Autor Tema: Discografía de Caravan  (Leído 4979 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Webmaster

  • Administrador
  • Disfrutando con Sinfomusic
  • *******
  • Mensajes: 297
  • Agradecimientos: 33
Discografía de Caravan
« en: 13 de Octubre de 2008, 19:44:20 pm »
     Post oficial de todas las reseñas de los discos publicados por Caravan. Para realizar las valoraciones sobre estas revisiones hay que entrar en los posts creados para cada una de ellas.


   Estos son los discos a revisar y sus fechas de publicación:

Discografía básica:

    15/10/08 Biografía de Caravan ---> David Fresno Publicado
    17/10/08 Caravan (1968) ---> icrp1961  Publicado
    19/10/08 If I Could Do It All Over Again, I'd Do It All Over You (1970) ---> Anin Jadas Publicado
    21/10/08 In the Land of Grey and Pink (1971) ---> Snowgoose Publicado
    23/10/08 Waterloo Lily (1972) ---> David Fresno Publicado
    25/10/08 For Girls Who Grow Plump in the Night (1973) ---> Gil  Publicado
    27/10/08 Caravan and the New Symphonia (1974) - Grabación en directo  ---> Ubik Publicado
    29/10/08 Cunning Stunts (1975)  ---> Anin Jadas Publicado
    31/10/08  Blind Dog at St. Dunstans (1976) --->   David Fresno  Publicado
    02/11/08  Better by Far (1977)  ---> Ubik Publicado
    04/11/08 The Album (1980) --->   icrp1961  Publicado
    06/11/08  Back to Front (1982) --->   David Fresno  Publicado
    08/11/08  Cool Water (1994) ---> icrp1961  Publicado
    10/11/08  Battle of Hastings (1995)  ---> Anin Jadas  Publicado
    11/11/08 The Unauthorised Breakfast Item (2003) ---> icrp1961  Publicado
 





Desconectado icrp1961

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 18084
  • Agradecimientos: 646
  • A Vie. A Mort. Et Après. (C. Vander)
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #1 en: 19 de Octubre de 2008, 09:11:52 am »
Caravan – Caravan


Mono Album
01 – Place of my Own (Hastings) (4:01)
02 – Ride (Hastings) (3:42)
03 – Policeman (R. Sinclair) (2:44)
04 – Love Song with Flute (Hastings) (4:10)
05 – Cecil Rons (Hastings) (4:07)
06 – Magic Man (Hastings) (4:03)
07 – Grandma’s Lawn (R. Sinclair) (3:25)
08 – Where but for a Caravan would I? (Hastings, B. Hopper) – letra de Pye Hastings, música de Brian Hopper y Hastings– (9:01)

Stereo Album
09 – Place of my Own (Hastings) (4:01)
10 – Ride (Hastings) (3:42)
11 – Policeman (R. Sinclair) (2:44)
12 – Love Song with Flute (Hastings) (4:10)
13 – Cecil Rons (Hastings) (4:07)
14 – Magic Man (Hastings) (4:03)
15 – Grandma’s Lawn (R. Sinclair) (3:25)
16 – Where but for a Caravan would I? (Hastings, B. Hopper) –letra de Pye Hastings, música de Brian Hopper y Hastings– (9:01)

Bonus Track
17 – Hello Hello –single version– (Hastings, D. Sinclair) –letra de Pye Hastings y David Sinclair, música de Pye Hastings– (3:12)


Producido por Tony Cox. Grabado entre septiembre y octubre de 1968 en los estudios Advision de Londres –Gerald Chevin fue el ingeniero de sonido–y publicado en enero de 1969 en versiones mono y estéreo –con mezclas diferentes–, ambas recogidas en la reedición remasterizada del año 2002.

En todas las ediciones se atribuye la autoría de los temas a todo el grupo excepto en el caso de “Where but for a Caravan would I?” que siempre ha incluido a Brian Hopper junto a los demás. La autoría “real” es la indicada por mí previamente en los créditos.

(Aunque no es de este álbum cuelgo esta portada porque es una buena foto de los músicos)

Pye Hastings: voz solista y guitarra (excepto temas 3, 7, 11 y 15); bajo (temas 3, 7, 11 y 15); y voces.
David Sinclair: órgano y voces.
Richard Sinclair: voz solista (temas  3, 7, 8, 11, 15 16) y guitarra (temas 3, 7, 11 y 15); bajo en el resto del álbum; y voces.
Richard Coughlan: batería.

Con:
Jimmy Hastings: sólo de flauta (temas 4 y 12)


Los primeros discos tienen un sabor especial y peculiar, sobre todo en artistas y grupos de largo recorrido discográfico. En muy pocas ocasiones el discurso artístico es maduro y en general muchos de estos álbumes beben del trabajo en los tiempos previos, recopilan un primer repertorio, son un batiburrillo de influencias y suelen esbozar las primeras muestras de excelencias posteriores. El primer trabajo de Caravan no escapa a esta situación.
Es una especie de lugar común comparar este disco con los álbumes de debut de Soft Machine y Pink Floyd.  Con algo más de sagacidad algunos comentaristas señalan como referencias el primer álbum de Traffic o mencionan a Tomorrow. Con menor acierto citan el único álbum de Giles, Giles & Fripp.
Lo que me sorprende es que nadie se fije en las concomitancias que tiene el comienzo de Caravan con los primeros pasos de Yes, grupo del cual era contemporáneo. Por un lado cabe considerar que teniendo en cuanta el contexto del conjunto de la obra del grupo, su primer álbum representa una etapa similar a la de los dos primeros discos de Yes. Una declaración de intenciones sobre la que se crece y madura, con logros eclipsados por lo conseguido con posterioridad. Visto el año en que se grabó el álbum, uno puede comparar el uso que del órgano hace David Sinclair con el que estaba haciendo Tony Kaye e incluso el primer Hugh Banton del VDGG previo a su primer álbum. Hay ciertos momentos en que las armonías vocales en algún tema son similares al grupo citado –¿somos capaces de imaginar un Yes con sus armonías a tres voces y con la voz solista a cargo de Robert Wyatt? –. Además, una parte de guitarra –muy cerca del final– de “Where but for Caravan would I?” evoca claramente el estilo de Peter Banks. Y por último, el propio productor –Tony Cox– trabajó en el segundo álbum de Yes.
Hay otras influencias, éstas reconocidas e incluso citadas por el propio Pye Hastings en la letra de “Magic Man”: “Soft Machines, Heart Club Bands and all, are welcome here with me”. Soft Machine y The Beatles, aunque no en la misma proporción diría yo. En 1969 será Robert Wyatt el que en la letra de “The Moon in June” –la versión registrada por la BBC– citará a Kevin Ayers, Caravan y Pink Floyd como amigos: “So to all our mates like Kevin, Caravan, the old Pink Floyd. Allow me to recommend 'Top Gear', despite its extraordinary name”.
The Beatles fueron una gran influencia, directa  o indirecta, para prácticamente todos los músicos de esta generación; y yo lo veo más claro en las composiciones de Richard Sinclair para este álbum. En cualquier caso es sólo un “toque”.
Con The Soft Machine todo es más obvio. Ambos tienen un origen común, un repertorio inicial compartido y una influencia nítida del uno en el otro en algunos momentos. Estamos hablando del grupo hermano de Canterbury en la época de Volume One, cuyo disco fue grabado con anterioridad, pero que fue mucho peor producido que el de Caravan.
El instrumento solista por definición en ambos álbumes es el órgano, más punzante en el caso de Mike Ratledge. Éste influyó sobre Sinclair, tal y como también lo hizo sobre Dave Stewart; pero la manera de abordar la música y la preparación previa de ambos músicos es muy diferente. Además, resulta que Pye Hastings no es un guitarrista solista nato. El papel de éste es el de tocar la guitarra y cantar sus composiciones, algo que también hizo Richard Sinclair, cambiando de instrumento cada uno en las canciones del otro. Esto también refleja el hecho de que Daevid Allen y Kevin Ayers también se intercambiaron de vez en cuando sus instrumentos, en estudio y en directo. Como Soft Machine en su época Ayers, el grupo gozaba de dos cantantes. Pye Hastings tiene un tono más agudo y que recuerda por el timbre y el fraseo al Robert Wyatt más pop, ya que no se metió en las arenas experimentales de éste. Richard Sinclair tiene la voz más grave, pero no evoca tanto a Kevin Ayers –aunque también la tiene–, y como sabemos por otros discos y grupos la suya fue una de las mejores voces de los años setenta –ahí están sus colaboraciones en discos de Caravan, Hatfield and the North y Camel para atestiguarlo–. Brian Hopper, que nunca fue miembro de los dos grupos más importantes surgidos de The Wilde Flowers, aparece de forma virtual en los debuts en larga duración de ambos, como coautor de parte de la música que contienen.
A partir de este momento la propuesta de los dos conjuntos será divergente con un Soft Machine que irá perdiendo cada vez más el elemento pop para acabar siendo un grupo de jazz rock. Caravan mantendrá siempre, incluso en sus momentos más aventureros, su gusto más melódico, y la preferencia por trabajar con canciones adquiriendo características nítidamente progresivas y perdiendo las raíces psicodélicas a un tiempo.
El productor impidió que el grupo participara en las mezclas con el argumento de que con cinco personas opinando se tardaría mucho más que con una. De forma prácticamente inevitable Caravan quedó descontento con el resultado ya que en su opinión el sonido tiene demasiado eco. Las mezclas de las ediciones mono y estéreo son diferentes, como sucede con otros discos publicados en ambos formatos.


“Place of My Own”, es una de las primeras canciones –si no la primera– escritas por Hastings y la primera en ser registrada en las sesiones del álbum. En cierta forma es como una declaración de principios al afirmar que se tiene un “lugar propio” ya que esto es cierto en la medida en que el grupo se forjó un lugar para él en la escena del rock británico. Es una canción cuyo estribillo es pegadizo –o al menos a mí me lo parece– y no es de extrañar que se escogiera para a cara A del disco sencillo que se lanzó junto al álbum. Como en casi todas canciones de esta época, tras la primera parte de la canción hay un desarrollo instrumental –dirigido por el órgano de Sinclair– que en su clímax retoma la estructura inicial del tema. Llegó a registrase en dos sesiones para la BBC.

“Ride” es una canción que se completó en estudio –a diferencia del resto del material que ya estaba muy ensayado y trabajado en directo– con la intención de hacer algo diferente al resto del material. Tiene un comienzo de percusiones sobre el que se van sumando los demás instrumentos, y un aire un tanto obsesivo. Fue la cara B del sencillo Place of my Own, en su edición para el mercado británico y también llegó a registrase en dos sesiones para la BBC.

“Policeman” es la canción cantada por Richard Sinclair, el cual tiene un estilo distinto al de Hastings. Es un tema con más dinámico con aspectos que me pueden recordar a The Beatles como a matices compartidos por el VDGG anterior a The Least We Can Do is Wave to Each Others.

“Love Song with Flute” es una de las canciones que indican por done van a ir los derroteros del grupo. Es una canción de Hastings y tras la entrada ésta se acelera y a mí me recuerda parte del material del primer álbum de The Soft Machine. Hay un sólo de flauta de Jimmy Hastings, que añade variedad. Se grabó en una primera toma aunque el instrumentista no conocía la canción previamente, improvisando sobre la marcha. Cuando lo escucho siempre me viene la palabra Canterbury a la mente. La canción fue recuperada años después para una sesión de la BBC.

“Cecil Rons" cerraba la primera cara del elepé de una forma más agresiva que todo lo anteriormente expuesto. Ambientes algo desasosegados en la introducción, ritmos entrecortados y un estribillo a coro.

“Magic Man” es una hermosa y soñadora canción psicodélica cantada por Hastings que abría la segunda cara del vinilo. Fue el segundo tema grabado en las sesiones del álbum y sustituyó a “Ride” como B del sencillo Place of My One en su edición europea.

“Grandma’s Lawn” es la otra canción escrita y cantada por Richard Sinclair. Como suele ser característico del estilo de composición de su autor cuenta con una introducción elaborada. El protagonismo instrumental es para el órgano.

“Where but for Caravan would I?” es la pieza que demuestra que Caravan es algo más que un conjunto psicodélico. Basada en una vieja pieza de Brian Hopper para The Wilde Flowers, de la que sólo permanece la melodía, hay en este tema más dinamismo estructural que en el resto del disco. Tras una introducción tranquila, cantada por Hastings, entra el grupo de golpe para introducirnos en una fase más agresiva conducida para el órgano. De ahí a una tercera sección cantada por Richard Sinclair que se vuelve más urgente hasta alcanzar un clímax a partir del cual se repite el esquema. Luego entra la cuarta y última sección que finaliza con unos dibujos de guitarra eléctrica al estilo Peter Banks –la parte de guitarra con más presencia de todo el disco- que llevan al final de la canción y del disco con un golpe de caja. Esto ya no es rock psicodélico. Aquí Caravan te coge de la mano para invitarte a un viaje sonoro, lleno de cambios. Estos nueve minutos son ya rock progresivo puro que indican la futura dirección del grupo y hacen de transición hacía sus siguientes discos.

“Hello Hello” es una bonita canción que pertenece al mundo del segundo álbum. Esta versión exclusiva para disco sencillo no se había podido localizar previamente y por ello está aquí. Un bonito añadido en el que se puede escuchar un Caravan mejor producido con un sonido más maduro.


Y esto es todo. El que el álbum original apenas sobrepasase los 35 minutos hace que puedan escucharse las dos versiones del mismo en un solo disco compacto, y a mí no me importa escucharlo dos veces si lo que hay es bueno. De este conjunto de canciones, en su mayoría sencillas gemas psicodélicas yo destacaría “Place of my Own”, “Love Song with Flute” y “Where but for Caravan would I?” como aquellas canciones que más apuntan hacia la madurez del conjunto. No obstante, las características típicas del primer Caravan ya están en el álbum: la alternancia de las voces solistas, el predominio del órgano, las melodías y formas de cantar tan británicas que se desarrollan, y ciertos elementos jazzísticos que aderezan la ensalada estilística del grupo.
Os invito a escuchar este primer disco de uno de los puntales de la música de Canterbury.

Carlos Romeo.
"Oui à Tout. Non à Rien" (Christian Vander)
"Together we stand, divided we fall" (Roger Waters)
"Hablando de la música, Hopkins dirá que es una 'arquitectura fluida'" (Theódore Stravinsky)
"No hay arte más injuriado que la música" (Francesco Malipiero)
Desverbatimizar da beneficios al artista y al minorista...

Desconectado Anin Jadas

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 2981
  • Agradecimientos: 260
  • Wich one is Pink?
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #2 en: 19 de Octubre de 2008, 18:24:43 pm »
Sevenoaks, condado de Kent, muy cerca de Canterbury, Inglaterra, Noviembre de 1970

- La vida en Sevenoaks se ha vuelto de todo punto insoportable, Fitzpatrick. Niños gritando por las calles, jovenzuelos maleducados increpando a las señoritas y todo tipo de situaciones extraordinarias que no me atrevo a relatar en su presencia…
Mi justificada indignación, mentiría si dijera lo contrario, no alteró el semblante de mi mayordomo en lo más mínimo y tan sólo se permitió una ligera elevación de su ceja izquierda mientras me replicaba con su acostumbrada concisión y cierto deje de impertinencia:
- Si señor, cómo no señor.
Recuperado en parte de mi accidentado paseo vespertino, me situé, convenientemente acicalado y vestido, en el centro del salón oeste de mi casa solariega, preguntándome en qué tarea invertir la noche que ya se dejaba entrever por los altos ventanales.
- Fitzpatrick, por favor, sea tan amable de servirme una copa de jerez y no deje de sugerirme algún solaz para esta, que se prevé, larga y oscura noche.
Sabía yo, y estaría faltando a la verdad si dejara de reflejarlo aquí, que mi buen Fitzpatrick daría con algún tipo de distracción que conviniera a mi alterado estado de ánimo y contribuyera, a la par, a animar mis pobres neuronas y tranquilizar mi espíritu.
- Resulta señor, que tengo unos conocidos en la cercana ciudad de Canterbury que practican una música que no ha de dejarle indiferente. Se da, además, la feliz casualidad de que cuento con un moderno acetato de estos jóvenes que seguro será de su satisfacción.
- No se hable más, Fitzpatrick, ponga en marcha el artefacto musical y deje que me regocije con esas melodías que me recomienda.
Y así me encontraba, enfundado en una cómoda y elegante bata, con mi copa de jerez cerca, una pipa humeante en los labios y sentado en un mullido sillón, cuando los primeros acordes empezaron a sonar…

If I Could Do It All Over Again, I'd Do It All Over You


Staff:
- Richard Coughlan / drums, congas, bongos, maracas, finger cymbals
- Pye Hastings / vocals, guitars, claves
- David Sinclair / keyboards
- Richard Sinclair / vocals, bass, tambourine
y además
- James Hastings / sax and flute

Producción: Terry King y Caravan. Año de aparición: 1970.

Si me he permitido esa pequeña entradilla a lo P.G. Woodehouse (y perdonadme por la arrogancia de siquiera tratar de emular al genial autor inglés), es porque Caravan me parecen una de las bandas más esencialmente inglesas del universo del Rock and Roll, y por supuesto, dentro del progresivo. Baste decir que suponen el principal exponente de la escena Canterbury. Y también hay que decirlo, creo que eran unos cachondos, en el mejor sentido de la palabra y si se me permite la expresión, muy ingleses también en su humor. Además, sus melodías, sus formas musicales, su manera de tratar el rock, consiguen situarme con facilidad en la preciosa campiña inglesa de su tierra natal, no por nada conocida como el Jardín de Inglaterra.
Pero vamos a entrar en materia…
If I Could Do It All Over Again, I'd Do It All Over You es el segundo trabajo de Caravan, y es un ejemplar segundo disco, mejor y más maduro que el primero, pero no tanto como el también ejemplar tercer disco de una banda: definitorio de su sonido y piedra de toque en adelante. Y en efecto, la obra cumbre de Caravan, y es una opinión casi unánime, sería el siguiente disco In the Land of Grey and Pink.
If I Could Do It All Over Again, I'd Do It All Over You se publicó en 1970 y es un disco alegre, poblado de excelentes ejecuciones por parte de los músicos, con toques jazzísticos y puntitos de folk y un ejemplo de Rock Progresivo al uso.
El enrevesado título del disco es un tanto misterioso y al parecer los miembros de la banda se limitaban a sonreír enigmáticamente cuando se les preguntaba por su significado.
Otra curiosidad es que la portada, lejos de estar fotografiada en la campiña inglesa, como podría parecer por lo frondoso de la vegetación, fue hecha en el Holland Park de Londres.
En su conjunto creo que es uno de los mejores discos de Caravan, y refleja el buen estado de la banda en el momento de ser grabado, cosa que luego se fue complicando dados los numerosos cambios en la formación de Caravan, algo paralelo a mi parecer a lo que sucedió con Camel, tan paralelo que una formación de Camel, fue conocida como Caramel.
Para completar algo más la información y según aclara Carlos Romeo: la mayor parte de las canciones del álbum se deben a la pluma de Pye Hastings (música y letra), excepto "Hello Hello" (música de Hastings, letra de éste y de David Sinclair) y "For Richard" composición de David Sinlclair con alguna ayuda de su primo Richard.
Y como suele ser ya tradición en la Sinfopedia, vamos a analizar canción por canción este disco.


