joey deMaio (iberian warrior son..., gods, monsters and men...). Un pedazo de himno que si hubiese sido compuesto por una banda extranjera en plena eclosión del Heavy Metal de los 80 sería hoy en día una canción de culto.
Para terminar el viaje, ÁBRASE LA TIERRA, dedicada al recientemente fallecido Fernando Terremoto y que se abre con un espectral mantra recitado en Latín y que poco a poco va derivando en un caos sonoro con un órgano que va royendo nuestros oídos poco a poco. Ecos de jazz, primitivismo, drone, catarsis... ÁBRASE LA TIERRA nos muestra a unos Orthodox en pleno ritual, inmolando sus instrumentos al caos sonoro primigenio durante 14 minutos.
Al final, el cd marca la duración de 39:39... ¿casualidad?... quien sabe.
Lo cierto es que sin saber por qué derroteros iban a moverse; si mas free-jazz, el doom de sus inicios... al final han optado por el camino iniciado en Matse Avatar. Más directos pero a la vez más retorcidos. Más vocales y melódicos, Orthodox han creado un clásico desde ya.
La pregunta es hacia dónde se moverán a continuación estos inquietos músicos patrios que están revolucionando la escena doom nacional e internacional a base de buen hacer, originalidad y una tremenda coherencia que los lleva por nuevos caminos sin olvidar las raíces.


Login to post comments