Inicio
Miércoles, 06 de Marzo de 2013 18:01

Johannes Luley – Tales from Sheepfather’s Grove (Autoeditado – 2013)

por  jordi costa
Valora este disco
(1 Voto)

Moth Vellum es una de las bandas americanas con mayor proyección y mayor calidad dentro del progresivo moderno, sin embargo, es también un grupo muy desconocido, un grupo que no ha llegado demasiado a oídos europeos y que los hace estar, injustamente, fuera de las primeras filas progresivas. Vamos a ver si hacemos cambiar un poco esto que os explico. Johannes Luley es el guitarrista de la banda californiana, un amante del los grandes nombres del prog-rock setentero y un músico de considerable talento. Tales from Sheepfather’s Grove es su primer trabajo en solitario y, para que engañaros, una obra de arte hecha con una delicadeza y un gusto extraordinario. Johannes se ha rodeado de todos los instrumentos, guitarras, teclados, percusiones y ha creado, como lo hicieron en su momento Steve Howe o Jon Anderson, un trabajo muy personal, intimista, sin grandes estridencias pero con todos los elementos de una gran obra progresiva. Las influencias suenan sobretodo des del lado de Yes, con preciosas harmonías vocales, guitarras muy cuidadas y dinámicas cambiantes.

Quizás las miradas vayan irremediablemente hacia los Yes más melódicos, de la época de Going for the one, aunque hay muchos elementos que lo hacen girar hacia paisajes musicales  más personales. Los matices y los colores de este trabajo se van descubriendo a medida que transcurre el disco, “Stab the Sea” recuerda a Glass Hammer, sin duda las líneas maestras que les unen son muy parecidas, con harmonías vocales muy bien ejecutadas sobre un manto de percusiones. “Guardians of time” demuestra el carácter poco estridente del trabajo, con una melodías sencilla a la guitarra que va quedando arropada por sinuosos teclados, fantástico para disfrutar en agradables atardeceres. “Moments” recuerda mucho las líneas de “Wonderous Stories”, maravilla harmónica entre guitarras, voces y teclados. El álbum entra en también en campos más etéreos, más cercanos a la new age como “Give and take”. “The fleeting world” recoge a la guitarra una melodía un tanto melancólica, muy bien ejecutada, muy en las líneas del gran Steve Howe. Como os comentaba no es ni mucho menos un disco de rock, sino un trabajo más sinfónico, dejando de lado los ritmos contundentes y la pirotécnica instrumental más ortodoxa para dar rienda suelta al realismo acústico-progresivo. “We are one” podría estar firmada por el mismo Jon Anderson, o la “Suite: Atheos Spiritualis”, una preciosa pieza cambiante con una primera parte más alegre de ricas voces femeninas y alegres percisiones, y una segunda más oscura y sinuosa. “Voya” transmite mucha luz, es un resumen de lo más brillante del disco con un sello que nos transporta a los momentos álgidos de lo más genuino y progresivo de los setenta.

Gran trabajo de Johannes Luley, absolutamente imprescindible para los amantes de Yes y todas sus correspondientes ramificaciones. No dejéis de verlo en  www.johannesluley.com.

Login to post comments