If I Could Do It All Over Again, I'd Do It All Over You
El tema que abre el disco es una superposición de diversas armonías vocales muy bien conjuntadas, acompañadas por la totalidad de los instrumentos, pero con profusión de teclados en su parte central, parte que se anima cada vez más hasta que vuelve al rítmico vocal who do you think you are que acompaña hasta su extinción al tema. Una estructura simple, pero de gran eficacia que nos deja un poco con cara de a ver qué viene ahora…

And I Wish I Were Stoned / Don't Worry
Y lo que viene ahora es una deliciosa composición que abren unos suaves teclados y la preciosa de voz de Richard Sinclair que nos guían hasta un genial estribillo, sencillo pero maravilloso. Este tema ya cuenta con un solo de guitarra que nos introduce en una de las numerosas exploraciones jazzístico-progresivas que nos regalan Caravan en este álbum. Aún así, esta canción no se aleja en ningún momento del tono central y vuelve una y otra vez a la cadencia principal.
Hacia la mitad, de nuevo se abre un espacio instrumental que, en esta ocasión comparten guitarras y teclados en protagonismo y que se cierra con la voz, casi susurrante, de Richard, relatando las experiencias mentales que la canción refleja en su letra. Y la voz va subiendo y subiendo hasta que, casi sin notarlo, estamos otra vez al nivel normal y en el último minuto, de pronto, una batería en solitario que parece abrir un nuevo tema, cierra la canción.

As I Feel I Die
De nuevo es la voz casi susurrante de Richard la que nos introduce en un pedazo de tema que tras casi dos minutos se lanza a una apasionada cabalgada. Genial la voz y genial la base rítmica, muy jazzy, por destacar algo en una canción impresionante en su totalidad. También los teclados tienen su parte protagonista, cómo no, y su particular duelo con la guitarra, que entablan un dialogo jazz-rock impresionante ya hasta cerrar el tema. Chapeau.

With an Ear to the Ground You Can Make it / Martinian / Only Cox / Reprise
Desde luego, podría parecer que estos Caravan están empeñados en hacernos forzar el oído al principio de cada tema: otra vez hay casi que batallar para escuchar la voz de Sinclair, quizá fuera por hacer honor al título del tema… Pero nada, pronto la batería anuncia que la cosa se pone seria y la canción cobra forma y entra en materia.
La segunda parte del tema comienza con una batería redoblando y una sencilla y preciosa melodía de teclados, casi de cuento, que da paso a la voz en una fantástica intervención, seguida por un solo de teclados no menos glorioso.
Una flauta maravillosa nos introduce a la tercera parte, de nuevo muy tranquila, en la que comparten protagonismo voz y flauta. De verdad precioso.
La última parte, como su nombre indica, retoma el tema inicial y se repite la primera estrofa de la letra, esta vez, más acompañada la voz por el resto de la banda.
La canción entra en coda (que no en coma) de la mano de los teclados en una minimalista sucesión de notas y, por fin, se apaga muy suavemente…


Hello Hello
Preciosa canción. Casi parece una composición tradicional inglesa. Muy tranquila y con decididos toques folk, este tema y el siguiente parecen prepararnos para lo que viene después. Aunque no se renuncia a un recuerdo al jazz para cerrar la canción, podemos decir que es el tema más conservador del disco.

Asforteri
Una cortita y agradable composición vocal, preludio del tema más intenso y potente del disco. En cuanto al críptico título, no he logrado averiguar nada y no tengo idea de qué puede significar, aunque a mí particularmente me suena a nombre de demonio sumerio o algo así…

Can't Be Long Now / Françoise / For Richard / Warlock
Estamos ante la pièce de résistance de este disco. Una suite casi instrumental en su toatalidad conocida simplemente como For Richard y que ha sido el buque insignia de Caravan, quizá junto con Nine Feet Underground, durante toda la carrera de la banda.
De nuevo comenzamos con la susurrante voz de Sinclair y una suave flauta, que dan paso progresivamente al resto de los instrumentos, que van alzando el volumen poco a poco y que se sumergen en una orgía de jazz rock apenas hemos dejado de prestar atención un segundo.
La guitarra, dura y cortante, marca el comienzo de la evolución del tema hacia terrenos, como decía, que se mueven entre el jazz y el rock progresivo. El saxo es altamente protagonista en el tema y le da a la canción un toque imprescindible. También la flauta tiene su parte protagonista, reduciendo la tensión que crean el resto de músicos en algunos momentos. No hay que olvidar en ningún momento el trabajo de los teclados y los duelos que se marcan con la guitarra: épicos. Impecable es también la labor de la terna rítmica, con un bajo impresionante a cargo de Richard Sinclair y una batería sencillamente intachable y rotunda.
En definitiva una gozada, un temazo que destaca en un disco que, a su vez, destaca entre otras piezas imprescindibles del rock progresivo.

Limits
El tema que cierra este maravilloso disco quizá hubiera merecido una mayor prolongación: toques latinos, flautas y poco más minuto y medio para decir adiós a un álbum sobresaliente, diverso, melódico y que poco tiene que envidiarle a su “hermano mayor”, In the Land of Grey and Pink.


Y ahora entramos en el cenagoso tema de los Bonus Tracks. No soy demasiado partidario de los mismos ya que considero que el disco fue creado en su momento de una manera determinada; ya fuera por limitaciones técnicas, de tiempo, de espacio... de mil factores, que lo hicieron ser como es. El añadir temas en las versiones CD para vender mejor e incluso la remasterización y pulimiento me parecen operaciones muy delicadas y que pueden contribuir a contaminar el sentido original de la obra. Dicho esto comentaré brevemente las canciones que Caravan nos ofrecieron en la reedición de este If I Could Do It All Over Again, I'd Do It All Over You.

A Day In The Life Of Maurice Haylett
Es el único tema desconocido de esta terna de bonus tracks, ya que el resto son versiones demo de temas del disco. Desconozco si esta canción se reutilizó más tarde o es una pieza de descarte de las sesiones de grabación, pero lo cierto es que está bastante en la onda de For Richard, incluso puede que fuera una versión primeriza de ese tema.
El caso es que es de nuevo un tema que se adentra con profusión en las aguas del jazz-rock y que goza del buen hacer de estos fantásticos músicos que son Caravan. Un buen tema, sin duda.

Why? (And I Wish I Were Stoned), Clipping The 8th (Hello Hello) y As I Feel I Die como decía son versiones demo de temas ya comentados por lo que no me paro en ellos, tan sólo destacar que los títulos de las canciones en origen fueron esos y luego se convirtieron en los que aparecen entre paréntesis, excepto, obviamente As I Feel I Die.

Y nada más, tan sólo recomendar encarecidamente la escucha de este disco a quienes no lo conozcan y la revisión periódica a quienes ya lo disfrutan. Nos vemos en Cunning Stunts.


Desconectado Snowgoose

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 1782
  • Agradecimientos: 234
  • "La música cambia todo cuanto nos rodea"
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #3 en: 21 de Octubre de 2008, 16:51:35 pm »
IN THE LAND OF GREY AND PINK (1971)

Temas:

1. Golf girl  (R. Sinclair)
2. Winter wine (R.Sinclair)
3. Love to love you (and tonight pigs will fly) (P. Hastings)
4. In the land of grey and pink (R. Sinclair)
5. Nine feet underground: (D. Sinclair)
- Nigel blows a tune
- Love's a friend
- Make it 76
- Dance of the seven paper hankies
- Hold grandad by the nose
- Honest I did!
- Disassociation
- 100% proof

Tiempo total: 43:28

Músicos :

- Richard Sinclair / vocales, bajo, guitarra acústica.
- Pye Hastings / vocales y guitarras.
- David Sinclair / órgano Hammond, piano, mellotron, vocales armónicas.
- Richard Coughlan / batería, percusión.
- Jimmy Hastings / flauta, saxo tenor, piccolo.
- David Grinsted / canon, viento, campana.
- Paul Beecham / trombón.

Aviso: desde Mozilla, no hay problemas para visualizar bien la entrada. Desde Explorer, las palabras que hablan del color gris se ven en negro (desde Mozilla se ven en gris). Es lo que pasa por querer hacer algo visualmente agradable con pocos medios. Gracias de todos modos por leerla.

Cada vez que me dedico a escuchar a Caravan, uno de mis grupos predilectos de todos los tiempos, me surge siempre la cuestión de qué le hace ser el único grupo clasificado como Canterbury que es capaz de motivarme. Será que no tengo claro lo que es el sonido Canterbury, o que ellos no acaban de tenerlo, o que los demás tampoco... así que lo primero es informarse.

El sonido Canterbury aparece a finales de los 60 en músicos y grupos nacidos principalmente en esa ciudad inglesa, perteneciente al condado de Kent, y que se caracteriza por sonidos imaginativos, psicodélicos, con importantes dosis de improvisación debido a la influencia del jazz, letras complejas (cuando las hay) y uso importante del teclado.

Una vez aprendida la lección, me doy cuenta de que esta corriente es mucho más amplia de lo que parece, que nos podemos ajustar perfectamente a la descripción en casos tan extremos, a mi modo de ver, como Caravan y Soft Machine en sus primeros tiempos, y ahora me explico por qué me decanto por los primeros.

"In the land of grey and pink" es un trabajo precioso. No es perfecto; de hecho se detectan fácilmente fallos en la interpretación en más de un tema, pero hay varios puntos que le hacen lucir de manera espectacular, aún por encima de otros trabajos de grupos más consagrados dentro del progresivo.
El título del álbum ya evoca lo que vas a encontrar. Al menos, bajo el punto de vista femenino, el gris y el rosa son colores suaves, tranquilos, sencillos, hay toques de yin y yan, si queremos darle un punto de vista zen. Es justo lo que tiene el disco.

De los cinco temas (no hablaré de los bonus track posteriores, porque mi edición es la antigua), los cuatro primeros presentan prácticamente la misma forma: una primera mitad con letra, con una estructura musical sencilla en cuanto a ritmo, pasando a una segunda mitad instrumental donde suele predominar un sólo instrumento que hace las delicias del oyente al presentarse con una gran riqueza de expresividad, complejidad y utilizando partes de improvisación y psicodelia muy especiales.

El último tema, que suele ser el favorito de la audición, tiene la estructura inversa: comienza instrumental y vertiginoso, dentro de esa serenidad que transmite todo el disco, para terminar con las voces de Hastings y Sinclair. Un tema largo (más de 20 minutos) que hace las delicias del amante del buen Canterbury porque lo resume todo.

No hay en Caravan, ni siquiera en las partes más elaboradas, nada que sea estridente ni falto de elegancia, no hay ni una sola nota que no nos rodee de bienestar y de elogio a la música. No sólo en su delicado uso de los instrumentos (sobre todo, las flautas y los teclados), sino en la voz de Richard Sinclair, esa voz en gris y rosa que, sin ser un dechado de presión de aire o de fuerza de pulmón a lo "grandes tenores", es una de las voces más preciosas que ha dado la música.

Es ese esquema musical, junto con la sensibilidad de los músicos, la maravillosa voz de Sinclair y las letras, que no son simples odas al amor, lo que hace que yo misma me plantee por qué Caravan son los eternos segundones del progresivo, si hacen de este disco algo muy difícilmente olvidable o prescindible.

En este álbum, Caravan  trabajó como un solo elemento. De hecho, a pesar de que cada tema tenía su compositor predominante, todos pusieron su granito de arena y lo que cobraron por él lo repartieron por igual, todo un ejemplo a admirar. Sin embargo, en aquellos momentos no se consiguió el éxito esperado y esto creó tensiones en el grupo que terminaron con la marcha de David Sinclair. Richard aún se mantuvo con Caravan un disco más, hasta que sus pasos le llevaron a Hatfield and the North y Camel.
El sello discográfico Decca publicó la remasterización de esta obra añadiendo unos cuantos bonus track, entre temas que no se editaron en su día por limitaciones de tiempo y versiones de temas ya editados.

 
Golf girl  (5:05)
Abre el disco una canción ligera y pegadiza; el comienzo de viento le da un tono divertido y alegre que mantendrá el resto del tema. Es una sencilla historia de amor que, por lo visto, escribió Richard Sinclair para la que iba a ser su futura esposa; imagino que describe el modo en que se conocieron: chico juega al golf, chica le ofrece té, se enamoraron y vivieron felices (de esto ya no tengo constancia). El ritmo lo mantiene la guitarra en un principio, muy sencillo, reforzado por la batería y la percusión, hasta la entrada de los teclados, fascinantes y psicodélicos. En la segunda parte, entra el piccolo de fondo, mientras Sinclair acaba de cantar, y los teclados y la flauta empiezan un diálogo medio improvisado de una calidad y una emoción que impresionan. Esa flauta que nos deja un ambiente ligero y progresivo.
 
 
Winter wine (7:46)
 Un tema hermoso y de mis preferidos, sin duda, no sólo por lo bello de la melodía, sino por la letra. De nuevo, como es habitual en Caravan, temática de tono romántico. La voz de Richard al comienzo ya es todo un preludio de lo que vendrá después. No es una balada, es una canción que progresa en su ritmo y en su tono, que habla de castillos y dragones, de armaduras y caballeros, pero cuya última estrofa es deliciosamente actual:
"La vida es demasiado corta para estar triste, deseando cosas que nunca tendrás. Es mejor no soñar con las cosas por venir, los sueños siempre acaban demasiado pronto. Los sonidos de una  melodía lejana, una vez tocados, se pierden en la memoria".
Los teclados tienen actuación estelar acompañando a la voz, dan la impresión de un paseo casi bucólico por el tiempo y el espacio. También son los que, en esta ocasión, se quedan protagonizando un solo glorioso en ausencia de la voz. Ese sonido tan especial, tan vibrante que nos devuelve, al cerrar los ojos, recuerdos de un pasado no tan lejano, aunque nos lo parezca. Este tema tiene la virtud de transportarme, de llevarme quizá a esos sueños en que Sinclair nos pide dejar de pensar. Bellísimo hasta el final.
 

Love to love you (and tonight pigs will fly) (3:06)
Machacona canción de tono pop, pero no por eso menos encantadora. Divertida hasta en el título, tiene el extra de la voz dulce de Pye Hastings. Este hombre ha mejorado mucho con el tiempo su timbre vocal, pero siempre ha dotado de una sensibilidad especial todo lo que ha cantado. Pocos cantantes podrían dotar de esa finura a una canción tan aparentemente intrascendente como ésta, con sus campanas campestres y sus coros. Y la flauta... vuelve el viento a darle el toque más hermoso, más elaborado, mezclándose con la voz al principio y tomando la parte de improvisación dentro de una melodía totalmente armónica, poniéndole un final digno de una gran pieza.
 
 
In the land of grey and pink (4:51)
Comienzo sereno, pero contundente. Son la percusión y la guitarra las que llevan de nuevo el ritmo y acompañan a Sinclair. Me gusta de este tema justamente eso, la fuerza que denota, la determinación que emana, pero sobre todo la maravilla del piano cuando entra a poner un tono de luminosidad en ese espacio, tan aparentemente duro, que se mostraba al principio del tema. Hay un par de fallos de interpretación, pero es el fragmento más delicado de la canción. Más tarde, ese sonido de teclados setentero le pone de nuevo el tono más gris a un tema con tintes de rosa. Divertidos los sonidos que hace de vez en cuando Sinclair para acabar las frases, y con los que termina también el tema, con una letra algo paranoica. Una tierra en gris y rosa donde todo es posible.
 
 
Nine feet underground: (22:40)
La suite de este trabajo es uno de los temas poderosos que ha dado el progresivo, del que no te cansas nunca. El principio es antológico, unos teclados elegantes dentro de una psicodelia muy asumible, para cerrar los ojos y dejarse llevar por los mares de la imaginación, igual que hacen los mismos músicos. Me fascinan y me transportan en una espiral de colores que asciende, ilumina, desciende, y con la que bailas durante unos minutos francamente inolvidables. El saxo está muy bien intercalado, una interpretación de ese jazz absolutamente arrebatador y sensual que enamora.
A partir de un momento determinado, el sonido cambia. Se transforma en algo más pop, más asequible, y entra Pye Hastings en una melodía muy setentera y elegante que lleva perfectamente en la voz. Todo y ser un fragmento bien distinto, se mezcla sin dificultad con el tema, volviendo el teclado psicodélico a tomar protagonismo y a fascinarnos con su vértigo ligero.
La canción se enlentece de nuevo, se alargan las notas y gira de nuevo alrededor de la misma espiral de virtuosismo. Se detiene prácticamente la música... nos hace esperar algo, el ambiente se espesa y se entristece, un grito desgarrador de fondo y una especie de trueno nos introducen en una tormenta de notas, en una delicia de fragmento con los teclados, la guitarra y la batería dotados de garra y emotividad al máximo. Subiendo de nuevo, con rapidez, sin desmayo, como en una especie de orgasmo musical, hasta un clímax que se mantiene vivo hasta que el ritmo, cansado, desciende lentamente sin dejar de transmitir vibraciones.
 Cuando parece que el tema ha terminado, Sinclair se encarga del fragmento más lento, que después de todo el devenir musical de los primeros quince minutos, es capaz de erizar el vello de cualquiera en un derroche de emotividad, de sensualidad. Es lo que pide el cuerpo, después de tanta energía... la calma, la bella serenidad de su voz, de la flauta que aparece al fondo en ocasiones, ese piano que nos devuelve a lo clásico. Todo este final son sensaciones encontradas, la calma tras la tormenta. Reconozco que es fácil emocionarme en este momento, hasta que vuelve de nuevo la fuerza y la garra en los últimos minutos para terminar el tema con un estado de excitación nerviosa llevada al máximo por los teclados que invaden todo con su sonido. Final espectacular, durísimo, contundente.
Este tema me deja totalmente extenuada, pero siempre lista para la próxima escucha.
"Lo distante no pido ver; un paso me basta"

Desconectado David Fresno

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 17662
  • Agradecimientos: 768
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #4 en: 24 de Octubre de 2008, 15:18:59 pm »
Caravan - Waterloo Lily (1972)



Es el álbum de Caravan editado el 19 de mayo de 1972 por Deram. La portada es un detalle de The Tavern Scene...



...una de los ocho dibujos de la serie Rake´s Progress de William Hogarth.

Los temas

Cara a

1. Waterloo Lily (6:47)
2. Nothing At All / It's Coming Soon / Nothing At All (Reprise) (10:25)
3. Songs & Signs (3:39)

Cara b
 
4. Aristocracy (3:03)
5. The Love In Your Eye / To Catch Me A Brother / Subsultus / Debouchement / Tilbury Kecks (12:31)
6. The World Is Yours (3:41)

Así, estamos ante seis temas con unos cuarenta minutos de música grabados en noviembre de 1972 en los estudios Tollington Park de DECCA.

