Inicio
Martes, 13 de Marzo de 2012 00:37

Mike Oldfield - Music of the Spheres (2008)

por  Grimble
Valora este disco
(40 votos)
No es difícil imaginar el porqué de un cambio musical tan radical en The music of the Spheres respecto a la anterior obra de Mike Oldfield Light + Shade, y es que el resultado en gran medida espantoso de este último era más que evidente a los ojos de cualquier aficcionado e incluso del propio músico. La excusa para la realización de TMOTS era el cansancio en la utilización de samplers y demás tecnologías, queriendo hacer algo más “orgánico”, si bien no le quito razón añadiría que algo de vergüenza debió también sentir al escuchar o reescuchar su anterior trabajo, darse cuenta, al fin, de que aquello no estaba a la altura del creador de Tubular bells, Ommadawn o Crises.
En cualquier caso sabemos que Mike Oldfield pretendía un cambio en su carrera, no sería hasta la minigira de The Night of the Proms tendría claro lo que quería hacer, un disco enteramente orquestal… En mi opinión creo que Mike por fin cayó en la cuenta o recordó que es lo que hacían grandes sus grandes obras; melodías trabajadas y concepción orquestal de la composición, la última tentativa en este sentido, la pieza “Mont St. Michel” contenida en Voyager le había salido muy bien, pero la distancia entre estas dos obras era ya de una década… no digamos ya respecto a sus primeras obras. El de Reading vió también la necesidad de contar con alguien diestro respecto al manejo de los entresijos musicales de la música académica, si en su día fue el gran David Bedford quien desempeñó este papel, el turno ahora fue para Karl Jenkins, viejo conocido de los días de Tubular Bells además de por los aficionados a Soft Machine. Esto puede dar una idea de que Mike tenía muy claro por donde irían los tiros ¿Por qué  aliarse con alguien relacionado con la escena Canterbury dentro de la cual Mike Oldfield parió sus obras épicas?
De este modo, Oldfield fue componiendo las piezas que conformarían TMOTS mientras Jenkins iba dando forma orquestal al asunto. Desde un principio tenía claro que no iba a utilizar instrumentos eléctricos, ni tan siquiera la guitarra, interpretando él mismo la guitarra clásica y el piano, aunque este último lo delegó finalmente en el joven  pero talentoso pianista chino Lang Lang. Aún contaría con la colaboración de otra excepcional intérprete, la soprano neozelandesa Hayley Westenra, que dota con su voz los momentos más emotivos de la obra del compositor inglés en la pieza “On my heart”.

Karl Jenkins & Hayley Westenra

Se grabó en los célebres Abbey Road Studios y para finales de 2007 ya estaba listo, sin embargo la inminente “nueva” paternidad de Mike Oldfield, así como su deseo de darle una buena promoción retrasaron su salida hasta el 17 de marzo del año siguiente.
Musicalmente Oldfield nos ofrecía efectivamente una obra de corte clásico, cuyo referente más inmediato en su obra podría ser Incantations por el uso de la Orquesta, si bien musicalmente se aleja sustancialmente de ella pues utilizan conceptos musicales muy distintos. Yo la relacionaría más bien con la mencionada pieza, “Mont St Michel”.


Lang Lang

Como en los viejos buenos tiempos Mike divide la obra en dos partes, si bien cada parte lleva una serie de cortes cada uno con su título, dos suites que pretenden evocar lo que Oldfield entiende por la música de las esferas, ese sonido que nadie puede oír; basándose en la idea de “Musica Universalis”, el concepto de que todos los cuerpos celestes contienen su propia música.
La obra realmente cumple las expectativas, si bien no llega a la altura de sus cuatro primeras obras, aunque quizá sea demasiado pronto para discutir esto y solo el paso del tiempo dirá. Se le criticó también el parecido de la pieza que abre el disco, “Harbinger” con el celebre motivo inicial de Tubular Bells, lo cual no deja de ser cierto, pero no creo que sea justo juzgar el trabajo solo por este pequeño detalle que enseguida se disuelve en el discurrir de la música. Lo que si es más discutible es la “enjundia” clásico/académica que puede tener el disco como para haber sido número uno en ventas dentro de la categoría de música clásica; aquí si que hay que dejar claro que Mike Oldfield no es un compositor “académico” y eso se nota pese a que el músico se rodee de importantes intérpretes clásicos.


En cualquier caso Mike compone una obra bella, sin estridencias, con la consecuente falta de riesgo, lo cual conlleva sus críticas, pero que en contrapartida suena sincera y lo que es más importante, levanta mucho, muchísimo, el respeto y la dignidad que un músico de su talla estaba prácticamente perdiendo. Ojalá haya aprendido la lección, pues no solo recobra un status perdido sino que además se acompaña de unas ventas superiores a las que dieron sus últimos discos, llegando al número 7 en España y al 9 en las listas Británicas.
Siguiendo su relación con nuestro país, Mike Oldfield realizó la premiere el 7 de marzo de 2008 en el atrio del Museo Guggenheim de Bilbao. Este concierto, en el que tocó junto a la Orquesta Sinfónica de Euskadi y la Sociedad Coral de Bilbao, fue el estreno mundial de Music of the Spheres, diez días antes de su puesta a la venta. El concierto, cerrado al público, se grabó y estuvo disponible en internet, a partir de la siguiente semana a su presentación, a través del iTunes de Apple. Mas tarde se reeditó el disco añadiendo un segundo cd con esta grabación en directo.
Poco más que añadir. Es hora de escuchar la obra y juzgar la posición que ocupa dentro de la discografía de uno de los grandes músicos populares de los últimos 50 años…
Javier Feijoo

; target="_blank">Mike Oldfield - Music of the Spheres Premiere - Part 1
; target="_blank">Mike Oldfield - Music of the Spheres Premiere - Part 2


; target="_blank">Mike Oldfield, On My Heart - Music Of The Spheres-Con letra

Solo por escuchar esa voz ya merece la pena el disco...
Login to post comments