Los músicos...



De izquierda a derecha:

Steve Miller - Piano, piano eléctrico, clavicordio y órgano.
Richard Sinclair - Voz solista en Waterloo Lily y bajo eléctrico.
Richard Coughlan - Batería y percusión.
Pye Hastings - Voz solista (salvo en Waterloo Lily), guitarras acústica y eléctrica.

...¡y los invitados!

Lol Coxhill - Saxo soprano en Waterloo Lily y Nothing At All.
Phil Miller - Segunda guitarra solista en Nothing At All.
Colin Frechter - Arreglos de cuerda en la primera parte de The Love In Your Eye, de igual título.
Barry Robinson - Oboe en la primera parte de The Love In Your Eye, de igual título.
Mike Cotton - Trompeta en la segunda parte de The Love In Your Eye, titulada To Catch Me A Brother.
Jimmy Hastings - Flauta y saxo tenor en la segunda parte de The Love In Your Eye, titulada To Catch Me A Brother



Caravan y el Canterbury en 1971

Pye Hastings comenta en las notas del remaster de Waterloo Lily que uno de los factores importantes a la hora de gestar este disco estaba relacionado con In The Land Of Grey And Pink. Pese a haber logrado con él un gran disco, bien aceptado por público y crítica, y pese a haberlo defendido con convicción en directo, no tuvo el éxito que creían merecer, motivo por el cual aparecieron tensiones en el seno del grupo. Ello desencadenó que en agosto de 1971 Dave Sinclair abandonase con la intención de trabajar con otros músicos. Justo un año antes había tocado el órgano en dos piezas del disco The End Of An Ear de Robert Wyatt. Dos semanas más tarde de abandonar Caravan comienza a tocar con el batería Pete Pipkin y el guitarrista John Murphy, que tendrá cierta repercusión en el grupo y en las grabaciones futuras de Dave Sinclair. También en agosto de 1971 Wyatt había dejado de ser parte de Soft Machine: dos meses más tarde ambos son parte de un nuevo grupo llamado Matching Mole, junto con Bill MacCormick al bajo y Phil Miller a la guitarra eléctrica.

Es entonces cuando Caravan incorpora en sus filas a Steve Miller, invitado al grupo por mediación de Richard Sinclair.



Pye Hastings comenta que Miller no tenía ninguna intención de tocar de manera similar a Dave Sinclair y que había sido invitado por su primo Richard al tener una gran tendencia hacia el jazz.

El disco

Veamos cada uno de los temas por separado:

La cara a del disco se abre con Waterloo Lily (6:47), que comienza de golpe con un riff de todo el grupo. Canta Richard Sinclair. Sorprende que el disco se inicie así: tenemos muestras de ese humor de Caravan que ya conocíamos pero encontramos también los elementos más jazzísticos que les hemos escuchado hasta la fecha. Es un tema complejo, lleno de espiras, vueltas instrumentales… Muy sorprendente y su primera mitad ¡es como esas carreteras llenas de curvas! Nunca sabes dónde vas a dar… El tema se frena y encontramos un solo de saxo de Lol Coxhill y posteriormente uno de piano eléctrico a cargo de Steve Miller antes de que el grupo vuelve a ganar empuje. Pye Hastings se comporta en el tema casi como un espectador y aporta solamente la guitarra rítmica y coros. Es significativo que sea Coxhill y no Jimmy Hastings el encargado del solo de saxo, dado que Coxhill es más cercano al entorno de Steve Miller, recientemente incorporado al grupo. ¡Existe una versión en directo del tema Waterloo Lily tocada por Matching Mole!


Steve Miller

Nothing At All (10:25) comienza de una forma que, en mi opinión es la responsable de algunas de las críticas que ha recibido este disco. El inicio del tema es una especie de jam que recuerda poderosamente a Right Off, ese tema del Tribute To Jack Johnson de Miles Davis. Es un tema eléctrico en el que la batería de Richard Coughlan mantiene un groove junto con un bajo de lo más saltón por parte de Richard Sinclair, que muestra aquí facetas ocultas hasta entonces, y Steve Miller percutiendo el piano eléctrico en uno de los momentos más personales del disco. Contamos con dos guitarras: la de Pye Hastings y posteriormente la de Phil Miller. Después de sus respectivos solos tenemos otro de lo más laxo y mareante por parte de Lol Coxhill. Muy fresco. Es conveniente recordar que tanto Phil Miller como Coxhill eran miembros del grupo Delivery.


Steve Miller y Lol Coxhill

Que uno de los solos corra a cargo de Phil Miller siendo Hastings también guitarrista puede ser debido a que Hastings no es un solista nato y quizá este tema lo precisase. Pero por otra parte también podemos pensar en que en este disco el juego de fuerzas entre los distintos miembros de Caravan ha cambiado tras la partida de Dave Sinclair. Y quizá por eso es posible que en el tema reaparezca Lol Coxhill. En cualquier caso entramos sin solución de continuidad en un tema a cargo de Steve Miller denominado It´s Coming Soon y que previamente era conocido como Steve´s Number One. Ahora es un piano el que queda a solas hasta que entran con calma Sinclair y Coughlan para acompañarle. Al sumarse la guitarra el tema comienza a avanzar y a crecer hasta que Coughlan rompe el tema y Steve Miller retoma el piano eléctrico durante un par de minutos para luego añadir un breve solo de órgano, una de las raras veces que lo utilizará en el disco. Finalmente Coughlan vuelve a dar un volantazo al tema, que para terminar retoma el riff inicial de Nothing At All. Tanto este corte como Waterloo Lily fueron grabados la primera semana de noviembre de 1972.


Los hermanos Phil (guitarra) y Steve Miller (piano)

La cara a del vinilo termina con un breve tema llamado Songs And Signs (3:39). Pese a ser una composición de Steve Miller resulta coherente con la trayectoria previa de Caravan. Inicialmente se titulaba Three Blind Mice y se grabó el 11 de noviembre de 1971. Es un tema muy tierno, y bien podía ser composición de Pye Hastings, que por cierto, canta el tema y en ocasiones es contestado por Richard Sinclair. Al menos a mis oídos la forma tan suave de percutir por parte de Richard Coughlan, la guitarra de Hastings y el piano eléctrico le dan a la primera parte del tema un aire de bossa nova que personalmente me encanta. Si el rock progresivo es interesante es entre otras cosas porque ofrece sorpresas así. Hacia mitad del tema tenemos un solo al piano eléctrico de Steve Miller que es una verdadera delicia. Todos sus solos están en este disco impregnados de una frescura que resulta impagable. Yo creo que es todo ésto lo que hay que captar para disfrutar de verdad este disco. Si esperamos impacientes a que aparezca uno de los solos de órgano tan propios de Dave Sinclair el disco nos decepcionará, porque ¡aquí el teclista es Steve Miller! Y ya vemos que ¡tiene cosas que decir!


La cara b del disco comienza con Aristocracy (3:03), compuesta por Pye Hastings. Pertenece a las sesiones de In The Land Of Grey And Pink y fue grabado por primera vez el 14 de diciembre de 1970 (toma que aparece en el remaster de In The Land Of Grey And Pink). Así, el tema tiene un pie en la formación previa del grupo, pero además su estilo será evocado en piezas futuras del grupo (como en Blind Dog At St. Dunstans). La versión grabada para este disco es algo más breve, bastante más vivaz y más funky. El bajo de Sinclair ha ganado presencia y es aparentemente al menos quien dirige esta toma. Richard Coughlan es un batería de lo más eficaz… en mi opinión su solvencia ¡resulta similar a la de Nick Mason! No sé por qué. Steve Miller retoma brevemente el órgano en algunos pasajes aunque con menos profusión que la toma que incluía aún a Dave Sinclair. Por su parte, Pye Hastings usa el wah wah  en su guitarra y tararea alguna de sus partes. ¡Es esta frescura la mayor aportación de Caravan en este disco! Y muestran aquí su mejor humor. En cualquier caso ¡la pieza no ha envejecido nada!


Steve Miller

El tema central de la cara b (y el más recordado del disco) es The Love In Your Eye (12:31), una maravillosa pieza que se extiende a lo largo de varias partes, en las que aparecen diversos colaboradores. Se grabó según parece en algún momento entre los días 10 y 20 de noviembre de 1971. La primera de ellas es la propia The Love In Your Eye, que comienza con los arreglos de cuerda de Colin Frechter y Pye Hastings a la voz. El comienzo es sobrecogedor y pide a gritos que sigamos escuchando. Tras el estribillo aparece un pasaje maravilloso en el que las cuerdas ponen fondo a un pasaje de oboe que es tocado por Barry Robinson emocionando hasta más no poder… Hay que escucharlo. Después Pye Hastings vuelve a usar el wah wah y entramos en una sección de lo más convulsa. To Catch Me A Brother es toda una montaña rusa de emociones en que el vértigo lo ponen Jimmy Hastings a la flauta y Mike Cotton a la trompeta, cuyos pasajes se alternan sucesivamente. Atentos a las diabluras que Richard Sinclair dibuja al bajo… pura magia. Posteriormente en Subsultus todo aminora en intensidad, pero el solo ahogado de Hastings sigue manteniendo la tensión con los golpes de piano eléctrico de Steve Miller. Mientras tanto Hastings aclara su sonido y ofrece un solo de lo más sabroso mientras que Richard Sinclair sigue haciendo de las suyas al bajo. Nuevamente tenemos un solo de piano eléctrico por parte de Steve Miller que resulta tremendo, como todas sus intervenciones en este disco. Pocas veces Caravan demuestra tantas capacidades a nivel instrumental como en este fragmento. Da lugar a Debouchement, tan dramática como ya lo fueron muchas partes de For Richard y Tilbury Kecks pone un final al tema protagonizado por la guitarra y que para mi gusto no se resuelve tan bien como en directo, ¡donde es grandioso! En este disco… ¡esta canción pide algo más! A lo mejor es porque la escuché después que la versión en directo del disco Caravan and The New Symphonia. Según comenta Pye Hastings fue compuesta como respuesta a For Richard. David Hitchcock pensó que el tema necesitaba arreglos de cuerda y solicitó a DECCA aumentar el presupuesto del disco. Por su parte Pye solicitó a Jimmy Hastings que le escribiese unas líneas de oboe para el tema, ya que él no sabía hacerlo. Dados los contactos de Jimmy en la BBC logró que varios de los músicos pasasen por el estudio para la sesión de grabación que Pye Hastings considera como de las más divertidas que ha hecho nunca.


Jimmy Hastings

Esta pieza es para mi gusto es una de las mayores muestras de creatividad de Caravan. Y curiosamente quizá sea en parte la responsable de que a muchos no les guste este disco, pues recuerda que Caravan puede no estar necesariamente impregnado del jazz que flota en toda la cara a. Me explico: dos temas después de una pieza tan larga y tan jam como Nothing At All nos encontramos con otra larga pieza pero que muestra a unos Caravan ¡con un sinfonismo total! Se nota mucho la mano de Pye Hastings y eso contrasta con la anterior cara, más propia de Miller y Sinclair. En The Love In Your Eye todas las notas ocupan el lugar que tienen que ocupar, todo tiene un significado musical y no hay demasiados elementos dejados al azar. Es una pieza ya trazada y en estudio se trataba de plasmarla. En cambio en la primera se busca el groove alrededor del cual pivotar y hallar la genialidad. Esta pieza es en cambio menos libre pero gana en belleza. También sorprende, aunque el camino es otro. ¡Y ambas son de Caravan! Pero... el contraste entre estas dos facetas del grupo casi plantea una opción al oyente. ¡Hay quien elige y quien no!

The World Is Yours se debe a Pye Hastings y trae un sonido familiar: es una canción de Caravan, con todo lo que ello conlleva. Y es un final amable para el disco, después de tantas aventuras.

Temas añadidos al remaster de Waterloo Lily

Pye's June Thing (2:57) y Ferdinand (2:57) son dos piezas compuestas e interpretadas por Pye Hastings a la voz y a la guitarra acústica que fueron grabadas en estudio el 8 de junio de 1971, es decir, con posterioridad a In The Land Of Grey And Pink pero antes de que partiese Dave Sinclair. Son similares en su estilo a The World Is Yours, pero aquí sólo encontramos a Pye Hastings a la voz y a la guitarra. El único añadido son algunas pistas de guitarra acústica solista grabadas encima de la voz y la guitarra de Hastings. ¡Me agrada escuchar estas piezas! Y son lo que uno espera de los temas añadidos: un complemento de lo que se ofreció en el disco originalmente. Lo que hay aquí es una muestra de lo que es Pye Hastings.

Looking Left, Looking Right (5:37) / Pye's Loop (1:21) es una pieza compuesta por Pye Hastings grabada el 8 de noviembre de 1971, es decir… es ya parte de las sesiones de Waterloo Lily y muestra al grupo al completo. Hastings entiende que esta pieza es una víctima de las tendencias jazzísticas del grupo en esa época y de las limitaciones de tiempo, por lo que no se incluyó en el disco. En ella aparecen Richard Sinclair y Steve Miller en su salsa, totalmente sueltos y un tanto funkies. Aparece incluso un breve sólo de trompeta también a cargo de Mike Cotton. Hay que añadirle un cierto regusto bluesero y una sorpresa… un loop  que repite al final del tema parte del mismo para sorprender al oyente, que ya cree que la pieza ha terminado y se encuentra con que el tema vuelve para ofrecernos entre otras cosas un nuevo solo de trompeta reminiscente de aquellos de Miles Davis con la trompeta abierta y que acaba con… ¡el timbre de una bicicleta! Es lógico que se añada este tema al remaster del disco.

Waterloo Lily en la discografía de Caravan

Generalizadamente Waterloo Lily es concebido como un disco menor y siempre como el peor de los cuatro primeros. En páginas como Progarchives algunos críticos comentan que temas como Nothing At All “carecen de dirección”. Otros entienden que es un disco forzado, pero yo creo que se puede anclar esta obra en etapas previas y también en sucesivas del grupo, como se ha comentado.


Richard Sinclair

Yo creo que no es necesario entender las cosas así. Cada disco es un paso más y hay circunstancias que permiten entenderlo mejor. En cualquier caso, lo que no sucede para nada en este grupo es que esté gastado: de hecho este disco surge durante los que probablemente son los mejores años de Caravan, entre 1968 y 1975. En concreto, 1972 es un año tan repleto de sucesos y de cruces en el llamado Canterbury que resulta clave.


Normalmente se culpa a Steve Miller del giro jazzístico del grupo, cosa que en mi opinión no es del todo cierta. En este disco Songs And Signs se debe a él y pese a ello entronca con la trayectoria previa del grupo. Las composiciones de Steve Miller para Delivery no son necesariamente jazzísticas y por otra parte creo que el jazz está presente en las obras previas de Caravan. Pero es cierto que la marcha de Dave Sinclair descompensa el juego de fuerzas en el grupo y si bien Steve Miller tiene un papel importante, ello sucede en connivencia con Richard Sinclair, que tanto en la composición como en el bajo está muy liberado. Por otra parte a Pye Hastings siempre le ha gustado el jazz, según he leído en una entrevista con Richard Sinclair. Aunque no es jazz lo que quería para Caravan, entiende ese lenguaje y también lo utiliza en ese disco. Richard Coughlan no es conflictivo a la hora de tomar decisiones y secunda lo que hace el grupo.

Tras Waterloo Lily

Finalmente en junio de 1972 el grupo se da cuenta de que no funciona. Richard Sinclair y Pye Hastings hablan sobre la situación: Sinclair quería ahondar más en el jazz mientras que Hastings quería volver al terreno del rock, de manera que no había un acuerdo. Así, el 21 de julio de 1972 el ya existente grupo Delivery se presenta en la torre de Londres con una nueva formación: Phil Miller a la guitarra, Pip Pyle a la batería, Richard Sinclair al bajo y Steve Miller al piano eléctrico.


Esa misma formación junto con Lol Coxhill se presentará como Delivery para grabar en la BBC (23 de noviembre de 1972) una sesión con piezas del futuro repertorio de Hatfield And The North y el tema God Song que Phil Miller y Robert Wyatt escribieron por esa época para el segundo disco de Matching Mole. Esa formación aportará además dos temas al primer disco de Lol Coxhill y Steve Miller.


El 25 de julio de 1972 tiene lugar la última actuación de Caravan con la formación Miller / Sinclair / Hastings / Coughlan. ¡En ese concierto compartirían cartel con Genesis!

Se ha comentado que Dave Sinclair había comenzado a trabajar con Robert Wyatt en el seno de Matching Mole durante la “época Miller” de Caravan. En cambio abandona el grupo en febrero de 1972 y antes de que las sesiones de grabación del primer disco hubiesen concluido. En octubre de 1972, Dave Sinclair sustituye a Steve Miller en la formación de Delivery que se ha comentado (con Phil Miller, Richard Sinclair y Pip Pyle) y ¡nace Hatfield And The North!

Por su parte, Caravan quedó pues reducido a Richard Coughlan y Pye Hastings, que tienen la intención de que el grupo siga funcionando. Con posterioridad habrá nuevas incorporaciones, retornos y otros hechos que hacen de la historia de Caravan algo fascinante. En cualquier caso la marcha de Richard Sinclair es clave y la forma de proceder del grupo cambiará considerablemente. Pese a lo que se suele decir, es probable que el disco de la ruptura no sea tanto este Waterloo Lily como el disco siguiente.

Desconectado MrBrain

  • Moderador Global
  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *******
  • Mensajes: 12192
  • Agradecimientos: 575
  • ¡¡El Canterbury es la repanocha!!
  • Música: Música!
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #5 en: 26 de Octubre de 2008, 10:44:07 am »
 
         Mogutaro- Y bien, Mugujiro ¿Sobre qué tema quieres preguntarme hoy?
         Mogujiro- Hoy es el día para For girls who grow plump in the night. ¿Qué puedes decirme sobre él? Por cierto, la portada es lo único que conozco referente a él:

         Mogutaro- Es un disco de la banda inglesa Caravan, el quinto de estudio, en concreto.
         Mogujiro- Muchas gracias, Mogutaro.

         Mogujiro se marcha. Al cabo de un tiempo:

         Mogutaro- Qué te trae por aquí joven inquieto?
         Mogujiro- No me dijiste nada sobre el disco.
         Mogutaro- Te dije que era de la banda inglesa Caravan, su quinto disco en estudio editado en el año 1973, concretamente.
         Mogujiro- Sí, pero…
         Mogutaro- En sus filas podemos ver un cambio con respecto a la anterior formación, que a su vez fue cambio de la anterior, pero ésta otra anterior, no se extendió mucho, y así, tras un cambio múltiple, doble, en concreto, de la primera se establecerá formación que da paso a este disco.
         Mogujiro- Cambio. ¿De cambio?
         Mogutaro- Efectivamente, Mogujiro, estás hoy muy perspicaz e inquieto. ¿No es cierto? Te explico en breve, pero antes unas pastas. ¿Quieres alguna?
         Mogujiro- No, gracias. Sin embargo. ¿Cómo es posible tanto cambio?  ¿Cómo es que se produjo tal acontecimiento?
         Mogutaro- Bueno, cuando se editó el disco Waterloo Lily, inmediatamente anterior a éste, los componentes eran los siguientes: Steve Miller al piano/teclados (sustituyendo así a Dave Sinclair), Richard Sinclair al bajo, Richard Coughlan en batería y percusión además de Pye Hastings a la guitarra y también “a la voz” en la mayoría de los temas, además de unos cuantos invitados. Esta formación no duró mucho tiempo y tras sacar el disco Waterloo Lily la formación se separó por discrepancias artísticas, donde al guitarrista, Pye Hastings, no le gustaba en demasía el sentido "jazzy" para Caravan cosa que era base y fundamento para Miller, y algo también secundado por Sinclair, así que éstos dos últimos marcharon dejando un hueco al bajo y los teclados.


         Mogujiro-Y ahora viene una formación que aún duró menos y que ni siquiera llegaron a sacar álbum.
         Mogutaro- Exactamente, aunque sí hubo sesiones para comenzar a grabar un disco. Pero tiempo al tiempo, aún no hemos dicho cómo se llamaban los nuevos integrantes. El nuevo bajista fue Stu Evans y el teclista, Derek Austin, además ya se integra en la banda Geoff Richardson que tocará la viola de forma continuada en Caravan, formando parte constante de siguientes discos. Caravan actuará mucho…
         Mogujiro- Un momento, Mogutaro, por favor. ¿De qué grupos procede esta gente? ¿Pertenecían al ámbito Canterbury?
         Mogutaro- ¿Sabes, Mogujiro? Todos los días son días de aprender, el conocimiento es algo que nunca cesa de crecer y por tanto inabarcable para criaturas tan intrascendentes como nosotros.
         Mogujiro- Eso es… que no sabes la respuesta?
         Mogutaro- No, por supuesto. Tan solo que la información sobre Stu Evans y Derek Austin no está muy a mano; sobre éste último puedo decir que participó en el grupo Glass (nada relacionado, al parecer, con el mundo Canterbury) el cuál sacó un álbum, de título homónimo al nombre del grupo, en 1970, en el que llegó a participar Peter Green, fundador de la famosa banda Fleetwood Mac, y estaba producido por Mel Collins (todo esto de fuentes muy turbulentas). La banda se disolvió en julio del 71, poco después, y tras grabar en directo con una formación especial de la Keef Hartly Band, Austin se enrolará, por fin con Caravan. Y como te he dicho algo sí se grabó, en la reedición del disco en 2001 por parte de Decca se ofrece un bonus titulado “Derek's Long Thing”, donde éste manejaba los teclados.
         Mogujiro- Y qué puedes decirme sobre el más interesante de los tres, de Geoff Richardson?
         Mogutaro- Pues, la relación con Caravan le vino a través de un miembro del grupo Spirogyra, el bajista Steve Borrill. Parece ser que a Richardson le gustó el trabajo de Caravan hasta entonces y que en un grupo que formó con un amigo en el que versionaron algún tema del segundo de Caravan. Steve Borrill presentó para suplir el puesto a la viola que se quería en Caravan y así fue como llego a formar parte de ellos.
         Mogujiro- Gracias, Mogutaro, por las explicaciones.
         Mogutaro- Entonces, con tu permiso continúo lo que estaba contándote. Esta nueva formación de Caravan, a pesar de no grabar ningún disco sí hizo muchas actuaciones viajando al extranjero. Sin embargo tras esta serie de giras, de nuevo caravan pierde al teclista y al bajista. Teniendo que buscar dos nuevos compañeros, la labor del bajo se suplirá con John G.Perry, y para el puesto a los teclados las miradas se posarán en Dave Sinclair que no haría mucho abandonó Matching Mole.


         Mogujiro- Y la marcha de Sinclair de Matching Mole, a qué de debió?
         Mogutaro- Eso tiene fácil respuesta, Mogujiro. Parece ser, siguiendo a los entendidos, por discrepancias artísticas (algo así como le pasaba a Pye Hastings con el Caravan de Waterloo Lily), y es que no estaba muy convencido del camino por el que la banda viraba, un camino más decidido por el jazz rock, así que al tiempo de que se integrase en la banda a un segundo pianista, Dave MacRae procedente de Nucleus, después de una gira europea, Sinclair decidió abandonar la banda. Esa falta de intención jazzistica en Sinclair y Pye Hastings también es de manifiesto en el disco que tratamos, siendo el jazz algo prácticamente inexistente en el disco.
         Mogujiro- Y después de dejar Matching Mole hizo una llamada y volvió a Caravan, cierto?
         Mogutaro- No exactamente, y es que él fue quien recibió una llamada de Richar Sinclair, antiguo Caravanero, para que participase en un proyecto de grupo, el que al final sería Hatfield and the North, sin embargo también dejó este proyecto, y ya finalmente, y todo esto es contado por los sabios, volvió a integrarse en  Caravan, por problemas económicos, entre otras.
         Mogujiro-Así que problemas económicos, eh? ¿Influye eso en el disco?
         Mogutaro-Sí puede tener repercusión, al no nacer la música de una intención “artística” de hacerla, y tal vez ese es el motivo por el que este álbum conceda más margen a un cierto ámbito comercial, enfocado al pop y melodías más “fáiles” que en anteriores discos, más concretamente el anterior ya que Caravan generalmente siempre a tenido ese aire (y cuando digo aire digo brisa) algo pop. Sin embargo que esto no te parte del disco y malentendiendo el sentido.

         Mogujiro- Bueno, bueno, por fin hemos acabado el repaso biográfico del asunto.
         Mogutaro- Pero si no hemos contado a los invitados!
         Mogujiro- ¡No, por favor!
         Mogutaro- Tuya será la insipiencia…
         Mogujiro- Correré el riesgo de no ser arqueólogo.
         Mogutaro- Bien, como quieras. ¿Y, cómo empezamos a hablar de la música? ¡Todo es tan subjetivo!
         Mogujiro- Está, claro, pero algo podrás decirme.
         Mogutaro- Algo sí, faltaría más.
         Mogujiro- Bien, eso esperaba.
         Mogutaro- Pues siendo así empezaré hablándote sobre la actitud del disco, en todo momento puede verse una actitud en él que podrá llamase de optimismo, al menos es la consecuencia, lo que transmite, pero será mucho mejor tratarlo tema a tema. ¿Te parece?
         Mogujiro- Sí, de esa forma podré hacerme una idea más clara del disco.
         Mogutaro- El disco comienza con “Memory Lain, Hugh / Headloss” de forma especialmente representativa para todo el disco, las primeras notas son de una guitarra muy potente y que repite la misma estructura una y otra vez acompañada del los golpes al charles de Coulghan a los que al poco tiempo se unen en un mismo momento el bombo y el bajo, muy contundente y con una fuerza especial en la que todo se combina dando una muestra especial de optimismo que con un ritmo muy marcado que ayuda a levantar el ánimo, al poco entra la voz, esa voz aguda y también marcada por un ambiente jovial y que está amortiguada o respaldada por la viola desde el mismo momento en que empieza a cantar, todo esto es el comienzo la toma de fuerzas para un disco que brinda satisfacción y alegría con cada escucha. El tema prosigue y sin mucha dilación la voz toma el control total de la situación en un coro que acentúa esa sensación que cada vez nos va envolviendo más, y vuelta al protagonismo guitarrero y a las voces poco después repitiendo los mismos parámetros, vuelta la voz a subir, a independizarse, y tras una subida nos deja caer en el colchón de una preciosa flauta, acompañada por un bajo juguetón, a la que le sigue la introducción de la viola a un juego de vientos que respaldan el solo guitarrero de Pyle, y se cierra el su momento, con la misma viola que lo abrió. Entra la flauta ahora más enigmática y volátil, a la que se le suma un saxo y una batería muy marcada, la flauta a secas, otra vez, y tras unos segundos, se produce una cierre magistral de la situación con una viola que sube hasta desgarrar la imagen y que abre la segunda parte del tema. ¡La guitarra agresiva, irrumpe! Tras ella, la batería, los teclados y una avalancha sitúa un nuevo plano, más movido incluso que el comienzo del tema, la voz entra ahora, se hace protagonista y con una gran melodía va guiando el tema respaldada muy acertadamente por un coro en un momento determinado. La viola vuelve a tener su pequeño espacio, siempre como interludio, de nuevo la misma melodía vocal. Al tiempo la guitarra se sitúa, toma el protagonismo de la acción,  dando muestra de un solo, al que contesta la viola con otro. Regresa la melodía vocal que estructura esta segunda parte del tema, y prepárate por que llega uno de los mejores cierres del álbum, la viola y la guitarra en un juego entre ambas ¡En un baile para momento de inspiración en ambas! Se van separando dando paso la una y la otra hasta que al final vuelven a unirse para cerrar de forma espléndida el tema.
          Mogujiro- Todo parece muy atractivo, sobre todo el uso de los vientos intermedios tiene que ser sobrecogedor. ¿Y los teclados? Casi ni los has nombrado.
          Mogutaro- Desde luego el tema ofrece momentos muy sobrecogedores, como ese de los vientos o los espacios para la viola. Sobre los teclados es cierto que no he hablado mucho de ellos, pero es que se encuentran en un segundo plano, y casi no hay momento para que Sinclair se despache a gusto, la tónica del disco verás que no es muy distinta, y es que guarda mucho protagonismo la guitarra, la propia viola (y los  diálogos entre ambos) y, desde luego, la voz. ¿Pasamos al siguiente tema?
         Mogujiro- Sí, por supuesto.
         Mogutaro- Pues, el disco prosigue con: “Hoedown”. Comienza, como el primer tema, con la guitarra, muy animada ella, formulando la misma estructura y mientras es acompañada poco después con el bombo y un cencerro, todo un ambiente my animado y distendido, de repente entran un par de voces cantando lo mismo que sigue con el ambiente fiestero, y de nuevo ese cencerro!  La viola, unas palmas, todo parece como si estuviésemos en una fiesta báquica los unos por aquí y otros por allá corriendo divirtiéndose y todos borrachos, sin descanso. Un momento de pequeña tranquilidad con unos cristalinos teclados, y otra vez las voces, el sonido de palmas de fondo, y en estos últimos segundo el ese ambiente cristalino se apodera de todo sumiéndolo en la calma, necesaria después de tan emocionante pasaje.
         Mogujiro- ¡Qué estupendo tema parece!
         Mogutaro- De lo más caluroso del disco, tal vez no sea la mejor en cuanto a composición pero es un tema corto y conciso que transmite una sensación de optimismo gloriosa.
         Mogujiro- Sigue, sigue…
         Mogutaro- Siguiente tema: “Surprise, Surprise”. Una dulce voz y una guitarra acústica nos introducen en él de una manera tranquila, pausada, distante completamente del tema anterior pero con mucho encanto. Se añaden poco a poco los demás instrumentos y el bajo toma protagonismo, con ese sonido propio tan acolchado, y ahora sí, los teclados, de fondo con un apoyo esencial mientras la voz hace avanzar al tema, hasta llegar, como gusta en este disco a pequeños máximos a los que retorna la melodía anterior. La omnipresencia de la voz en este tema, su constituyente, no cansa y está muy bien respaldada por las pequeñas intervenciones, desde lo lejos, del resto de instrumentos. Al tiempo, la viola toma protagonismo releva a la voz, dando paso a un gran pasaje en solitario respaldado por ese bajo, también omnipresente pero por debajo, y acaba con él mismo algo más puntiagudo que en el resto del tema después de otra pequeña intervención de las voces.

         Mogurao- ¿A este tema no comentas nada?
         Mogujiro- Simplemente que parece un tema muy agradable. Me suena un poco a intermedio entre dos partes distintas.
         Mogutaro- No te equivocas, porque aquí llega: “C'thlu Thlu”, imagina a alguien deslizándose con calcetines por parqué, ponle un micro a sus pies y ese será el primer sonido que oigas en el tema, ponle a éste personaje una actitud intrigante, como buscando algo, en un lugar, obscuro, el bajo  sinuoso (¡pero metálico!), lenta, y ruido de los teclados dibujando parábolas en el cielo, voces, ahora, susurrantes. Y… un salto! Entra otra actitud, la viola se incorpora y las voces más animosas dando brincos estáticos de aquí para allá, pero otra, vez, ahí está ese ambiente, denso, esos teclados, esas voces, y ese bajo. La viola de nuevo, dando vida transformándolo, influyendo sobre las voces que de nuevo cogen copero, y de repente! Un grito. La guitarra distorsionada, hace agridulce el ambiente, ya no es lo mismo los teclados son otra cosa más lastimosos casi llorando y riendo a la vez, una sonrisa macabra. Un nuevo guitarreo, siempre bajo la sombra el tema, esta vez sin distorsión rompe hilos son ruidos chirriantes, y la viola de nuevo intentando salvar la situación entra, pero ya no hay remedio, todo ha acabado este es el final de penuria del tema.
        Mogujiro- Sabía yo que algo distinto iba a llegar, pero no tan distinto! Vaya tema más raro dentro del album. ¡Y que espeluznante!
Mogutaro- Pues prepárate a oírlo, la descripción no tiene comparación a la sensación que verdaderamente produce el tema.
   Sigo con el disco, que continua con: “The Dog, the Dog, He's at it Again”. Se inicia con una bonita melodía vocal respaldada por una discreta viola, a la que se incorpora una guitarra distorsionada pero muy sutil con una sola nota, tras lo cual los teclados se introducen una parte muy amable, a lo que las voces sustituyen con la ayuda de la viola, y por allá se escucha esa guitarra. Unos coros continúan el tema y después otra intromisión de los teclados primero como antes pero que siguen con un amplio espacio para que Sinclair se luzca creando unos ambientes muy suaves con unos sonidos a veces estridentes, y se cierra con la viola. Retoma la voz al plano principal, y los coros, de nuevo. Todo una ambiente muy suave, del que no sale el tema en momento alguno que continúan el anterior tema de forma muy sugerente, entre lo alegre y lo melancólico; y todo acaba con múltiples voces, dando una ambiente de totalidad a la reconstrucción del espacio derruido en “C'thlu Thlu”, dejando un ambiente neutro para lo siguiente.
   Mogujiro- Muy especial el tema, y como dices parece que salva bien el espacio difícil que ofrecía el anterior tema. Y por fin Sinclair se ha hecho notar.
   Mogutaro- Una de las pocas veces que toma verdadero protagonismo en el disco, y realmente consigue unos ambientes espléndidos.
   Moguiro- ¿Y ahora, qué viene?
   Mogutaro- Vamos a ver… El siguiente se titula: “Be Alright - Chance of a Lifetime”, un helicóptero, y un fuerte principio lo inaugura; la viola lleva el ritmo y la batería marca el paso con un ágil rendimiento pero dejando huella, la voz entra ahora tomando como base lo anterior, unos álgidos coros elevan el ambiente y casi sin tiempo entra la guitarra desgarradora. La voz toma la vos discursiva ahora, de nuevo, y maneja el tema durante largo rato dando un par de esos momentos álgidos, tras lo cual un ambiente más sosegado entra en escena con esa voz susurrante acompañada por la viola, com protagonistas de la escena, donde los instrumentos como la acústica e incluso una flauta tienen cabida detrás del protagonismo vocal. Tras una pequeña introducción a piano la viola vuelve a coger protagonismo, en un ambiente calmado pero con aire de grandeza en todo momento, se oye la guitarra a lo lejos, despuntando. Y de repente, tras unos cuantos segundos, se acaba el tema casi sin darse uno cuenta.
   Mogujiro- Parece un tema muy variado e interesante, tal vez sea de lo mejor que se haya echo hasta ahora. ¿No?
   Mogutaro- Verdaderamente es muy bueno, con muchos arreglos y, como dices, variado, aunque, por supuesto, en la línea del disco. Bien, sabes,… ¿Sabes qué viene ahora?
   Mogujiro- Evidentemente no, pero si lo nombras debe ser algo grande.
   Moguaro- Evidentemente es algo grande, quizás el tema más completo del disco, quizás su momento de mayor esplendor, reservado, cómo no, para el final. Un tema largo, de unos diez minutos, con arreglos orquestales. ¿Te apetece que lo comente ya?
   Mogujiro- Por supuesto, además es lo propio. ¿Cierto?
   Mogutaro- Perfecto entonces, contigo: “L'Auberge du Sanglier / A Hunting We Shall Go / Pengola / Backwards / A Hunting We Shall Go (Reprise)”. Comienzo tranquilo, a manos de una guitarra acústica y un acompañamiento de la viola que ligera ella, eleva el tono del tema mientras la guitarra sentencia la pauta que se pierde, y se intuye que se pierde, no muy lejos… Una tremenda explosión, y la batería enervada comienzan con una parte violenta donde la viola coge el máximo protagonismo y con rapidez avanza por el tema enganchando con la guitarra distorsionada a modo de pequeños espasmos; el ambiente elevado fluye por todas partes sintiendo las consecuencias de aquella explosión, la rapidez se hace notar, la viola con sentido profético lanza a la guitarra violenta a escena irrumpiendo con un pequeño solo muy propio a la ocasión, vuelve la viola a tomas mano y vuelve algo más tarde la guitarra repitiendo la estructura, pero esta vez la guitarra se prolonga más y notándose más un tono crudo; de repente la viola con un sonido muy limpio toma otra vez protagonismo, y un momento álgido vendrá enseguida con la viola como comandante pero el resto de instrumentos, cada uno por su lado, ofreciendo lo mejor que pueden a este violento ambiente. Y, ahora, calma, el piano llega, una calmada melodía y, con ella, los arreglos de orquesta, el ambiente calmo va poco a poco tomando fuerza, el piano, deja espacio para la viola y más tarde el bajo, que clava su esencia en escena, y los teclados, más tarde con un ambiente atmosférico mientras, por detrás la orquesta, con los vientos y las cuerdas elevan la situación (Y esto es mejor escucharlo que hablarlo). Y ya hacia el final del tema, coge la fuerza del principio tomando la viola el mismo motivo en aquel, y apresuradamente avanza, de pronto los vientos de la orquesta la apartan a una lada, ella vuelve a envestirles y de repente, una gran explosión acaba con la emoción del espectador que ya no podía seguir siendo contenida y que hubiese acabado con él si no es que el propio tema se aniquila antes.
          Mogujiro- Todo parece muy emocionante, y sí, según la descripción parece ser uno de los mejores.
          Mogutaro- Tal vez, algo a su favor, es que deja de lado (como ya se venía haciendo desde la segunda mistad del disco) ese ambiente, alegre en demasía y casi fiestero, para contemplar algo más serio pero que no por ello deja de ser verdaderamente emotivo.
          Mogujiro- Sí, tal vez tengas razón y sea eso un punto fuerte. Y ¿Aquí se acaba todo?
          Mogutaro- Efectivamente, espero haberte sido de ayuda en la duda del día. Y ahora, no tardes más tiempo en ir a escuchar el disco, es cuanto debes hacer ahora mismo.


Revisión realizada por Gil

Desconectado ubik

  • Moderador Global
  • Soñando con Sinfomusic
  • *******
  • Mensajes: 2439
  • Agradecimientos: 262
    • Stradivarius-First 35s5
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #6 en: 27 de Octubre de 2008, 18:35:37 pm »
                                          CARAVAN AND THE NEW SYMPHONIA  ( 1974 )

                             

Grabado  en el Theater Royal, Drury Lane ( Octubre 1973 )
Editado en 1974. DECCA/DERAM

Pye Hastings:  Guitarras  y voces
Richard Coughlam: Bateria
Dave Sinclair: Teclados
Geoffrey Richardson: Viola Eléctricca
John G. Perry: Bajo, voces

Con:
Jimmy Hastings: Flauta
Morris Pert: Percusión
The New Symphonia Orchestra


Tras la grabación de su album “For girls who grow plump  in the night”, la banda toma la decision de continuar sus guiños con el  rock sinfónico iniciados en parte con dicho álbum, y  deciden lanzarse a la piscina al grabar un disco en directo con una orquesta sinfónica, reto cuando menos  arriesgado.  Ciertamente no son muchos los casos en que este tipo de aventuras se ha saldado con éxito. Me viene a la cabeza , como uno de los ejemplos más claros de esto último, el álbum de Procol Harum “Live with The Edmonton Orchestra”, en el que la música de los Procol se fusiona  a la perfección con la orquesta, facilitado sin duda por el propio estilo  de una banda como esta, muy dada a grandes pomposidades y arreglos clásicos. Otro buen ejemplo de ello sería “Live at Carnegie Hall” de Renaissance, banda también con una música muy dada a  grandes arreglos de corte clásico y  relativamente fácil  de compenetrarse con una orquesta.

Otro tipo de experimentos de este tipo,  se han resuelto  con resultados más dispares, como el caso de “Journey to the centre of the Earth” de Rick Wakeman, calificado por muchos como de demasiado ampuloso ,  y pretencioso , aunque  también con muchos seguidores, que lo consideran un buen disco, defectos técnicos aparte,  entre los que particularmente  me incluyo.

 Otros por fin,  cuyo resultado es francamente decepcionante, como fue a mi entender, el intento de mezclar rock con una orquesta sinfónica, en el caso de Deep Purple y su “Concert for  group and orchestra”, en el  que, en mi opinión , más que una colaboración entre ambos, hay una disputa .

                                             

El álbum que nos ocupa, yo lo metería entre esa segunda “clasificación” y la primera. Un disco en el que la banda llega a unos buenos niveles de compenetración con la orquesta, sin llegar a la perfección alcanzada en el caso de Procol Harum, por ejemplo, pero que decididamente queda al menos resultón. La inclusión de la viola de Richardson, hace un poco de puente entre la parte eléctrica de la banda y las cuerdas de la orquesta, y aunque es cierto que en algunas partes del disco se aprecian ciertos atropellos  o esperas por parte del grupo al intentar seguir a la orquesta, o viceversa , el resultado a mi entender está francamente logrado.
El mejor ejemplo lo vemos en el tema “The love in your eye” donde se aprecia una buena compenetración. En el caso de “For Richard”, sí que se aprecia algún momento de duda o de confusión, especialmente al final del tema, que se alarga demasiado, como si no supieran ponerle fin, aunque nada  realmente grave.  El resultado general del álbum es para mi francamente bueno, y hay momentos realmente potentes  , especialmente en estos dos largos temas  que acabo de nombrar.

                                      

En cuanto a la selección de los temas , hay que decir que existen dos versiones de este álbum:
La original que salió en vinilo, editado por DECCA/DERAM , y que incluye los siguientes temas:
1.- Introduction
2.- Mirror for the day
3.- The love in  your eye
4.- Virgin on the ridiculous
5.- For Richard

Este set list es el que se tocó aquella noche con la orquesta tal y como salió editado en formato vinilo en 1974. Yo tengo una curiosa edición que salió como doble vinilo que contenía este álbum junto a "Waterloo Lily", bajo el título de "Caravan 2 " . Y lo mismo para los álbumes "If I could..."  e  "In the land..." que también poseo como oro en paño.

                 

 Posteriormente,  se editó una versión expandida en formato cd, que incluían además  varios temas tocados aquella misma noche, pero cuando aún no había salido la orquesta a escena,  todos ellos de su anterior álbum “For girls…” ,  y que son:
1.- Introduction by Alan Black/ Memory Lain, Hugh Headloss
2.- The dog, the dog, he´s at it again
3.- Hoedown
9.- A hounting we shall go ( esta se incluye la última  en el cd , en el medio los otros cinco temas interpretados por la orquesta )

Incluso existe una versión remasterizada del cd que incluye el tema  “The auberge du sanglier”  interpretado junto a la orquesta, y que no fue editado en el vinilo original.

En esta reseña se repasan los temas interpretados conjuntamente con la orquesta, como fue editado originalmente el álbum en 1974.

Tres temas fueron compuestos exclusivamente para este concierto, Introduction, Mirror for the day y Virgin on the ridiculous, que son los más cortos. Los otros dos son de lo más significativo en su carrera: The love in your eye y For Richard. Curiosamente no hay ningun tema de "In the land...":

1.- Introduction : Arranca la orquesta con una melodía inquietante, que me recuerda mucho en su comienzo al tema "La caída de la casa Usher" incluído en el primer álbum de Alan Parsons Project, basado en el famoso relato de Poe. Pronto la guitarra de Hastings entra en escena junto a la viola de Richardson que es quien lleva buena parte del peso de  este tema. Tras un breve interludio por parte de la orquesta, vuelve la banda al completo. Un buen tema instrumental para abrir boca.

2.-Mirror for the day : Suave comienzo de cuerdas por parte de la orquesta. Pronto entra la suave voz de Hastings y poco después la banda. Es un agradable tema de corte pop, aderezado con coros. Otra vez una gran labor de Richardson con la viola. Los coros le dan un ligero toque soul que resulta curioso. A mi me gusta este tema.

3.- The love in your eye : Para mi el mejor tema del álbum. Aqui la orquesta se fusiona a la perfección con la banda y el resultado es francamente bueno. Desde luego para mi gusto, muy superior a la versión original incluida en "Waterloo Lily", y eso que ésta ya era buena . Otra vez, cómo no,  Richardson está magistral con la viola, y  la sección rítmica se complementa perfectamente con la orquesta. A destacar la afilada guitarra de Hastings en el tramo final del tema. Nunca le he oído tocar con esa fuerza.
¡ Chapeau! .

4.- Virgin on the ridiculous: El arranque con las cuerdas de la orquesta parece sacado de un tema de Eurovisión. Parece que en cualquier momento la cámara va a enfocar a Augusto Algueró dirigiendo la orquesta.Cada vez que lo oigo sonrío. Es el tema más comercial sin duda y le da un toque alegre al disco.

5.- For Richard : El tema icono de la banda, y que dejan para el final. Comienza con un fondo de cuerdas de la orquesta para entrar la susurrante voz de Hastings. Cuando termina de cantar entran la viola y el bajo de Perry en plan solista, muy logrado. La cosa va subiendo de tono hasta que llega la explosión, con un gran duelo entre el órgano de Sinclair y la propia orquesta. En este tema es donde más contundente suena la orquesta. El tema va alternando partes más potentes con otras más suaves, destacando siempre Richardson, que junto a Sinclair llava la labor solista, sabido es que Hastings no es muy dado a ello. Coughlan y Perry impecables a pesar de la dificultad que tiene tocar con una orquesta. La verdad es que salvo algún pequeño enredo sin demasiada importancia en la alocada parte final del tema , el resultado es superior.

En una entrevista realizada a Coughlan sobre este concierto, comentaba la tremenda tensión que tenía toda la banda, tratando de que el grupo sonara compenetrado a la orquesta. No le debió gustar mucho la experiencia, pues siempre recordará aquel concierto por lo agarrotados que estaban , procurando que la orquesta, o ellos mismos  no se quedaran atrás , quedaran desincronizados y se notara demasiado.  A decir verdad,a la vista del resultado no parece haber  tal tensión.
Un álbum de lo más recomendable.
¡ Dios mío, está lleno de estrellas !

http://img842.imageshack.us/img842/51/maelstrom.jpg

Desconectado Anin Jadas

  • Soñando con Sinfomusic
  • *****
  • Mensajes: 2981
  • Agradecimientos: 260
  • Wich one is Pink?
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #7 en: 30 de Octubre de 2008, 19:28:16 pm »
Sevenoaks, condado de Kent, muy cerca de Canterbury, Inglaterra, Octubre de 2008

Cuando el viejo Fitzpatrick se enteró de que había algunos miembros de mi club privado que deseaban escucharle disertar acerca de aquellos jovenzuelos de Canterbury que él tan bien conoció y cuya música tanto me había encandilado, puedo decir sin temor a ser corregido, que su pasmo fue tal que sus labios se tensaron un tanto y sus ojos mostraron un asomo de existencia que demostraba que su vida interior, tal como negaba mi esposa en contra de mi voluntad, iba algo más allá de la de una rana. Es más, creí notar cierto aflojamiento en una de sus rectilíneas piernas, en concreto, la derecha, que por un momento pareció hacerle trastabillar ligeramente. Mis ojos brillaron de satisfacción y, debo decirlo, expectación.
Recuperada su pétrea compostura, mi noble mayordomo, más estirado que nunca si es que eso era posible, engoló la voz y me dijo:
- Cómo no, señor. Supongo que el señor se refiere a mis antiguos apadrinados Caravan. No tendría ningún inconveniente en hacer lo que el señor me propone.
- Excelente – afirmé -. En ese caso deberá preparar una monografía sobre alguno de los acetatos de los tal Caravan y presentarla sin falta el 29 de octubre en mi club, que usted como bien sabe, es el Club de los Lechuguinos Estirados.
- Creo que tengo todos los datos necesarios, señor. Si no desea nada más me retiraré ipso facto para preparar el susodicho memorando.
- Puede retirarse Fitzpatrick.
Llegado el día del evento, mis compañeros del club esperaban con cierta curiosidad lo que un mayordomo tuviera que explicarles de unos jovenzuelos que tocaron extraños instrumentos electrónicos o eléctricos, a quién le importa, hace tres décadas.
Siento decir, y tengo que hacerlo para ceñirme a la verdad en todo lo posible como bien me propuse, que Fitzpatrick parecía extrañamente conmovido el día de autos, podría decir que incluso emocionado. Llegó puntual, subió al estrado y pronunció su exposición.

Cunning Stunts (1975)


•Pye Hastings – electic and acoustic guitar, vocals
•Richard Coughlan – drums
•Dave Sinclair – keyboards
•Mike Wedgwood – bass guitar, congas, vocals
•Geoffery Richardson – viola, electric guitar, flute, night-shift whistle

•Jimmy Hastings – Brass arranger, alto & tenor sax, clarinet
 
David Hitchcock – producer


Caballeros, he de decir que supone para mí un honor la invitación que me hacen y que trataré de hacerles llegar lo mejor que pueda mis conocimientos y vivencias en torno a una de las producciones de Caravan, como ya saben banda de rock progresivo que desarrolló su mejor quehacer durante los años 70, y que se llamó genéricamente Cunning Stunts. Y permitan que mi pudor me impida aclararles lo que el título implica, caballeros.
Dicha grabación puede que sea la última en gozar del favor total de todo el público que se proclama seguidor de Caravan. Posee todo lo que les hizo grandes en los discos anteriores y algunos avances de su posterior venida a menos. Por mi parte no puedo juzgar los discos que siguieron pues aún no los conozco, pero si puedo decir que Cunning Stunts no siendo de los mejores discos que habían hecho hasta el momento, si que me permito afirmar que es un gran trabajo, con altibajos, pero con genialidades características de Caravan.
De hecho, y para corroborar mi anterior afirmación, diré que Cunning Stunts fue el mayor éxito comercial de Caravan, lo que hizo que sus seguidores más acérrimos y puristas se llevaran las manos a la cabeza, si me permiten la expresión.
La alineación de Caravan para este trabajo cuenta con el incombustible líder Pye Hastings a la guitarra, el retornado y convertido en una leyenda del Canterbury David Sinclair en los teclados, Richard Coughlan a la batería y Mike Wedgewood en el bajo completando la línea rítmica; además participan como músicos, más o menos invitados, Geoff Richardson tocando violines, flautas y algún instrumento más y Jimmy Hastings aportando algunos vientos. Por cierto, y según me indica el señor Tommy: Geoff Richardson es el que hace ese bonito solo de guitarra en el tema de apertura "The Show of Our Lives", además de tocar la guitarra acústica en "The Dabsong Conshirtoe". Hay que anotar que el señor Wedgewood aporta un toque pop-rock más convencional a una ciertamente potente formación.
Caballeros, me dispongo ahora a conectar el viejo toca-vinilos del salón de fumar para que escuchen la música mientras comento las canciones de este viejo acetato…


THE SHOW OF OUR LIVES
El disco comienza con una de las mejores canciones de Caravan, a mí humilde entender, que abre con unos deliciosos teclados a los que pronto se suma la base rítmica. Una grandiosa y épica canción de rock progresivo sinfónico. El tema habla, simplemente, de un concierto visto desde su punto de vista. Un arranque genial para sus presentaciones en directo, algo a lo que ustedes, señorías, quizá no querrían asistir.
A mitad de canción hay un precioso punteo, y luego, de nuevo se apropian las voces de la canción que discurre sobre una firme y reiterativa base rítmica. Eso sí, la guitarra vuelve a tomar el protagonismo y nos demuestra que Mr. Hastings ha mejorado notablemente con los años y la práctica. Al igual que la increíble voz de la que hace gala.
Unos coros finales despiden el tema y es fácil imaginar al público de un concierto coreando hasta el final: Ring the bells and sing… Cosa que no se me ocurriría proponer a ustedes, señorías, Dios me libre de hacer tal cosa.

STUCK IN A HOLE
 A partir de este tema, uno de los más famosos y comerciales de Caravan entramos quizá en la parte más farragosa del álbum, donde el pop se hace con el rock y la miel fluye por doquier, si ustedes me entienden.
Y ciertamente este tema sería perfectamente radiable o podría protagonizar un spot televisivo sin el menor rubor, algo difícil de decir de otros temas de Caravan.
Sin embargo, la calidad de estos músicos es innegable y no podemos dejar de movernos al ritmo de esta simpática canción en la que teclados y guitarra compiten en protagonismo y los coros vuelven a ser magníficos.

LOVER
Y es aquí, señores Lechuguinos, donde de verdad la miel y el dulzor se hacen un tanto espesos, y espero haber sido claro.
Ya el título nos indica por donde van los tiros: arreglos de cuerda melosos, cadencias para recordar la portada del Love Beach, y perdonen señorías por traer esa imagen a sus mentes, y una voz lánguida y susurrante. Vamos, lo que se dice una canción de Amor, de esas que podría rescatar una Mari Trini del siglo XXI, y no es que tenga yo nada contra el amor, faltaría más, señorías, pero coincidirán conmigo en que hay maneras y maneras de tratar el tema.
Y entre estrofa y estrofa y mucha, mucha cuerda, la canción se apaga, cómo no, con un coro violinesco de mucha ostentación.


NO BACKSTAGE PASS
La cosa sigue por los mismos derroteros, pero algo mejor para ser justos. En estos momentos alguien podría preguntarse por esos Caravan plenos de fuerza y por aquellos escapismos jazzísticos.
Y el caso es que no puedo afirmar que este tema y el siguiente, al igual que el anterior, sean malos, pero tampoco los rescataría para una selección de lo mejor que estos chicos de Canterbury han hecho a lo largo de los años.
Calidad hay, pero falta la chispa, a mi entender, y de nuevo me disculpo ante ustedes por usar este tipo de lenguaje, señores.

WELCOME THE DAY
Como advertía hace un momento, este tema tampoco es una cosa bárbara, pero tiene la curiosidad de introducir un toque funky, sobre todo en el ritmo del bajo, muy bien tocado por cierto, y unos curiosos violines dándole el contrapunto a las voces.
Guitarras y teclados también están bastante bien en sus respectivos solos, también con ese toque funky que respira toda la canción.


THE DABSONG CONSHIRTOE
Y ahora, si me lo permiten caballeros, llegamos al momento cumbre de este disco. El momento en que Caravan se atreven con una de sus épicas suites, de esas que cortan la respiración y hacen caer monóculos por doquier desde asombrados párpados que se levantan ante tanta maestría.
Los teclados abren esta majestuosa composición de 18 minutos de duración. Pronto la voz de Hastings comienza a deleitarnos cantando en un ligero falsete una dulce melodía… ¿Dije dulce? Pues ese dulzor se va endureciendo poco a poco y la guitarra le hace el eco, también contribuyendo a hacer más bronco el sonido, más roquero, dejando atrás ese sabor popero del principio.
Llega el momento de un cambio, estamos alrededor del minuto 5 y la canción da una vuelta total, recobrando un tono más jazz, con toques inequívocamente funkys, con algunos bronces destellando aquí y allá. Y también se produce un fantástico solo de teclados, al que acompaña un violín que parece impensable que esté ahí: más bien parece una guitarra eléctrica.
La canción avanza y nos sumergimos en un impresionante muro de teclados que ralentizan el ritmo y nos empapan de sinfonismo, antes de embarcarnos en un momento jazz-folk liderado por una flauta que podría pasar perfectamente en cualquier disco de Gwendal (y para mí eso es un halago, conste). Un momento precioso, para mi gusto lo mejor de esta gran canción.
El sabor jazz es cada vez más y más patente y los músicos aprovechan para lucirse a lo grande: la base rítmica es excelente y precisa, los teclados envuelven y destacan lo justo, violines y vientos se entremezclan con la guitarra, y la flauta reclama su parte de nuevo. Impresionante.
Y ahora, casi llegando al minuto 13, de nuevo el tema cambia radicalmente y se vuelve mucho más hard, cobrando la guitarra especial protagonismo en un ritmo endiablado que se hace cada vez más rápido, mientras unos space keyboards y extraños sonidos y voces nos precipitan a una extraña coda… que acaba con los mismos coros que The Show of Our Lives: Ring the bells and sing…

FEAR AND LOATHING IN TOLLINGTON PARK RAG
El último minuto de este disco está dedicado a una bonita composición acústica que deja un buen sabor de boca, al igual que un buen té bien preparado y en su punto, si sus señorías me comprenden.

En cuanto a los bonus tracks, seguramente una endiablada costumbre yanki, este disco incluye una versión single de Stuck in a Hole, un tema inédito llamado Keeping Back my Love, que está bastante bien, incluso yo lo habría puesto en vez de Lover sin ningún rubor, y, por fin, una versión en directo genial de For Richard que los chicos grabaron en Fairfield Hall en 1974.
Y por mi parte eso es todo caballeros, espero que mi exposición haya resultado de su agrado. Con su permiso, procedo a retirarme. Que pasen una feliz noche.




Desconectado David Fresno

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 17662
  • Agradecimientos: 768
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #8 en: 01 de Noviembre de 2008, 18:20:52 pm »
Caravan - Blind Dog at St. Dunstans (1976)



Es el séptimo disco de estudio y octavo de la discografía de Caravan. Fue producido por David Hitchcock. Mientras que el anterior disco se grabó para DECCA éste es para un nuevo sello: BTM Records, propiedad de Miles Copeland, quien ya les había conseguido actuaciones en Estados Unidos en 1974.

Así, el disco se edita el 23 de abril de 1976. Sus bases se grabaron en los Basing Street Studios de Londres, con pistas añadidas en el Graveny Village Hall (Kent). Las mezclas se hicieron en los estudios AIR de Londres. Y es que una de las cosas que sucede con Caravan - tal y como ha agradecido Pye Hastings - es que pudieron trabajar en muy buenos estudios. ¡De ahí que todos sus discos suenen tan bien!

El título y la portada

El autor de la portada es David English y creo que está muy bien elegida. Aparecen varios elementos relacionados con Canterbury. En la portada, una ciudadanía de perros ha tomado las calles e incluso uno de ellos porta una pancarta que protesta porque “Los humanos están tomando el mundo”. Todos llevan bolsos, sombreros, abrigos... hay un vendedor ambulante de “humanos calientes” y para más cachondeo, el autobús de dos pisos de la portada es el K9, que en inglés se pronuncia muy parecido a canine, es decir, ¡canino!  ;D ;D

Todo ello tiene lugar en la Old West Gate de Canterbury.

.

St. Dunstan era Arzobispo de Canterbury en el siglo X y era además el patrón de los ciegos. En el número 16 del fanzine del grupo Where But For Caravan Would I? se explica que el título del disco proviene de la explicación de Noel Coward a un niño a su pregunta acerca de por qué un perro estaba “encima de otro”. Coward – del que desconozco datos salvo que aparece en los agradecimientos del disco - responde que uno de los perros es ciego y que el otro le está empujando hacia St. Dunstan´s (que es una escuela para ciegos).  ;D

Pues bien… todo este humor se va a ver reflejado también en la música. Y es que como veremos, este disco es bastante divertido.  :D

Caravan en 1975-1976

En junio de 1975 Dave Sinclair anuncia que abandona el grupo, aunque aparece en los conciertos que el grupo tenía contratados previamente a esa decisión. Coincide que el uno de junio había tenido lugar el último concierto de Hatfield And The North, de manera que Dave y Richard Sinclair llevan a cabo una serie de ensayos con John Murphy a la guitarra y Les Feast a la batería. Recordemos que ya en 1971 Dave Sinclair y John Murphy habían tocado juntos después de que Sinclair abandonase el grupo por primera vez y que más de la mitad de Cunning Stunts (The Dabsong Conshirtoe y The Show Of Our Lives) se debe a ambos. Desconozco si parte de la música que ensayaron se recogió en el disco de Dave Sinclair Moon Over Man, editado por Voiceprint 16 años después de grabarse. Sinclair no da mucha información en el libreto del disco, aunque comenta que dejó el grupo por "management problems" y que todo su equipo permaneció con el grupo salvo un Hammond A 100.

Así, en julio de 1975 y prácticamente coincidiendo con la edición de Cunning Stunts se incorpora al grupo un nuevo teclista, el tercero en el grupo tras Dave Sinclair y Steve Miller. Se trata de Jan Schelhaas.


Antes de su entrada en Caravan el nuevo teclista había sido bajista en bandas locales y había tocado en grupos de soul y rock progresivo. Pasó a los teclados durante su estancia en Scaffold y en 1971 graba ya con ese instrumento el disco Albert One con la National Head Band. Posteriormente aparece en el disco de debut de Gary Moore y tras un par de años como músico de distintas sesiones le ofrecen el puesto de teclista en Caravan. Si es recordado, se debe sobre todo a su estancia en Caravan y posteriormente en Camel. Desconozco el resto de grupos y discos que se mencionan en este párrafo, de manera que invitaría desde estas líneas a comentar algo a quienes sí los conozcan para conocer mejor el perfil de este teclista. En cualquier caso veremos que como sucedió con Steve Miller, no estamos ante un teclista interesado en continuar la labor de Dave Sinclair, aunque Schelhaas y a diferencia de Miller no participa en las tareas de composición de este disco ni es clave en el proceso creativo.

Tarda poco en estrenarse con Caravan en directo, dado que en agosto el grupo emprende una gira que llega a varios países de Europa, tocando en España por segundo año consecutivo. La grabación para el Festival de Reading está disponible de manera no oficial. Pasan el resto del año tocando en Estados Unidos y, después de unos conciertos más en Europa, a finales de año empiezan a planear un nuevo trabajo, cuyas sesiones empiezan en enero de 1976. Después de muchos conciertos en marzo (algunos de ellos suspendidos tras serles sustraído el equipo) se edita en abril el nuevo disco de Caravan: Blind Dog at St. Dunstans.

Los temas

Cara a

1. Here Am I (6:19)
2. Chiefs And Indians (5:17)     
3a) A Very Smelly, Grubby Little Oik (4:13) / 3b) Bobbing Wide (2:31) / 3c) Come On Back (3:57) / 3d) Oik (Reprise) (2:27)

Cara b

4. Jack And Jill (6:28)
5. Can You Hear Me? (6:21)
6. All The Way (With John Wayne's Single-Handed Liberation Of Paris) (8:59)

Los músicos...



De izquierda a derecha:

Richard Coughlan - Batería y percusión.
Mike Wedgewood - Bajo, congas y voz.
Pye Hastings – Guitarras acústica y eléctrica y voz.
Geoffrey Richardson – Viola, guitarra eléctrica, flauta y flautín.
Jan Schelhaas - Piano, piano eléctrico, clavinet D6, ARP String Ensemble, Mini-moog y órgano.

Como vemos, en lugar de su foto en la contraportada aparece una caricatura de todos los músicos de pie alrededor del perro de la portada, que está tan pancho con sus gafas de sol, su pajarita y su americana sentado en un sillón. Richard Coughlan le ha servido una copa de licor y Jan Schelhaas le está dando fuego.  ;D ;D

Con ellos colaboran...

Jimmy Hastings – Saxo en Chiefs And Indians, flauta en Bobbing Wide, saxo tenor y clarinete en Come On Back, saxo alto y flauta en All The Way.
Chanter Sisters - Coros en Oik (Reprise).

El disco

Here Am I (6:19) inaugura la cara a del disco con gran celeridad, buena temperatura y muchos sonidos de sintetizadores. El tema es cantado animadamente por Pye Hastings. Hay acentos de piano eléctrico, la guitarra suele ser rítmica aunque hay un solo muy limpio de Pye Hastings. Se sigue de un solo de sintetizador a cargo del nuevo teclista, Jan Schelhaas y el tema vuelve a la entrada inicial. Se trata de un tema muy vital, sin duda (y si no, ¡atentos a la letra!) pero también hay hueco bien entrado el tema para un solo de viola por parte de Geoffrey Richardson que calma el tema de manera notable. Schelhaas hace un uso importante del piano eléctrico y el órgano suena suave y no procede a esos solos que esperaríamos de Dave Sinclair.


El teclista Jan Schelhaas. ¡Tan sonriente como en la Caracol hace 5 años!

Todas las piezas del disco son de Pye Hastings salvo la siguiente. Chiefs And Indians (5:17) está escrita por el bajista Mike Wedgewood, que tras una breve introducción al piano procede a cantarlo él mismo – con toda la sorna del mundo, ¡todo sea dicho! - mientras le acompaña Geoffrey Richardson a la viola. Después de una parte en que Hastings añade coros el tema cambia de rumbo totalmente hacia terrenos algo más enroquerizados. El estribillo cuenta también con los coros de Pye Hastings y con su hermano Jimmy al saxo. La letra, por cierto, es totalmente irónica y ataca – según la entiendo yo - la falsedad que aparece en algunas relaciones sociales. Posteriormente hay un solo de guitarra, otro de viola  y dos solos de Schelhaas, uno al piano eléctrico y otro al sintetizador. Es decir, ninguno de los dos es de órgano, que en el disco lo utilizará sobre todo como acompañamiento. Si mis oidos no me engañan hay un breve fragmento con dos bajos. Vuelta al estribillo y el tema termina con el piano y con Mike Wedgewood tal y como empezó. La estructura de este tema es un ejemplo de que con este disco hay otro paso hacia planteamientos algo más pop que en discos previos.


Mike Wedgewood

El resto de la cara b es un largo tema de unos trece minutos que está dividido en cuatro partes, algo que recuerda a los temas largos que aparecieron en los discos previos. A Very Smelly, Grubby Little Oik (4:13) comienza moviéndose en unos parámetros similares al tema Stuck In A Hole del disco previo. ¿Estarán empezando estos músicos a tener menos ideas? El caso es que el tema es tremendamente fresco, muy saltón y tiene buen humor por todas partes. Sea quien sea el sujeto del que habla Pye Hastings, desde luego resulta despreciable. ¡Podría ser un ejecutivo agresivo! En breve aparece un “primer plano” para Jan Schelhass que aporta un vuelo al sintetizador mientras marca el ritmo con el piano eléctrico. ¡Realmente es un buen teclista! Y es distinto a Dave Sinclair, sí. También hay hueco para Pye Hastings a la guitarra eléctrica. Así, en este disco vemos cómo los solos son acompañados por el resto de músicos dejando que la música avance, sin romper el tema en ningún momento ni influir claramente en la actitud de los otros músicos hacia la pieza. Así, el tema se cae en Bobbing Wide (2:31), que es absolutamente delicioso. Con un efecto de estudio la voz de Hastings se alarga como si fuese una capa más. Jimmy Hastings aporta un solo de flauta de lo más reposado, marca de la casa. Sin artificios. El final del tema es para él y para el piano eléctrico de Schelhaas… ¡es como cuando deja de llover! La música se anima poco a poco con Hastings entonando las primeras frases Come On Back (3:57), en algunas de cuyas partes aparecen unas congas, piano eléctrico y finalmente todo el grupo arranca de manera decidida con el estribillo del tema, que es totalmente juguetón, jovial… Pero la letra no es nada inocente… ¡Casi parece describir los efectos de la cocaína! ¿Le dará al perico el ejecutivo del inicio de la canción? Hay un solo de Jimmy Hastings al saxo y posteriormente el grupo en pleno ataca de nuevo con el estribillo confirmándonos la mayor orientación pop del disco. En una segunda vuelta Jimmy Hastings usa el clarinete entrando en la parte más festiva del tema. Sin duda es un tema que anima lo suyo y que es conducido por el propio Hastings hasta Oik  (2:27), el reprise, protagonizado por las Chanter Sisters a las voces y por el propio Hastings al clarinete. ¡El tema termina de manera bastante jocosa! ¡Ya hemos comentado que es un disco bastante divertido! Pero después de las risas hay que darle la vuelta al disco...


Tras escuchar una voz que cuenta en inglés hasta tres, el bajo, la viola y la batería van dando forma a Jack And Jill (6:28). El tema tiene un aire claramente funky pero no termina de salirse del esquema que se marcan los músicos inicialmente. No obstante sí permite escuchar un solo de órgano de Jan Schelhaas. La letra es bastante cachonda, pues trata de una chica en apuros que no puede conseguir agua y promete al protagonista una cálida recompensa si le ayuda... Hacia el final el tema comienza a sonar como si el disco se hubiese rayado, hace un fundido y vuelve con gran cachondeo ¡¡y ladridos de perros!! Entre ellos aparece una voz aniñada que pregunta "What are those two doggies dog doing over there?". (es decir: ”¿Qué están haciendo esos perritos allí?”. A lo que otra voz – adulta y convencida le contesta: "Well, the doggie in front is blind and his friend behind is pushing him all the way to St Dunstan's" (”Bien... el perrito de delante es ciego y el amigo que está detrás le empuja de camino a St. Dunstan´s”. Es decir… “le lleva” a la escuela para ciegos de dicho nombre. ¡Desconocemos si la explicación convenció al rapaz! ¡Curiosamente los ladridos empiezan a repetirse con una cadencia que sirven de coros a Pye Hastings!

Can You Hear Me? (6:21) es el segundo tema de la cara y es también muy marchoso. La forma en que canta Pye Hastings es todo lo que uno espera de Hastings, pero por las mismas y aunque no es una canción de amor nada típica tampoco abre nuevo terreno a Caravan. ¡Ah! Mucho clavinet y órgano (ahora sí) por parte de Schelhaas. Al final del tema aparece un solo de viola que menciona el tema escocés. Parece The Bonnie Banks o' Loch Lomond. ¿Alguien sabe si realmente lo es?

All The Way (With John Wayne's Single-Handed Liberation Of Paris) (8:59) es el tema que cierra el disco. Desde su inicio hasta su final es una maravilla de tema que no hay que perderse. Lo abre Jan Schelhaas a los teclados, haciendo un solo sobre cuerdas sintetizadas. Tras ello Pye Hastings canta de manera totalmente sentida una canción de amor de lo más personal. ¡Las aportaciones de Jimmy Hastings al saxo alto y la flauta así como las de Geoffrey Richardson a la viola son preciosas! ¡Y ese estribillo tan dulce, que se repite una y otra vez hasta el final del tema y termina por grabarse en la mente! Cuando parece que el tema va a terminar en fundido queda tan sólo alguien que parece alejarse silbando la melodía una y otra vez.

 :upss: :upss: :upss:

Así que…

… para mi gusto no es de los mejores discos de Caravan aunque probablemente sea el último disco que es bueno como tal, más allá de canciones aisladas. Tiene su momento aunque no sea ni una obra maestra ni uno de sus discos más notables. Es claramente Hastings, en cualquier caso. ¡Y es suficientemente desenfadado como para hacerte pasar un buen rato!  :cascos:

Para quien no conozca al grupo, éste no es quizá una buena carta de presentación. Y a quien ya los conozca y domine los discos previos siempre se le puede animar a escuchar este disco, pues no es excelso pero sí agradable.

 :D :D :D


Desconectado ubik

  • Moderador Global
  • Soñando con Sinfomusic
  • *******
  • Mensajes: 2439
  • Agradecimientos: 262
    • Stradivarius-First 35s5
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #9 en: 02 de Noviembre de 2008, 11:47:51 am »
                           CARAVAN  - "Better by far" -  (1977)

                                               
                        


Richard Couhlan: Batería y percusión.
Pye Hastings: Guitarras y voz
Dek Messecar: Bajo y voces
Geoffrey Richardson: Viola, flauta, guitarras, mandolina, sitar, voces
Jan Scelhaas: Teclados, voces


Editado por Arista records en 1977.
Este álbum tardó mucho en salir en formato cd, y no fue hasta el 2004 en el que Eclectic sacó la versión remasterizada.

1. Feelin' alright (3:30)
2. Behind you (5:08)
3. Better by far (3:30)
4. Silver strings (4:05)
5. The last unicorn (5:50)
6. Give me more (4:42)
7. Man in a car (6:12)
8. Let it shine (4:30)
9. Nightmare (6:26)



Con este álbum se cierra a mi entender  el principal ciclo en la carrera de esta banda. A partir de 1980, la banda volvería a grabar esporádicamente, pero con unos resultados bastante desalentadores.

Mike Wedgwood , que había participado en el anterior disco, “Blind dog at St. Dunstans”, deja la banda, y  el puesto de bajista es ocupado por Dek Messecar, también metido en la onda Canterbury, y que ya había participado en algún disco de Darryl Way´s Wolf, junto a John Etheridge, entre otros

En cuanto al disco, es más  bien un triste cierre a una carrera plagada de buenísimos  álbumes.
Si la banda quiso hacer un chiste con el título del álbum  ( “El mejor con mucho“ ), la verdad podía habérselo ahorrado , ya que desde luego es el peor desde  sus comienzos en 1968. Incluso en su foto interior, se permiten otra pequeña broma con la frase "Cuanto más avanzan, mejores son" . Si a eso le añadimos el diseño de la portada, y los modelitos que visten en la misma, disfrazados de aristócratas millonarios alrededor de un suntuoso banquete en una especie de palacio... como que no.  Parece ser que quisieron seguir con el toque de humor de su anterior álbum "Blind dog..." pero a la vista del resultado, más parece una burla.


                             

                    De izda. a dcha: Messecar, Richardson, Hastings, Coughlan y Schelhaas



 Al ser su debut para Arista Records, la compañía echó mano de su "afamado productor" Tony Visconty, supongo que con el ánimo de conseguir un éxito acelerado, como ya  había logrado Visconti con otros artistas. Desde luego algo tendrá que ver su producción en el sonido resultante, mucho más comercial y con inconfundibles guiños al pop. Todo ello acompañado de un título sugerente de cara  a alcanzar grandes ventas y una portada en la que tratan de reflejar a la banda como si fueran una especie de "rock stars" . Desde luego ni su música necesitaba de tales aditamentos, ni su imagen era la que nos quisieron vender. Una pena.

                         
¿Qué es lo que tenemos dentro de este disco que se supone es el mejor, según dice el título?. Pues una serie de temas cortos , con unas cuantas baladas bastante insustanciales  ( “Give me more“, “Better by far” )  esta última, la que da título al álbum  algo mejor, junto con algún ejercicio por intentar crear alguna canción pegadiza ( “Feelin´ alright”, “Behind you”, “Let it shine” ) totalmente fallido.
Hay algún que otro intento, por parte fundamentalmente de Richardson, por crear algo decente al más puro estilo Caravan,  cosa que consigue en parte con  el instrumental “The last unicorn”, con un bello comienzo de viola y  un par de feroces solos de sintetizador  y guitarra en la parte central del tema. El tema termina con la flauta de Richardson sobre una suave línea de guitarra. Un buen tema, dedicado a Peter S. Beagle, autor del libro del mismo nombre y en el que naturalmense se basa dicho tema.
Algo más fallido queda la otra composición de Richardson, “Silver strings”, con un ritmo pegadizo, en le que de nuevo viola y teclados se mueven alternativamente sobre la base de guitarra de Hastings.

Entre medio , un tema firmado por Schelhaas, que ciertamente es el más complejo desde el punto de vista de su composición ( “Man in a car“ ), con claro predominio de los teclados.

Al menos para despedirse dejan un buen  tema,  “Nightmare”, el mejor para mi , junto con “The last unicorn”.  También a ritmo de balada, pero ciertamente bastante más trabajado, que el resto de composiciones.

                                               
                                


Si se puede destacar algo en este álbum, siendo generosos, quizás las ganas que le echa  Jan Schelhaas en un par de temas, especialmente “Man in a car” que él mismo compuso, y algún toque de calidad, cómo no , de Geoffrey Richardson y su viola.

                                          

                                             Jan Schelhaas

Tras revisar diversas reseñas de este disco en la red, he comprobado que algunos quieren ver este álbum como un digno cierre a su etapa musical más importante. Demasiado generosos, diría yo. Yo lo dejaría en un flojo álbum, con un par de buenos temas, con algún detalle de calidad, aunque francamente, lejos incluso de  obras como “Cunning Stunts” o “Blind dog…” que no son precisamente lo mejor de Caravan, y  no digamos ya de  lo que grabaron de 1974 para atrás. Solo para completar colecciones o para “Die hard fans” que dirían los ingleses.

Nota: Y esto es todo. He preferido hacer una revisión general de los temas de este disco para no aburrir al personal con una revisión individualizada que ciertamente no merecía la pena.


¡ Dios mío, está lleno de estrellas !

http://img842.imageshack.us/img842/51/maelstrom.jpg

Desconectado icrp1961

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 18084
  • Agradecimientos: 646
  • A Vie. A Mort. Et Après. (C. Vander)
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #10 en: 09 de Noviembre de 2008, 21:56:11 pm »
Caravan – Cool Water

La portada de mi disco

01 – Cool Water (4:06)
02 – Just the Way You Are (3:42)
03 – Tuesday is Rock and Roll Nite (4:21)
04 – The Crack of the Willow (5:34)
05 – Ansaphone (4:59)
06 – Cold Fright (5:20)
07 – Side by Side (4:39)
08 – You Won’t Get Me Up In One of Those (3:54)
09 – To the Land of My Fathers (4:56)
10 – Poor Molly (5:53)
11 – Send Reinforcements (4:48)

Todas las canciones escritas por Pye Hastings

Producido por Pye Hastings. Grabado en enero de 1978, salvo los temas 8 a 11, grabados en 1979. Publicado por primera vez en 1994.

Pye Hastings: voz solista y guitarra.
Jan Schelhaas: teclados (temas 1 a 7).
Richard Sinclair: bajo (temas 1 a 7).
Richard Coughlan: batería (temas 1 a 7).
Rod Edwards: teclados (temas 8 a 11).
John Gustafson: bajo (temas 8 a 11).
Ian Mosley: batería (temas 8 a 11).

Con:
Jimmy Hastings: saxo tenor (tema 9)


Otra portada

He decidido publicar esta revisión independientemente de su año de edición, ya que contiene material escrito, interpretado y grabado entre los álbumes Better by Far y The Album; y por ello considero que éste es su sitio.
Los discos con material inédito pueden ser muy atractivos, a priori. ¡Un disco con material inédito de Caravan grabado en los años setenta! Luego, al escucharlo el entusiasmo inicial se atempera.
Las siete primeras canciones se grabaron originalmente con la idea de un segundo álbum para el sello Arista. En estas sesiones se registraron muchos temas más, alguno de Richard Sinclair y quizá alguno de Jan Schelhaas. Las piezas fueron "Cold Fright", "What Elephant?", "Ansaphone", "Just The Way You Are", "Side By Side", "Mark 53", "Crack Of The Willow", "Bright Shiny Day", "Heartbreaker", "Cool Water", "Emily, Just 4", "Funky Love", "Uncle's Farm", "Fireman", "Space Cowboy", "Do It All Night" (a.k.a. "Tuesday Is Rock & Roll Nite"), "Pielican", "Bicycle Belle" y "Acc.Mo." De las que no están en este album solo se ha editado "Uncle's Farm", en el disco de Richard Sinclair Live Tracks (2003), pero es una canción conocida por ser la version original del “Down on the Farm” de Camel.
Las últimas cuatro canciones las encontró Hastings en una cinta de casete buscando material para este proyecto y es el producto de su trabajo con miembros de la banda de Gordon Giltrap de cara a un álbum en solitario que nunca se grabó.
Supongo que Hastings sabe que uno de sus puntos fuertes son los tiempos medios, y así empieza el disco, bien, con “Cool Water”. De rock progresivo, yo no encuentro nada. La mayor parte de éste son piezas rockeras, incluso rocanroleras (como "Tuesday Is Rock & Roll Nite"), intentos de hacer canciones pegadizas y con algo de "marcha". A mí no me parece que merezca la pena una revisión pormenorizada del disco, tema a tema. Decir, si acaso, que me gusta el riff de “Cold Fright”.
Los músicos están correctos, destacando Schelhaas incansable dándole al piano eléctrico y al sintetizador para los solos. Se agradece el cambio de músicos al llegar a los últimos cuatro temas. Aportan un cambio en el sonido –otros teclados, otro estilo en la sección rítmica–, pero que es el único aliciente de la fase final del compacto.


Pye Hastings

Os invito a escuchar este disco sólo cuando hayáis adquirido el resto de los discos oficiales del grupo. Digamos que es para fans. Para mí Caravan significa otro tipo de propuesta. Cool Water sólo es una viñeta de la época del nadir creativo del grupo. Sin embargo, su publicación provocó un cambio en el “escenario”, un mínimo repunte de interés, que permitió que el grupo pudiera volver a activarse y grabar The Battle of Hastings.
Carlos Romeo
"Oui à Tout. Non à Rien" (Christian Vander)
"Together we stand, divided we fall" (Roger Waters)
"Hablando de la música, Hopkins dirá que es una 'arquitectura fluida'" (Theódore Stravinsky)
"No hay arte más injuriado que la música" (Francesco Malipiero)
Desverbatimizar da beneficios al artista y al minorista...

Desconectado icrp1961

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 18084
  • Agradecimientos: 646
  • A Vie. A Mort. Et Après. (C. Vander)
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #11 en: 10 de Noviembre de 2008, 23:14:40 pm »
Caravan – The Album


Portada de la reedición de Eclectic

01 – Heartbreaker (Hastings) (3:37)
02 – Corner of Me Eye (Richardson) (3:38)
03 – Watcha Gonna Tell Me (D. Sinclair) (5:48)
04 – Piano Player (D. Sinclair, John Murphy) (5:23)
05 – Make Yourself at Home (D. Sinclair) (3:27)
06 – Golden Mile (John Atkinson) (3:10)
07 – Bright Shiny Day (Hastings) (6:18)
08 – Clear Blue Sky (Richardson) (6:25)
09 – Keepin’ Up De Fences (Hastings) (5:18)

Bonus Tracks de la reedición por el sello Eclectic en 2004
10 – Heartbreaker (Hastings) (single edit)
11 – It’s Never too Late (Hastings) (6:22)


Portada de la edición de Kingdom

Producido por el grupo. Grabado en julio de 1980 y publicado el mismo año por el sello Kingdom. Publicado en disco compacto en 1991 y reeditado por Eclectic en 2004

Pye Hastings: voz solista (temas 1, 4, 5, 7, 9, 10 y 11) y guitarra.
Geoff Richardson: guitarra, viola, flauta y voz solista ( temas 2, 6 y 8 ).
David Sinclair: teclados.
Dek Messecar: bajo y voz solista (tema 3).
Richard Coughlan: batería.

Sin conocer la historia del grupo parecería que el único cambio entre Better by Far y éste álbum es la vuelta de David Sinclair y la marcha de Jan Schelhaas. Eso soslaya el hecho de las convulsiones internas –época documentada en la colección de temas inéditos Cool Water–, y la pérdida de interés por las compañías “grandes”. El antiguo manager del grupo, Terry King, creó un sello discográfico, Kingdom, que es donde se editarán tanto éste álbum como el siguiente, Back to Front. Lo cierto es que el grupo estaba desintegrándose, grabando este álbum con una formación circunstancial –lo cual se deja entrever por lo dispar del contenido-. La situación económica no hizo más que empeorar y los problemas se acentuaron en la época de Back to Front, momento en el que el grupo ya no podía vivir de la música.
Pasada la mejor época del grupo, en sus discos parecen coexistir dos tipos de material. Por un lado temas pegadizos, rockeros, buscando la canción de éxito –que nunca llegó–; y por otro lado canciones que parecen reconciliar el grupo con su pasado.
En este disco hay las suficientes de las segundas como para analizar someramente el álbum tema a tema.


David Sinclair

“Heartbreaker” fue la cara A del disco sencillo y es un rock convencional al estilo Pye Hastings, con un sólo de guitarra y nada más.
“Corner of Me Eye” es otro rock convencional, cantado por Geoff Richardson, su compositor. El problema es que es una canción completamente impersonal y al no ser cantada por Hastings no parece un tema de Caravan.
“Watcha Gonna Tell Me” eleva considerablemente el listón ya que es una de las mejores canciones del disco. Empieza con un riff de flauta con reminiscencias tullianas que da paso a la voz solista. La melodía vocal se desenvuelve sobre una secuencia de acordes que suena absolutamente canterburyiana, por una vez. Seguramente Didier Malherbe tiene razón al decir que la característica típica de la música de Canterbury es la armonía, y ciertas progresiones de acordes. Entre las diversas partes vocales se alterna fases instrumentales donde se suceden solos de piano eléctrico, sintetizador y guitarra, partes de flauta, etc. Mucho movimiento para un tema de menos de seis minutos de duración. Está muy bien.
“Piano Player” es más tranquila. Como su nombre da a entender la base de la canción son los teclados y de hecho es el tema menos guitarrístico de todo el disco. Sobre una entrada de piano con sección rítmica entra la voz de Hastings hasta llegar al estribillo. Se repite el esquema dos veces antes de pasar a una sección central diferente, con un solo de viola que desemboca en una sección vocal nueva. Se vuelve al esquema inicial, que no se repite y al salida de la pieza recuerda a su entrada. Está muy bien.
“Make Yourself at Home”, por mis cuentas, cerraba la primera cara del elepé con un riff de clavinet que da paso un tema de elegantes tintes soul-funk, y que incluye solos de viola y sintetizador.
“Golden Mile” abría la segunda cara del vinilo y es una pieza cantada por Richardson y compuesta por John Atkinson –no sé quién es, sólo que canta en cortes de dos discos de Hugh Hopper–. Lo que pensé al escucharla es que si la cantase David Byrne parecería un descarte de Talking Heads. Machacona y vulgar, es la peor canción del disco.
“Bright Shiny Day” demuestra que no todas las mejores canciones del disco fueron escritas por David Sinclair. Aquí Pye Hastings echa el resto y logra su mejor canción del álbum. Tiene una introducción con protagonismo de la guitarra para cambiar de tempo y textura y cantarse de forma suave el verso, apoyado por teclados, con un estribillo más animado. Esto se va a repetir varias veces y la pieza cuenta con una parte muy bonita de flauta. De las piezas de Hastings del álbum, ésta es la que tiene más complejidad estructural, y se nota que está mucho más trabajada. Nuevamente, es de lo mejor del disco.
“Clear Blue Sky” es la canción más larga del disco y me parece absolutamente decepcionante. Se trata de un número rock–reggae cantado por su autor, Richardson. En este tipo de canciones The Police lo hicieron mucho mejor –compárese este tema con “Walking on the Moon”–. De nuevo se pregunta uno, ¿es esto Caravan?
“Keepin’ Up De Fences” finaliza el disco como lo empezó, con un ejemplo de rock marchoso al estilo Hastings, al durar algo más de cinco minutos permite un poco más de juego instrumental, pero no deja de ser un rock convencional.

Como no tengo la edición de Eclectic no conozco “Heartbreaker (single edit)”, pero supongo que no me pierdo nada. Harina de otro costal es “It’s Never too Late”, pieza de Hastings que incomprensiblemente quedó fuera de The Album y que conozco gracias al recopilatorio The Canterbury Collection. Es una rock a la manera de Hastings pero mucho más elaborado y relativamente más complejo que lo que se ofrece en el álbum en ese estilo. Es mejor que cualquier tema de los cantados por Geoff Richardson y en mi opinión supera a todos los firmados por Hastings salvo “Bright Shiny Day”.
De haber sido yo el productor del álbum hubiera eliminado “Golden Mile”, sustituyéndola por “Keepin’ Up De Fences”, dejando “It’s Never too Late” como cierre del disco.


Dek Messecar

Y esto es todo. Yo me quedo con “Watcha Gonna Tell Me”, “Piano Player” y “Bright Shiny Day”.
Carlos Romeo.
"Oui à Tout. Non à Rien" (Christian Vander)
"Together we stand, divided we fall" (Roger Waters)
"Hablando de la música, Hopkins dirá que es una 'arquitectura fluida'" (Theódore Stravinsky)
"No hay arte más injuriado que la música" (Francesco Malipiero)
Desverbatimizar da beneficios al artista y al minorista...

Desconectado David Fresno

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 17662
  • Agradecimientos: 768
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #12 en: 13 de Noviembre de 2008, 13:40:32 pm »
Caravan – Back To Front (1982)


Fue editado por Kingdom Records en julio de 1982. Se grabó en los Oakwood Studios de Herne Bay en Kent entre noviembre del 81 y enero del 82. La producción corrió a cargo del propio grupo.

Los temas

Cara a

1. Back To Herne Bay Front (5:55)
2. Bet You Wanna Take It All / Hold On Hold On (5:20)
3. A.A. Man (5:02)
4. Videos Of Hollywood (5:11)


Cara b

5. Sally Don't Change It (4:06)
6. All Aboard (4:08)
7. Taken My Breath Away (4:52)
8. Proper Job / Back to Front (8:19)

Los músicos...



De izquierda a derecha:

Pye Hastings – Guitarra, voz en los temas 2, 6, 7 y 8.
Richard Coughlan – Batería, voz en el tema 8.
Richard Sinclair – Bajo, voz en los temas 1, 3 y 4.
Dave Sinclair – Teclados, voz en el tema 5.

...con la colaboración de…


Mel Collins – Saxo en los temas 2, 4, 7 y 8.

Caravan en 1982

Caravan habían grabado el anterior The Album con la formación que incluía a Geoffrey Richardson, Dave Sinclair y Dek Messecar, aparte de los siempre presentes Richard Coughlan y Pye Hastings. La última aparición de esta formación tuvo lugar el 31 de mayo de 1981. Esa fecha Caravan presentaba en televisión su single Heartbreaker, algo que tuvo que interrumpirse con motivo del atentado sufrido por el Papa Juan Pablo II. Tras ello Geoffrey Richardson y Dek Messecar abandonan Caravan, que permance inactivo hasta noviembre de 1981. Al añadirse Richard Sinclair a los restantes Pye Hastings, Richard Coughlan y Dave Sinclair tenemos de nuevo a la primera formación del grupo “de nuevo en el frente”, disco que no se edita hasta julio de 1982.


El disco

La cara a del disco se abre con Back To Herne Bay Front (5:55), un tema de Richard Sinclair se abre con sonidos de teclados que se mezclan con las olas del mar para dar paso a una canción que identifica tanto a su autor como a su trayectoria. El sonido del tema remite sin problemas a los discos Breathless o Rain Dances de Camel en que apareció Richard Sinclair. Los efectos de sonido se intercalan como podrían hacerlo en el tema Down On The Farm. Pero el tema que nos ocupa es más rotundo. El trabajo de Sinclair al bajo es muy bueno y su primo Dave utiliza los sintetizadores y piano eléctrico en registros que no son frecuentes en él.

Si este tema tan bueno hacía albergar esperanzas el siguiente nos obliga a tener más cautela: Bet You Wanna Take It All / Hold On Hold On (5:20) es un rock´n´roll a cargo de Pye Hastings. Acelerado, todoparalante y sin ninguna novedad. Pese a que participa Mel Collins su aportación al saxo asume todos los tópicos posibles.

A.A. Man (5:02) es una canción de Richard Sinclair. ¡Creo que eso dice mucho! Se trata de una simpática viñeta en la que a nuestro bajista y cantante le deja tirado el coche en medio de la lluvia. ¿Se referirá a esa gira tan accidentada por Francia con Hatfield And The North?

Videos Of Hollywood (5:11) nos permite escuchar de nuevo a Richard Sinclair en una bella canción de su primo Dave y con una letra de John Murphy que recuerda con nostalgia a las estrellas de cine de otras épocas. Al igual que el anterior tema, gusta si habitualmente gusta Richard Sinclair y si uno logra captar el alma del tema, porque realmente no es muy aventurero. Bueno… hay hacia la mitad del tema dos solos de Dave Sinclair al sintetizador y otros dos de Mel Collins que se intercalan (¡igual que los cuatro solos de sintetizador en el tema Wait de Camel!) para acabar en unas dulces notas al bajo de Richard Sinclair que retoma el estribillo de la canción para, desafortunadamente, terminar en fundido.


La cara b del disco comienza con Sally Don't Change It (4:06). Como curiosidad es cantada por Dave Sinclair, que debuta como cantante en Caravan. El tema está nuevamente escrito por él y John Murphy, algo que como sabemos no es nuevo en Caravan. Es una balada que no tiene nada especial.

All Aboard (4:08) se debe a Pye Hastings, que aquí está más fino que en el anterior tema del disco compuesto por él. Es una canción tal cual y quizá el secreto reside en su elegancia, de manera que decepcionará si se buscan los desarrollos o sonidos de antaño. La letra es de las mejores del disco y nos habla aparentemente de esas veces en que la imaginación puede ayudar a escapar del tedio y la rutina.

Taken My Breath Away (4:52) es un tema ramplón y olvidable perpetrado por Pye Hastings con una letra un tanto alcohólica. Quizá sea de los temas más flojos de la carrera de Caravan, aunque no tanto como los peores temas de The Album.

Proper Job / Back to Front (8:19) cierra el disco con el mejor tema de esta colección. Realmente se trata de dos temas pegados, como pasaba en los primeros discos del grupo. Es el único momento en que la escritura está a la altura de las obras clásicas del grupo y como tal, suenan realmente conjuntados. El bajo de Sinclair es delicioso, Dave Sinclair toca “esos solos de teclados”, Richard Coughlan intercala algunas frases que le dan al tema una nota de humor e incluso Hastings se suelta con un solo de guitarra eléctrica – algo que suele eludir – y el tema funciona y evoca. ¡Ah! Se beneficia de la presencia de Mel Collins al saxo. Uno desea que todo el disco hubiese estado tan inspirado como este tema… Pero curiosamente la letra retrata precisamente las dificultades que conlleva dedicarse a la música, con las subidas y bajadas desde lo más alto hasta el olvido.

Así que…

… este disco cuenta con varias peculiaridades. La más notable es la vuelta súbita de la formación inicial y quizá la más querida del grupo pero únicamente para la grabación de este disco, dado que no habrá actuaciones en directo para su promoción.

En algunos sentidos no sólo vuelve la formación inicial sino algunas de sus formas de trabajar. Así, tenemos a los tres compositores de las tres primeras obras del grupo: Pye Hastings y los primos Sinclair. Por otra parte también contamos con los dos vocalistas de esa época: Pye Hastings y Richard Sinclair. Se añade que Dave Sinclair canta un tema.

                             

Pese a ello, al escuchar la música da la sensación de que realmente los músicos no están fundidos, como sucede en el segundo disco de Caravan. Parece que en esta obra cada músico no interviene demasiado en los temas escritos por el otro, de manera que aparecen diferencias notables entre los temas, haciendo que el resultado sea irregular, aunque no tanto como en el disco anterior. Así, el tema Sally Don't Change It de Dave Sinclair suena a él y no a Caravan, tal y como uno se puede dar cuenta si escucha su disco de archivo Moon Over Man. Back To Herne Bay Front recuerda más la estancia de Richard Sinclair en Camel que en Caravan. Por otra parte las piezas de Pye Hastings son las más flojas y reciben poco del resto de músicos mientras que las de Richard Sinclair resultan notables. Dave Sinclair aporta un tema soso como Sally Don't Change It, un buen tema como Videos Of Hollywood y brilla con luz propia al final del disco con el tema Proper Job / Back to Front. Pero, con o sin John Murphy, la calidad media de los temas no es pareja a lo ofrecido por ambos en Cunning Stunts. Y es eso sucedió hace ya siete años.

                             

En resumidas cuentas se trata de un disco a cargo de la primera formación del grupo, más de 10 años después de su separación y producto de un proceso creativo similar pero sin lugar a que las ideas maduren, reposen y ganen cohesión, dando lugar a una obra irregular y en cualquier caso lejos de la calidad de las primeras obras del grupo. Por término medio resulta agradable, sin más, aunque para mi gusto supera la calidad de The Album.

Hasta 1984 sólo dan dos conciertos, siendo el último en octubre de ese año. El grupo permanecerá después en silencio hasta su retorno en 1990.


Desconectado Davol

  • Administrador
  • Enganchado a Sinfomusic
  • *********
  • Mensajes: 4813
  • Agradecimientos: 423
    • Sinfomusic
  • Música: Rock sinfónico
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #13 en: 19 de Noviembre de 2008, 20:16:21 pm »
The Battle of Hastings - Caravan



Staff:
- Richard Coughlan / drums
- Jimmy Hastings / clarinet, flute, flute (alto), flute (bass), piccolo, sax (soprano), sax (tenor)
- Pye Hastings / accordion, guitar (electric), vocals, harmony vocals, guitar (Leslie)
- Jim Leverton / bass, vocals, harmony vocals
- Geoffrey Richardson / guitar (acoustic), clarinet, mandolin, violin, accordion, guitar (electric), tambourine, viola, wind, kalimba, harmony vocals, shaker, amplifiers
- Dave Sinclair / keyboards, harmony vocals

 
The Battle of Hastings vio la luz en 1995, tras 13 años de sequía en estudio. Los que busquen intrincados pasajes progresivos, largos temas prácticamente instrumentales o incursiones jazz-rock… que pasen página y vuelvan la vista atrás, hacia otros discos de Caravan.
Y con ello no estoy diciendo que The Battle of Hastings sea un mal disco, ni mucho menos. Tan sólo me voy a permitir afirmar que NO es un disco de Rock Progresivo, categórica aseveración que creo bastante cierta.
En The Battle of Hastings encontraremos buenos músicos interpretando excelentes melodías, ricas armonías y canciones bellas y bien hechas… pero no Rock Progresivo. Hay toques pop y folk, rock suave y tranquilos temas para escuchar sin sobresaltos ni sorpresas. Por momentos me parece estar escuchando algún disco de Alan Parsons, y con ello no estoy desprestigiando el disco: Alan Parsons Project me parece una banda con grandísimos discos y temazos imprescindibles.


Hay labor instrumental, y muy buena, en particular la flauta hace un excelente trabajo en algunos temas, pero tampoco encontramos esos extensos pasajes tan característicos de los primeros Caravan.
Pero los que busquen a los antiguos Caravan de los 70 y añoren los días de Deram, me temo que no lo van a encontrar en este disco.
The Battle of Hastings supone la vuelta a la composición de Pye Hastings, un intento más de asaltar las radios comerciales y el mercado americano y una gira en la que no pudo participar Geoffrey Richardson. Por cierto, lo del salto al gran mercado musical no dio resultado y el público americano siguió ignorando mayoritariamente la existencia de Caravan.
En cuanto al título del disco, es un juego de palabras entre la invasión normanda de Inglaterra y los apellidos de dos de los miembros fundamentales de la banda: Jimmy y Pye Hastings. Una muestra más del característico humor marca de la casa.
Veámoslo tema por tema…



It's a Sad, Sad Affair

Un precioso medio tiempo, muy pegadizo y con una melodía que, en mi opinión, podría haber sido un hit en las radios comerciales con una buena promoción. Hay algún destello de teclados, pero tampoco nada destacable en cuanto a la instrumentación: todo está en su sitio, pero nada sorprende.

Somewhere in Your Heart

Tranquilo comienzo para un tema en la línea de la que no se va a salir este disco. Las voces y armonías vocales son preciosas y la guitarra acústica y los arreglos de cuerda están, como en todo el álbum, prácticamente omnipresente. También hay destellos de protagonismo de algún teclado, pero muy leve. Eso sí, hay un buen, aunque cortito, solo de guitarra. Y por primera vez hace aparición, hacia el final del tema, la fantástica flauta de Jimmy Hastings, que tiene momentos geniales en este disco: de hecho quizá sea el instrumento que más se ‘luce’ en The Battle of Hastings.


Cold as Ice

Este tema empieza con una suavidad casi etérea y se eleva un tanto para mostrar las habilidades vocales de Hastings. De nuevo arreglos de cuerda haciendo colchón y la acústica de inevitable fondo. Uno de los momentos parsonianos del disco. El saxo hace una buena intervención y pone de relieve que en esta batalla Jimmy ganó bastantes escaramuzas, si no la guerra.

Liar

Por fin entrevemos algo de la energía de los antiguos Caravan, aunque sin pasarse, oigan… De hecho, la canción comienza al uso de este disco, con suavidad y sin estridencias. No es hasta el momento del estribillo cuando la cosa se pone algo más roquera. Y es otro tema que no me hubiera descolocado, por poner el caso, en el Eye in the Sky de Alan Parsons. Liar y el tema siguiente son los más largos del disco, con algo más de seis minutos cada uno.
En mi opinión uno de los mejores temas de esta guerra. Y como es la tónica general, todo es correcto y está en su sitio, pero desde luego no te pega un subidón escuchándolo. Hacia el final hay un solo de guitarra bastante bueno.

Don't Want Love

Los teclados protagonizan el comienzo de este tema, pero tampoco espere el escuchador de progresivo algo espectacular, pues más bien se trata de una entradita de piano bastante simplita que precede a la voz y que da paso a un medio tiempo. También este es un buen tema, pero si me resulta difícil calificarlo de rock, cuanto menos de progresivo. Y, ojo, para mi gusto se trata de una preciosa canción.
Es de nuevo la flauta la que deja un sabor de boca realmente bueno, con una fantástica intervención que recuerda por momentos a Camel.


Travelling Ways

Mi preferida de este disco. La canta Jim Leverton (muy bien, por cierto) y, creo que también la compone él. Empieza con un bonito piano y se convierte en una preciosa canción con cierto sabor blues-folk que induce a seguir el ritmo con la cabeza o el pie, cosa que en este disco no me pasa desde el primer tema, con It’s a Sad, Sad Affair. Los coros hacen una fantástica labor y de nuevo Jimmy se luce con la flauta, esta vez piccolo. También podría haber sido un éxito comercial en mi opinión…

This Time

Este tema parece que se contagia del anterior y es más dinámico y chispeante que la tónica general. Comienza con un atractivo riff y me recuerda a aquellas joyitas de los discos de los setenta de Caravan, de tipo pop como Golf Girl, If I could Do It All Over Again y sobre todo Love to Love You.
Hacia el final un solo de órgano nos recuerda que David Sinclair también anda por aquí…

If It Wasn't for Your Ego

También esta canción es más animada y rockera que los primeros temas y también recuerda a ese sabor que tenían las canciones anteriormente citadas tipo Golf Girl; de hecho este quizá sea el tema más puramente Caravan de todo el disco, salvando las distancias de todos modos. Y de nuevo Sinclair tiene un momento para lucirse brevemente y cerrar la canción.

It's Not Real

Otro de los temas que más gusta del disco. Serio y con fuerza, en este caso podemos hablar de Rock, de buen Rock. Con un buen colchón de teclados y Pye cantando tan bien como sólo él sabe, el tema avanza hasta un solo de Dave bastante bueno y conseguir la canción con más protagonismo de los teclados de todo el disco. También cuenta con un fantástico solo de saxo, con un toque jazzy, que redondea la canción y la lleva a su final.


Wendy Wants Another 6" Mole

Extraño título para una extraña canción. Con una cadencia muy característica y unas pedorretas hacia el final del tema como “instrumento” principal, si pretendía ser la canción cachonda (si se me permite la expresión) del disco, para mi gusto no lo consigue, a no ser que la letra sea muy graciosa, cosa que se me escapa. Lo cierto es que rompe un poco el buen ritmo que el disco llevaba desde Travelling Ways y que recupera ahora con la siguiente canción…

I Know Why You're Laughing

Una canción que abre el fuego con una sensual guitarra acústica y con Pye cantando suavemente. Pronto la batería rompe el ritmo tranquilo e impone una cadencia más rápida y ‘cabalgante’, que conduce a un estribillo muy pegadizo y un tanto épico, el cual es lo más destacado del tema: muy propio para corear en directo.
En el último tramo de la canción la guitarra se distorsiona un tanto y nos lleva hasta el final con un fantástico solo auténticamente Hard Rock. Un buen final.


En definitiva, un buen disco de Caravan con muy buenos temas, pero que no pretende emular los sonidos que les dieron la gloria en otros tiempos, y quizá en ello estribe el que al final se obtenga un producto musical elegante y de calidad elevada.
La verdad es que es un disco que le puede gustar a cualquiera este o no versado en el universo Caravan, desde luego a Fitzpatrick le gustaba mucho. Por cierto el pobre murió de viejo hace ya unos años, en su cama y bien atendido.




Revisión realizada por Anin Jadas

Desconectado icrp1961

  • ¡Me reencarnaré en Sinfomusic!
  • *********
  • Mensajes: 18084
  • Agradecimientos: 646
  • A Vie. A Mort. Et Après. (C. Vander)
Re: Discografía de Caravan
« Respuesta #14 en: 19 de Noviembre de 2008, 20:59:43 pm »
Caravan – The Unauthorised Breakfast Item


01 – Smoking Gun (Right for Me) (Hastings) (5:37)
02 – Revenge (Hastings) (5:15)
03 – The Unauthorised Breakfast Item (Hastings) (4:44)
04 – Tell Me Why (Hastings) (6:16)
05 – It’s Getting A Whole Lot Better (Hastings) (8:57)
06 – Head Above the Clouds (Hastings) (7:21)
07 – Straight Through the Heart (Hastings) (4:40)
08 – Wild West Street (Richardson) (4:47)
09 – Nowhere to Hide (D. Sinclair) (8:54)
10 – Linders Field (Boyle) (3:36)

Producido por Julian Hastings, que fue el ingeniero de sonido y responsable de las mezclas. Grabado en 2002. La primera edición, que no será analizada aquí al no disponer de ella, incluía un disco adicional con versiones en directo de los cuatro primeros temas del álbum grabadas en Japón en mayo de 2003 junto a una versión con orquesta de “For Richard” registrada en Quebec en julio de 2002.

Pye Hastings: voz solista y guitarra.
Geoff Richardson: viola, banjo, ukelele, guitarra acústica y voces.
Doug Boyle: guitarra solista
Jan Schelhaas: teclados y voces; teclados adicionales (temas 2 y 9).
Jim Leverton: voz solista (tema 9); bajo y voces.
Richard Coughlan: batería.

Con:
Dave Sinclair: teclados (temas 2 y 9).
Jimmy Hastings: saxos tenor y soprano (temas 2, 4 y 5), flauta (tema 10).
Simon Bentall: percusión.
Ralph Cross: percusión (tema 3).


Canterbury

Este disco supuso un gran esfuerzo por parte del grupo por hacer un buen disco a estas alturas de su historia. No hay que negarlo. Sin embargo, el resultado es la típica mezcla de canciones más o menos interesantes, más o menos progresivas, de todos sus discos desde el ya lejano Better by Far. En este largo recorrido hay álbumes más o menos atractivos, con algunas piezas realmente buenas desperdigadas en ellos. Se podría hacer una magnifica antología con este material.
Uno de los elementos más desestabilizadores para el grupo ha sido la inestabilidad del  “aspecto” Sinclair. Escuchada toda su obra resulta evidente que los mejores discos de Caravan son aquellos donde está al menos uno de los primos Sinclair. No es que Hastings no sea capaz por sí mismo de ofrecer un gran disco, que ahí está el For Girls Who Grow Plump in the Night para demostrarlo. Pero no hay que desdeñar el “aspecto” Sinclair e In the Land of Grey and Pink, seguramente el trabajo menos Hastings de Caravan, lo evidencia. Por ello, de los discos “tardíos” del grupo, es Back to Front uno de los mejores álbumes de la época no clásica de la banda, ya que se elude la hegemonía absoluta de Hastings.
Lo triste es que hubo un problema en el grupo, en el período de gestación del disco, y Dave Sinclair se fue llevándose las piezas que había compuesto para este álbum. Fue sustituido por Jan Schelhaas, pero a mí me resulta evidente que los dos mejores temas del disco son aquellos en los que Sinclair está presente (“Revenge” y “Nowhere to Hide”). Con lo que se llevó consigo, Dave Sinclair publicó un álbum que no he podido escuchar. Así, resulta que The Unauthorised Breakfast Item pudo haber sido un disco bien distinto y yo creo que se resiente mucho de esta “pérdida”.
Además, a pesar del buen trabajo de Doug Boyle, su manera de tocar y lo que él añade, en mi opinión, desfigura el sonido del grupo y lo hace sonar más convencional. Me parece que sustrae la personalidad propia de Caravan.

Hay tres tipos de material: rock convencional, piezas algo más elaboradas y más o menos progresivas y dos instrumentales que aportan variedad ya que no se parecen en nada al resto del trabajo. Veamos las canciones una a una.

“Smoking Gun (Right for Me)” es una de las varias piezas de rock compuestas por Hastings. Un poco de “marcha” para empezar, con protagonismo absoluto para la guitarra solista de Doug Boyle.
“Revenge” es otro rock, con un riff un poco más agresivo que el de la canción anterior. No es una pieza muy complicada. Hay un solo de guitarra y después aparece el saxo para decorar la canción y se puede escuchar la viola de Richardson antes de dar paso a un característico sólo de órgano de Dave Sinclair. Es una pieza más “caravanera” y “Canterburyana” que la anterior, bastante más impersonal.
“The Unauthorised Breakfast Item” es el tema que da título al álbum. Una canción apresurada y pegadiza, donde las escasas fases solistas son para la guitarra. Yo lo encuentro un tema agradable y poco más.
“Tell Me Why” es una canción más reposada, en el sentido de menos “marchosa”, que entra con la voz suave de Hastings desembocando en un tempo medio. Hay un sólo de guitarra eléctrica y después de una fase vocal. Cerca del final del tema se incorpora el saxo soprano de Jimmy Hastings para tocar sobre una fase instrumental diferente de la alternancia verso – estribillo que la canción había desarrollado hasta entonces. El tema se desdibuja y acaba enlazando con el siguiente.
“It’s Getting A Whole Lot Better” tiene una entrada evocadora antes de que se afiance el ritmo en otro tiempo medio. Este inicio suena contenido mientras se van introduciendo otros instrumentos –como la viola– por capas. Como en otras canciones de Hastings, tras dos estrofas llega el solo de guitarra. Y, repitiendo este esquema otra vez –ya que esto es recurrente en este disco–, tras una nueva estrofa vocal es el turno del saxo, tenor en este caso. Irrumpe un piano para tomar el relevo, mientras pueden oírse de fondo otros instrumentos como teclados, guitarra y viola; hasta que vuelve el saxo.
“Head Above the Clouds” es otro de los temas largos del álbum. La viola es el instrumento predominante en la entrada de la pieza, sobre teclados y algo de percusión. Se insinúa la guitarra hasta que de golpe y en fuerte contraste, se da paso a una canción de ritmo vivo y marcado, donde la melodía la lleva la guitarra. En la sección central de la pieza la guitarra solista se alterna con el sintetizador, ambos haciendo solos. La canción finaliza desvaneciéndose. Estos tres temas seguidos, junto a "Revenge", son lo mejor del a aportación de Hastings a este trabajo del grupo.
“Straight Through the Heart” es una canción más breve que tiene un cierto aire country and western por el uso del banjo. Como en otras canciones de Hastings el solo es de guitarra eléctrica.
“Wild West Street” inicia el segmento final del álbum, compuesto por tres piezas no escritas por Hastings. Ésta lo fue por Richardson y es un instrumental. Empieza con guitarra acústica y viola. Al introducirse el ritmo hay detalles de teclado. Todo ello preparando el terreno para breves apariciones de viola solista sobre todo lo anterior. Es muy diferente de todo lo previo en el disco, lo cual se agradece ya que introduce variedad.
“Nowhere to Hide” es la canción de Dave Sinclair para este álbum. Piano y viola antes de que entre la sección rítmica. Todo ello hace un precioso preludio a la canción propiamente dicha, cantada por Leverton, a veces con voces dobladas. Se nota que el autor no es Hastings porque los recursos estilísticos, las melodías y el desarrollo armónico, son otros. Hace su aparición la guitarra eléctrica haciendo dibujos. Hay un cambio hacia otra fase de tensión creciente que da paso al sólo de guitarra sobre fondo de órgano eléctrico. Tras el estribillo vocal hay un nuevo cambio en textura que da paso a una sección de teclado, en este caso sintetizador, que alterna alguna parte de guitarra solista. Llega el solo de teclado propiamente dicho, que deja paso a la guitarra eléctrica solista. Hay una sección dominada por teclado que finaliza el tema de forma contundente. La mejor canción de todo el álbum.
“Linders Field” es un instrumental escrito por Doug Boyle. Una pieza delicada sostenida por la guitarra sobre la que sobrevuela la flauta de Jimmy Hastings. Precioso.


Jim Leverton

Volviendo al símil con Yes, este disco pudo ser el The Ladder o incluso el Magnification de Caravan. ¿Quién sabe? ¿La amputación del material de Dave Sinclair nos privó de un gran álbum de retorno? No lo sé. Lo sospecho, pero no lo sé.
Negro veo el futuro del grupo. Richard Coughlan tiene su salud delicada. Jan Schelhaas se ha cambiado de domicilio dificultando grandemente los ensayos. Dave Sinclair vive a caballo entre Inglaterra y Japón, y es allí donde parece que va a desarrollar su actividad. Doug Boyle ha dejado el grupo amistosamente, pero a Pye Hastings le parece imprescindible la presencia de un guitarrista solista. El futuro deparará quizá discos en solitario de todos ellos, como es el caso de Schelhaas.


Esta reseña está dedicada a Lajarín y Sahagún, ya que gracias a su ayuda pude conocer este disco y hacer su revisión.

Carlos Romeo.
"Oui à Tout. Non à Rien" (Christian Vander)
"Together we stand, divided we fall" (Roger Waters)
"Hablando de la música, Hopkins dirá que es una 'arquitectura fluida'" (Theódore Stravinsky)
"No hay arte más injuriado que la música" (Francesco Malipiero)
Desverbatimizar da beneficios al artista y al minorista...